Sus primeros dibujos

niño pintando


Pintar es una de las actividades más entretenidas para los niños, además de instructiva. Es un buen hobby, que además de potenciar su creatividad y su imaginación, también mejora el desarrollo intelectual de los niños. Hacer que nuestros niños pinten o dibujen les ayuda a expresar todo lo que reflejan en su interior; como sus preocupaciones o estado de ánimo, ya que a veces para los más pequeños es complicado que se expresen mediantes las palabras.


No se trata de convertir a nuestros hijos en dignos sucesores de Picasso, ni mucho menos. El objetivo es que dediquen parte de su tiempo de ocio a desarrollarse y aprender una nueva forma de expresarse. Gracias a sus primeros dibujos, podemos llegar a saber qué sienten. ¿Cómo? Si queréis aprender a interpretar los 'garabatos' de vuestros pequeños, no os perdáis este reportaje.

Cómo son los dibujos infantiles


Más o menos, a partir del año y medio de edad, comienzan los primeros esbozos de lo que puede ser considerado como dibujo infantil. Se trata de una especie de 'rayajos', conocidos como garabatos, que el niño empieza a dibujar cuando alguien le proporciona un lápiz o bolígrafo, eligiendo por sí mismo la superficie. Esto es ideal para su desarrollo creativo, pero debemos tener cuidado porque de la misma forma que pintan sobre una hoja de papel, pueden hacerlo sobre la pared, no conocen la superficie adecuada.

                                     
garabatos



Posteriormente, cerca de los dos años, estos garabatos van tomando forma. Aunque no podremos observar figuras nítidas, sí que los pequeños pueden realizar círculos que combinan con líneas y que pueden ya darnos algunas pistas sobre la futura personalidad de los niños.

Poco a poco, los pequeños irán perfilando la forma de sus dibujos, hasta los cinco o seis años, en que ya son capaces de crear situaciones entre las figuras que representan. Es en estos momentos en que empezamos a apreciar ciertas características entre los personajes de sus dibujos, los cuales nos dan algunas señales de sus pensamientos principales.


Qué nos dicen sus dibujos
Si observamos con detenimiento los dibujos que realizan los niños, podemos detectar múltiples rasgos de su personalidad. Por ejemplo, debemos saber, que si un niño dibuja o pinta tan fuerte en el papel como para llegar a romperlo, está utilizando esta actividad para desahogarse. Sin embargo, podemos llegar a saber muchísimas más cosas.

                                            
niño pintando



Si el niño realiza figuras muy pequeñas, acompañadas de grandes casas o árboles, nos está indicando que está atemorizado por algo, que tiene miedo y por ello realiza figuras de tamaño superior que le puedan salvaguardar. Así mismo, si observamos que el pequeño realiza figuras con los brazos y piernas delgadas, menudas y pegados al cuerpo, con muchos tachones en el dibujo, podemos comprobar que nuestro hijo tiene un alto grado de inseguridad.

Podemos detectar también problemas de relación con otros niños e incluso se pueden dar inicios de detección de discapacidad mental. Pero también, podemos ver rasgos positivos, como una buena autoestima del niño, al dibujarse así mismo con una gran figura y con expresiones muy positivas en su cara.

Factores importantes


Si bien parece algo sencillo, lo más común es que la primera impresión al ver los dibujos de cualquier niño lo único que hacemos realmente es ver sus dibujos. Nos puede parecer bonito, feo, sencillo, complicado, pero no vamos más allá porque no sabemos interpretarlo. Por ello, si queremos conocer lo que expresan, debemos saber cuáles son los factores importantes que tenemos que analizar.

                                      
niños pintando



Por ejemplo, es muy importante observar el modo en que nuestro hijo coge el lápiz a la hora de dibujar. Si lo hace de forma tranquila y sosegada o, por el contrario, si lo agarra muy fuerte. Esto último puede indicarnos algo de tensión, debemos conocer el origen e intentar inculcar a nuestro hijo utilizar la pintura como forma de relajación. También es muy imporante la actitud, debemos observar si nuestro hijo disfruta o no con la actividad, si nos pide lápices o se distrae en el momento de dibujar. No hay que obligarle, si no le gusta dibujar puede que encuentre su hobby en otra actividad divertida como puedan ser las manualidades.

Por último, respecto al dibujo, es importante observar si el niño ocupa todo el folio o si hace un dibujo diminuto y sobre todo, el trazo o la forma del dibujo que puede indicarnos valores como hemos dicho anteriormente, de agresividad o de temor. Por supuesto si observamos este tipo de asuntos, lo recomendable es consultar con un psicólogo infantil especializado, antes de tomar nuestras propias decisiones. No debemos olvidar que son simples dibujos.


Agradecimientos: Emst Vikne/flickr, nojhan/flickr, rockbadger/flickr
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado: