Ya no quiero gritar más. Mi momento del cambio

Hola amigos y amigas hoy quiero compartirles mi experiencia de cambio como mamá de dejar los gritos atrás con disciplina positiva. Hace ya 3 años que me dije a mi misma que no quería gritar más, que no quería perder los nervios de nuevo, que estaba harta de no disfrutar de mis hijos. ¿Qué estaba pasando? Lo mejor de mi vida era lo que más me irritaba. ¿Cómo era posible?. Luego de mi cambio como mamá de dejar los gritos atrás con disciplina positiva me di cuenta de lo mal que estaba y lo importante que es no dejarse atrás ni descuidarse en otros aspectos que son necesarios para sentirte feliz como ser humano.


Antes de tener niños estaba convencida de que dar gritos, pegar cachetes o castigar hasta la saciedad no eran métodos útiles para educar a los niños. En aquel entonces no conocía la disciplina positiva pero sí había estudiado algo sobre educación infantil. Sin embargo, pasados 3 años y con dos niños, me encontraba una y otra vez gritando y con una sensación de irá tremenda (quizá mi exigencia era muy alta y no era "para tanto" como dice mi marido, pero para mi, esos gritos que salían sin control, si eran para tanto).



Imagen 1




Fue cuando entonces decidí que algo debía cambiar, que no quería encontrarme así, que justo estaba haciendo lo que nunca había querido hacer, y que los niños no merecían eso. Fue Mi momento del cambio,  cómo el que mi amiga Ana nos explicó aquí. Yo no experimenté un momento tan claro como ella, en el que vió el miedo en los ojos de sus hijos, lo mio fue un cumulo de situaciones hasta que ya no me reconocía a mi misma.  Este fue el momento de cambio como mamá de dejar los gritos atrás con disciplina positiva.

Me adentré en el mundo de las emociones y me di cuenta de lo que me pasaba: el total descuido que tenía hacia mi, la falta de respeto por mis necesidades, el paso continuo por encima mío de todo lo demás dejándome a mi en el último lugar estaba haciendo que mi ira apareciera y reaccionara para defenderme de esos ataques, pero esta emoción irracional aparecía con las personas menos adecuadas. Mis niños y sus acciones totalmente normales de niños de 3 y 1 año, eran las gotas que colmaban el vaso. Así que empecé a esforzarme por detectar de dónde venía esa ira. 


La ira son muchos enfados acumulados y transformados, así que mi misión era encontrar los enfados pequeños. Descubrí que muchos venían por no lograr ducharme todos los días a la misma hora, por no comer bien, por no permitirme gastarme dinero (porque estaba en paro y creía que eso me quitaba el derecho a gastarme dinero en mi). Por otro lado estaban los enfados con personas que traspasaban mis límites porque yo no sabía ponerlos y decir que no. ¡Menudo cóctel!


Empecé por lo más sencillo y organicé mis rutinas, y  las convertí en sagradas. Mi cuidado físico y mental era lo más importante porque si no, todo lo demás no tenía dónde sostenerse. Todo había cambiado tras ser madre y yo me había dejado arrastrar por la corriente. Más tarde, logré organizar mi vida y seguir algunos consejo para mantener el equilibrio y adaptarme a  etapa de la vida.
 

Después, empecé por expresar lo que sentía cada vez antes, para no guardar mis enfados, hasta que al fin logré poner límites y decir que no al momento o mostrar mi enfado justo con la persona adecuada.   Pero eso no era suficiente, ya que los niños iban creciendo, yo no había empezado con buen pie en su educación, y seguían habiendo momentos en los que ya no sabía que hacer y acababa gritando...con menor intensidad y mi vida había mejorado, pero aún lo hacía. 


Hasta que apareció la Disciplina Positiva en mi vida y empecé a estudiarla y ya no quise parar. 


Y lo primero que aprendí de ella fue la importancia real del auto cuidado, el hecho de que yo era muy importante y tenía que empezar por mi si quería seguir mejorando y, el saber que no hacía falta ser perfecta, que incluso de un grito desafortunado podríamos sacar un aprendizaje, me hizo relajarme y vaciar mucho peso de mi mochila. Y ahí, la relación conmigo misma y con mis hijos dio un paso más adelante. Aún había momentos en los que perdía el control y gritaba, cómo lo que explico en un artículo de hace ya un año aquellos momentos en los que "me convertía en bruja" pero ya era consciente de cómo había llegado a ese momento y de qué podía hacer para solucionarlo e intentar evitar que volviera a pasar. La clave ya la veía muy clara. CUIDARME. ¡y eso era un gran paso para mi!


Y aquí estoy, con mucho que mejorar pero siendo la madre más auténtica y humana para mis hijos que puedo ser, cuidándome para poder cuidarlos a ellos, equivocándome, pidiendo perdón y perdonándome por ello, sintiéndome feliz a su lado, disfrutando todo lo que puedo de ellos,planeando y buscando momentos para mi, respetándome y dándome importancia a mi misma...en definitiva: Viviendo mi vida de manera completa. No solo soy madre, soy persona, mujer, emprendedora, amiga, esposa, inquieta, con ganas de saber más....Esa soy yo, y para sentirme completa necesito dedicar una pequeña porción de mi tiempo a cada una de esas parcelas de mi vida. 



Mantener el equilibrio puede parecer complicado pero se puede lograr si miramos en nuestro interior y somos sinceros con nosotros mismos. Todos tenemos nuestros propios "momento del cambio"....¿Cuál es el tuyo? 




Imagen 0




¡¡Un abrazo!!





 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:

Relacionado

El dia de hoy estaremos hablando de cuales sonlas razones por la que no debes gritar a los niños,todo el mundo ha perdido el control alguna vez. Nos enfadamos, nos gritamos, perdemos el control... Nadie está ajeno a esta situación. Pero las cosas cambian cuando estos enfados pasan delante o con un niño. Gritar a los niños una vez, o dos, no es malo. Es evitable, pero no demasiado perjudicial. El p ...

Ya tenemos preparada nuestra Charla Online: Introducción a la Disciplina Positiva, Criar en Positivo junto a Babytribu te proponemos un encuentro Online para hablar de forma cercana sobre la Disciplina Positiva como parte de la crianza de nuestros hijos. Una Masterclass que puede ser de utilidad para familias, cuidadores, profesores, entre otros.Charla Online: Introducción a la Disciplina Positiva ...

En la carrera de psicología nos han enseñados técnicas de modificación de conducta que nos sirven para ayudar tanto a adultos como a niños a modificar determinadas conductas que son inadecuadas o poco útiles. En el caso de los niños las técnicas más empleadas son el castigo y los premios (refuerzo). A Lo largo de estos años nunca cuestioné estas técnicas por varias razones: le veía su lógica y efe ...

En la carrera de psicología nos han enseñados técnicas de modificación de conducta que nos sirven para ayudar tanto a adultos como a niños a modificar determinadas conductas que son inadecuadas o poco útiles. En el caso de los niños las técnicas más empleadas son el castigo y los premios (refuerzo). A Lo largo de estos años nunca cuestioné estas técnicas por varias razones: le veía su lógica y efe ...

Cuando empecé el blog la idea era contar mis experiencias como madre, mi día a día con mis niñas.Tenía intención de hacer una especie de diario de nuestra vida, de nuestra relación como padres con Usar este diario a modo de autocrítica, para tomar perspectiva y saber cómo mejorar cada día, porque sé que no soy una madre perfecta y sé que puedo mejorar día a día.nuestras hijas. En este afán por apr ...

Hoy quiero hablar de un tema que, aunque no se exteriorice entre muchos papás, resulta más que urgente abordar: los gritos. Y algo que supone un paso más: educar con gritos. Suena fuerte así dicho, verdad? Pero lamentablemente es el pan de cada día de muchos hogares. Momentos de conflicto, tensiones no resueltas a tiempo o de la forma correcta, conversaciones entre padres que no se tienen y que se ...

Recordáis cuando de pequeños, nos solían gritar por casi todo? Había una extraña creencia popular, muy arraigada por cierto, que asociaba la autoridad materna o paterna a los gritos. Seguramente esos gritos y amenazas nos lograban asustar a corto plazo, pero, y luego? no volvíamos a reincidir sólo por esto? No habría sido mejor utilizar otra vía que nos acercara más a nuestros padres? Es muy comú ...

En este artículo te quiero hablar sobre qué es o qué se entiende por Disciplina Positiva tanto en el aula como en la familia.Los días 4 y 5 de Noviembre estuve realizando la certificación como educadora en Disciplina Positiva por la Positive Discipline Association y tengo que admitir que me encantó.Saber más sobre Disciplina Positiva me ha transformado y removido por dentro.Cuando comencé lo prime ...

¿Qué es la disciplina positiva? Tras más de dos años escribiendo sobre educación, puedo confirmar que una de las dudas más frecuentes tanto en padres como en educadores, es acerca de cómo marcar límites.De una generación a otra hemos pasado del autoritarismo clásico: lo haces porque te lo digo yo a una exceso de permisividad, probablemente debida a confundir el afecto y la atención con el consenti ...

Nos pasamos el día diciendo que nuestro hijo no nos hace caso, cuando lo que realmente de lo que nos estamos quejando es de que no nos hace caso inmediatamente. Queremos una solución inmediata y a corto plazo. La mayoría de los padres tenemos la agenda a rebosar y vamos con prisas casi siempre. Qué es lo que nos pasa muchas veces?, que esas prisas y el constante mirar el reloj hace que nos estre ...