comunidades

Clasificación del vínculo de apego



Uno de los desarrollos más importantes de la teoría del apego ha sido el análisis de los diferentes patrones o estilos de apego y el origen de tales diferencias.

Ainsworth, Blehar, Waters y Wall (1978) desarrollaron un procedimiento breve y sistemático denominado "la situación extraña" y destinado a evaluar la seguridad del vínculo en la primera infancia.

Se trata de observar cómo organiza el niño y la niña su conducta en relación con la figura materna a lo largo de ocho episodios breves más o menos estresantes. Si analizamos dichos episodios podemos detectar las tres principales fuentes de ansiedad:

un entorno desconocido,

la presencia de una persona extraña y

la separación de la madreBasándose en criterios como la ansiedad por la separación de la figura de apego, la reacción en el reencuentro y la utilización de la figura de apego como base de exploración, Ainsworth y sus colaboradores identificaron tres grandes patrones de apego, a los que recientemente se ha añadido un cuarto patrón:

a) Apego seguro

El apego seguro se desarrolla cuando las relaciones con los padres y madres durante el primer años son firmes, cálidas y afectuosas, lo que ocurre cuando interpretan correctamente las señales del bebé y responden rápida y apropiadamente a sus demandas.

Las madres y padres que se muestran atentas y disponibles, las que proporcionan un buen cuidado del niño y la niña y respetan sus inclinaciones y tendencias tienen más probabilidad de generar un vínculo de apego seguro.

Los niños y las niñas con apego seguro se caracterizan porque reaccionan bien cuando se les acerca un extraño y se alejan fácilmente de la madre o el padre para explorar el medio, aunque muestran angustia cuando se ausenta y una clara satisfacción cuando regresa tras una breve ausencia.

Los niños y las niñas utilizan a la madre y al padre como una base segura. Su presencia resulta tranquilizadora y esto estimula al niño y la niña a explorar el entorno sin temores.

Un apego seguro cumple una función adaptativa y sirve de ayuda para la supervivencia del bebé, le proporciona seguridad emocional y confianza, posibilita la exploración del entorno, permite el desarrollo del sentido del yo y hace posible su socialización.

Esa seguridad se interioriza y se transforma en "modelo mental" que permitirá a los niños y las niñas afrontar con éxito breves separaciones en su vida cotidiana y les servirá de base para las relaciones sociales y afectivas que establezcan posteriormente.

Mucho de los problemas y de los éxitos en las relaciones con los iguales guardan relación con los vínculos de apego de los primeros años, con el modelo de relación social practicado en la familia, con las relaciones personales padre-madres-hijos/as y con otras circunstancias de la vida familiar (Bowlby, 1976,1995).

Un apego bien ajustado favorece los sentimientos de seguridad y confianza que son la base de la conducta autónoma e independiente y permiten que el niño y la niña se mueva en el medio, investigue y curiosee sin temor.

Al apego seguro es base para unas relaciones sociales adaptadas desde los primeros años, favorece la supervivencia manteniendo próximos a madres, padres e hijos/as y contribuye al bienestar físico y psíquico de las personas afectadas por la relación de apego (Ortiz, Fuentes y López, 1999).

Según Ainsworth, el 70% de los niños y niñas, aproximadamente, contribuye un vínculo de apego seguro. Ainsworth tipifica 16 conductas de apego seguro:

Lloro diferencial: llora si no lo coge la figura de apego y deja de llorar con ella/él.

Sonrisa diferencial: sonríe más fácilmente a la figura de apego.

Vocalización diferencial: vocaliza más con su figura de apego.

Orientación visomotriz: si está separado de la figura de apego, pero puede verla, mantiene el contacto físico con la mirada.

Respuestas de saludo: cuando la figura de apego aparece, sonríe y manifiesta excitación.

Saludo tendiendo los brazos.

Saludo aplaudiendo.

Llanto cuando la figura de apego se aleja.

Trepar a la figura de apego: explorando su persona o sus ropas.

Seguimiento: cuando gatea y la figura de apego se aleja, intenta seguirla.

Esconder la cara en el regazo de la figura de apego.

Asirse: si está en brazos, se agarra con fuerza cuando tiene algún recelo.

Acercamiento por locomoción: cuando concluye las respuestas de saludo, gatea hacia la figura de apego lo más deprisa que puede.

Abrazos, besos.

Exploración desde la figura de apego, como base segura.

Carrera hacia la figura de apego: para encontrar seguridad en momentos de peligro.

b) Tipos de apego inseguro




Ansioso-ambivalente

Este tipo de apego se desarrolla cuando las madres y los padres:

Son inconscientes en la relación afectivo con el hijo/a, mostrándose unas veces cariñosas y afectuosas y otras hostiles y frías, sin ningún criterio objetivo que justifique esa variabilidad en la conducta.

Tienen dificultades para interpretar las demandas del bebé, lo que hace que se dé una falta de armonía y adecuación entre las necesidades del hijo/a y las respuestas de la madre y padre.

Consecuencia de ello, los niños y las niñas carecen de unas pautas estables en el cuidado que reciben y no pueden "predecir" la conducta de la madre o el padre o cuidador/a, lo que origina inseguridad y ansiedad.

Estos niños y niñas manifiestan rechazo a las personas extrañas, aunque la madre o el padre esté presente, y lloran tanto cuando la madre o el padre se va, como cuando vuelve.

La conducta ambivalente se manifiesta en los reencuentros con sus madres y padres, en los que los niños y las niñas inicialmente manifiestan enfado hacia ellos y se resisten a ser abrazados o atendidos, pero por otro lado desean su amor y atención.

Los niños y las niñas con apego ansioso ambivalente carecen de un modelo mental de cuidador, como base segura y permanente, al que recurrir cuando se encuentran en situaciones de apuro.

Apego ansioso-evitativo

Se desarrolla cuando la madre o el padre se muestra impaciente con el niño y la niña, no responde a sus demandas y necesidades, se impone, es exigente y poco tolerante, no facilita la aproximación del hijo/a o impide que éste se le acerque.

Ante esto, los niños y las niñas no responden a la madre o padre cuando está presente y, cuando se va generalmente no se entristecen.

Reaccionan ante el extraño de la misma manera que lo hace con la madre y el padre. Al volver su progenitor/a, el niño y la niña la evita y, cuando lo coge, con frecuencia no se abraza.

Apego desorganizado.

Este apego refleja la mayor inseguridad. Se caracteriza por una relación problemática entre el niño y la niña y la madre o el padre, que se manifiesta por un exceso de desconfianza e inseguridad.

El niño y la niña refleja confusión ante la disyuntiva de acercarse o evitar al cuidador/a.

En la situación del extraño, los niños y las niñas muestran una variedad de conductas confusas y contradictorias.

Por ejemplo, miran hacia otro sitio cuando están en brazos de la madre o padre o se acercan y se alejan rápidamente cuando la madre o padre se aproxima.

Las madres y padres insensibles, dominantes e irritables y protectores, o que no han deseado a sus hijos/as, o que están muy agobiados por sus propios problemas y son incapaces de proporcionar seguridad y estabilidad influyen decididamente en la creación de un vínculo de apego inseguro.

Las condiciones familiares de estrés e inestabilidad, así como el maltrato y el abandono en los cuidados del niño y la niña están asociados con los tres tipos de apego inseguro.

Los niños y las niñas con "apego inseguro" tienen a mostrar más problemas de conducta, suelen ser excesivamente dependientes del adulto, tienen dificultades para jugar con otros niños y niñas y explorar el entorno y son más proclives a aislarse socialmente.

En función del tipo de apego, el niño y la niña desarrollará mayores o menores niveles de autonomía y confianza en la exploración del entorno y en las relaciones sociales.

Fruto de las experiencias de apego creará "un modelo mental de relaciones" que aplicará y generalizará a las interacciones con los demás y que tendrá una enorme importancia y trascendencia para las relaciones futuras; su influencia es determinante para el tipo y calidad de relaciones que se establezcan posteriormente, ya que muchos de los elementos y características de las relaciones que originalmente se ha establecido con los padres y madres tienden a proyectarse en las relaciones sociales y afectivas posteriores.

Apegos múltiples

Generalmente, el apego se establece con la madre y el padre, que es quien habitualmente cuida del niño y la niña y satisface sus necesidades.

No obstante, los niños y las niñas pueden desarrollar también vínculos de apego con otras personas cercanas, como, hermanos/as, abuelos/as y cuidadores/as.

Los antropólogos han insistido en el hecho de que en algunas sociedades es muy frecuente que los niños y niñas sean cuidados por varias personas de la misma familia, pudiendo disfrutar de relaciones saludables con todas ellas.

Esto no significa que se pueda cambiar continuamente de cuidador/a, ya que la estabilidad de las personas de referencia es uno de los elementos más importantes para mantener la seguridad emocional.

El tener varios cuidadores/as, siempre y cuando éstos ofrezcan relaciones estables, no parece producir efectos negativos en los niños y niñas; unos vínculos afectivos simultáneos y múltiples potencia la seguridad en las relaciones sociales, la autoconfianza y el autocontrol.

Ainsworth y Bell (1978) indican que los niños y las niñas que tienen una relación exclusiva con alguno de sus cuidadores muestran más ansiedad frente a los extraños y la separación.

Ortiz Fuentes y López (1999) han señalado la utilidad de la vinculación emocional múltiple, porque, aparte de asegurar una vida afectiva más rica, sirve de salvaguarda en el caso de que uno de los progenitores desaparezca de la vida del niño.

Bibliografía Psicología del desarrollo Foto: https://www.freepik.es/

Fuente: este post proviene de Crear Para Regalar, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: educar con amor

Recomendamos

Relacionado

educar con amor

El vínculo de apego no surge de repente ni espontáneamente; su desarrollo sigue un proceso y requiere que se den algunas condiciones, como que las interacciones con las figuras de apego sean prolongadas y estables o que el niño y la niña sea capaz de distinguir entre personas familiares y las que no lo son o de comprender que las personas reaccionan de forma "predecible" y que continúan ...

psicología infantil y adolescente en málaga apego autocontrol ...

El Apego y Los Estilos de Apego El apego es el vínculo afectivo que se produce entre el niño y el cuidador, y que le sirve para sentirse seguro, apoyado y protegido con las personas que considera incondicionales, disponibles y eficaces. A partir de la interacción que tenga con esta persona construirá un modelo interno que incluirán expectativas y creencias, no solo respecto a sus cuidadores sino ...

educar con amor

Se entiende por apego la estrecha vinculación emocional que el niño y la niña establece con aquellas personas de su entorno que más directamente interactúan con él o ella, generalmente las que le cuidan y satisfacen sus necesidades. Fruto de esa vinculación es el lazo invisible que le empuja a buscar su compañía y que perdura a lo largo del tiempo. Ese fuerte vínculo afectivo que tenemos con algun ...

apego crianza con apego crianza respetuosa ...

La formación del apego en nuestros primeros años de vida La teoría del apego considera que los seres humanos necesitamos estar vinculados a otras personas de modo incondicional y duradero. Para lograrlo, al nacer, el bebé ya está dotado de los mecanismos de acción necesarios - o estrategias primarias promotoras del apego - que le permitirán interactuar con su cuidador principal, la figura de apego ...

terapia de pareja málaga apego maneras de relacionarnos ...

Vínculo y tipos de apego ¿qué tipo/s de vínculo sueles mantener? Desde Psicólogos Málaga PsicoAbreu, volvemos a lanzar una mirada hacia conceptos interesantes de la psicología. En este caso nos referimos al concepto de vínculo, influyente en la construcción de la subjetividad del ser humano. Nos permite entender el desarrollo del sujeto, la formación de su personalidad. Resulta un proceso complejo ...

General

El tipo de apego que practiquemos con nuestros hijos en los primeros años de nuestra vida determinará su manera de relacionarse y comportarse en el futuro. Hace unas semanas cayó en mis manos el libro “Educación emocional y apego” de Rafael Guerrero, experto psicólogo especializado en temas como el TDA, trastornos del aprendizaje y problemas de conducta. El libro me pareció interesante, sobre todo ...

general crianza maternidad

El apego puede definirse como la relación o el vínculo que se establece entre el bebé y las personas que satisfacen sus necesidades básicas y sus necesidades emocionales. Las necesidades básicas se refieren a la alimentación, el aseo e higiene, el sueño, etc. Son básicas para la supervivencia. Por otro lado tenemos las necesidades emocionales que se refieren al cariño y al afecto. Normalmente se ...

crianza con apego apego el apego mamá e hijo ...

He estado leyendo un artículo muy interesante acerca del vínculo afectivo madre-hijo, incluso previamente al nacimiento. Creo que todos, independientemente de nuestras convicciones sobre crianza de niños, sabemos que el apego que siente el bebé hacia su madre es muy, muy intenso. Eso sí, se puede potenciar, o por el contrario 'descuidar', cosa que nos puede parecer extraña, pero que muchos ...

bebés apego entradas la leche ...

Hola amigxs!!!! Os echaba muchísimo de menos…vaya no lo imagináis cuanto me hace feliz volver a escribir en ese blog :-) A ver si mañana me pongo las pilas y escribo algo mio, pero mientras os dejo un articulo muy muy interesante que lo tenia guardo hace muchos meses y que hoy os quería enseñar! Espero que os guste, a mi me ha encantado! Un beso a todxs! Y prometo no volver a desaparecerR ...

general bebés ideas ...

¡¡¡Holaaaaa a todooss!!! Cuántos días sin deciros nada.... estamos en el tramo final del curso y nuestro tiempo libre brilla por su ausencia... ¡¡¡pero no pasa nada!!! como nos encanta meternos por aquí y tener este ratito tan nuestro...¡aquí tenéis una nueva entrada! Hoy os queremos hablar de un tipo de crianza que está muy en auge en los tiempos que corren y cada vez es más habitual encontrarnos ...