Padres

Un Papá en Prácticas Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

La diferencia entre una buena y una mala pediatra

Intolerancia proteína de vaca bebés
Ayer, coincidiendo con el noveno cumplemes de Maramoto, nos tocó visita al centro de salud para evaluar el peso y la talla de nuestra pequeña saltamontes. Esta revisión de los nueve meses, según tenemos entendido, es sólo para bebés lactantes. Al parecer, algunas enfermeras y pediatras todavía siguen pensando que hay madres que en sus pechos tienen leche que no alimenta… Pero bueno, dentro de lo negativo que tiene este estigma social, estamos contentos porque la revisión (además de dejarnos claro que Mara está más que sana), nos sirvió de mucho. Esencialmente para descubrir la gran diferencia entre una buena y una mala pediatra.

Como sabéis, al principio de sus días, nuestra bebé hacía cacas de un tono verdoso radioactivo y éstas solían ir acompañadas de hilitos de sangre. Lo comentamos con la pediatra en nuestra primera visita, pero ella nos dijo que esas cacas eran normales. ¿Normales? ¿Cacas verdes y con sangre normales? Como es obvio, no nos quedamos muy satisfechos con este diagnóstico, así que consultamos por internet a la Asociación Española de Pediatría. Ellos nos dijeron que tenía pinta de intolerancia a la proteína de vaca. E indagando en alguna que otra página de internet con contenido de calidad, llegamos a la misma conclusión. Así que la mamá jefa renunció a comer cualquier producto que contuviese leche. Cosa que puede parecer fácil, pero que no lo es, porque si miras en las etiquetas, en casi todas aparece la leyenda “puede contener trazas de leche”. La cosa se complicó más aún con la intolerancia a la soja de la pequeña. Pero bueno, al final nos apañamos más o menos bien y las cacas dejaron de tener sangre y recuperaron un color más normal.

En la siguiente visita a la pediatra volvimos a comentarle el tema. Pero ella pareció que nos daba la razón como a los locos y tampoco nos prestó mucha atención. Ayer descubrimos tristemente que realmente ni nos había escuchado. Fue al comentarle a la enfermera el tema de las intolerancias de nuestra pequeña saltamontes. ¡Se quedó alucinada porque en el historial no ponía nada! Así que ni corta ni perezosa, y como era primera hora de la mañana y el centro de salud estaba tranquilo, salió a consultar a una pediatra. Pediatra que no dudó en venir a la consulta a atendernos y rápidamente nos hizo un volante para que nos hiciesen las pruebas de las intolerancias alimentarias. ¡Y nosotros que ya estábamos pensando en ir a un centro privado ante la falta de atención!

Lo bueno es que no sólo se quedó ahí, si no que la pediatra demostró que controlaba del tema, cosa que es de agradecer. De esto nos dimos cuenta cuando dijimos que pensábamos que Maramoto también tenía intolerancia a la carne de ternera y a la soja. A la enfermera le pareció raro, pero la pediatra nos dijo que en un 20% de los casos pueden darse intolerancias cruzadas con la proteína de vaca y la soja. Y todo ello nos lo comentó con una amabilidad que no habíamos encontrado aún en el centro de salud.

Sobra decir que en cuanto nos acercamos al mostrador de información solicitamos el cambio a esta nueva pediatra. La diferencia entre una buena y una mala profesional puede llegar a ser abismal. Y lo más preocupante de todo es que en manos de pediatras apáticas y que se limitan a cumplir con su expediente está la salud de nuestros pequeños…

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

dudas experiencia preguntas ...

No he hablado con el pediatra sobre hablar a mi hijo en inglés

El pediatra al que llevo a mi hijo es un hombre muy agradable y tengo confianza en él. Vamos a su consulta para lo típico: vacunas, gripe, revisiones... Por ahora, no he necesitado hablar mucho con mi hijo delante suya ya que el peque se porta de maravilla y el médico le hace monerías que le hacen reír. Además, cuando voy al pediatra, llevo mi lista de preguntas y tengo más la cabeza en que no se ...

estimulación temprana vientre materno juego ...

Edad en que el niño puede comenzar a leer

Es siempre la pregunta y cuando la hizo en una ocasión una madre a un pediatra, cual es la mejor edad de enseñar a leer a su hijo. Él le contestó: Cuántos años tiene su hijo? Bueno - le respondió la madre- ya tiene cinco años a lo que el galeno le respondió: Señora, váyase a casa rápidamente, ha malgastado los mejores cinco años de la vida de aprendizaje de su hijo. Y es que en todas las literatur ...

alergias niños de 1 a 3 años niños de 3 a 6 años.

Nuestra experiencia con las alergias alimentarias

Nuestra experiencia con las alergias alimentarias.

Como ya sabes tengo dos hijos, uno de 3 y otro de 5 años. Los dos han pasado por un periodo de alergias alimentarias. Con el pequeño lo tuvimos fácil: al menor síntoma nos fuimos a la alergóloga (privada eso sí) que llevaba el caso de su hermano y con tan solo 1 año de eliminación de alérgenos de su alimentación hubo suficiente para curarsela. Con el mayor fue más complicado, y hasta casi los 3 añ ...

General

MI HIJO TIENE PERCENTIL BAJO: MI EXPERIENCIA

Una de las cosas que más preocupa a los padres y madres, sobre todo cuando somos primerizos, es el tema de los percentiles. Nos parece que nuestro hijo tiene que estar en la media y si no es así nos preocupamos, pero ¿hasta qué punto tiene nuestro hijo que estar en la media de la tabla? ¿Cuándo debemos consultar al médico? Os voy a contar mi experiencia con el tema de los percentiles y, en este ca ...