Blog de MariaPintado Idea guardada 3 veces
La valoración media de 1 personas es: Excelente

Acogida temporal de menores III

Una relación que creció con los años

portada

Como ya comenté en el primer reportaje, nuestra experiencia comenzó en una asociación ligada a una parroquia, pero, a los pocos años, acudimos a Unifani (Unidad Familiar para la Infancia), una ONG de la localidad madrileña de Móstoles que, como su propio nombre indica, se encarga de promover diversas actividades enfocadas al bienestar de los más pequeños.

 

Actualmente, esta ONG sigue trayendo niños cada verano (aunque cada vez menos por culpa de la situación económica), además de realizando otras acciones como el apadrinamiento de niños de Madagascar o ayudas a casas de acogidas y otras asociaciones.

 

Año tras año

Cuando los niños se van por primera vez, siempre acecha la incertidumbre del contacto que podrás mantener durante el año. En nuestro caso, tuvimos la suerte de poder hablar con ella una vez al mes por teléfono. Eso sí, era una tarea difícil, pues su familia compartía la línea con los vecinos.

 

Así, en Unifani continuamos con la acogida de Tania y, año tras año durante diez años, llegaba el verano y con él la impaciencia por recibir a nuestra 'hermana'. Durante los primeros años venían en el mes de mayo, por lo que durante el primero de los dos meses que permanecían en España debían acudir al colegio por las mañanas. Sin embargo, los últimos años venía en los meses de julio y agosto, por lo que podíamos aprovechar las vacaciones.

 

A día de hoy son muchas las experiencias que aguardamos con muchísimo cariño de todos esos años de convivencia, y es que fueron muchas las historias vividas que fueron reforzando la unión de nuestra familia con ella. Así, hasta que Tania cumplió la mayoría de edad y, con ello, acababa la posibilidad de venir con la asociación. La despedida de aquel año fue, con seguridad, la más dura de todas, pues ese día más que nunca dudábamos y temíamos por el tiempo que pasaría hasta que volviéramos a verla.

 

¿Y qué paso después?

A partir de ese momento el contacto con Tania se basaba en el teléfono y, con el tiempo, nos iba contando los progresos que iban viviendo en casa. Y es que nos gratifica pensar que la estancia de Tania en nuestro país no sólo mejoró su salud, sino que cambió su mentalidad y amplió sus sueños y sus expectativas de conseguirlos.

 

En un país en el que la edad media para casarse y tener hijos es bastante joven, Tania ha decidido seguir adelante con sus estudios, entrando en la universidad y trabajando para poder ser independiente y, además, ayudar a su familia. Y es que, en general, a lo largo de estos años hemos podido ser testigos de la evolución que han experimentado sus vidas. El primer año Tania tenía el baño en el exterior de la casa, no tenían calefacción y compartían línea telefónica. A día de hoy, ya disponen de cosas tan básicas para nosotros como el coche, la calefacción, el ordenador e Internet.

 

Así, con la llegada de Internet a su hogar hemos podido mejorar notablemente nuestra comunicación e, incluso, cumplir la ilusión de conocer por primera vez, aunque fuera a partir de una webcam, a sus padres. Y es que resulta extraño no poder entablar más relación con alguien tan importante para una persona a la que consideras una hija o una hermana.

 

Años después

Tres años después, conseguimos que Tania viniera a España por navidades y llevar a cabo el tan esperado reencuentro. Eso sí, no fue tarea fácil, pues su salida del país conlleva una serie de trámites burocráticos que no son sencillos de conseguir. A pesar de ello, sí es verdad que este proceso ha mejorado, pues antiguamente debían acudir a Rusia, país vecino, a reclamar cualquier tipo de visado. Así, finalmente, Tania consiguió un visado de dos semanas y pudo celebrar, por primera vez en trece años, unas navidades con nosotros.

 

Desde entonces, no hemos podido volver a vernos, aunque el contacto es constante. Los años van pasando pero nunca se olvida esa relación especial que aguardas con aquella niña que llegó a tu familia cuando tenía apenas ocho años, y esperas con impaciencia el próximo reencuentro.

 

Por esto y por mucho más, pues es difícil condensar tantas historias y emociones en unas pocas líneas, he querido compartir con vosotros la experiencia, para dar a conocer esta forma de ayudar y transmitir la increíble aportación personal que supone. Si me preguntáis, la respuesta es sí, merece y mucho la pena.

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

Relacionado

madres de acogida centros de tutela niños en acogida

Madres de acogida temporal

Tras estar 20 años cuidando de sus tres hijos, hace tres que Idoia, una trabajadora social, estaba pensando en reincorporarse al mundo laboral. Entonces, recibió la noticia de que en Guipúzcoa, lugar en el que ella reside, estaban buscando a personas disponibles para acoger niños de forma remunerada. El chico que llegó a casa de Idoia tenía 7 años (ahora tiene 10) y un pasado familiar bastante dif ...

actualidad alergias e intolerancias celíacos ...

Una unidad didáctica para concienciar sobre la celiaquía a los alumnos vascos de primaria

Actualidad Por Redacción El 27 de mayo se celebraba el Día del Celíaco, fecha en la que la Federación de Asociaciones de Celíacos de España da “visibilidad y apoyo a las personas celíacas con la intención de normalizar la vida del colectivo”. Normalización que en Euskadi promueve la Factultad de Farmacia de la Universidad del País Vasco, cuyo Laboratorio de Análisis del ...

salud bucal niños gingivitis niños problemas encías

La gingivitis en niños y adolescentes

Normalmente asociamos las enfermedades periodontales (de las encías) a la etapa adulta. Sin embargo, la gingivitis (inflamación y sangrado de encías) es un problema bastante habitual durante la infancia y la adolescencia. Así lo aseguran expertos de Vitaldent, compañía especializada en servicios odontológicos. En concreto, esta enfermedad ha aumentado en un 60% entre los pacientes más jóvenes. Den ...