soyoptimista.com Idea guardada 14 veces
La valoración media de 86 personas es: Muy buena

Personalidad según el orden de nacimiento

Ser el primogénito, el del medio o el benjamín tiene mucha importancia: ese orden no sólo puede llegar a predisponer el futuro de los hermanos, sino que acaba siendo determinante a la hora de modelar la personalidad.

Alfred W. Adler fue un médico y psicoterapeuta austríaco, fundador de la escuela conocida como psicología individual. Fue un colaborador de Sigmund Freud y cofundador de su grupo, pero se apartó tempranamente de él, en 1911, al divergir sobre distintos puntos de la teoría psicoanalítica. Adler fue el primero en destacar en su teoría sobre las constelaciones familiares, la importancia del orden de nacimiento en el desarrollo de la personalidad. Posteriormente,  Frank J. Sulloway, psicólogo y miembro del Instituto de Investigación Social y de la Personalidad de la Universidad de California, escribió el libro Born to Rebel, en el que explica cómo las rivalidades entre hermanos y las estrategias para ganarse la atención de los padres durante la infancia determinan la personalidad de adultos.

El primogénito: El triunfador

Los estudios de Adler y Sulloway señalan que los hermanos mayores son más conservadores, responsables e incluso más inteligentes que sus hermanos menores. Es curioso que más de la mitad de los presidentes de EE.UU. hayan sido primogénitos, así como 21 de los primeros 23 astronautas estadounidenses y más de la mitad de los ganadores de los premios Nobel.

Son conscientes, confiables, prudentes y de alto rendimiento, pero también pueden ser controladores y rígidos.

Al principio suelen ser consentidos o malcriados, debido a que la atención de sus padres es únicamente para ellos. Cuando llegan los demás deben compartir el amor.

Los primogénitos tienden a desarrollar una mayor capacidad verbal, debido al papel de interlocutor entre padres y hermanos.

Existen una serie de factores que repercuten en la relación entre padres e hijos como, por ejemplo, si la criatura fue deseada o si el sexo del hijo era el que esperaban. También el hecho de que antes del niño haya habido alguna pérdida o aborto, o si existe otro hijo con algún tipo de déficit o alteración neurofisiológica.



Los medianos: El pacifista

Los medianos son los que tienen percepciones más creativas de la realidad. Son el grupo más difícil de categorizar, en parte porque se agrupan en situaciones poco comunes.

La clave para entenderlos es pensar de forma redundante. Para evitar el conflicto y la competencia directa, un hijo del medio, a menudo va en una dirección marcadamente opuesta a la del niño (o niños) por encima de él. Suelen ser muy relacionales, tienden a ser complacientes con la gente, y por lo general odia la confrontación.

Una de las paradojas interesantes sobre ellos es que mientras que tienden a ser mediadores y negociadores, de todos los órdenes de nacimiento, por lo general son los más discretos, manteniendo las cosas para sí mismos.

El pequeño: El alma de la fiesta

Los menores cultivan una personalidad menos convencional, pero más independiente y creativa. Eso se debe, en cierto modo, a que los pequeños se encuentran desde el principio con otro niño que comparte con ellos la atención de sus padres, lo cual hace que busquen la forma de crear su propio lugar con una estrategia más flexible.

A menudo son los peores alumnos, los payasos de la clase y el alma de las fiestas. Debido a que nacieron al último, siempre aprenden a hacer por primera vez lo que sus hermanos mayores ya se han realizado, tienen una tendencia a llamar la atención y por lo tanto puede ser muy perseverantes. Suelen elegir puestos de trabajo orientado a las personas.

Hijo único: El solitario

Los hijos únicos son muy similares a los primogénitos, pero ellos llevan algunos de sus cualidades al extremo. No sólo son líderes, también tienden a ser súper perfeccionistas. 

Lo más probable es que un hijo único sea adicto a crear listas, un erudito, y con una lógica desarrollada. También tienden a ser muy conservadores. Con la gente, sin embargo, pueden ser introvertidos. Estos hijos únicos son los mega-motores del mundo. Están orientados a las tareas, tienden a ser muy bien organizados, muy conscientes, y en última instancia confiables.

Nunca compiten por la atención. Es probable que sean consentidos y ligados a la madre.

.

Fuente: este post proviene de soyoptimista.com, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Haz deporte sin lesionarte

El deporte es algo indispensable si queremos mejorar nuestra salud. No es necesario entrenar para ir a las olimpiadas, solo practicar el ejercicio físico adaptado a nuestras necesidades, nuestro estad ...

Recomendamos