comunidades

El miedo existe

Tengo miedo y no dudo al decirlo, estamos viviendo momentos complicados, no importa desde donde lo vea, ningún ángulo mejora la imagen, los números cambian todos los días, y siempre van subiendo, no cambian la ruta, van mostrando lo peor y es realmente espeluznante.

Soy un papá más que se encuentra encerrado, cumpliendo con los decretos y las normas que van saliendo día tras día, uno de los millones de padres que no la tienen clara, de esos que no sabemos si habrá un mejor mañana, si seguiremos con trabajo, si seguiremos sanos. Yo no sé cuánto tiempo más tendrá que pasar para poder abrazar a mi mamá de nuevo, a la que tanto extraño, si podré hablar con mis abuelos en persona nuevamente, si podré sacarme nuevas fotos con ellos, ya que ambos son bastante mayores, son parte de la población en riesgo.

Los niños son los que peor la tienen, porque están acostumbrados a salir a cada rato, a disfrutar de los amigos, a pisar el parque, a jugar pelota. Mi hija extraña el colegio, extraña a sus amigos, extraña a su familia, extraña poder salir, continuar con sus actividades diarias y sus talleres. Inocentemente pregunta cada cierto rato si puede salir unos minutos al parque interno del condominio, solo nos queda explicarle nuevamente que no se puede, ella entiende, pero a los días se olvida, soy el peor carcelero del mundo.

Ya son cinco semanas que llevamos dentro, es verdad que salimos, pero una vez a la semana, manteniendo el distanciamiento social y cumpliendo con todos los protocolos de aseo. Yo salgo semanalmente a comprar víveres, enmascarado como un superhéroe de Marvel o como un bandolero del viejo oeste, caminando, porque no podemos usar el automóvil, arrastrando la carretita, esa cosa con ruedas que se ha vuelto mi pareja de caminatas, que me ayuda a cargar de vuelta los insumos necesarios para sobrevivir los próximos siete días.

No tengo que ir muy lejos, pero las veces que he tenido que salir me he demorado demasiado, las colas para poder hacer algún tramite bancario son de nunca acabar, entrar a una tienda es peor, puedo estar dos horas esperando, parecemos una fila de zombis, uno detrás del otro, nadie habla, nadie conversa, avanzando a paso lento e inseguro, con el miedo a flor de piel, preguntándome si quien está delante mío estará igual de sano que yo, si se cuida igual que yo, si tiene una familia que lo está esperando en casa, como a mí. Vivo en una constante preocupación, pensando en si la cajera que me cobra en la tienda no estará incubando el virus, si el chico que me ayuda a empacar las compras estará igual de asustado que yo, preocupado por el resto de los clientes de la cola, esperando que se acabe el turno para salir de esa tortura infinita.

Los tiempos están cambiando, ahora las reuniones de amigos son por Zoom, si antes no tenía tiempo para reunirnos, ahora nos hemos visto más veces que en los últimos 25 años. Ver a mi abuela a través de una video llamada es un logro de otro nivel, conversar con mi familia ahora es más común y es más sencillo, no necesito ir a visitarlos, estamos a un clic de distancia, nos vemos más seguido, conversamos más seguido. Por lo visto no todo es malo al final de cuentas.

La tecnología nos está uniendo mucho más, antes nos mantenía separados, mi hija ahora recibe sus clases por video conferencia, sus materiales llegan por correo electrónico y le mandamos fotos y videos a las profesoras, justificando los avances. Yo ahora trabajo desde casa, resuelvo problemas desde mi escritorio, no tengo que estar dentro de una oficina 8 o 9 horas diarias, disfruto más este encierro porque tengo a mi familia conmigo, no a todos lamentablemente, pero estoy disfrutando cada minuto que pasamos juntos. Ahora hago de profesor y de apoyo en las tareas del colegio, tengo tiempo libre para ver televisión juntos, esos minutos que gastaba viajando de ida y vuelta a la oficina los aprovecho en casa. Somos fanáticos de Netflix, saltamos soga, jugamos vóley-globo en la sala comedor, he desenterrado el monopolio y estoy a punto de comprar algún otro juego de mesa en mi siguiente salida.

No todo es malo, siempre donde hay problemas se presentan las mejores oportunidades, sin embargo, el miedo no se va, y eso es lo más difícil, hoy tener miedo es normal.



Fuente: este post proviene de Papá en Acción, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Tengo miedo y no dudo al decirlo, estamos viviendo momentos complicados, no importa desde donde lo vea, ningún ángulo mejora la imagen, los números cambian todos los días, y siempre van subiendo, no c ...

Hace varios años, allá por el 2015, cuando Mara tenia recién 2 años, empezamos a evaluar algunos de los colegios ubicados por nuestra zona, con la finalidad de elegir la mejor opción para que pueda ir ...

Desde hace algún tiempo viene dando vueltas en mi cabeza esa no tan nueva terminología, ya que mi hija, que anda viendo vídeos en YouTube en cantidades industriales, va siendo influenciada de alguna f ...

Siempre nosotros, los padres, estamos tratando de que nuestros hijos aprovechen todo el tiempo disponible que tienen, todo el tiempo, y por esa razón desde que podemos, los metemos en tantas actividad ...

Recomendamos

Relacionado

Familia Pedacitos de mi

En marzo no creíamos posible que nos dejaran encerrados entre cuatro paredes por un tiempo indefinido. Aquí, en Chile, recibimos primero las noticias de China y Europa, cómo iban dejando a las ciudades en cuarentena, y a la par que en España, se inicio una cuarentena aquí, en principio casi voluntaria por parte de mucha gente, donde lo único que se cerraron fueron los colegios. Después, las empres ...

dudas separación ayuda ...

240 días. Esos son los días que han pasado desde que me fuí de casa hasta que presenté mi demanda de divorcio. En todo este tiempo, he pensado en todo lo que podría ir mal, en lo que podría ir peor, en lo que quizás pueda ir bien... Y te aseguro, que ni todo es tan bueno ni tan malo. Por eso vengo a contarte como lo hice, te puedo decir que me ha costado muchos años tomar esta decisión, que po ...

Cosas que pasan burnout parental crianza ...

No todo cansancio es “burnout” Estar cansad@ y pasado de vueltas en los quehaceres como padres es muy común, aunque sea políticamente incorrecto decirlo y poco instagrameable contarlo. Según un estudio realizado por la revista Frontiers in Psychology, sobre 2 mil familias, el 13% de los padres manifestaron estar exhaustos y agotados emocionalmente por la educación de sus hijos. Pero ha ...

apoyo Descanso devoción ...

"Hay veces que el amor mas intenso se oculta detrás del silencio mas profundo" (Anónimo) En lo profundo de de cualquier emoción, sentimiento, recuerdo, expectativa, anhelo, siempre va hacer algo o alguien quien lo haga salir para poder sentirla a flor de piel. Yo he aprendido que no puedo dar a nadie ni a nada por hecho, solamente lo que hoy se me presenta es lo que puedo afirmar que ten ...

Desarrollo personal Recursos miedo ...

Uno de los miedos más frecuentes con los que me encuentro en padres y docentes y uno de los que más afecta a sus vidas (y, en consecuencia, a la de sus hijos y/o alumnos) es el miedo al cambio. Miedo a cambiar de pareja, miedo a cambiar de ciudad, miedo al cambio de trabajo Por eso, hoy vamos a profundizar un poquito en este tema e intentar arrojar un poco de luz. La metatesiofobia, término con el ...

Motivacion Maternidad Colaboraciones ...

Los miedos son sentimientos innatos en los seres vivos. Los niños a lo largo de su desarrollo, van superando poco a poco sus temores. Durante los primeros meses de vida, la sensación de miedo que experimenta el bebe se produce por la ruptura de su estado de equilibrio y seguridad. El bebe se asusta ante estímulos intensos, luz fuerte y directa, un rostro desconocido, movimientos bruscos del adulto ...

Familia Pedacitos de mi #temadelasemana ...

Primera semana que me uno a esta iniciativa de @papasblogueros para reflexionar cada semana sobre un tema propuesto. Esta El tema es: “Tengo miedo a…” y si me pongo a pensar, creo que la maternidad te llena un poco de miedos. Miedos que florecen de todas partes sin que puedas detenerlos, miedos en los que antes ni pensabas. Miedos de todo tipo. Pero vamos por partes: Tengo miedo ...

Maternidad ¡¡ESTOY EMBARAZADA!! abortos de repeticion ...

Si por mi fuera no lo diría hasta verle las orejitas pero el hecho de que por fin me atreva a publicarlo es un buen síntoma SÉ que tengo pendiente publicar el post del segundo aborto, pero antes de hacerlo me apetecía daros la gran noticia. Así, cuando lo leáis tendréis en mente que SE PUEDE (aunque lo diga con la boca pequeña y muerta de miedo), van pasando las semanas y me voy relajando e ilusio ...

Embarazo Mamá Primeriza Parto

Como en otras oportunidades les comparto una nota que escribí para Embarazarte, que habla sobre Superar el Miedo a Parir. El miedo a parir es muy común entre la mayoría de las mujeres, nos hemos cargado con prejuicios sobre el manejo del dolor, las horas, el sufrimiento, que no van necesariamente de la mano de un parto, en especial cuando la futura madre se ha preparado para llevar un proceso de p ...

General Probando probando ...

De nuevo, un libro entra en nuestra casa para hacernos pasar unas horas entretenidas y en esta ocasión, para ayudarnos a superar algunos miedos. El libro viene de la mano de Gemser. Sara tiene varios miedos, algunos infundados y debidos a la edad y a la imaginación. Otros le deben venir de serie, como el miedo a los insectos y sobre todo, a las avispas. O más que de serie, le vienen de ver a la hi ...