La relación entre el estrés y el embarazo

Ten la seguridad de que si cuentas con unos niveles de estrés moderado es muy probable que vayas a tener un bebé sano. Es normal estar un poco estresada acerca de los cambios que están sucediendo en tu vida y en tu cuerpo.
 


Pero si estás estresada y ansiosa día sí, día no, pregunta a tu médico para obtener ayuda. Altos niveles continuos de ansiedad pueden afectar a tu bebé. Esto se debe a la hormona del estrés cortisol, la cual puede atravesar la placenta e influir en los componentes básicos del desarrollo emocional del bebé.
 
Por supuesto, muchos factores complejos darán forma eventual la capacidad de tu bebé para aprender y relacionarse con el mundo. Pero tiene sentido, por tu bien y tu del bebé, afrontar el estrés ahora.
 

¿Cómo puedo reducir el estrés durante el embarazo?

El descanso y centrarse en tu bebé

Es bueno para ti y tu bebé si puedes relajarte, así que no te sientas culpable por ello. Tomate tu tiempo para centrarse en tu embarazo. Charlar, buscar y cantar a tu bebé antes de nacer. De cerca de 23 semanas, él puede oírte. Esto también le ayudará a vincularse con el bebé cuando nazca.
 
Escucha a tu cuerpo. Si te sientes agotada, ir a la cama temprano. Tu cuerpo está trabajando duro para alimentar a tu bebé en crecimiento y necesita todo el sueño que pueda conseguir.
 

Hable al respecto

Si tienes preocupaciones sobre el bienestar de tu bebé, o un asunto personal, siempre se puede recurrir a tu partera o tu pareja en busca de ayuda. No tengas miedo de admitir cómo te sientes realmente. Si eres honesta, es más probable que obtengas el apoyo que necesitas.
 

Comer bien

Comer bien es bueno para la mente, así como el cuerpo. Una dieta saludable de ácidos grasos omega-3 los ácidos grasos esenciales, vitaminas y minerales, puede levantar tu estado de ánimo.
 
Los ácidos grasos omega-3 que se encuentran en el pescado azul y mariscos pueden ayudar a reducir la depresión. Trata de tener dos porciones de pescado graso, como el salmón, el atún, caballa, las sardinas o trucha a la semana.
 

Realice ejercicios

El ejercicio puede mejorar tu estado de ánimo. Es perfectamente seguro hacer ejercicio durante el embarazo. Si no hacías ejercicio antes de quedar embarazada, ahora podría ser un buen momento para empezar. Que sea un ejercicio suave, sin embargo.
 
Trata de construir el ejercicio en tu vida diaria. En el trabajo, levántate y camina un poco alrededor tan a menudo como sea posible, especialmente si cuentas con una silla de escritorio con ruedas ya que normalmente estimulan mucho más el permanecer sentado.
 

Si es necesario acude por ayuda

Si tras hacer todos los cambios necesarios aún sientes un nivel exageradamente alto de estrés, lo más aconsejable es tomar una cita con un especialista. Tu médico de cabecera o un psicólogo pueden ser de gran ayuda.
 
Nivelar el estrés es especialmente importante en esta etapa, desde el primer mes de embarazo hasta los últimos días, pero debes tener sumo cuidado con la automedicación o el consumo de sustancias milagrosas, ya que sin la más mínima intención podrías estar afectando la salud de tu bebé.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado: