comunidades

Mamá, ¿juegas conmigo? Cómo acompañar el momento de juego

_MG_0351B RETOC pick
Art 16-135_MG_0703B Joguines Grapat

Para jugar es necesario interrumpir el orden, lo cotidiano, a veces las normas, cambiar el sistema de las cosas y aceptar uno nuevo, creado, inventado, entender que los objetos pueden tener otra función.

Y esto como adultos nos cuesta.

Junto a Casiana Monczar de Joguines Grapat queremos reflexionar sobre por qué nos cuesta como adultos atender las demandas de juego de nuestros hijos y qué hacer con ello.

Cómo nos relacionamos los adultos con el juego infantil

Jugar es establecer una relación diferente con un mundo diferente, en ocasiones inventado, con otros tiempos, una relación abierta donde todo es posible, sin hoja de ruta.

Y para nosotros los adultos, con nuestra agenda, nuestros quehaceres, compromisos y nuestra falta de tiempo, esto puede ser difícil, incluso angustioso.

En nuestro mundo adulto lo cotidiano nos brinda unos límites aseguradores, sabemos qué debemos hacer a cada minuto, y la falta de este contexto puede ser algo demasiado abierto, demasiado inabarcable.

Si encima nuestros hijos nos invitan, nos demandan que inventemos, la cosa puede ser más compleja aún…

_MG_0196B


Hacer de cuenta que somos el pirata patapalo, una princesa o un gatito… puede ser más difícil que seguir una receta de cocina desde un blog.

El pensamiento no concreto, el mundo de la fantasía nos suele resultar inaccesible y un gran esfuerzo… ¿Qué hacemos entonces? Nos quedamos fuera del juego, o hacemos ver que jugamos.

Pero los niños juegan, se dan por completo a ese mundo que inventan, y cuando los adultos hacemos como que jugamos, el momento lúdico pierde el sentido, deja de ser una historia compartida, y nuestros hijos lo intuyen de lejos y no se sienten colmados ni satisfechos.

¿Por qué es más fácil cuando hay normas en el juego?

Nos resulta más fácil jugar desde el límite que nos contiene cuando hay normas en el juego, mucho más que hacer de policía o de elefante.

La mayoría de nosotros/as nos sentimos más cómodos leyendo un cuento que tenga texto que uno que no lo tenga.

Nos parece más sencillo jugar con nuestros hijos en soledad que en presencia de otros adultos.

También preferimos hacer una manualidad o juego de mesa que inventarnos un viaje en balsa por el océano…

Pero ¿por qué?

Quizás porque inventar, crear, es un terreno amplio y vacío, y sin embargo las normas de un juego de mesa, las palabras de un cuento, nos aseguran esos pasos que debemos dar cada minuto, y esa hoja de ruta, esa secuencia de instrucciones, nos hace sentir que somos parte del mundo, de este mundo concreto. Y eso nos da seguridad.

En cambio, lo relativo a la fantasía y la invención nos saca de ese terreno conocido, y cuánto menos podemos sentirnos frente al vacío.

Qué podemos hacer para acompañar el momento del juego

Cuando lleguen esos momentos compartidos en que los niños nos reclaman y nos proponen que nos unamos a sus juegos, podríamos parar, detenernos un momento y mirar para adentro.

Podríamos entonces preguntarnos en voz baja:

¿Dónde estoy? ¿Estoy aquí o tengo la mente en otro lugar?

¿Tengo ganas de jugar?

¿Puedo dedicar tiempo a jugar?

¿O algo de la vida cotidiana no puede esperar (lavadoras, preparar la cena, la compra, trabajo…)?
Puede que la propuesta que nos hagan no nos apetezca o no sea de nuestro agrado, deberíamos en ese momento darnos permiso para decidir si jugamos o no y poder expresarlo.

Porque muchas veces nos ocurre que les proponemos otra actividad, que nos guste o convenga más, pero debemos entender que para un niño/a el impulso de jugar le nace desde dentro.

Cuando le ofrecemos otra opción más concreta, desde fuera, puede que el niño/a la acepte porque quiere o necesita nuestra presencia, pero no deja de ser una propuesta externa que no alimenta ni facilita su juego libre y verdadero, ese que precisa ser desarrollado y respetado.

Expresarnos desde el Yo

Por eso, desde el respeto hacia nosotros mismos/as y hacia ellos, es mejor verbalizar cómo nos sentimos, lo que nos pasa y lo que podemos ofrecer en este momento, siempre hablándoles desde la primera persona.

Quizás podamos decirles:

Tengo un ratito cortito para jugar.

Me encanta tu propuesta, si llega papá y se ocupa de la cena podremos jugar un buen rato.

Me gusta tu propuesta y tengo ganas de jugar, la ropa la dejaré para mañana.
O en contrapartida, expresar lo que es más difícil de escuchar para los niños: Ahora no me apetece o  ahora no puedo.

Cuando no vamos a jugar es preferible que reciban la negativa desde el yo y no desde aquellas responsabilidades exteriores que atribuimos a la vida.

Es mejor y más honesto decir Yo ahora no juego, me iré a preparar la cena que Hay que hacer la cena.

Porque cuando hablamos desde el yo, esto nos conecta con nuestra verdad, con nuestro deseo o necesidad y podemos ser más auténticos/as, con todo lo que supone como ejemplos a seguir que somos por el simple hecho de ser sus padres y madres.

Rebeca Wild (la famosa autora del libro Educar para ser, te hablé de esta autora aquí) explicaba una vez que una madre le contó que su hija le pedía que se arrastrase por el suelo como un perro y ella lo hacía pero como haciéndole un favor.

Rebeca le preguntó: ¿cómo te sientes siendo un perro?

La madre contestó que se sentía bien durante un rato pero cuando ya no quería jugar más su hija se enfadaba, así que hago como si me estuviera divirtiendo.

Wild explicaba entonces que cuando un adulto hace como que no supone ningún acompañamiento óptimo para el niño/a, porque los niños no hacen como que juegan, sino que verdaderamente juegan.

Y si participamos en su juego de manera forzada, los niños lo perciben y a menudo hacen sus propias interpretaciones (mamá se aburre conmigo, mamá no me quiere,…).

Una alternativa cuando no nos apetece jugar…

Así que es preferible no jugar obligados, es mejor decirles como propone Rebeca Wild: Yo no quiero jugar, pero estaré contigo y te estaré mirando.

_MG_0199B


Y entonces  acomodarse a ver el niño/a cómo juega pero estando verdaderamente presente, atentos con lo que nos expresa y muestra en el juego. Sin analizar, simplemente mirar, disfrutar y ver qué me pasa a mí cuando observo su juego.

En este observar a un niño que juega podemos acercarnos a la idea de lo que significa la palabra presencia, una idea algo compleja de entender para nosotros como adultos.

Un niño que juega está totalmente presente, y si nos detenemos a observar podemos nutrirnos de esa experiencia y tener una gran lección de vida. En ese estar disponibles mirándolos se genera un ida y vuelta, por un lado estoy disponible para él, por el otro estoy teniendo una gran lección de qué significa estar presentes.

Quizás aparezcan diferentes sensaciones: ganas de intervenir para corregir, para opinar, para enseñar o hacer propuestas, puede que sintamos la necesidad de decir algo para hacer ver que estamos presentes,… ¡Bienvenidas sean todas las sensaciones! Forman parte de ese aprendizaje que supone sentirnos cómodos en compañía de nuestros hijos.

Estar presente acompañando el juego

Y si lo hacemos, si conseguimos estar con esa  presencia verdadera, mirada, atención, es decir estar presente con el cuerpo, la mente y el alma (sin móvil, pensamientos u otras distracciones), nos daremos cuenta que ya no es necesario ocupar un lugar activo en el juego.

Veremos que esa demanda de jugar seguramente traía una necesidad de presencia y cercanía, y si nos tienen, aunque sea un ratito, pero de verdad, se sienten colmados y seguros para poder sostener su propia propuesta de juego con ellos mismos, con sus hermanos o en un grupo de iguales.

Cuando estamos en ese estoy aquí, te estoy mirando, puede que levanten la vista para comprobar que ESTAMOS, o que nos expliquen que su pirata ya ha llegado a la isla desierta, en esos casos, tal vez solo es suficiente con asentir con la cabeza (como hablábamos en cómo acompañarles en el silencio), o una sonrisa cómplice, para que ellos puedan volver a su juego.

Si lo haces, comprobarás que muchas veces esta cercanía verdadera ya les da la seguridad para poder continuar.

Darnos la oportunidad de jugar y re-conectar

Pero a pesar de todo, podemos en algún ratito concedernos el tiempo y el espacio para entrar en su juego libre, sin inhibiciones, explorando esas sensaciones que nos provoca la inventiva, superando las barreras y dejándonos llevar.

Como dice Evania Reichert (te hablé de ella aquí) es una oportunidad de re-conectar, con nuestra niña/o interior, con nuestro propio deseo olvidado, con nuestro impulso interno y qué mejores guías que nuestros hijos que están completamente abiertos y conectados con el universo y consigo mismos.

Quizás  descubramos que generar vínculo con ellos de esta manera es muy placentero y nos permitamos entonces contactar con ese entusiasmo del que habla André Stern, esa disposición espontánea que se despierta con el juego y que se pierde fácilmente en la edad adulta, pero que es el motor que nos mueve a las personas a hacer grandes y pequeños logros y nos regala momentos de felicidad.

_MG_0351B RETOC pick


Sobre esto expresa Casiana:

Cuando a pesar de todo consigo entrar y compartir el momento lúdico y jugar con ellos desde el alma, en un espacio honesto y sosegado, puedo asegurar que toco el cielo con las manos,  y me entrego a momentos amorosos y llenos de belleza compartida.

Me despojo de juicios, dejo de sentirme vulnerable. Conecto con mi yo niña, con la alegría, el alboroto, el dejar salir sonidos fuertes y movimientos inocentes… Disfruto porque he decidido compartir con ellos, cuando todo está ahí dado para que haya encuentro entre las necesidades de todos, os aseguro que nada puede sacarme de ese lugar bello y florido.

Podríamos cerrar este artículo con algunas preguntas para reflexionar entre todos:

¿Nuestros hijos nos reclaman mucho para jugar?

¿Qué pasa cuando no tenemos ganas? ¿Nos atrevemos a expresarlo?

¿Cómo nos sentimos cuando jugamos a pesar de no tener ganas de hacerlo? ¿Nos sentimos violentados? ¿Incómodos? ¿Acabamos enfadándonos por razones que nada tiene que ver con lo que allí acontece?

¿Cómo nos sentimos cuando podemos expresar lo que nos pasa y acompañarles desde este lugar honesto?

Las fotos de este post incluyen materiales de Joguines Grapat, puedes encontrar una selección en nuestro Atelier.

Qué bueno resulta sentarse (o correr) con los niños, sin proyecto, simplemente para sentir cómo pasa la vida por nuestro interior. – Isabelle Filliozat

Aguamarina

Fuente: este post proviene de De mi casa al mundo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Crianza respetuosa Entretenimiento (Deporte y Juego) Pequeñas terremoto ...

Creo que a día de hoy, la importancia del juego es indiscutible, o a mi entender debería serlo. Si todos necesitamos momentos para nosotros mismos, momentos de relax, los niños necesitan el juego (y la verdad, los adultos también, pero eso es otro tema). Es difícil, y vamos siempre a contra reloj, pero jugar en familia es importante. No tenemos porqué entrar en sus mundos de fantasía siempre (a mi ...

general actividades al aire libre edúkame ...

"Ya vienen los Reyes Magos... ya vienen los Reyes Magos... caminito de Beleeeeen....." ¡5 de enero! La noche más especial del año. Esta tarde toca ver la cabalgata, comer roscón (vale, por aquí ya hemos empezado esta mañana ^__^) y esta noche a dormir prontito que mañana hay que madrugar para ver qué han dejado los Reyes a toda la familia. Este mes la revista @Edukame no podía tra ...

Juego Infantil autoconocimiento educación activa ...

Todos los niños, desde toda la historia de la humanidad, nacen con una disposición espontánea, con un deseo irrefrenable de jugar. Hoy en día sabemos con pruebas de neurobiología humana que el juego es el mejor medio de aprendizaje que existe. No hay ninguno mejor. Por lo que cuando un niño está jugando, está haciendo la actividad más importante, más constructiva y útil que puede hacer. Entonces, ...

Juego Infantil acompañar el juego juego infantil ...

La mayoría de nosotros solemos interrumpir a los niños/as cuando juegan, ¿por qué lo hacemos? ¿Sabemos lo trascendente, lo esencial, que es para su crecimiento y desarrollo? Por las noches cuando mis hijos duermen, y si no estoy muy agotada, puedo dedicar algunos ratitos a leer a oscuras con una de esas lamparitas leds. Tengo que hacerlo así porque si me levanto de la cama mi bebé no tarda en desp ...

Juego Infantil Pedagogía Waldorf juego ...

A partir de los 2 años a los niños/as les encanta jugar debajo de la mesa o en una casita. Es una necesidad universal de la infancia que tarde o temprano acaba apareciendo, muchas veces aparece  junto al juego simbólico. Esto es algo que estamos viviendo estos meses con mi hijo/a y que me resulta fascinante. ¿Por qué el niño/a pequeño busca refugios o casitas para meterse?El hecho de buscar un rin ...

3-6 años 6-9 años 9-12 años ...

Jugar en la calle, fuera de casa, al aire libre, correr, saltar, reír, gritar. Esto es lo que los niños y niñas necesitan como el aire que respiran. Y esto tan necesario para un sano desarrollo físico, mental, emocional y social de nuestros hijos e hijas es algo que les privamos día a día. Y día a día, el juego en las calles y en los parques, sobre todo en las grandes ciudades, se va perdiendo y o ...

espacio discapacidad espacio para padres beneficios de ...

28 de mayo, día internacional del juego.  Desde 1988 se celebra este día a iniciativa de las ludotecas ya que el papel del juego en el desarrollo infantil es fundamental. La Declaración de los Derechos del Niño, adoptada por Naciones Unidas en 1959, ratificada en 1989, que se reconozca el derecho del niño al juego, porque el juego en la infancia es un derecho y una necesidad. Parece que entendamos ...

Consejos Educación autismo

El juego es una parte fundamental del desarrollo de los niños, también de los niños con autismo. Desde que nacemos, y mucho antes de empezar el colegio, empezamos a construir las bases con las que nos desenvolveremos durante toda la vida. Esas bases se construyen, entre otras cosas, a través del juego. El problema es que muchos niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA) no saben jugar debido ...

bebé juguetes sonaja ...

El juego y los juguetes son parte fundamental para el desarrollo de tú bebé, y a diferencia de cómo se cree comúnmente, el jugar no sólamente es una actividad que sirve de distracción, sino que brinda las herramientas clave para un desarrollo intelectual, afectivo y social sano. Para los padres, un buen juguete, es aquel que el niño utiliza con frecuencia y por un período de tiempo constante, aque ...

Carnaval Celebraciones y Fiestas Crianza ...

Los disfraces infantiles forman parte del crecimiento y del aprendizaje de cualquier niño. A los niños, por regla general,  les encanta disfrazarse desde edades muy tempranas.Para ellos es un juego que les divierte, pero además jugar a disfrazarse fomenta su creatividad e imaginación y les aportan otros muchos beneficios, son bastante asequibles de aduirir y podéis encontrarlos en cualquier tienda ...