comunidades

Tierra, trágame

tierra-tragame


Cuando nuestros hijos empiezan a dominar el lenguaje los padres entramos de lleno en una fase tan divertida (ya comenté en un post reciente, por ejemplo,  las simpáticas conjugaciones que hacen de los verbos irregulares) como tensa, porque a la vez que ellos hablan por los codos, lo hacen sin filtro alguno, disparando a discreción sin atender a las consecuencias. Por regla general, éstas consecuencias se traducen en una padre ruborizado (sin saber a dónde mirar o diciendo “este niño no es mío, no lo conozco de nada”) que, por lo bajini, es incapaz de reprimir una sonrisa que se convierte en carcajada en cuanto se diluye la tensión del momento. Supongo que los que tengáis niños entre los 2 y los 4 años sabéis de lo que os hablo. Maramoto ha cogido en las últimas semanas carrerilla y está poniendo a prueba nuestra tolerancia a la vergüenza. A la vez, eso sí, está consiguiendo que nos riamos a carcajada limpia cada dos por tres.

La semana pasada, sin ir más lejos, estábamos comiendo en Bambubox, un restaurante tailandés en el centro de Madrid que por cierto aprovecho para recomendaros encarecidamente. Sentados ya en la mesa, a Mara le entraron ganas de hacer pipí. Y allí que me fui yo con ella al váter de las chicas (porque ella sólo hace pis en el váter de las chicas). Una vez en él, la pequeña saltamontes hizo pis pero también un poco de caca (¡Oh, sorpresa, que ella solo hace caca en el pañal!). Y bueno, eso de hacer popó en el váter le fascinó por completo. Tanto que salió de los baños y sin esperar a llegar a nuestra mesa, compartió lo sucedido a voz en grito con la mamá jefa: “¡Mamá, he hecho caca en el baño!”. Creo que lo repitió dos o tres veces. Cada vez más fuerte. La gente, que en aquel momento comía, la miraba entre divertida e incrédula mientras nosotros, que no sabíamos dónde meternos, intentábamos frenar su ímpetu no fuese a ser que a alguien le sentase mal el Pad Thai…

Unos días antes, por su parte, de vuelta a casa desde el parque, tuvo lugar el hecho que puso en marcha esta serie de frases sin filtro. En nuestro barrio vive un enano, pero como siempre está sentado en el bar con una cocacola o una cerveza en la mano, la pequeña saltamontes nunca ha reparado en su presencia. Aquel día, sin embargo, el señor caminaba por la acera de enfrente (que al ser una calle peatonal solo está separada por un pequeño jardín de la nuestra) cuando Maramoto se quedó mirándolo con extrañeza. Creo que estuvo reflexionando unos instantes, asimilando lo que estaba viendo, antes de decirme (chillando, por supuesto): “¡Mira papá, un abuelo pequeño!”. “Que me aspen”, pensé. Y el señor, que además no es abuelo porque ni siquiera tiene edad para ello, tuvo a bien hacerse el despistado mientras yo intentaba dar alguna explicación a Mara y lloraba de risa para mis adentros. Qué momento, por favor. Subí a casa y no podía ni contárselo a la mamá jefa. La risa me ahogaba las palabras.

Porque claro, aún me estaba recuperando del MOMENTO, así en mayúsculas, cuando unos pasos más hacia delante nos topamos con un perro que hacía caca apaciblemente en el jardín. Para poneros en antecedentes, os diré que el barrio suele estar plagado de heces de perros que la gente no recoge, así que la mamá jefa suele decir aquello de “qué gente más cerda”. Yo no sé qué mezcla hizo Maramoto en su cabeza, pero cuando pasábamos por detrás de la dueña soltó a bocajarro: “¡Mira papá, un perro cerdo, está haciendo caca!”. Y claro, yo que venía ya con la risa floja, me derrumbé por completo mientras entre carcajada y carcajada intentaba explicarle que los perros no son cerdos, que cerdas son las personas que no recogen sus cacas. Luego me arrepentí de ello. Ahora temo que la próxima vez que vea a un perrito cagando diga sin filtro alguno que el dueño o la dueña son unos cerdos. Y entonces, a ver qué hago…

.

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Andanzas

El drama diario de las despedidas

Maramoto lleva muy mal las despedidas. Es algo que ya nos quedó claro hace algunos meses pero que se ha acentuado con el paso del tiempo hasta el punto de convertirse en un drama diario en el que nuestra pequeña saltamontes se deja más lágrimas que toda una sala de cine viendo Los puentes de Madison. Cada vez que quedamos con otra familia que tiene hijos o que bajamos al parque sabemos de antemano ...

general andanzas bebés ...

Lactancia alucinógena: Efectos psicotrópicos de la teta

Dicen que la escritura es una buena forma de hacer pervivir los momentos más allá del instante en que suceden. Algo así como la imagen de una foto o de un vídeo, sólo que esa representación se hace con palabras y, por tanto, deja en manos de quien la escribe y quien la lee la posibilidad de modificarla a su antojo. Hoy quiero hacer pervivir uno de esos momentos, para que dentro de unos años, cuand ...

Andanzas

La Teoría de la Evolución humana según Maramoto

En un país como el nuestro, cada vez más aconfesional, como demuestra el descenso sistemático en el número de bautizos, comuniones y bodas por la Iglesia (y pese al poder y la capacidad de influencia que sigue manteniendo la institución eclesiástica), no es de extrañar que los niños nos nazcan ya resabiados y desechen de buenas a primeras toda aquella literatura propia de la Biblia respecto a la c ...

general a debate

Frases de manual (#14): “Yo no me quiero meter, pero…”

Hace ya un tiempo que tengo abandonada esta sección. Y no, no es por falta de frases de manual, que parecen inagotables. Tres meses después de la última, ya va siendo hora de tratar un nuevo clásico de la frases que acompañan a todo padre/madre durante los primeros años de crianza de sus pequeños. Hoy hablaré sobre una que en las últimas semanas la mamá jefa y un servidor hemos tenido que escuchar ...

general andanzas fiesta del pijama ...

La fiesta del pijama

Cada noche, ya cenados y preparados para ir a la cama, en la casa de la familia fofucha empieza la tradicional fiesta del pijama. Una fiesta en la que siempre se lo pasa bien Mara, mientras que sus padres en prácticas empiezan animados y acaban derrotados. Pero hay que pasar por ello antes de conciliar el sueño. Para Maramoto es obligatorio. Por momentos hasta parece su momento predilecto del día. ...

Andanzas operación pañal

Nuestra NO ‘Operación Pañal’

Maramoto tiene 30 meses. Y aún no controla sus esfínteres. O no del todo, porque cada día, a base de pañales secos, nos demuestra que lo hace más, aunque aún no haya dado el paso definitivo. Pero es algo que no nos preocupa. No, al menos, en demasía. No, al menos, como vemos que les preocupa a otros padres en la escuela infantil. Es una etapa que estamos viviendo con relativa tranquilidad. Tranqui ...

Andanzas crianza niñez

Cuando tu bebé se hace mayor

Es difícil precisar cuándo sucede, en qué momento exacto tu bebé se hace mayor. Y no me refiero a mayor de crecer unos centímetros, sino a mayor de sensaciones, de hacer cola en el peaje que conduce a la niñez, en esa frontera difusa que separa a las bebés de las niñas. Maramoto llevaba ya tiempo dándonos señales de ese cambio, de ese salto vital a una nueva etapa. Ha sido con la mudanza y la lleg ...

general andanzas bailes bebés ...

Mi bebé baila ‘twerking’

Será que durante el embarazo escuchó mucha música, o que desde recién nacida está acostumbrada a que no falten melodías en casa, o quién sabe, igual ha sacado el alma habanera de su padre… Sea como sea, lo cierto es que Maramoto ha mostrado desde muy pequeña una gran pasión por la música. Una pasión que se ha hecho más evidente si cabe desde que nuestra pequeña saltamontes empezó a controlar ...

general andanzas bebés doble personalidad ...

De papá a mamá: Bebés con doble personalidad

Hoy os vengo a hablar de una faceta que Maramoto está desarrollando mucho en las últimas semanas: La doble personalidad. Sí, como escucháis. La pequeña saltamontes no se aclara. Y si al comenzar el día dice que blanco, al cabo de unas horas está con que es mejor negro. Y después otra vez blanco. Y luego volvemos al negro. Y así hasta el infinito. O hasta que logramos, a eso de las once de la noche ...

general andanzas

Cinco aspectos de la paternidad que no tienen precio

Estamos atravesando una etapa francamente dura (más dura aún de lo que ya llevamos vivido) con nuestra querida Maramoto. Dormimos poco y mal, las rabietas se suceden unas tras otras sin solución de continuidad, tenemos los tímpanos sangrando por tanto grito de la pequeña saltamontes, vestirla y cambiarle un pañal se han convertido en odiseas diarias que nos agotan desde primera hora de la mañana, ...