comunidades

Mi segundo embarazo y parto

En ocasiones, la vida te regala su magia...



No hace demasiado publiqué (aquí) el post sobre el embarazo y el parto de Marna, mi primera hija, recién cumplido su primer año de vida. En esta ocasión, os contaré la segunda experiencia apenas días después de que el pequeño Dante haya conocido este extraño pero maravilloso mundo.


Foto: Daniel Mellado


Foto: Daniel Mellado

Lo cierto es que dicen que no hay dos embarazos ni dos partos iguales, y al menos en mi caso así ha sido. Si bien es cierto que este segundo embarazo, muy seguido del anterior, tampoco ha tenido complicaciones y ha sido, si cabe, más "fluido" que el primero. Quizá porque mi preferencia se repartía entre el nuevo miembro de la familia que se estaba gestando y una niña de un año que iba creciendo en todos sus amplios sentidos, lo cual te deja poco tiempo para el resto.

Aprovechando algunos post de moda que subí coincidiendo con esta época, tengo bastante bien documentado el avance de la barriga, cosa que siempre viene bien para tener un bonito recuerdo de algo tan especial y único como un embarazo, que a pesar de ser algo cotidiano, natural y común, no deja de ser mágico e increíble.



Cuando supe del segundo embarazo, Marna acababa de cumplir 7 meses. Poco después llegó la tremenda pandemia de la que aún somos pasto, y con ella el confinamiento. Y en parte "gracias" a ello he vivido esos primeros y delicados meses de embarazo con más tranquilidad desde casa, aunque el no salir apenas, no caminar a diario ni tener una mínima rutina física, hizo que me sintiera algo débil y pesada. Por supuesto, es perfectamente posible seguir un programa de ejercicios en casa, estiramientos, yoga, pilates y tantas opciones, pero no os voy a mentir, el deporte nunca ha sido mi fuerte... (eso sí, adoro caminar con o sin rumbo y no tengo mesura, pero no son tiempos de dar largos paseos).

En este caso, tampoco tuve apenas náuseas (aún menos que en la ocasión anterior), ni rechazo a ningún alimento, sólo algo de anemia en el segundo trimestre. Eso sí, las últimas semanas se hicieron eternas porque aparecieron algunos viejos conocidos como la acidez, y con una barriga de 8 y 9 meses, atendiendo a diario una niña aún muy pequeña que es activa y pesa como un plomito, todo costaba más, como es lógico.

Por suerte, tampoco tuve estrías ni gané demasiado peso, pero algún kilito extra ya se había colado del embarazo anterior y ahí sigue (y no me quejo, que aún comiendo sano soy débil cuando de chocolate se trata...). Me cuidé lo justo y necesario, sin excesos en la alimentación y siendo constante con el cuidado de la piel. Usé a diario protector solar para el rostro (a pesar de que he salido muy poco de casa en estos últimos meses), Trofolastin para evitar las estrías en la zona de la barriga, aceite de rosa mosqueta en algunas ocasiones y Lipikar fluido de La Roche Posay, una loción hidratante corporal para pieles sensibles.



Mi fecha prevista de parto era el 29 de octubre y nada indicaba que hubiera que inducir (como ocurrió con Marna en el último momento y sin esperarlo), así que tras comprobar que tanto la última ecografía como las analíticas eran correctas sólo restaba esperar y tener todo preparado con semanas de antelación para estar tranquilos. Mi actitud ante el momento del parto era la misma que el anterior, con aceptación por cómo pudiera ocurrir todo, tranquilidad por sentirme rodeada de profesionales por lo que pudiera pasar, sin temores "pre-fabricados" y con expectación e ilusión.

Y llegó el sábado 24 de octubre con su cambio de horario para rendir homenaje a la temporada de frío (aunque en Mallorca ese frío aún se está haciendo esperar). Y lo que empezó siendo una leve molestia a medio día, se fue transformando en un pequeño dolor cada vez más presente, hasta que en cuestión de muy pocas horas, ese dolor eran unas señoras contracciones que me estaban dejando sin habla.

Si bien dicen que el segundo parto es más rápido, en mi caso se cumplió el dicho y sin esperarlo esa misma noche, apenas entrada la madrugada, tuve que ponerme en marcha porque la cosita se estaba poniendo muy seria. Ilusa de mi, pensaba que si la labor de parto se había iniciado, aún podría estar con contracciones hasta el día siguiente, y que si en todo caso rompía aguas, tendría tiempo de prepararme antes de correr al hospital... Pues no, sobre las 2 de la madrugada, así como buenamente pude, nos pusimos en marcha rumbo a Son Espases (el hospital público de Palma donde también di a luz a Marna).

Me ahorraré muchos detalles porque más que un post, esto sería una novela... Llegamos a urgencias a la "hora bruja" (las 3 de la mañana, que de repente con el cambio de hora volvían a ser las 2), y con ello, un fallo informático en los sistemas que obligó a tomar datos a mano y ralentizar mi revisión e ingreso (en ese momento apenas me mantenía en pie por el dolor). Cuando me revisaron, ya estaba de 7cm de dilatación (... ¡con razón no podía ni pronunciar mi nombre!).

Pedí la epidural, pero mientras, con motivo del covid-19 y habiendo aparecido de urgencia y de madrugada, el equipo tenía antes que equiparse con todos los extras, hacerme la prueba pcr (que por suerte dio negativo) y ponerme una vía (y no me quejo, es el protocolo y las circunstancias eran las que eran). Cuando vino el anestesista, había dilatado 1cm más, y con 8cm (casi completa) no me aconsejaban pinchar porque era tarde. Aún así, insistí y con mucho esfuerzo por mi parte por aguantar el dolor me pusieron la epidural, que supuso un poco de alivio durante un ratito.

Me rompieron la bolsa (a pesar de que ya estaba casi en dilatación completa no se rompía) y en poco más de media hora, la epidural desapareció (ya me advirtieron que podría ocurrir, aunque debo decir que la máquina avisó varias veces de que había obstrucción en la cánula...). Pero ese ratito en el que la anestesia hizo efecto, aunque breve, desaceleró un poco los últimos 2cm que me quedaban, y fue una bendición, porque a "papá" le dio tiempo a entrar y asisitir al parto. Había tenido que esperar fuera bastante tiempo por diferentes circunstancias y llegó cuando las contracciones se reactivaron y la anestesia me abandonó por completo.

El resto fue simplemente un parto natural, muy consciente, doloroso pero sin miedo, no traumático, con la ayuda justa, muy instintivo, muy deseado, crudo pero hermoso, y desde luego con un final más que feliz.

Dante nació el domingo 25 de octubre a las 7´30h, poco más de 3kg de bendición y mamá sin desgarros, sin instrumental, puntos ni laceraciones (Marna también se portó igual de bien, soy una afortunada...).


Recién llegados a casa

Debo decir que, aunque este parto fue muy diferente, más rápido y salvaje, por decirlo así, también lo ha sido la atención postparto durante las siguientes 48h de ingreso en el hospital, y en este caso para bien. Esta vez tuve asesoramiento especial para la lactancia, cosa que eché de menos el año pasado. También se agilizaron algunas pruebas tanto físicas (como la auditiva) como burocráticas para evitar que tengas que hacer nuevas visitas presenciales, lo cual facilita bastante las cosas y más dada la situación.



Dante ha llegado en plena pandemia histórica, y él lo aprovecha con alegría, porque como no sale de casa duerme todo lo que puede y más... La lactancia, en esta ocasión, empezó con los mismos problemas (mi piel es muy sensible) pero como la experiencia es desde luego un grado, lo estoy llevando bastante mejor, consiguiendo una LME prácticamente al 100%; de hecho, en sus primeros 11 días de vida ya ha ganado medio kilo.



Y aquí seguimos con Marna, que ha dejado de ser la bebé para convertirse en la hermana mayor aún teniendo 16 meses, y con Dante, una pequeña y dormilona revolución de la que intentaré saborear cada momento porque estos pequeñines crecen demasiado rápido...



¡Gracias por leerme y hasta pronto!

Fuente: este post proviene de Misscolorin, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

¡Muy buenas a tod@s! Vuelvo con mi primer fashion haul postparto apenas un mes después de dar a luz (si os interesa, aquí os hablo sobre ello), así que teniendo en cuenta que mi cuerpo aún no ha vuel ...

En ocasiones, la vida te regala su magia... No hace demasiado publiqué (aquí) el post sobre el embarazo y el parto de Marna, mi primera hija, recién cumplido su primer año de vida. En esta ocasión, o ...

¡Pues sí, os traigo nuevas prendas de Femmeluxe! Desde luego, este verano le estoy dando una alegría a mi armario después de haber hecho una buena limpieza (los cambios de temporada y las mudanzas son ...

¡Muy buenas! Hoy traigo mi segunda colaboración con Femme Luxe (os dejo aquí la primera por si no la habéis visto). Como ya comenté, se trata de una web online de Reino Unido de ropa y complementos ...

Etiquetas:

Recomendamos

Relacionado

bebés embarazo lactancia ...

En el post de hoy os voy a contar cómo fue mi segundo embarazo, concretamente el día del parto. Emma nació el 17 de enero (el 17-01-2017, será difícil no acordarse) un poco antes de las 19.00 de la tarde. Sobre esas horas empezó a nevar en Alcoy, me acuerdo de ver los copos caer por la ventana. Las contracciones empezaron la noche anterior, no eran dolorosas ni seguidas pero estaban ahí. Sobre las ...

Embarazo Tercer trimestre embarazo embarazo

El hipnoparto es un método de hipnosis para el embarazo y el parto que permite reducir la ansiedad de las futuras mamás y sus miedos. Muchas mujeres experimentan ansiedad durante el embarazo, quizá por el miedo al dolor que piensan que se puede producir en el momento del parto, por lo que les contaron sus amigas, su madre o su vecina, o incluso por su propia preconcepción. También pueden producirs ...

Embarazo mi experiencia sentimientos de madre

Hoy os traigo mi experiencia de parto inducido por colestasis! Ya os conté en otro post mi experiencia de colestasis durante el embarazo y como un jueves por la tarde me soltaron la súper frase «Vale, pues mañana a las 8.00 ven aquí que te induciremos el parto» Después de algo así una no pega ojo, os lo puedo asegurar. Siempre imaginé el final de mi embarazo con cierto romanticismo. Me v ...

Bebés y mamás Embarazo parto y posparto ...

Desde el domingo pasado somos ya una bonita familia de cuatro. La nena se adelantó tres semanas, siguiendo exactamente los mismos pasos de su hermano, y vino al mundo en un parto natural y maravilloso que me ha confirmado que las segundas oportunidades existen. Ha sido un parto que me ha reconciliado con mis miedos y que me ha sacado, por fin, la espina del primero. Ser capaz de dar a luz sin epid ...

Embarazo Las Aventuras de Mamá Ventura

Os cuento el relato de mi tercer parto, el primero sin epidural. Espero que disfrutéis íntegramente de este post, que nace desde el cariño y el respeto que le tengo a todo parto. Relato de mi Tercer Parto Introducción Tengo ganas de contaros mi primer parto sin anestesia, los dos anteriores fueron con anestesia epidural ambos, siendo entre ellos, partos totalmente diferentes. Hoy os relato mi terc ...

general cuerpo

En los anteriores post te he hablado sobre el plan de parto, de sus beneficios, que cuestiones se ven dentro, como se presenta e información útil sobre el mismo, en este post quiero hablarte sobre el plan de parto según cada comunidad autónoma, ya que no en todos los sitios su presentación y su contenido no es igual, además incluiré el plan de parto correspondiente a tu comunidad para que te sea m ...

Mi mundo

Una seguidora de Facebook, me comentó que le había parecido muy útil el artículo del lado oscuro de la epidural, pero que le encantaría saber si el parto natural también tenía algún inconveniente o lado oscuro, así que le prometí que esta semana escribiría sobre ello. ¿Tiene el parto natural algún inconveniente? La semana pasada te hablé del lado oscuro de la epidural, antes de seguir contarte que ...

Artículos

Cuando ha llegado el momento de tener el primer hijo, muchas parejas se plantean si hacer un seguro médico privado a la mujer para así tener un mayor seguimiento del embarazo y saber que es tu ginecólogo quien atenderá tu parto. Nosotros fuimos una de esas parejas y Doña cuchufleta nació en un hospital privado. Lo primero que hice tras hacerme el seguro fue coger el listado de ginecólogos y busca ...

Embarazo

Cuando el embarazo llega a su fin empiezan los nervios y nos hacemos mil preguntas: ¿Cuándo empiezan los síntomas del parto? ¿Cómo puedo saber cuándo debo ir al hospital? ¿Cómo puedo saber si los síntomas del parto son de un parto real o forman parte de una falsa alarma? Nadie quiere ir al hospital y que le hagan volver a casa por no haber interpretado bien los síntomas del parto, así como tampoco ...

EMBARAZO MATERNIDAD VIDA ...

Cuando me quedé embarazada de Telma no sabía muy bien como imaginarme mi parto. Supongo que condicionada por mi experiencia anterior, me lo imaginaba similar al de Olivia aunque sabía que todo podía acabar siendo muy diferente, y así fue, nada que ver. (Os dejo el link con el primer post del parto de Olivia por si queréis echarle un vistazo) En la ecografía morfológica del tercer trimestre, allá p ...