Un Papá en Prácticas Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Un papá en prácticas se toma un respiro (por vacaciones)

vacaciones


24 de julio. Desde hace ya tres meses tenía marcado este día en rojo en el calendario. ¡Vacaciones! ¡Sí, sí, sí! Las necesitaba como el comer. Imagino que como todo el mundo a estas alturas del año, con este calor insufrible que tiene al centro de la península en una ola de calor permanente desde que comenzó el mes de julio. Qué mal lo llevo. ¡Ay! Pero bueno, ahora ya no valen las lamentaciones, que empiezo las vacaciones. Felicidad máxima. Tres semanas para estar al lado de la mamá jefa, para que Maramoto no quiera separarse de mí, para visitar a la familia y a los amigos, para viajar, para desconectar, para descansar física y mentalmente, para disfrutar de los días sin necesidad de estar permanentemente corriendo, para conocer, para descubrir, para recargar pilas y para volver a enamorarme de la vida (aunque a veces me duela).

Ya sabéis que nuestras vacaciones del año pasado estuvieron más cerca del desastre que de cualquier otra cosa, pero nos hemos liado la manta a la cabeza -como siempre hemos hecho- y nos la vamos a jugar. Con coche incluído, aprovechando que Maramoto atraviesa una racha zen con su nueva sillita. Me siento tan optimista que creo que este verano, estas vacaciones, nada puede salir mal. Mañana, para no perder tiempo, cogeremos rumbo a mi Mediterráneo querido, a ese infinito mar azul que tanto echo de menos en Madrid.  Como dirían los tipos de Seguridad Social, “Soc Mediterrani” (Soy Mediterráneo), y contra eso no se puede luchar, se lleva en la sangre, como la horchata y la paella (que no el arroz con cosas). Y allí me esperan mis padres, mi hermana, mis tías, mis primos, mis amigos. Esa gente que forma mi pequeña patria valenciana, la única patria en la que creo, quizás porque ellos no entienden ni de himnos ni de banderas.

Y luego, tras parar unos días en casa, volveremos a coger el coche rumbo a Lisboa. Siete días para ver con calma, de forma pausada y al ritmo de Maramoto, la capital portuguesa y sus alrededores. Muero de ganas por perderme por las calles de Alfama, por subir al Castillo de San Jorge, por ver la panorámica de la ciudad y las aguas del Tajo desde sus miradores, por subirme en el mítico tranvía 28, por deleitarme con esa cara de sorpresa que pone Mara cuando algo le sorprende, por hacer mil y una fotos, por andar de la mano de la mamá jefa con el único objetivo de disfrutar del paseo, por asombrarme con la exhuberancia y la majestuosidad de Sintra, por andar por la arena de las playas de Cascais y ver una puesta de sol en Boca do Inferno, por jugar con Mara en las playas de Caparica, por perderme entre libros en la inmensidad de la biblioteca del Palacio de Queluz, por escuchar fado mientras saboreo una Sagres o una Super Bock en una terraza lisboeta… Muero por estar con ellas dos. Con Mara y con la mamá jefa. A solas. Sin las prisas del día a día. Con la única ambición de disfrutar el momento y de llenar los días de conversaciones sin importancia en lugares sin importancia. Porque como Soledad Villamil en ‘El mismo amor, la misma lluvia’, yo también pienso muchas veces que en esas ” conversaciones sin importancia en lugares sin importancia” se esconden muchos de los momentos más importantes de nuestras vidas.

Volveré para la segunda quincena de agosto. Imagino que con Madrid ardiendo todavía a 40 grados y, como diría Quique González, con la ciudad convertida “en un kiosko cerrado, un cementerio de coches abandonados”. Entonces será tiempo de volver a la rutina. Y de celebar el segundo aniversario de este humilde blog al que un servidor no le daba ni seis meses de vida, cosa que me demuestra que siempre hay que tener esperanza. Y perseverar. Y no rendirse. Y seguir intentándolo. Vale la pena. Pero la rutina y el aniversario ya llegarán. De momento inicio las vacaciones poniendo rumbo a Valencia. Voy hacia el mar, hacia ese lugar del que Alessandro Baricco dijo que no tiene caminos ni explicaciones. No seré yo el que le lleve la contraria a un escritor al que admiro, pero estos días prometo buscarle caminos. Y explicaciones.

Feliz verano a todos. Disfrutad de las vacaciones y, sobre todo, disfrutad de los vuestros. Nos volvemos a leer en unas semanas. Gracias, una vez más, por estar ahí.



Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: generalandanzas

Recomendamos

Relacionado

general andanzas bebés doble personalidad ...

De papá a mamá: Bebés con doble personalidad

Hoy os vengo a hablar de una faceta que Maramoto está desarrollando mucho en las últimas semanas: La doble personalidad. Sí, como escucháis. La pequeña saltamontes no se aclara. Y si al comenzar el día dice que blanco, al cabo de unas horas está con que es mejor negro. Y después otra vez blanco. Y luego volvemos al negro. Y así hasta el infinito. O hasta que logramos, a eso de las once de la noche ...

general andanzas

Regreso de las vacaciones enamorado de mi familia imperfecta

Todo lo bueno se acaba. Y además, por desgracia, se acaba muy rápido. Ya estamos de vuelta, subidos de nuevo en esa rueda de jaula de hamster que es la rutina diaria. Y qué duras son las vueltas. Los regresos. Especialmente cuando lo que se deja atrás son las vacaciones de verano, los largos días de sol, los viajes en modo turista, las ciudades que descubres y que a los dos días ya sientes como tu ...

general a debate

¿Vivimos en una sociedad que no respeta a los bebés? Reflexiones de Un papá en prácticas

¿Vivimos en una sociedad que no respeta a los bebés?

Lanzo esta pregunta al aire para que me la contestéis vosotros. Yo tengo claro que mi respuesta es un SÍ como una catedral de grande. Ahora os expondré dos casos que he vivido en primera persona y en los que se basa mi contundente opinión. Está claro que hay personas, entre las que me gusta incluirme a mí y a todos los que os pasáis por este blog de forma habitual, que sí que respetan a los bebés: ...

Pequeños lectores

Pequeños lectores: ‘El señor Tigre se vuelve salvaje’, de Peter Brown

  Estreno hoy una nueva sección del blog.  Sección que, por otra parte, y teniendo en cuenta la pasión lectora que nos une a un servidor y a la mamá jefa, era raro que todavía no se hubiese hecho un hueco por aquí. He tenido algún tímido acercamiento a la literatura infantil, bien es cierto, pero ya iba siendo hora de que los libros tuviesen su propio espacio en Un Papá en Prácticas. Imagino que a ...

general andanzas boba air ...

Apacibles paseos que se convierten en odiseas

No es fácil hacer cosas con una bebé de alta demanda de manual. Es más, diría que es muy difícil. Pero el papá en prácticas y la mamá jefa no nos rendimos fácilmente y seguimos intentándolo. Aunque a veces a mitad de camino nos arrepintamos y clamemos al cielo en busca de un poco de comprensión. Llegados a este punto tampoco pedimos mucho: Un paseo apacible, un viaje en coche tranquilo… Con ...

general andanzas

Historias de padres primerizos: Nuestro repentino terror a los centros comerciales

Hasta la fecha os he contado dos de nuestras historias de padres primerizos. Esas que, hoy en día, cuando las rememoramos, nos dan tanta risa como vergüenza ajena. Yo me pongo hasta rojo, no os digo más. Hace ya más de un año os conté cómo fue nuestra primera y caótica salida de casa. Y en verano, antes de las vacaciones, os narré nuestras miserias en la leyenda del primer pijama. Hoy os voy a con ...

general andanzas

¡Un Papá en Prácticas cumple dos años!

Tal día como hoy hace exactamente dos años nacía este blog tras un duro parto de diseño (entiéndase la ironía) que, ante las nulas expectativas que tenía depositadas en él, me hizo apostar por una plantilla gratuita y fea a más no poder llenar de globitos blancos. Para los que hayáis logrado olvidaros de ella (que tiene mérito) y también para los que os hayáis sumado más tarde a nuestras aventuras ...

general andanzas mamá jefa ...

¿Y por qué Mara? Anatomía de un nombre

Desde que nació la pequeña saltamontes nos han preguntado muchas veces el porqué de su nombre. Y la verdad es que no sabemos qué contestar. Quizás porque no tenemos ninguna explicación al respecto. La mamá jefa y todo nuestro entorno estaban convencidos de que sería un niño (esas intuiciones con poca base científica…), así que teníamos decidido el nombre de nuestro presunto chico: Leo [La ma ...

Andanzas

Los cinco tipos de personas que habitan el mundo de mi bebé

Como os comenté al regreso de las vacaciones, durante el verano a Maramoto se le ha soltado la lengua. Su vocabulario, sin embargo, aún es escaso, así que entre palabra y palabra se nos cuelan un sinfín de sonidos que aún no hemos sido capaces de interpretar (tenemos a sueldo a un grupo de expertos en lengua Dothraki para que nos subtitulen las conversaciones). En las últimas semanas la mamá jefa ...

general andanzas

El gen de la indecisión

Dicen, porque a mí estos temas me quedan algo lejanos (qué le voy a hacer si siempre he sido de letras), que todos tenemos dos copias de cada uno de los genes, uno que heredamos de la madre y otro del padre. Quiero intuir que Maramoto también está incluida en ese "todos". Dicen también que a la combinación de genes que hemos heredado se le denomina genotipo, mientras que el fenotipo se r ...