Un Papá en Prácticas Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Un instante mágico

cumplemagia.jpg
El pasado sábado celebramos en casa el cumpleaños de Mara. Y lo hicimos en dos tandas. Primero con una comida con los abuelos y otros familiares cercanos. Y luego, ya con sus globos y su vela (¡Su primera vela!), con una merienda a la que se sumaron algunos amigos que no quisieron perderse el primer cumple de nuestra pequeña saltamontes. Somos plenamente conscientes de que a esta edad aún se enteran de poco, pero aún así nos hacía una enorme ilusión pensar y preparar todos los detalles para un día tan especial. Y es que no se cumple un año todos los días…

Como viene siendo habitual, Maramoto se pasó toda la mañana correteando de un lado para otro, hiper excitada por tener a tanta gente en casa, tirando de uno y de otro para llevarlos con ella a dar vueltas sin fin y sin destino aparente por el piso… Tanta actividad ininterrumpida acaba hasta con las pilas más duraderas del mercado, así que sobre las 15:30 horas de la tarde nuestra cumpleañera entró en un sueño profundo. Tanto es así que se pegó la siesta más larga que le recordamos. Eras las seis, teníamos a todos los invitados en casa, y la protagonista del día seguía durmiendo como si no fuese con ella. Es curioso, porque normalmente se despierta con el ruido de un alfiler golpeando en el suelo. Sin embargo, el sábado tenía a quince personas hablando en un salón al lado de su habitación y parecía inmune a cualquier tipo de ruido. Así es nuestra querida bebé

Finalmente, Maramoto se despertó. Pero cuando llegamos al salón quedó abrumada por la presencia de tanta gente. Y salió a relucir su lado más tímido. Andaba más hacia detrás (en busca de nuestras piernas) que hacia delante (eso cuando no se quedaba quieta buscando el equilibrio), miraba a todo el mundo con detenimiento y curiosidad y no regalaba una sonrisa ni aunque le fuese la vida en ello. Normal, por otra parte, cuando estás acostumbrada a pasar los días con tu papá y tu mamá y una tarde te levantas de la siesta y te encuentras el salón por el que normalmente correteas plagado de personas.

Así que en esas estábamos cuando antes de que nos diese la hora de la cena decidimos sacar la deliciosa coca de llanda que había preparado la mamá jefa para soplar la primera vela de nuestra pequeña saltamontes. Y fue ahí cuando ocurrió. Acercamos a Mara un trozo de coca con la vela encendida y entre todos empezamos a cantarle el cumpleaños feliz. En ese preciso momento ella se dio cuenta de que algo pasaba. Debió comprender que era algo especial y que ella era la protagonista, porque por un instante abandonó el shock en el que andaba sumergida y nos regaló una tímida sonrisa. Fue sólo un gesto fugaz. Una mueca que apenas duró un par de segundos. Pero todos los presentes percibimos la magia del instante. Quería dejarlo por escrito, aunque así cueste un poco más explicarlo, para no olvidar ese momento mágico nunca. A veces me gusta pensar que estos pequeños instantes mueven el mundo.

Tras soplar la vela y tal y como la casa se fue vaciando, Maramoto empezó a desperezarse y a sacar a relucir todo su repertorio de gateos, andares, gritos y sonrisas. Tanto fue así que eran casi las doce de la noche y no había quien la durmiese. Al parecer se había dado cuenta de que era su gran día y no quería que se acabase nunca.

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

general andanzas

¡Un Papá en Prácticas cumple dos años!

Tal día como hoy hace exactamente dos años nacía este blog tras un duro parto de diseño (entiéndase la ironía) que, ante las nulas expectativas que tenía depositadas en él, me hizo apostar por una plantilla gratuita y fea a más no poder llenar de globitos blancos. Para los que hayáis logrado olvidaros de ella (que tiene mérito) y también para los que os hayáis sumado más tarde a nuestras aventuras ...

general andanzas bebés ...

Vida y milagros de Maramoto: Y nuestra peque aceptó la sillita del coche

Señores, señoras, compañeros de batallas varios, lectores habituales de este blog (No sé cómo he logrado engañaros para que me acompañéis en esta aventura), intrépidos navegantes de internet que algún día llegaréis por azar a este post buscando cualquier cosa en google: Os tengo que confesar una cosa. A todos. Hemos entrado en una fase de milagros. Vida y milagros de Maramoto, para ser más exactos ...

Andanzas

Los cinco tipos de personas que habitan el mundo de mi bebé

Como os comenté al regreso de las vacaciones, durante el verano a Maramoto se le ha soltado la lengua. Su vocabulario, sin embargo, aún es escaso, así que entre palabra y palabra se nos cuelan un sinfín de sonidos que aún no hemos sido capaces de interpretar (tenemos a sueldo a un grupo de expertos en lengua Dothraki para que nos subtitulen las conversaciones). En las últimas semanas la mamá jefa ...

Carta a mi tercer bebé que cumple su primer año

Mi bebé, mi tercer bebé, hoy hace un año que naciste, que llegaste a nuestra vida, parece que fue ayer y a la vez parece que fue hace mucho tiempo. Hoy hace un año que decidiste llegar para completar nuestra familia. Te estoy escuchando removerte mientras duermes plácidamente, y me parece increíble que estemos aquí, ya, un año después. Creo que nunca tendré palabras suficientes para decirte lo qu ...

general andanzas

Un papá en prácticas se toma un respiro (por vacaciones)

24 de julio. Desde hace ya tres meses tenía marcado este día en rojo en el calendario. ¡Vacaciones! ¡Sí, sí, sí! Las necesitaba como el comer. Imagino que como todo el mundo a estas alturas del año, con este calor insufrible que tiene al centro de la península en una ola de calor permanente desde que comenzó el mes de julio. Qué mal lo llevo. ¡Ay! Pero bueno, ahora ya no valen las lamentaciones, q ...

general andanzas lenguaje de signos ...

Los primeros signos: Un sorprendente inicio

Como os comenté hace un tiempo, a finales de junio asistimos a un taller de lenguaje de signos impartido por Ruth Cañadas, de la web Otanana, que, además de suponernos el primer resfriado de Maramoto, nos resultó muy interesante. Lo cierto, sin embargo y si somos sinceros, es que empezamos muy fuerte pero pronto fuimos perdiendo constancia. El agotador ritmo que nos marca el día a día y el hecho d ...

A Debate cachetes a los hijos maltrato infantil ...

Frases de manual (#17): “Por pegarle un cachete tampoco pasa nada”

Lo que más me gusta de las frases del gran manual de la crianza es ver cómo evolucionan al mismo ritmo que lo hace nuestra pequeña saltamontes. Las frases que nos decían hace un año van cayendo poco a poco por su propio peso y en su lugar aparecen otras que se ajustan más al momento vital que atravesamos en casa. Sumergidos de lleno como estamos en la fase de reafirmación del “yo” y de las rabieta ...

general andanzas bebés ...

Cómo conseguir que tu bebé acepte la sillita del coche

Vaya por delante que este post no está respaldado por ningún estudio científico, pero había que ponerle un título para captar la atención del personal. Marketing lo llaman. Como os comenté la semana pasada, la pequeña saltamontes mostraba un rechazo absoluto por la sillita del coche. Hasta el punto de apenas poder sentarla en ella. Sin embargo, y fruto de un trabajo concienzudo de la mamá jefa, de ...

general andanzas caminantes ...

Tres motivos por los que nuestra familia no sobreviviría en The Walking Dead

The Walking Dead cerró la semana pasada su quinta temporada dejando a todos sus seguidores (entre los que nos incluimos los papás en prácticas de Maramoto) sin aliento y con el corazón en un puño (No, no sufráis que no voy a hacer ningún spoiler). Al finalizar el último capítulo, y mientras hacía apuestas con la mamá jefa sobre los giros que podría dar el guión en la próxima temporada, me dio por ...