comunidades

Soy Dependiente

La verdad es que nunca llegas a darte cuenta de que tan dependiente puedes ser de otra persona, pensamos que las cosas siguen su camino como siempre, como si nada estuviera fuera de lo común, que ya casi en automático las tareas se realizan como todos los días, las actividades mantienen su orden, mientras la jornada diaria sigue su curso, pero que pasa si es que esa sinergia que existe en una pareja o familia se llega a romper por pocos días?? y no estoy hablando de una separación o divorcio, ni nada que se le parezca, como ya había comentado anteriormente, mi esposa tuvo que estar internada en la clínica por varios días y yo tuve que encargarme de algunas de las actividades/tareas que ella realiza en casa durante ese pequeño lapso de tiempo.

Yo nunca pensé que las tareas de la casa y el cuidado de mi hija fueran responsabilidades tan agotadoras, y eso que yo no pude hacer muchas de esas actividades tan elaboradas que deabía cubrir, fue una suerte contar con el apoyo de mi mamá durante esos días, pero la idea era tampoco abusar de su tiempo, ella también trabaja. Yo tuve que desaparecer de la oficina por esa semana, quedarme en casa y cuidar a Mara Sofia, fueron los cinco días más largos de mi vida, donde entendí el nivel de exigencia que una niña de 4 años puede generar.

Y mi aventura empieza al alba, tenía que iniciar el día a las 6:00am cuando usualmente me despiertan a las 6:45am, en lugar de encontrar el desayuno a medio hacer, tener que hacerlo yo desde cero, incluyendo la formula/leche que Mara Sofia toma todas las mañanas a la hora que se despierta. Luego de eso, dependiendo de lo que toca en la agenda, si ir a la natación o al teatro, había que alistarla, preparar sus cosas y pobre de mí sí me olvidaba de algo. Luego venía la hora del almuerzo, y ese era otro tema, tuve que apoyarme en mi mamá un par de días y en mi abuela los otros dos días.

Ya en la tarde, dependiendo de la agenda del día, si era martes o jueves, había que llevarla al taller de pintura y si no habían actividades para la tarde, teníamos que salir de pasear o quedarnos a jugar en casa (dos veces me acompaño a la clínica a visitar a su mamá), pero sin importar el día, o la dejaba donde mi mamá o ella la recogía de donde yo estuviera, ya que era mi mamá la que se encargó de darle de cenar para luego bañarla, mientras yo aprovechaba la tarde para ir a la clínica y poder quedarme hasta casi las 8pm, esperando a que pase el médico tratante para conversar sobre los avances y los pronósticos.

Finalmente, para culminar la jornada, en la noche tenía que regresar donde mi mamá para recoger a Mara Sofia, que bien podría estar dormida o despierta, en ese momento yo podía comer algo y luego los dos regresábamos al departamento. Mara Sofia siempre se queda dormida en el auto, lo que me obligaba a tener que cargarla hasta la cama, donde la dejaba solo por un momento, mientras yo aprovechaba para ordenar algunas cosas, lo que se podía. Aprovechar ese momento para ducharme y antes de dormir pasar a Mara Sofia a la cama grande. Lamentablemente tengo el sueño muy pesado y en la noche no suelo escuchar nada, ni los temblores me levantan, y tenía el temor de no escuchar si mi hija me llamaba, fue por eso que preferí dormir con ella.

Y así se fueron pasando los días hasta que llegó el momento de ir a recoger a Mary cuando fue dada de alta, y fue ahí cuando todo volvió casi casi a la normalidad, pero para ser cien por ciento sincero, fue la semana más exigente de mi vida, es totalmente diferente a trabajar en una oficina de 8am a 6pm, el estrés es muy diferente.
Resumiendo, un poco, hay que ser consciente y aceptar que hice mi mejor esfuerzo, pero que pude haber hecho más, el tiempo siempre me ganaba, los minutos se pasaban volando y siempre estaba tarde.

De esta gran experiencia he podido rescatar que soy demasiado dependiente de mi esposa, hay cosas que no podría hacer sin el entrenamiento adecuado y que ella lo hace muy bien. Que cuidar a mi hija es realmente agotador, nunca se cansa, siempre tiene energía para hacer de todo y mis baterías lamentablemente ya no tienen la misma resistencia que cuando tenía 20 años. Que mi hija asumió por unos días el papel de niña grande, me ayudaba en todo lo que podía y nunca me hizo problemas.

Mis mayores problemas, los más resaltantes fueron que:

Nunca pude hacerle un peinado adecuado a mi hija, nada de trenzas, moños y arreglos elaborados, una cola de caballo y listo, sin importar como me quedaba, ella siempre me decía que estaba hermosa.

Nunca pude cocina nada extraordinario, arroz con huevo y una que otra fritura fueron suficientes, no me pidan hacer estofados o guisos, ahí si pierdo y con roche.

Nunca pude identificar correctamente que ropa mezclar para meterla en la lavadora, metía todo en una sola tanda y casi friego el aparato por exceso de peso.

Fuente: este post proviene de Papá en Acción, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Tengo miedo y no dudo al decirlo, estamos viviendo momentos complicados, no importa desde donde lo vea, ningún ángulo mejora la imagen, los números cambian todos los días, y siempre van subiendo, no c ...

Hace varios años, allá por el 2015, cuando Mara tenia recién 2 años, empezamos a evaluar algunos de los colegios ubicados por nuestra zona, con la finalidad de elegir la mejor opción para que pueda ir ...

Desde hace algún tiempo viene dando vueltas en mi cabeza esa no tan nueva terminología, ya que mi hija, que anda viendo vídeos en YouTube en cantidades industriales, va siendo influenciada de alguna f ...

Siempre nosotros, los padres, estamos tratando de que nuestros hijos aprovechen todo el tiempo disponible que tienen, todo el tiempo, y por esa razón desde que podemos, los metemos en tantas actividad ...

Recomendamos

Relacionado

Reflexiones Crianza Mamá en casa

Una vez alguien me preguntó: “¿Cuándo vuelves a trabajar? Ya sabes que una mujer inteligente en casa es una mujer desperdiciada”. La pregunta resonó hasta lo más profundo de mi ser y despertó en mí una gran inquisición propia. ¿Soy una mujer desperdiciada? La verdad es que quedarme en casa con mis tres hijos no fue una decisión que tomé, fue algo que simplemente sucedió. Cuando nació m ...

general maternidad

Mi hija la segunda trajo uno de los virus más fuertes que he visto en los últimos tiempos. El virus del mal fue tan fuerte que contagió a sus hermanos, su papá, la nana, la chica de cocina, la primita que siempre viene a jugar y hasta el perro. Sí, no miento, mi pobre perrita también cayó. Todos cayeron menos yo. Estaba feliz, pues la enfermera oficial de la casa soy yo y al estar sana pude cumpli ...

Hace unos días alguien me dijo en tono despectivo que yo era una mamá "moderna", no me hubiera importado mucho a no ser por el tono en el que se dijo y en el contexto que se dijo. Mamá moderna por dejar comer a mi hija con las manos.. nada más que por eso.... o a lo mejor hay más detrás pero de momento no ha salido a flote... me la estarán guardando. Porque somos tan críticas las mamis c ...

Maternidad madres jóvenes

Otras tres madres han querido unir a este especial madres jóvenes, y nos cuentan su historia. No te pierdas ninguna, no olvides dejarnos tu opinión.  Melody de (Sevilla), madre a los 24 años. Fui madre por primera vez con 24 años y por segunda con 25… en octubre cumplo 26 Mi primer embarazo me entere a días de mi boda. Siempre, desee ser madre, era algo que me daba miedo que no ocurriera y c ...

Andanzas

A Leo lo tenemos olvidado, absorbidos como estamos por el día a día, por Maramoto, por las tareas del hogar, por el trabajo, por Tacatá, por todo en general. Apenas tenemos tiempo para reparar en él, para sentir cómo se mueve la barriga de mamá, para pensar en cómo será nuestra vida en apenas unos meses, cuando seamos cuatro; para pensar en ello, en definitiva, y hacerlo sin ahogarnos sin remedio ...

maternidad

Ayer estuve leyendo a los blogs que sigo y me encontré con éste post de Carmen, del blog no soy una mamá drama, donde habla sobre disfrutar de la vida, y de la maternidad pero sin olvidarse de una misma. Me sentí muy identificada con sus palabras y quería compartirlo con vosotros. Soy madre desde hace tres meses, adoro a mi hija y daría todo por ella, pero también soy persona, no sólo la mamá de L ...

Andanzas

Como os comenté al regreso de las vacaciones, durante el verano a Maramoto se le ha soltado la lengua. Su vocabulario, sin embargo, aún es escaso, así que entre palabra y palabra se nos cuelan un sinfín de sonidos que aún no hemos sido capaces de interpretar (tenemos a sueldo a un grupo de expertos en lengua Dothraki para que nos subtitulen las conversaciones). En las últimas semanas la mamá jefa ...

Andanzas rutina del sueño sueño niños

De la anarquía… Hace unos dos años y medio, aunque parezca que ha pasado un siglo, escribí un post titulado ‘La fiesta del pijama’ en el que contaba cómo nos daban cada día las 11, las 12 de la noche e incluso la 1 de la madrugada intentando dormir a Mara. Entonces la pequeña saltamontes apenas tenía 8 meses, pero ya era la vitalidad y la energía infinitas hechas niña. Por aquell ...

celulitus facial clínica emergencia ...

Luego del año nuevo pasamos una situación bastante complicada, tan complicada que mi hija termino internada tres noches, entrando el martes 2 de enero a emergencias con el rostro hinchado. Hasta el día anterior no teníamos idea de lo que estaba sucediendo, habíamos hablado con el pediatra porque habíamos detectado una pequeña hinchazón, pero por lo visto nada complicado, solo tuvimos que aplicar u ...

Menstruación mamá precavida Entre Madres ...

Ser mamá es una de las mejores etapas de mi vida, pero antes de ser mamá soy mujer. La vida de una mujer se desarrolla en distintas etapas, desde la niñez nos vamos formando y creciendo, convirtiéndonos en lo que hoy representamos. Uno de los momentos que sin duda nos marca, es el momento en que menstruamos por primera vez. Ese es el indicio de que vamos dejando atrás esa etapa infantil que sie ...