http://www.mummyandcute.es Idea guardada 1 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Lo que no nos cuentan de la epidural



Si eres mami primeriza o estás embarazada por primera vez te habrán dicho aquello de que con la bendita epidural el parto ya no tiene por qué ser doloroso. Te habrán pintado esta anestesia como el pasaporte a una especie de camino de rosas en el que esperarás a ver salir a tu bebé leyendo una revista, con la única incomodidad de tener que pasar las páginas con una vía en el brazo. Cierto es que en una amplia mayoría de casos esto es así y no seré yo precisamente quien reniegue de aquellos avances médicos y farmacológicos que puedan facilitarnos la vida. De hecho, si tuviera otro hijo es muy probable que volviera a pedir anestesia, pero creo que es importante conocer la "cara B" de la epidural. Las consecuencias y complicaciones a las que podemos enfrentarnos. Por eso os cuento lo que me ocurrió a mí.

Tenía claro -cristalino más bien- que iba a pedir anestesia cuando las contracciones dejasen de ser soportables. Y así lo hice. Cuando empecé a maldecir a la matrona que me enseñó a respirar en las clases preparto y me la imaginé dando esos respiritos absurdos mientras le retorcía el pescuezo, llamé a una enfermera para que acabaran con aquel calvario. En unos minutos me trajeron el documento de consentimiento y, claro, ¡como para leerlo! Habría firmado mi sentencia de muerte.

Unos minutos después, vino el anestesista y me recordó que debía estar absolutamente quieta, algo en sí mismo complicado cuando tienes contracciones y te están pinchando la espalda. Pero lo hice. Para quien no lo sepa, primero te ponen una anestesia para la zona en la que van a pinchar porque la aguja de la epidural es gordita. Cuando está un poco dormido ese espacio, proceden con la epidural que consiste en introducir un catéter en la columna por el que luego irán metiendo la anestesia necesaria durante el tiempo que dure la dilatación.

Fue en el momento de introducir el catéter cuando mi parto se torció. El anestesista debe ser muy habilidoso para poner la epidural porque el catéter debe pasar entre las vértebras pero sin entrar en la duramadre. ¿Qué es este palabro espantoso? Es el cilindro que protege al sistema nervioso central. ¿Qué pasa si el catéter entra en ese cilindro? Que, en mayor o menor medida, el paciente pierde líquido cefalorraquídeo y esto provoca durante unos cuantos días los mayores dolores de cabeza que podáis imaginar. Los mayores, os lo aseguro.

Eso es lo que me ocurrió a mí. La cara del anestesista y de las enfermeras fue un poema. Y la mía otro cuando tras informarme de lo que había ocurrido, me dijeron que debían dejar pasar el efecto de la escasa anestesia que me habían puesto y, cuando volvieran los dolores, volver a pinchar la epidural. Pasó un buen rato y cuando las contracciones se hicieron notar de nuevo eran verdaderamente fuertes, porque la dilatación estaba muy avanzada. Al punto de que la segunda epidural no llegó a hacerme efecto y di a luz a mi pequeño "a huevo", como si no me hubieran puesto ninguna anestesia. Por cierto, los puntos también "a huevo".

Sí, fue muy doloroso, mucho, pero una horita después estaba fenomenal. Serán las hormonas, pero un rato después se me pasaron todos los males. Sin embargo, las consecuencias de la epidural no se pasaron tan fácil. El tratamiento para una punción accidental como la mía es permanecer varios días (yo estuve cinco) en reposo absoluto, en posición totalmente horizontal las 24 horas, además de tomar mucha cafeína (Coca-Cola a todas horas porque administrarla en pastillas es más peligroso) y calmantes intravenosos cada cuatro horas para evitar al máximo la aparición del dolor de cabeza.

Esto supone no poder levantarte al baño, lavarte por partes en la cama, comer y beber tumbada, pero lo más doloroso es no poder atender a tu pequeño que acaba de llegar al mundo. A duras penas podía tenerle en brazos porque para él la postura era incómoda y veía desde la cama como mi marido le cambiaba el pañal, le acunaba y le daba el biberón. Sí, el biberón.

Durante días traté de iniciar la lactancia materna, pero fui incapaz. En posición totalmente horizontal no había forma de que el peque se enganchara (además nació un poco antes de tiempo y no tenía mucha fuerza) y el sacaleches tampoco funcionó. Me producía bastante dolor, pero además, el calostro que conseguía sacar terminaba derramándose también por la posición. Era necesario que me incorporara un poco y esto hubiera impedido que mi columna cicatrizara bien. Os aseguro que la frustración y el sentimiento de culpa es mucho más prolongado que el dolor de parto.

Insisto en que éste no es un alegato en favor del parto sin epidural. El dolor a veces nos hace perder el control y no ayudar como es debido a nuestro pequeño a ver la luz. Pero creo que debemos tener todos los datos y si elegimos pedir una anestesia, saber que no es inocua. Que todo tiene su "cara B".
Fuente: este post proviene de http://www.mummyandcute.es, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Hay un descuento para ti

¿Tenéis que renovar el armario de vuestros peques de cara al verano? ¿Algún regalo pendiente? Si es así, aprovechad el descuento que las tiendas on-line Tokodomo y Bitsibaba han querido regalar a quie ...

Etiquetas: bebés

Recomendamos

Relacionado

Embarazo

La anestesia epidural ¿realmente es efectiva?

La anestesia epidural fue todo un alivio, sí pero antes, cuando estaba embarazada, me hacía muchas preguntas sobre el momento del parto, si me dolería o no, si podría aguantar sin anestesia, si debería ponérmela o aguantar el parto como lo habían hecho muchas mujeres o si realmente era bueno o malo para mí hija. Pues ahora te cuento un poco  lo que viví, porque el que fuera un alivio no quiere dec ...

Puericultura Embarazo

Anestesia epidural, ¿sabes todo lo que debes?

Dado que la anestesia epidural es una analgesia de confort que no es imprescindible para el desarrollo normal del parto, para su aplicación se requiere un consentimiento previo por escrito de la parturienta después de haber sido correctamente informada de todo el proceso, sus ventajas e inconvenientes. Además, es necesaria una valoración del estado fetal y de la gestante por parte de su matrona, e ...

Embarazo Tercer trimestre anestesia ...

Anestesia epidural: mis experiecias

Ante la nueva moda de rechazar la anestesia epidural, creo que debo compartir mi experiencia. En primer lugar, no hay ningún estudio que asegure que los bebés de madres que optan por la anestesia epidural sufran ningún tipo de efecto secundario. De hecho, sí que hay algunos estudios que relacionan unos mejores resultados de la prueba APGAR con los bebés de mamis que han sido anestesiadas localment ...

embarazo parir sin epidural parto

¿Epidural SÍ o NO? Mis tres partos SIN epidural

Creo que si preguntáramos a cada una de las embarazadas del mundo, no me equivocaría al decir que su principal preocupación es el parto, y su principal miedo - además de la salud del futuro bebé -, el dolor durante el parto. Y es que nos guste o no, el ser humano suele tener un miedo casi patológico al dolor, y se sabe que el parto es uno de los dolores más intensos que puede sentir, en este cas ...

embarazo lactancia maternity ...

Pros y contras del parto con epidural

Antes de ser madre, nunca me planteé si querría un parto con epidural o sin. Para mí, la respuesta era evidente. ¿Para qué sufrir si se puede tener un parto sin dolor? Una vez que supe que estaba embarazada de Mini C, viviendo ya en Alemania. Empecé a notar cierto rechazo en según qué entornos respecto al uso de la epidural. Rechazo en el sentido de los efectos secundarios y complicaciones que pue ...

Blog Embarazo Parto y Post Parto

Cuando la epidural no va bien, la historia de mi parto por Romina Grondona

Cuando una mamá se está preparando para el parto, uno de los temores es el dolor, me atrevería a decir que es el mayor temor, es ese temor a algo que no sabes que esperar o como reaccionará tu cuerpo. Los médicos generalmente le ofrecen a uno la epidural, así a secas, sin mayor explicación, solo como si fuera una pastilla mágica para tomar, sin embargo hay mucho que decir, mucho que explicar, y co ...

Cuerpo

El lado oscuro de la epidural

Esta semana quiero hablarte de un tema que no todas las mujeres se cuestionan o les informan sobre ello, y es del lado oscuro de la epidural, en la mayoría de hospitales se centran en darte la autorización para colocar la analgesia epidural en el mismo momento del parto, y en esa situación, ¿qué haces? ¿Te paras a leerlo detenidamente o firmas? Obviamente firmas y ni sabes ni te imaginas los incon ...

epidural epidural contraindicada contraindicaciones epidural ...

¿Cuándo está contraindicada la epidural?

¿Sabías que el descubridor de la anestesia epidural fue un médico militar español llamado Fidel Pagés Miravé? Publicó su descubrimiento en la “Revista Española de Cirugía” y en la “Revista de Sanidad Militar” en el año 1921 En España su uso se instauró en el año 1989 y existe una alta demanda de este tipo de anestesia. Pero no siempre es posible aplicar la anestesia epidura ...

bebés parto maternidad ...

Ventajas e inconvenientes de la epidural

Seguramente cuando habéis estado en la recta final del embarazo os ha surgido la gran pregunta ¿parto con epidural o sin ella? y si habéis pedido consejos a otras mamás, seguramente habréis recibido respuestas de todo tipo, ya que muchas mamás prefieren un parto sin epidural y otras muchas prefieren evitar el dolor del parto. La elección es muy personal, pero es importante saber que ventajas e inc ...

como afrontar un parto sin epidural técnicas para controlar el dolor de un parto parto sin anestesia

Cómo afrontar un parto sin epidural

Tener un parto con o sin epidural es una decisión muy personal, a menos que haya complicaciones que obliguen a usar la anestesia durante el parto. Cada mujer es un mundo y todas las decisiones son respetables, hay quienes prefieren no usar anestesia y quienes prefieren usarla y no tener que pasar por los dolores. Recuerdo que mi primer parto fue sin epidural y fue doloroso, pero hubiera podido ser ...