comunidades

El drama diario de las despedidas

Maramoto lleva muy mal las despedidas. Es algo que ya nos quedó claro hace algunos meses pero que se ha acentuado con el paso del tiempo hasta el punto de convertirse en un drama diario en el que nuestra pequeña saltamontes se deja más lágrimas que toda una sala de cine viendo Los puentes de Madison. Cada vez que quedamos con otra familia que tiene hijos o que bajamos al parque sabemos de antemano que nuestro regreso a casa va a estar bañado por un mar de lágrimas. Y no, no porque Mara no quiera volver a casa, que también, sino porque volver a casa significa despedirse de los nuevos amigos que ha hecho durante la tarde y que para ella se convierten ya en algo así como sus amigos de toda la vida. Mara es tan sociable y tiene tanto amor que dar que todo tiempo que pasa con otros niños le parece poco. Siempre quiere más. La mamá jefa y un servidor pensamos que nos está mandando un mensaje encriptado: “Papás, necesito un/a hermanit@”.

Me encanta bajar al parque con Mara porque la veo disfrutar. Es feliz jugando con otros niños (especialmente si éstos son más grandes).  Los persigue, los coge de la mano, los abraza, intenta darles besos, busca seguir su ritmo, imitarlos. No para ni un instante. El drama empieza cuando los niños se tienen que ir o nosotros recogemos los bártulos para volver a casa. Entonces Maramoto empieza a poner pucheros y arranca a llorar. Quiere seguir jugando con ellos, no acepta que haya llegado el momento de separarse hasta el día siguiente. Aún no entiende que los va a volver a ver. Ve la despedida como algo definitivo. Hay días en los que durante el corto trayecto hasta casa logramos despistarla ofreciéndole otros puntos de interés y se olvida aparentemente del drama que acaba de vivir, pero la semana pasada vivimos su despedida más traumática hasta la fecha. No había forma de consolarla.

Estábamos sólos en el parque, Mara y yo, y entonces apareció ella. Carla. Una niña de seis añitos que adoptó a nuestra bebé como su hermana pequeña. Durante una hora no dejaron de jugar juntas ni un sólo instante. Columpio por aquí, escalera por allá, castillo de arena por allí… Y en esas llegó la hora de volver a casa. Más de media hora me costó llegar hasta nuestro portal ante lo difícil y dramático de la despedida. Cualquier diría que no se iban a ver más. Media hora después de llegar a casa, ya con la cena en la mesa, Maramoto seguía con su particular drama, llorando y gritando “Tarla, Tarla…”, que así es como llamaba ella a su amiga ante la ausencia de la “c” en su todavía pequeño vocabulario. Mientras llega esa letra, “Tarla” es Carla igual que “tata” es caca, “hortata” es horchata o “toto” es nuestro perro Coco. Me la imagino diciendo esas palabras y no puedo evitar que se me escape una sonrisa de oreja a oreja.

Hace unos días, tras otras cuantas despedidas traumáticas que acabaron en lágrimas, volvimos al parque que tenemos justo al lado de casa. Mara llevaba un buen rato jugando con otros peques con globos de agua, mojándose y llenándose de barro a partes iguales, cuando apareció Carla. Fue verla y salir pitando hacia ella. Entonces, ya de su mano, nos miró a la mamá jefa y a su papá en prácticas mientras nos señalaba a su amiga y nos decía: “Tarla, Tarla”. Estaba rebosante de felicidad. Quiero pensar que se dio cuenta de que unos días antes no la habíamos engañado cuando le dijimos que volvería a ver a Carla porque la despedida, aunque entre lágrimas como todas, no se extendió tanto como otras precedentes. Algún día, más pronto que tarde, Mara entenderá que, aunque duelan, los hasta siempre son minoría en una vida repleta de hasta luegos, hasta prontos y hasta mañanas.

Y vuestros peques, ¿llevan también mal las despedidas? ¿Se encariñan con facilidad con otros peques hasta el punto de querer irse con ellos?

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Andanzas

Recomendamos

Relacionado

general

Drama Papás en potencia

El pasado domingo la pequeña saltamontes cumplió su segundo mes de vida y, para celebrarlo, sus papás la obsequiaron con una visita a la pediatra para la revisión de los dos meses (Mara, que nació muy renacuaja, ya está por encima de la media en altura y progresa adecuadamente en lo que a peso se refiere). Lo que no le dijimos a nuestra bebé antes de salir de casa es que esa revisión llevaba apare ...

general andanzas conciliar el sueño ...

La ley de Mara (Murphy)

Últimamente me topo mucho con situaciones propias de la Ley de Murphy, rebautizada como Ley de Mara en los confines de la tierra dominados con mano de hierro por Maramoto. Y me sucede mucho, especialmente, en lo que respecta a este blog. Tengo un tema para escribir, una pauta de comportamiento que nuestra pequeña saltamontes empieza a interiorizar y a marcar como rutina, y en cuanto pienso en escr ...

general andanzas conciliar el sueño ...

La ley de Mara (Murphy)

Últimamente me topo mucho con situaciones propias de la Ley de Murphy, rebautizada como Ley de Mara en los confines de la tierra dominados con mano de hierro por Maramoto. Y me sucede mucho, especialmente, en lo que respecta a este blog. Tengo un tema para escribir, una pauta de comportamiento que nuestra pequeña saltamontes empieza a interiorizar y a marcar como rutina, y en cuanto pienso en escr ...

general andanzas lenguaje de signos ...

Los primeros signos: Un sorprendente inicio

Como os comenté hace un tiempo, a finales de junio asistimos a un taller de lenguaje de signos impartido por Ruth Cañadas, de la web Otanana, que, además de suponernos el primer resfriado de Maramoto, nos resultó muy interesante. Lo cierto, sin embargo y si somos sinceros, es que empezamos muy fuerte pero pronto fuimos perdiendo constancia. El agotador ritmo que nos marca el día a día y el hecho d ...

general andanzas lenguaje de signos ...

Los primeros signos: Un sorprendente inicio

Como os comenté hace un tiempo, a finales de junio asistimos a un taller de lenguaje de signos impartido por Ruth Cañadas, de la web Otanana, que, además de suponernos el primer resfriado de Maramoto, nos resultó muy interesante. Lo cierto, sin embargo y si somos sinceros, es que empezamos muy fuerte pero pronto fuimos perdiendo constancia. El agotador ritmo que nos marca el día a día y el hecho d ...

general andanzas drama papás ...

El Primer Resfriado: Instrucciones de uso para drama papás

Aviso para padres: Os puedo asegurar que con Maramoto la imagen no es tan bucólica… Ocho meses cumple Mara el próximo domingo (¡Dos terceras partes de un año ya!) y hasta la fecha no se había resfriado. Nunca. Algún moquito por aquí, estornudos por allá, unas décimillas de fiebre con las últimas vacunas… Pero nada más. Hasta que la semana pasada se lío parda y nuestra pequeña saltamon ...

Andanzas

“Mía, mía, mía” o cómo Mara entró en la fase de querer hacerlo todo…ella solita

Y así, de repente, como sucede todo en nuestras vidas desde que Maramoto llegó al mundo, entramos en una nueva fase de la pa(ma)ternidad. Cuando nos creíamos que tras 21 meses de tira y afloja habíamos logrado una cierta estabilidad, la pequeña saltamontes decidió que le aburría la rutina y que había que dar una nueva vuelta de tuerca a nuestro día a día, que las cosas fáciles y apacibles no molan ...

bebés yo

Despedidas

No me despido de vosotros, pero me toca despedirme de mis perros de la protectora. No voy a decir que se deba a cosas del azar, por desgracia, por culpa de personas y circunstancias no podré ir más a estar con ellos y cuidarlos. No sabéis cuánto me duele la situación, pero cuando todo se pone en contra no hay más que dejarlo ir. He llorado mucho desde que supe que tenía que dejar de ser voluntari ...

Andanzas

Los cinco tipos de personas que habitan el mundo de mi bebé

Como os comenté al regreso de las vacaciones, durante el verano a Maramoto se le ha soltado la lengua. Su vocabulario, sin embargo, aún es escaso, así que entre palabra y palabra se nos cuelan un sinfín de sonidos que aún no hemos sido capaces de interpretar (tenemos a sueldo a un grupo de expertos en lengua Dothraki para que nos subtitulen las conversaciones). En las últimas semanas la mamá jefa ...

Andanzas porteo

De cómo portear nos sigue ayudando día a día

En casa somos unos locos del porteo. Nos encanta portear. Disfrutamos con ello. Y a Mara, ya con dos años y medio a sus espaldas, le sigue chiflando ir en la mochila. Estamos tan encantados de la vida que ni siquiera tenemos carro. En parte gracias a Maramoto, que odió el carro desde su nacimiento y nos hizo vender el que habíamos comprado cuando aún éramos unos casi padres un poco pollo, presas f ...