comunidades

La conservación del cordón umbilical

Puede salvar vidas



Hasta hace unos años no se sabía que el nacimiento de un bebé podía salvar la vida a otras personas. Esto se debe a la conservación del cordón umbilical, ya que éste contiene gran cantidad de células madre, que permiten la renovación de células sanguíneas, imprescindibles para la vida en trasplantes a terceros.

 

La Organización Nacional de Trasplantes (ONT) informa de que éstas pueden ser beneficiosas si se trasplantan a otros pacientes cuya médula ósea esté enferma. El primer trasplante de este tipo se realizó en 1989 a un niño de 5 años con anemia de Fanconi, usando las que habían sido conservadas de su hermana y que le hicieron superar su enfermedad.

 

Gracias al nuevo Plan Nacional de la Organización Nacional de Trasplantes, cualquier embarazada que se encuentre en buenas condiciones de salud y sea mayor de edad puede tomar la decisión previa al parto de donar la sangre del cordón. La conservación se llevará a cabo en bancos de sangre públicos o privados en España o el extranjero, lo que permitirá ser utilizada en cualquier parte del mundo de forma gratuita y anónima.

 

Medir su importancia

La donación de sangre del cordón umbilical es una medida que no supone ningún riesgo ni para la madre ni el niño, y que facilita la realización de trasplantes siempre que exista una compatibilidad total. Además, la probabilidad de sufrir un rechazo con este tipo de células es muy baja.  

La recolección de la sangre del cordón se realizará en el momento del parto. Tras el nacimiento del niño y después de la sección del cordón umbilical, se realiza una simple punción en él mientras que la placenta está todavía en el útero, comentan desde la Organización Nacional de Trasplantes. A continuación, será almacenada en un banco y preservada hasta que se precise su utilización, ya sea del propio niño, sus familiares o cualquier otra persona que lo necesite.

 

                               
 

¿En qué consiste?

Para realizar la donación, la embarazada debe ponerse primero en contacto con algún Banco de Sangre de Cordón de España, donde recibirá todo tipo de información acerca del proceso y tendrá que firmar un consentimiento. Además, se debe disponer de un historial clínico donde se detallen las posibles enfermedades infecciosas.

Se le realizarán unos análisis de sangre en el momento del parto, y también al recién nacido. No obstante, cualquier resultado patológico que resulte en los estudios realizados con motivo de la donación de la sangre de cordón, será comunicado a la madre por el médico responsable, asegura la ONT.  

Los datos de la donación de sangre serán almacenados en una base de datos y tratados de forma confidencial en el Registro Español de Donantes de Médula Ósea (REDMO), que realiza las búsquedas tanto de donantes de médula ósea como de unidades de sangre de cordón, explica la ONT. Sin embargo, en los bancos privados, la sangre se preserva para uso personal durante 20 años, lo que supondrá un coste de unos 2.000 euros. En este caso, las células se utilizan para trasplantes a familiares compatibles o al propio niño.

 

 

                           


La probabilidad de que las unidades de sangre del cordón umbilical almacenadas sean utilizadas finalmente por el niño del que proceden son bajas?, asegura la ONT, pues las indicaciones de trasplante en la infancia se deben a enfermedades que tienen una base genética o congénita y, por lo tanto, pueden estar presentes en las células del cordón.

 

Por otra parte, hay bancos mixtos que obligan a ceder las células a la sanidad pública, en el caso de que para un trasplante no las hubiera compatibles en los bancos públicos. Sin embargo, esta situación no es muy frecuente, debido a la dificultad de encontrar compatibilidad entre personas de diferentes familias.Además, no todos los cordones extraídos son viables para su utilización posterior, ya que algunos no presentan la celularidad adecuada y otros se pueden contaminar en el proceso, anuncia la ONT. Un 40% de las unidades de sangre de cordón donadas no son finalmente utilizables.

 

El valor de las células

Son muy numerosas las enfermedades que hoy en día pueden tratarse con el trasplante de células madre del cordón umbilical. Entre ellas, destacan las leucemias y los linfomas. También pueden ser tratadas otras disfunciones hematológicas como la anemia falciforme, el síndrome de Scheie, el sarcoma de tejidos blandos, el neuroblastoma, etc.
No obstante, actualmente se están realizando muchos estudios que predicen que en un futuro también podrán servir para tratar otro tipo de dolencias como Alzhéimer, diabetes, lesiones medulares, esclerosis múltiple, infarto cerebral, cardiopatías, distrofia muscular, enfermedad del hígado, regeneración ósea y regeneración de la piel y tejidos.
 

Las células madre permiten que, al envejecer y morir las células, éstas sean sustituidas, se regeneren, se multipliquen rápidamente y fabriquen tejidos. El Plan Nacional de la ONT señala que la cantidad mínima de células para un trasplante es de 20 millones por cada kilo de peso de la persona, y que por ello, el objetivo es conseguir que la muestra de sangre de cordón umbilical contenga el mayor número posible de células viables.

 

El trasplante de células de sangre de cordón umbilical puede salvar la vida a muchas personas que padecen enfermedades congénitas o adquiridas de la médula ósea. Encontrar un donante compatible es fundamental, ya que entre familiares la compatibilidad sólo ocurre en un 30% de los casos.

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

Relacionado