comunidades

Cuando la epidural no va bien, la historia de mi parto por Romina Grondona

Cuando una mamá se está preparando para el parto, uno de los temores es el dolor, me atrevería a decir que es el mayor temor, es ese temor a algo que no sabes que esperar o como reaccionará tu cuerpo. Los médicos generalmente le ofrecen a uno la epidural, así a secas, sin mayor explicación, solo como si fuera una pastilla mágica para tomar, sin embargo hay mucho que decir, mucho que explicar, y cosas que pueden pasar. En esta entrada muy especial, Romina nos cuenta su experiencia con la epidural después del parto; ella muy amablemente nos cuenta su historia para las que les pueda servir, por que recuerden que información es poder y una mamá informada vale por MIL! Acá les dejo la historia de Romina Grondona, gracias por compartirla!

El 3 de Febrero de 2013 me levanté temprano, super nerviosa y emocionada. Hoy por fin ibamos a conocer a Laura! Creo que teníamos que estar en el Sanatorio Anchorena entre las 7:30 y las 8. Me esperaba mi partera y mi obstetra ya estaba en camino. Aunque estaba super nerviosa, me daba un poco de tranquilidad saber que en el parto iba a estar mi ginecólogo y obstetra, el que me controló durante todo el embarazo. 

Mientras me ponían la peridural, el anestesista hablaba con la partera. En eso escucho que el anestesista dice “ups”. 

- ¿Que pasa? Esta todo bien? – le pregunté yo. No me contestó. No me dejó muy tranquila. Después me pusieron el goteo, y yo cada vez estaba más ansiosa y nerviosa! Una vez que empezaron las contracciones pensé que los ejercicios de respiración del curso de preparto no me sirvieron para nada. A cada rato le preguntaba a la partera si me faltaba dilatar mucho, ella se fijaba, pero no me quería decir para que no me ponga más nerviosa. Igual yo no me tranquilizaba.

Cuando llegó el momento del parto sentí que me moría de dolor. Recuerdo que pensé: Para que sirve esa maldita anestesia si igual me duele todo? 

Me pedían que puje. – No puedo! Me duele mucho! – les dije yo. Yo trataba de hacer lo que me pedían, pero no me salía. Pablo estaba al lado mío, apretando mi mano. En eso el médico me pone un mechón de pelo sobre la panza. 

- Acá tenés el pelo de Laura.

No lo podía creer! Ya estaba tan cerca de conocerla! El obstetra le dio una indicación a la partera y ella me puso las manos sobre la panza para “empujar”. Y de golpe…salió. Ya no sentí más dolor, sólo un alivio increíble. El medico me puso una cosita de color morado sobre la panza. 

- Ay…es…her…mo…sa. 

La feliz Romina con su querida Laura
La feliz Romina con su querida Laura

Me faltaba el aire, estaba tratando de recuperar la respiración. Y así nació Laura.

Lo que vino después fue un espanto. Nauseas, vómitos, dolor de estomago y migrañas tan fuertes que me daban ganas de arrancarme los ojos para que no me duelan más. Cuando me dieron el alta yo seguía igual. Y en mi casa estaba peor. No toleraba nada en el estomago y la migraña era tan fuerte que no me podía levantar de la cama. Por suerte Pablo nos cuidaba a las dos. Laura se tuvo que acostumbrar a la mamadera, yo no tenía ni una gota de leche, a pesar de que me torturaba a diario con el sacaleche eléctrico. Estuve así como 10 horribles días (y noches). Cuando fui a ver al obstetra por el control después del parto y vio el estado en el que estaba me mandó de nuevo al Sanatorio Anchorena. Al parecer la aguja de la epidural había “pasado de largo” y me había provocado una lesión en la medula. Me recibieron en el quirófano para hacerme un parche hemático. 

Es un tratamiento que consiste en sacar sangre al paciente para inyectarla en el lugar lesionado. No me entusiasmaba la idea de que me vuelvan a menter una aguja cerca del lugar donde antes ya me habían lastimado, pero ya no podía sopotar tanto dolor, y encima no podía disfrutar a mi hija! Lo consulté con una doctora que me atendía cuando era chica, y me aconsejó que lo haga. 

El procedimiento fue rápido, y lo único malo fue que el *&^%* que me tenía que poner el suero me pinchó CINCO VECES. Si, ese *&^%* no podía encontrarme la vena, y me pinchó tres veces en una mano y dos en la otra. Si hubiera podido levantarme le clavaba la aguja yo para que supiera lo que me estaba haciendo sentir. 

A la media hora ya me sentía mucho mejor y hasta pude tomar un caldito de verduras que me trajeron, y por suerte mi estomago lo toleraba bien. Al día siguiente ya pude levantarme de la cama y  empezar a disfrutar de mi hija, que hoy ya tiene tres años, y esta más hermosa cada día.

Gracias a Romina por compartir su historia. Si queres compartir tu historia de parto y/o post parto este espacio esta abierto, contar nuestras historias es liberador y además ayuda a otras en sus procesos, contamos ¿sabias que algo así podía pasar? Esperamos tus comentarios!

Fuente: este post proviene de Ciao Mamma, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

general otros

Me parto con mi parto

Voy a contar mi parto por si puede servir a alguna embarazada para hacerse una idea, aunque cada parto es diferente. Rompí aguas a las 7.40 de la mañana, había pasado muy mala noche con los ardores y sentí como que se me salía el pis, fui al baño y vi un flujo trasparente y viscoso con alguna traza verde en mis braguitas, acto seguido tuve mi primera contracción, un dolor fuerte como de regla, a l ...

Embarazo

La anestesia epidural ¿realmente es efectiva?

La anestesia epidural fue todo un alivio, sí pero antes, cuando estaba embarazada, me hacía muchas preguntas sobre el momento del parto, si me dolería o no, si podría aguantar sin anestesia, si debería ponérmela o aguantar el parto como lo habían hecho muchas mujeres o si realmente era bueno o malo para mí hija. Pues ahora te cuento un poco  lo que viví, porque el que fuera un alivio no quiere dec ...

Embarazo Las Aventuras de Mamá Ventura

Relato de mi tercer parto natural: el primero sin anestesia

Os cuento el relato de mi tercer parto, el primero sin epidural. Espero que disfrutéis íntegramente de este post, que nace desde el cariño y el respeto que le tengo a todo parto. Relato de mi Tercer Parto Introducción Tengo ganas de contaros mi primer parto sin anestesia, los dos anteriores fueron con anestesia epidural ambos, siendo entre ellos, partos totalmente diferentes. Hoy os relato mi terc ...

Embarazo Tercer trimestre anestesia ...

Anestesia epidural: mis experiecias

Ante la nueva moda de rechazar la anestesia epidural, creo que debo compartir mi experiencia. En primer lugar, no hay ningún estudio que asegure que los bebés de madres que optan por la anestesia epidural sufran ningún tipo de efecto secundario. De hecho, sí que hay algunos estudios que relacionan unos mejores resultados de la prueba APGAR con los bebés de mamis que han sido anestesiadas localment ...

Uncategorized

Parto respetado: mi decisión, mi cuerpo, mi bebé

Nos encontramos en la Semana Mundial del Parto Respetado y no podía dejar de hablarles de ello. Desde hace unos 8 meses, desde que me enteré que estoy embaraza y comencé a prepararme para ello, el parto respetado se ha vuelto en una especie de obsesión. He estado sorprendida por todas las historias y todos los aprendizajes que he recibido sobre el embarazo, el cuerpo humano, el trabajo de parto, e ...

Maternidad bebé embarazo ...

Mi parto – Segunda parte

Como te explicaba la semana pasada en la primera parte de mi parto, este fue totalmente por sorpresa. Me quedé en el momento en el que Manu decidió irse a dormir ya que yo no hacía caso y así no se me iba a pasar el dolor. ¿Qué no hacía caso? ¡Si estaba de parto!  A todo esto, serían ya las ocho de la mañana. Aguanté un par de horas más y a las diez le dije a Manu que no aguantaba más. Que no sé s ...

Embarazo mi experiencia sentimientos de madre

Mi experiencia de parto inducido por colestasis

Hoy os traigo mi experiencia de parto inducido por colestasis! Ya os conté en otro post mi experiencia de colestasis durante el embarazo y como un jueves por la tarde me soltaron la súper frase «Vale, pues mañana a las 8.00 ven aquí que te induciremos el parto» Después de algo así una no pega ojo, os lo puedo asegurar. Siempre imaginé el final de mi embarazo con cierto romanticismo. Me v ...

maternidad maternidad parto

La historia de mi parto

Llegó un momento durante mi embarazo en el que empecé a visualizar cómo sería el día que diese a luz. Y fue entonces cuando me formulé las clásicas preguntas: ¿cuando empezaré a notar las contracciones? ¿serán muy dolorosas? ¿podré soportar parir sin epidural? ¿anestesia sí, anestesia no? ¿y si rompo aguas en casa? ¿llegaré a tiempo al hospital? Un detalle que para mí fue importante para tomar con ...

EMBARAZO MATERNIDAD VIDA ...

Parir sin epidural

Nunca me había planteado parir sin epidural, yo siempre he sido del equipo “epidural, si gracias”. En mi parto mental ideal, la epidural siempre había estado presente. Se (o eso creía) donde estaban mis límites, mis bloqueos, y no me creía capaz de aguantar el dolor de las contracciones, esa sensación de partirse por la mitad, de explosión interior durante más de ¿20 minutos?. En el parto de Olivi ...

Artículos

MI PARTO PRIVADO

Cuando ha llegado el momento de tener el primer hijo, muchas parejas se plantean si hacer un seguro médico privado a la mujer para así tener un mayor seguimiento del embarazo y saber que es tu ginecólogo quien atenderá tu parto. Nosotros fuimos una de esas parejas y Doña cuchufleta nació en un hospital privado. Lo primero que hice tras hacerme el seguro fue coger el listado de ginecólogos y busca ...