comunidades

Recuerdos que se quedan entre cuatro paredes

IMG_1895


Hace una semana que vivimos en nuestro nuevo piso de alquiler. En el cambio hemos ganado una habitación, un baño, vivir en Madrid a cuatro paradas del parque de El Retiro y tener el trabajo a 10 minutos andando. Por el camino, en cambio, hemos perdido el garaje, el trastero y el ascensor. Cosas nimias en comparación con todos esos recuerdos que se han quedado en nuestra anterior vivienda. Decía Alessandro Baricco en ‘Esta Historia’ que “una habitación de hotel, cuando lo has recogido todo, y detrás de ti sólo queda el desorden, tú desorden, es una huella bellisima, y es una lástima que quienes la lean y la borren sean camareras aburridas, con el corazón en otra parte”. Es una lástima también que todos los recuerdos que hemos dejado nosotros allí, desordenados por las habitaciones, vayan a ser borrados por pintores y limpiadores ajenos a todo lo vivido entre esas paredes durante los últimos 4 años, por profesionales con el corazón en otra parte.

Porque aunque nunca nos gustó el piso ni el barrio, uno de esas nuevas zonas residenciales con muchos parques, pocas sombras y cero vida de calle, han sucedido tantas cosas en los últimos años que inevitablemente siempre vamos a estar ligados  a ese lugar. El último día allí, cuando fui a despedirme de las chicas de la panadería, casi entre lágrimas, Eli, la panadera, me dijo que jamás se olvidarían de nosotros, que siempre recordarán y contarán cómo le pedí matrimonio a Diana. Ellas, que fueron parte activa preparándome 23 preciosas galletas, una para cada letra del “¿Quieres casarte conmigo?”.  Ellas, único vestigio de barrio en un no barrio de una ciudad dormitorio, que han visto crecer a Mara desde su primer día de vida. Tanto apego les tenía la pequeña que el otro día, al entrar en un horno próximo a nuestro nuevo piso, lo primero que preguntó Maramoto fue que si no estaba Eli allí. Tal cual. Todo esto se quedará entre las paredes de aquel piso.

Como se quedará el día de nuestra boda, nerviosos cómo estábamos, saliendo juntos de casa, en nuestro coche y por la puerta del garaje, rompiendo tradiciones, que de eso se trata, repitiendo ante una concejal el sí quiero que ya nos habíamos dado mucho tiempo antes, cuando Diana me preguntó que si quería ser su chico y yo le respondí aquello de “si vos no me fallás, yo no te voy a fallar nunca”. O el día en que Diana apareció por sorpresa antes del mediodía en casa, nerviosa como nunca la había visto antes, blanca como la pared, para decirme que estaba embarazada, que no había podido aguantar más en el trabajo, que necesitaba compartirlo conmigo. Recuerdo perfectamente su sonrisa, su alegría desbordante, sus nervios y sus miedos. Todo en uno. También su abrazo. Ese momento también se quedará allí para siempre. Como se quedarán las primeras patadas de Mara a la barriga de su mamá; el momento en que decidimos su nombre una mañana de domingo, haciéndonos los remolones en la cama; la llegada a casa tras el parto, llenos de dudas y de temores; las primeras sonrisas, carcajadas, palabras, pasos y rabietas de nuestra pequeña saltamontes.  Todo eso se quedará allí.

Esta mañana, a las 7:45, he estado en nuestro piso antiguo. Por última vez. Había quedado con la empresa que tenía que hacernos la revisión a la casa. El check in, lo han llamado. Creo que no tiene sentido, pero así, con ese lenguje de aviones y hoteles ha adquirido más significado si cabe la frase de Baricco. Antes de irme y entregarle las llaves he dedicado unos minutos a cada habitación. Estaban ya vacías, sin aparente rastro de vida, pero aún así he podido ver en cada una de ellas, a modo de croma sobre las paredes blancas llenas de agujeros tapados, algunos de los momentos vividos allí. Buenos y malos.  Con Diana, los dos solos, y ya como familia. Y me he dado cuenta de que aunque nunca nos haya gustado el piso ni la zona, allí hemos sido felices. A nuestra manera, sí, pero felices. Han pasado demasiadas cosas bonitas como para no haberlo sido. Después he cerrado la puerta con una extraña sensación de pena, como quien cierra una etapa de su vida y deja atrás momentos que ya nunca volverán. Dentro del piso aún seguía sonando el eco de nuestros recuerdos, como si haciendo ruído y manteniendo viva nuestra presencia pudiesen evitar ser borrados por pintores y limpiadores con el corazón en otra parte.

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Andanzas

Recomendamos

Relacionado

Familia Expatriada Reflexiones Personales mudanza familiar ...

Creo que lo último que pensé que viviría en esta vida serían una mudanza familiar internacional. Supongo que porque cuando comenzamos a formar nuestra familia, tanto mi marido como yo teníamos trabajo fijo y esa idea no cabía en nuestra cabeza. Pero las circunstancias de la vida nos han abocado, afortunadamente, a iniciar una nueva vida en otro país. Digo afortunadamente porque yo lo siento así, c ...

niños 150 palabras imagenes ...

El último tren llegaba con unos minutos de retraso, Ana espera ansiosa en el andén la llegada de su querida amiga Manuela. La última vez que se vieron fue cuando apenas eran dos adolescentes, aunque la distancia era muy larga, nunca se habían dejado de escribir y de llamar. Cuando el tren entro en el andén Ana miraba de un lado para otro esperando ver la cara de su amiga del alma, entonces giro la ...

bebés blogger invitado gemeleando ando ...

Ya es lunes! Un nuevo blogger invitado! me hace muchísima ilusión ver como se acercan los lunes por qué sé, que os voy a descubrir un blog nuevo y detrás de ese blog a una persona maravillosa, con sus anécdotas, sus historias y algo que contar. En este caso, me hace mucha más ilusión, por qué además de ser una mujer estupenda, simpatiquísima y muy entregada es una mama múltiple como yo!!! Hoy os ...

Psicología acoso bullying ...

Hoy queremos abordar un tema que nos debe preocupar a todos. Desde Coaching Club nos advierten de algo que se puede convertir en un gran problema. Los niños suelen ser máquinas de repetición, para todo. Por eso, si viven rodeados de violencia, si nosotros en casa nos mostramos violentos, nuestros niños repetirán el modelo. 3 de cada 5 casos de violencia entre los niños y cuando estos se hacen adul ...

general andanzas bebés ...

Sé que este post va a gustar mucho a los incondicionales de “esa niña lo que está es enmadrada”, la frase de manual que analizamos hace algunas semanas. Lo sé y les voy a dar el gusto. Para que luego tengan algo sobre lo que cuchichear: - ¿No ves? Si ya te lo dije yo. Todo el día con la madre. Esa niña al final va a estar enmadrada. - Se veía venir. Pero bueno, ya se apañarán ellos. No ...

educar sin castigos niños disciplina positiva

Hola amigos...! hoy les traigo unos increíbles consejos para que tus hijos te escuchen de manera activa.Lo primero que decir, que he aprendido como madre y que me han enseñado mis propios hijos es que ya nos escuchan, otra cosa es que no hagan caso a lo que les decimos inmediatamente por algún motivo, que tengo comprobado que siempre lo hay. Saber que hay un motivo te sirve de ayuda para llevar me ...

Amigos Maternidad y Crianza bebe grande ...

Último capítulo (por ahora) de esta interesante saga de aventuras de Sil y Mini Thor. Éste es el séptimo capítulo y, sin más introducción ni dilación pues conocéis los detalles explicados en los capítulos anteriores, os dejo con Sil y sus reflexiones finales en esta etapa de crianza tan intensa: Sería en la segunda o tercera ecografía, Gini hacía una al mes, más o menos, cuando sobresaltada manife ...

relaciones entre hermanos educación e hijos hermanos mayores ...

¿Recordáis el post que escribí hace no mucho, sobre protección y sobre protección? En él os hablaba de una abuelita que llevaba a sus dos nietos todos los días, hasta la parada del bus, y de cómo se comportaban abuela y nietos entre sí. La abuela se desvivía por ellos, y ambos hermanos, entre sí, apenas se miraban. Algo común, pensaréis.. ¿No os pasa en ocasiones, que os gusta imaginar e inventar ...

psicología infantil ¿dónde hay? desarrollo ...

Padres e hijos, un tema muy interesante sobre cómo hablar para que los niños escuchen y como escuchar para que los niños hablen. Muchas veces se pueden observar que los padres al querer conseguir la cooperación del pequeño o querer hacerle caer al niños de ciertos errores que ha cometido a menudo entran en una constante pelea con sus hijos. Esto genera un ambiente familiar estresante entre padres ...

general educación infantil guardería ...

Estamos en tiempo de fin de curso, y para nosotros, además de un fin de etapa para Iván como os contaba en esta entrada, también lo ha sido para Antía. Ha acabado su ciclo en la escuela infantil, aunque solo ha ido este último año, pero lo ha aprovechado a tope y, sobre todo, disfrutado. Ha sido un año especial porque además en octubre la pediatra nos derivaba a atención temprana para valorar un p ...