Blog de pecesdcolores Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Magia

Quizá la sinceridad sea una virtud sobrevalorada, una medicina tan potente que debería administrarse con precaución y en pequeñas dosis. También conviene dosificar la mentira: la edad te hace precavido con los que dicen lo que creen que quieres oír. Los políticos deberían tenerlo en cuenta en tiempo de campaña; quizá los votantes no sean ingenuos y recelen ante tantas promesas imposibles… o quizá no, cada uno opinará sobre el resultado electoral.
Las elecciones comparten protagonismo estos días con la Navidad. Aparte de la coincidencia temporal son temas que a priori no tienen en común casi nada, aparte de que ambos implican elevadas dosis de mentira. Desde confiar (en serio) en salir de pobres con el Gordo hasta creer en declaraciones de afecto que llegan con nocturnidad y cuatro copas, hay miles de motivos para amar y odiar la Navidad, según como andemos de ánimos y credulidad.
Entre todas las falsedades, los Reyes Magos ocupan un capítulo aparte. Seguramente la duda asalta a muchos padres en el afán de no mentir sin necesidad: ¿Es lícito engañar a los niños con la existencia de seres imaginarios? ¿Realmente es necesario todo lo que implican? ¿Responden a la ilusión de los hijos o de los padres?
magia

Personalmente he decidido alistarme en el bando de los embusteros. En nuestra casa entrarán Melchor, Gaspar y Baltasar, el ratoncito Pérez y hasta Papá Noel si no hay más opción. Tampoco perderemos ocasión para la magia cotidiana, creer que lograremos que salga el sol y se disipe la niebla si lo deseamos de verdad, que los semáforos cambian de color cuando mamá sopla fuerte.
Deseo que Inés viva la ilusión, imagine imposibles y luche por alcanzarlos. Casi nada lo es, y si no que se lo pregunten a los que las urnas han encumbrado a lugares que ni en sus mejores sueños osaron alcanzar.

Fuente: este post proviene de Blog de pecesdcolores, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Ritmos

La convivencia a tiempo completo con un humano menor de tres años obliga a un continuo reajuste de tiempos, planes  y apetencias. Una de las cuestiones más costosas en la aventura diaria con Inés es c ...

Lo normal

No saber en qué día vives, ni en qué mes, casi ni el año si te apuran. Salir a la calle con la cara lavada y sin peinar, sin bolso, sin dinero, sin un objetivo concreto. No saber qué contar cuando alg ...

¿Y por qué no?

Mi abuela y casi todas las abuelas que conozco dijeron alguna vez eso de: “Quién tuviera tu edad, pero sabiendo lo que sé ahora!”. En su día no comprendí bien lo que significaba, pero la f ...

Ahora o nunca

Desde que Inés nació, al menos dos veces al día oigo voces que me advierten de lo rápido que los niños crecen, de lo importante que es disfrutar de cada etapa, de esos momentos ‘que pasan y no v ...

Recomendamos