Blog de Fisio-online Idea guardada 58 veces
La valoración media de 234 personas es: Excelente

Codo de niñera o subluxación de la cabeza del radio: Todo lo que debes saber.


 

Jugar con nuestros niños a dar  giros y vueltas tomándolos de sus brazos puede ser divertido, sin embargo, también les puede generar una lesión dolorosa, que si se trata a tiempo no llega a presentar secuelas. Por tanto, es importante que conozcamos sobre esta lesión para que podamos prevenirla y en caso de presentarse, la sepáis identificar a tiempo.

¿Qué es el codo de niñera o subluxación de la cabeza del radio?

El codo de niñera también conocido como dislocación o subluxación de la cabeza del radio, es una afección que se presenta en niños de 1 a 5 años de edad, y se genera cuando la cabeza del radio sale de su posición normal, ya que los ligamentos que son las bandas elásticas que se encargan de unir un hueso con otro aún son muy elásticos y además sus huesos muy pequeños, lo que facilita que el hueso salga de su lugar.  



¿Qué puede causar esta lesión? 

Esta afección suele presentarse cuando tomamos brusca o fuertemente al niño por la muñeca o por el antebrazo, generando una tracción indebida de la articulación que genera la salida de la cabeza del radio de su lugar. Como por ejemplo, cuando tomamos al niño por el brazo para que este se levante del suelo, al jugar dando volteretas y tomándolo por los brazos, en caso de que el niño vaya a caer teniendo el brazo extendido y lo tomemos por antebrazo o mano para evitar su caída, etc.

Algunos niños son más susceptibles que otros a presentar esta lesión,  a veces ni siquiera muestran una razón obvia que la haya causado, por lo que incluso puede repetirse poco tiempo después de haberse presentado por primera vez.

¿Qué síntomas se presentan en el codo de niñera? 

El síntoma principal y característico será el dolor, incluso el niño puede llorar y gritar a causa de ello, además el niño evitará mover el brazo hacia flexión o extensión, manteniéndolo inmóvil.

El llanto se puede calmar, sin embargo, el niño seguirá rehusándose a mover el codo. Se puede observar al niño con el brazo adosado a su cuerpo y ligeramente flexionado en posición de pronación, es decir, con la palma de la mano mirando hacia abajo.

Frecuentemente esta lesión no presenta hinchazón ni deformidad, lo que hace que comúnmente se considere un arrebato, rabieta o irritabilidad del niño y pase desapercibida ante los ojos de los padres.

Tratamiento del codo de niñera 

El tratamiento debe ser inmediato, por lo que si se tiene sospecha de que nuestro niño presenta esta lesión, se debe acudir a la sala de emergencia cuanto antes, para que pueda ser atendido y se le realicen suavemente las maniobras pertinentes para recolocar el codo nuevamente en su posición, por lo que en cuestión de minutos, el niño podrá hacer uso nuevamente de su brazo sin dolor o molestia y sin presentar secuelas posteriormente.

Es importante que no se intente realizar esta maniobra por sí solo, dentro del desespero como padres, podemos querer resolver por nuestros propios medios, pero esto no es lo adecuado, por lo que se debe acudir a un profesional.

En caso de que el tratamiento se retrase y no se realice la recolocación prontamente, puede ser posible que se amerite la inmovilización de la articulación.

Diagnóstico del codo de niñera 

Generalmente no se suelen implicar radiografías, a no ser que el médico tratante sospeche de que se trate de otra lesión o de una fractura, de lo contrario no se ameritan pruebas de rayos X.

¿Cómo puedo prevenir el codo de niñera? 

Es importante tomar en cuenta ciertos aspectos para evitar que nuestros niños presenten esta lesión, os indicamos alguno  de ellos:

Al levantar del suelo a nuestros hijos, debemos hacerlo por las axilas o la cintura. Es importante informar de esto a familiares o a la niñera, ya que a cualquiera puede ocurrirle.

En caso de que el niño esté aprendiendo a caminar, es preferible tomarlo por las axilas.

Se debe evitar halar o girar bruscamente por los antebrazos y las manos de nuestros bebes.

Debemos recordar que los niños no pueden andar o caminar a nuestra misma velocidad, por lo que debemos ser pacientes y evitar halarlo para que mantenga nuestro paso al caminar.

Debemos evitar jugar dando giros o vueltas al niño por los brazos, en caso de querer hacerlo, es recomendable que se tome por las axilas y sosteniéndolo cerca de nuestro cuerpo.

En caso de querer jugar columpiándolo, también debemos hacerlo sujetándolo por debajo de las axilas.

Si vamos caminando con el niño y este se va a caer, es mejor sujetarlo por la mano que mantenemos libre en vez de halarlo por la manito que le estamos tomando.

No se debe alzar al niño por un solo brazo, es importante tomarlo por ambos y nunca por las manos o los antebrazos.


Conclusión

Algo que parece tan común y que parece tan inofensivo como jugar con nuestros niños a balancearlos o girar con ellos tomados de sus manos o antebrazos, puede resultar en una lesión, y como el bienestar de nuestros hijos es primordial, es necesario  estar al tanto del mecanismo de lesión y como prevenir el codo de niñera, así como también informar a nuestros amigos y familiares sobre esta afección a fin de evitar que se produzca esta tanto en nuestros hijos como en los de nuestros seres queridos.

Esperamos que esta información sea de gran ayuda y utilidad para todos los padres que visitan nuestro portal.
 

Antgie Sanchez  

31/10/2016
Fuente: este post proviene de Blog de Fisio-online, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos