comunidades

De 2015 a 2016

2016

Apenas llevamos cuatro días de 2016 y el año ya nos ha dejado a la mamá jefa y a un servidor una lección: Se puede tener resaca sin pillar un pedo ni acostarte a las tantas de la madrugada. Doy fe. El 1 de enero tuve la mayor resaca de mi vida. No me acosté a las 11 de la mañana, como acostumbraba a hacer hace una década. Tampoco me bebí todo lo que cayó en mis manos (apenas un par de cervezas durante la cena), como sucedía también en aquellas nocheviejas con amigos en las que armados con la insolencia de la juventud quemábamos cada minuto de la noche como si fuese el último, como si la vida se nos fuese a desintegrar entre los dedos con el amanecer de un nuevo año. En 2016, con un década más a las espaldas y más horas de sueño perdidas ya con Maramoto que en años y años de noches de fiesta, las resacas llegan al acostarte un poco más tarde de lo normal y pasar una noche en duermevela con continuos despertares a base de gritos y lloros. Pasamos el 1 de enero en el sofá, tirados, dormitando y con la tele en modo acompañamiento. Con un dolor de cabeza que ni una botella entera de Beefeater a palo seco. Sólo la familia Sin Chupete consiguió sacarnos de nuestro letargo. Ellos son una de las cosas más bonitas que nos ha dejado 2015. Uno de los motivos por los que este blog ya ha valido la pena.
De 2015 me quedo con ellos; con la maceta de mi abuelo convertida en libro; con la ilusión puesta en Madresfera Magazine; con la familia Monstruito, que llegó en 2014 a nuestras vidas para quedarse para siempre (la de alegrías que me está dando el blog en forma de personas maravillosas); con el paso por el Congreso de Fedalma, donde de repente perdí el miedo a hablar en público; con las calles de Lisboa, una ciudad que hicimos un poco nuestra y en la que conocimos a Gen y a su preciosa familia; con las cervezas rápidas (¿o ya son Aquarius?) con los amigos de toda una vida en cada escapada a Valencia; con la energía que desprenden mis padres cada fin de semana que disfrutan de Mara; con cada desvirtualización que me ofrece el blog y que pone cara a nombres y comentarios; con cada uno de vosotros, que os pasáis por aquí, leéis mis desvaríos, me acompañáis y hacéis que todo el tiempo invertido aquí tenga sentido. Gracias por vuestro tiempo, vuestra empatía y vuestra comprensión. Gracias de corazón; y de 2015 me quedo sobre todo con Maramoto y con la mamá jefa, porque pese a todo, pese a que la paternidad está siendo un camino mucho más difícil de lo imaginado, pese al agotamiento que se acumula, las rabietas que se solapan una a otra, los gritos, los lloros, las frustraciones y las noches en vela, pese a la falta de tiempo y la sensación de no llegar nunca a nada o de llegar siempre tarde, me considero el hombre más afortunado del mundo por poder vivir mi paternidad junto a ellas.
A los Reyes Magos sólo les voy a pedir este año una cosa: que me rellenen el depósito de paciencia, ése que imagino que todos tenemos en algún lugar de nuestro cuerpo, porque en este 2015 he agotado toda la que había acumulado durante 30 años de vida. Hasta la última gota. Llegué al 31 de diciembre en reserva. Pensaba que con el cambio de año el depósito se llenaba automáticamente, pero visto como empezó 2016 está claro que no me queda otra que recurrir a la magia de sus majestades de Oriente. Paciencia, estimados Melchor, Gaspar y Baltasar. Un camión cisterna de paciencia. Gracias.
Para no perder la tradición de este blog, y tarde (para no variar), me gustaría cerrar este post con un recomendación cinéfila, otra seriéfila, otra musical y otra literaria de un 2015 (mi 2015) en el que he leído y he visto muchas menos pelis y series de lo que me hubiese gustado. La dura vida de padre, ya sabéis. Da la casualidad que casi nada de lo que os voy a recomendar es de 2015. Mi campaña piratería cero y la dura vida de padre (¿ya había hecho referencia a esto?) es lo que tiene:
Una peli: ‘Relatos Salvajes’. Mi debilidad por Ricardo Darín no me deja elegir otra.
Una serie: 2015 es el año en el que por fin he acabado de ver ‘Breaking Bad’. Y ‘Mad Men’. Qué dura es la vida sin Don Draper. Cualquiera de ellas merece estar en el Olimpo de las series, pero os voy a recomendar la primera temporada de ‘Fargo’. Una delicia.
Un disco: A Robe Iniesta y su ‘Lo que aletea en nuestras cabezas’ le ha sobrepasado sobre la bocina en el último mes del año Diego Ojeda y su ‘Amerizaje’. Cualquiera de los dos discos es una garantía de poesía.
Un libro (o tres): ‘En la orilla’, porque en 2015 se nos ha ido Rafael Chirbes y ya no vamos a poder leer más maravillas como ésta; ‘Blitz’, porque David Trueba es un genio de la narrativa; y ‘También esto pasará’, porque Milena Busquets me ha demostrado que si uno es capaz de tragarse los prejuicios puede acabar leyendo joyas como su novela.
Feliz año, familias. No me cansaré de daros las gracias por estar ahí, al otro lado de la pantalla. Os espero también en este 2016.
PD1: Por fin he podido contestaros a los comentarios de los dos últimos posts del año. Más vale tarde que más tarde.
PD2: ¡No os olvidéis de votarme en los premios Madresfera!
:-)

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Andanzas

Recomendamos

Relacionado

Andanzas rutina del sueño sueño niños

De la anarquía a una rutina del sueño

De la anarquía… Hace unos dos años y medio, aunque parezca que ha pasado un siglo, escribí un post titulado ‘La fiesta del pijama’ en el que contaba cómo nos daban cada día las 11, las 12 de la noche e incluso la 1 de la madrugada intentando dormir a Mara. Entonces la pequeña saltamontes apenas tenía 8 meses, pero ya era la vitalidad y la energía infinitas hechas niña. Por aquell ...

Pequeños lectores

Pequeños lectores: ‘Abuelos’, de Chema Heras y Rosa Osuna

Quiero dedicar la segunda entrada de esta sección de literatura infantil a un cuento de abuelos para niños (de 0 a 100 años), a un libro que, pese a que Kalandraka, la editorial, lo recomienda a partir de los cinco años, entusiasmó a Maramoto desde el momento en el que lo vio en la librería, antes incluso de cumplir los dos años. El flechazo tuvo lugar este verano, en una preciosa y encantadora li ...

Libros Barco de Vapor cuentos ...

¡Los cuentos han cambiado!

Si amigos, los cuentos han cambiando. Las princesas ya no necesitan un príncipe que las salve. Y mucho menos cuando descubren que, gracias a un huevo de dragón, tienen poderes mágicos. Las princesas pueden ser de muchas maneras. Las hay deportistas, cursis, gruñonas, alegres, osadas… Y las que se juntan y, como estas, se convierten en un dragón. Hoy os queremos presentar Princesas Dragón, un ...

general nacional variedades ...

Mi primera vez como votante

huffingtonpost.es Cindy Luque Juarez Este 24 de Mayo son las elecciones autonómicas y municipales en España. Es     la primera vez que votaré como ciudadana española, ya que hace poco más de    un año tengo la doble nacionalidad. Desde que fui al registro de    empadronamiento de mi ciudad a cambiar la dirección de mi casa y de paso  decir que tenía intenciones de votar en estos próximos comicios, ...

general cosas para peques regalos ...

Regalos para un niño de un año

Después de hacer una selección de regalos para un niño de alrededor de dos años, vengo hoy con ideas para regalar a los que están cerca del añito. Regalos para los bebés que exploran el mundo, empiezan a entretenerse solos y buscan más movilidad que nunca.  Y como se ve, he elegido juguetes y ropa unisex, sin diferenciación de género. Babero de Mr. Wonderful con mensaje. En su tienda online tie ...

Libros para padres libros para padres

Libros para padres: El bebé, de Marie Darrieussecq

Voy a confesar una cosa, ahora que no me lee nadie: acostumbro a regalarle libros a la mamá jefa para leérmelos yo. Se dio cuenta el otro día, cuando constató que me había leído antes que ella los tres últimos libros que le he regalado. Que conste en mi descarga que se los compro porque sé que le gustan (o que le van a gustar). Lo que pasa es que coincidimos bastante en gustos lectores (aunque ell ...

embarazo d- living 2.0 blog ...

Luciendo abdominales embarazada de ocho meses

La ‘top model’ Sara Stage, de 31 años y embarazada de ocho meses, ha revolucionado el mundo de las Redes Sociales con una fotografía suya frente al espejo donde se le ve luciendo embarazo y mostrando sus marcadas abdominales. Una imagen que ha suscitado bastante la polémica. Los más de 1, 1 millones de su cuenta de Instagram (@sarahstage) se quedaron tan sorprendidos con las instantán ...

Pequeños lectores lectura para niños libros para niños

Pequeños lectores: El viaje, de Francesca Sanna

Descubrimos ‘La Pequeña Impedimenta’, la colección de literatura infantil de la editorial Impedimenta, de la mano de nuestra querida familia Sin Chupete, que nos regaló una pequeña joya titulada ‘El pequeño jardinero’ (Emily Hughes). De eso hace ya unos meses. Durante estas vacaciones leímos en algún periódico de tirada nacional una reseña sobre ‘El viaje’, de l ...

Pequeños lectores libros para bebés literatura infantil

Pequeños lectores: Un gato llamado Almohada, de Andreu Llinás

En casa nos encantan los libros. Tocarlos, oleros, sentirlos. Y por supuesto leerlos. Y en ese amor por los libros nos gusta investigar y descubrir nuevas editoriales y colecciones, títulos que valga la pena adquirir, que tengan ese algo que los hace especiales. La mamá jefa se ha convertido en ese sentido en una gran rastreadora de libros. Y así, gracias a ella, descubrimos a Lata de Sal, una peq ...

general cosas para peques cuentos para aprender ...

Cuentos para leer a niños de dos años antes de dormir

Alrededor de los dos años de edad, -en algunos niños puede ser antes-, los niños siguen atraídos por los cuentos con texturas, pestañas o pop ups o sonidos, pero se interesan cada vez más por argumentos e historias. Gracias a la biblioteca del pueblo, estamos disfrutando tres cuentos muy recomendables a partir de esta edad y que son perfectos para leer antes de dormir. He seleccionado tres porque  ...