Blog de fátima Idea guardada 4 veces
La valoración media de 3 personas es: Muy buena

Parto natural

Tranquilo y sin miedo

parto natural


Sin duda, el momento más importante del embarazo es el parto. Después de nueve meses, por fín termina la espera y podremos ver la cara de nuestro bebé. Pero eso sí, primero hay que pasar por el parto, debemos ayudar a nuestro bebé a llegar al mundo de la mejor forma que sepamos, es nuestro primer gran ejercicio como madres. 

Hay muchos tipos de parto. Para algunas mujeres, la mejor opción es el parto natural. Se trata del parto más simple, consiste precisamente en dar a luz sin ayuda de ningún tipo de medicamento, simplemente confiando en una misma y en algunas técnicas como la relajación o la respiración controlada, para poder soportar el dolor. No consiste en ser valientes ni en mártires, sino disfrutar plenamente del momento del parto a pesar del dolor. ¿Sabes en qué consisten este tipo de partos? En este reportaje, te lo contamos.



¿Por qué elegir un parto natural?



Cada vez más mujeres y profesionales de la obstreticia se inclinan con el parto natural. Está demostrado que el parto natural es más seguro para la embarazada y el bebé. Por sorprendente que parezca, al no existir intervenciones médicas los riesgos se minimizan y, aunque parezca inpensable, las intervenciones sistemáticas han convertido el parto en un hecho médico en lugar de un acontecimiento natural para el que el cuerpo de la mujer está preparado.

embarazada hospital


Elegir un parto natural supone una gran confianza en nosotras mismas. No implica que la mujer no vaya a sentir dolor, pero el miedo que a veces sienten las mujeres contra el parto agrava el dolor, por lo que aquellas mujeres que confían en sí mismas para logran un parto natural minimizan este dolor, sobre todo si se han preparado para el gran día. El parto natural es una buena opción, pero siempre bajo supervisión, no debemos dejar que ni la madre ni el bebé corran riesgos únicamente por querer sentir de la mejor forma el proceso.



Ventajas de un parto natural



El parto natural permite a la mujer controlar todo su cuerpo con la mínima intervención médica. Por ello, aquellas personas que optan por este tipo de parto, deben aceptar el dolor que supone, aunque con una buena preparación y el apoyo adecuados, probablemente sientas mucha más satisfacción que con un parto asistido.

bebe recien nacido


Como hemos dicho, la principal ventaja de un parto natural es que al evitar intervenciones médicas innecesarias, evitamos igualmente efectos secundarios tanto en el bebé como en la madre. No se pierde la conciencia, ni la sensibilidad corporal, lo que nos permite ser conscientes de lo que ocurre en cada momento, disfrutar del parto completamente y poder incluso buscar posiciones más cómodas en según qué momento del parto.

Psicológicamente, muchas mujeres se sienten muy fortalecidas después de la experiencia de un parto natural. La sensación de valentía, de confianza en una misma es algo que no se olvida en toda la vida y puede llegar a ser muy gratificante. Además, el parto se convierte en un momento muy íntimo en el que puede participar muy activamente la pareja, algo que no ocurre en un parto hospitalizado, esto fortalecerá vuestra relación además de hacerle sentir también muy especial a él.

¿Cómo prepararse ante un parto natural?



Lo mejor que podemos hacer si decidimos optar por un parto natural es crear un plan de nacimiento. Esto significa que debemos asegurarnos de escoger un lugar adecuado y un médico adecuado, para tener el apoyo que necesitamos. Llevar a cabo un parto natural no significa no contar con ayuda médica, es indispensable tener un buen apoyo para que nos ayude a hacerlo de la mejor manera y solucione cualquier complicación que pueda llegar a surgir.

clases yoga


Una vez que tenemos el plan diseñado, debemos buscar clases prenatales que nos puedan ayudar físicamente durante el momento del parto, si son orientadas al parto natural, mucho mejor. Este tipo de clases, incluyen técnicas de respiración y visualización. Tanto a tu pareja como a tí, os enseñarán patrones básicos de respiración, para poder ir practicando, mientras que tu instructor te ayudará a visualizar imágenes tranquilas en la mente para poder minimizar el dolor. Aunque parezca imposible, podemos hacerlo todo a la vez.

Además del apoyo personal y de las técnicas de respiración, algunas madres optan por otro tipo de técnicas, como pueden ser los masajes, la aplicación de frío y calor e incluso la acupuntura o hipnosis. Sin embargo, esto requiere una gran profundización y un gran aprendizaje para poder lograr una gran concentración que nos permita reducir nuestro dolor ante el parto.

El parto natural es una opción tan válida como cualquier otro método para dar a luz. Sin embargo, debemos tener en cuenta la gran preparación física y psicológica que se necesita para llevarlo a cabo. Después sólo queda vivir la experiencia, una inolvidable y única experiencia.

Agradecimientos: harinaivoteza/flickr, nateOne/flickr, Herkie/flickr, lululemonathletica/flickr

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

Relacionado