Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Aprender a decir NO

Hace algunos años, en el 2012, llegó el primer gato a mi familia. Era un Ruso Azul de cinco mes que me regaló la mamá de uno de mis alumnos. De pequeña siempre había tenido perros en mi casa y en la finca, así que estaba muy interesada en conocer este nuevo animal y tantas cosas que decían de él. Definitivamente sí representó un gran cambio en mi vida. En muchas cosas.

Una de ellas fue que desde que llegó y de acuerdo a mis posibilidades, he comenzado a ayudar a algunos animales de la calle. De vez en cuando he colaborado en fundaciones, he recibido gatos en hogar de paso en mi casa y he tomado algunos de la calle para tenerlos conmigo mientras consigo para ellos un hogar.

Los últimos dos animales me han hecho reflexionar sobre un aspecto de nuestra cultura y es la incapacidad de las personas para decir no.

Hace más o menos dos meses rescaté una gatica negra de la calle pensando en tenerla en hogar de paso, pero en el momento de llevarla a la veterinaria y hacerle la prueba de sida y leucemia, resultó positiva para la última. Como yo tengo gatos y mis papás también, no podía llevarla a ninguna de las casas, así que la dejé en la veterinaria.

Una persona muy amablemente me ofreció tenerla en hogar de paso lo cual representaría menos gastos para mí. Pero cuando iba a llevarla me llamó una señora diciéndome que había leído mi publicación y que la quería adoptar. Para estar segura de esto, le pedí que nos viéramos en la veterinaria para que ella pudiera preguntar y solucionar todas las dudas que tuviera relacionadas con el tema de la leucemia felina. Me dijo que sí. Esto fue un día martes.

En la tarde cuando llegaba a mi casa, recibí una whatsapp de esta señora diciéndome que tenía que salir para un viaje de trabajo y que volvía el viernes. Que si nos podíamos ver ese día. No me gustó mucho por lo que opté por llamarla y con toda franqueza le dije que si ya no la quería adoptar me dijera de una vez, que yo entendía que eso podía pasar, pero que realmente necesitaba saberlo porque le estaba pagando guardería y una persona ya se había ofrecido para tenerla en hogar de paso.

Me juró y juró que ella sí iba a adoptarla. Llegó el viernes y cuando la llamé para cuadrar la entrega de la gata, la llamada se fue directo al buzón de voz, por lo que me imaginé que me había bloqueado. Para confirmarlo entré al whatsapp. Me sorprendí al darme cuenta que efectivamente lo había hecho.

Al día siguiente recibí un mensaje de una muchacha. De igual manera quedamos de vernos en la veterinaria por el tema de la leucemia.

Al otro día hablé con ella y me dijo que el que iba a adoptarla era su hermano y que él se pondría en contacto conmigo. Comenzaron las llamadas y los mensajes sin respuesta.

La semana pasada me sucedió lo mismo con un perro que rescaté. Recibí una llamada de un señor diciéndome que estaba interesado en adoptarlo y llevarlo a una finca, lo que me puso muy feliz. Ese día él no podía conocer al perro, por lo que quedamos de vernos al día siguiente. De igual manera tenía una fundación que me podía recibir al perro mientras tanto, por lo que fui muy clara con él. Al día siguiente, en horas de la mañana, comencé a llamarlo y nunca me contestó.

A los pocos días, salí con una persona cercana a un encuentro con otras personas que no resultó siendo lo que esperábamos. De repente mi acompañante les dijo que íbamos a ir a comprar algo y regresábamos. Yo pensé que así era. Cuando vi que seguíamos de largo le pregunté y me dijo que era para irnos más fácil...

Le pregunté que cuál era el problema de decirles que ya nos íbamos y no me supo responder. Le comenté que eso mismo es lo que a mí me pasa con mis animales rescatados y que yo agradecería inmensamente que la gente tuviera la valentía para acercarse y decirme: "NO".

Estos sucesos son los que me llevan a escribir esta reflexión invitando tanto a maestros como a padres de familia, a que le enseñen a los niños a su cargo a decir no.

De pronto a esas personas les daba un poco de vergüenza decirme que no. Pero lo hubiera preferido mil veces. Con ambos animales perdí plata simplemente porque personas que se mostraron interesadas, cuando cambiaron de opinión no fueron capaces de responderme una llamada y simplemente decirme: "lo siento, ya no podré adoptarlo". Pero lo más importante, es que perdí tiempo valioso en que podría haberlos publicado y quizá haberles encontrado un hogar más pronto.

Una persona cercana que lleva más tiempo que yo en el rescate de los animales, al oír mis historias me dijo: "Es que tú eres muy boba. No les puedes creer hasta que no estés con ellos y veas que se van con el animal." Que pesar que hayamos llegado a ese punto en que la palabra de una persona llegue a significar nada y que el bobo sea el que cree.

Fuente: este post proviene de reflexionesdeunaeducadora.blogspot.com, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas:

Recomendamos

Relacionado

Escuela de padres Habilidades Sociales

Aprender a decir NO

Related Posts: Aprender a jugar solos, sin instrucciones de mamá o papá. Jugar a las cartas ayuda a aprender a sumar y restar. 10 maneras de decir “muy bien” Mis buenos propósitos Logra que tu hijo sea bilingüe enseñándole inglés desde… La entrada Aprender a decir NO aparece primero en Mamá Psicóloga Infantil.

adultos amigas amigos ...

APRENDE A DECIR "NO"

Escogí este tema, porque desde niña me cuesta mucho trabajo decir NO, por muchos motivos personales a lo largo de mi vida el decir no me ha causado motivo de culpa o miedo a perder personas a las quiero. Vamos por el principio. La palabra no es el adverbio o morfema de negación en español y otras lenguas románticas. Decir no es estar aceptando tu derecho de elección ante cualquier situación, bue ...

general sin categoría

Cuando decides decir “no”

Leí hace poco en el perfil de Facebook de Fénix Pérez: “Autosabotaje es hacer, inconscientemente, cosas que nos impiden lograr lo que deseamos”. La verdad es que hay una gran diferencia entre la conformidad y la inconformidad. Cuando estás conforme no tienes porque pedir más, lograr más, esperar más… Simplemente “prendes el televisor de tu vida” y ves como pasan de la ...

amor por los animales animales gatos ...

Mr. Blue

Mi familia siempre fue una familia de animales. De pequeña tuve pájaros, tortugas, peces y perros en mi casa y en la finca familiar teníamos además caballos, gallinas, conejos, ganzos. La última perrita que tuvimos en la casa fue una Shih Tzu llamada Pachita que desafortunadamente se la robaron. Después de ella mi mamá decidió que no quería volver a tener mascotas. Yo tenía aproximadamente 11 años ...

Educación Pedagogía centros educativos ...

Señores y señoras, creo que no pasa nada si los docentes se equivocan

Hace unos días, una amiga que es interina en un instituto y da clases de matemáticas en la eso, me contó que había pasado uno de los peores ratos de su vida. Resultó que corrigiendo los absurdos (y perdón por la palabra, pero es que no los aguanto) exámenes, se equivocó con una pregunta. Vamos, que puso como mal la respuesta del alumno y estaba bien. Eso dejaba al estudiante con una nota final  en ...

Vivir en Positivo desarrollo personal vivir en positivo

Aprender a decir 'no' sin sentirnos culpables al instante

Hasta hace realmente poco, yo era una de esas personas a las que le costaba un montón decir no (de hecho, pocas veces lo hacía). Tanto si me apetecía o no casi siempre cedía a lo que querían los demás. Cuando me negaba, me sentía horriblemente mal y me arrepentía al instante. ¿Qué es lo que pasaba? Que al final me convencían. Y yo me quedaba en un segundo plano dando más importancia a la felicidad ...

Blog Experiencias personales GRACIAS

Y llega un día….GRACIAS!!

Llega un día que no puedes mas, que el dolor y/o lo que sucede alrededor te hace ver las cosas con tristeza….es algo que nos pasa a much@s verdad? En mi caso os pongo un poco al día, algunas personas sabéis que tengo una pequeña lesión en diferentes zonas de mi espalda/cuello, la cuestión es que hay días que no puedo con el dolor. Y hace unos 10 días, en la unidad del dolor me dejaron unos t ...

Guarderia Colegio Educación ...

El arte de decir NO

Qué mundo el del colegio, ¿verdad? Yo recuerdo mi época del colegio y, aunque recuerdo peleas entre niños, y burlas (porque quien diga que nunca se burlaron de él o nunca se burló de nadie, que tire la primera piedra) lo que no recuerdo que es que las peleas y las burlas aparecieran en niños de edad preescolar. Ya os conté hace un tiempo sobre esas frases que tanto duelen y que me sorprendía escuc ...

general abrazos amistad ...

No supe que decir

No supe que decir Las enfermedades y las malas noticias Hay instantes que te estremecen el alma, que entristecen profundamente tu corazón y no sabes que hacer o que decir, te conmocionas. Nadie estamos preparados para recibir una mala noticia y menos cuando se trata de alguien a quien quieres mucho desde que nació.Ayer una amiga querida me dio una mala noticia y la verdad es que no supe cómo reac ...