Cómo elegir el mejor tipo de lactancia para tu bebé

Sin dudas cada vez está más documentado que dar el amamantado trae muchos beneficios, no solo para el bebé sino que para la madre y la familia en general.
  

 
Muchas veces surge la pregunta de qué es mejor, si dar la teta o dar la mamadera. Hay muchos estudios que avalan esto. Además de la importancia de la relación entre la madre y el bebé que es valiosísima tanto para uno como para otros.
 
 

Lactancia

 
Como siempre la naturaleza es sabia y hace que una madre que recién dio a luz produzca leche de sus glándulas mamarias para alimentar a su hijo. El bebé recibe mediante el amamantamiento las sustancias nutrientes que el organismo necesita para vivir. Es una leche que la naturaleza hace elaborar de acuerdo a las necesidades de los recién nacidos, que además de nutritiva es muy digerible.
 
La lactancia es una manera de alimentar al bebé mucho más rápido, económico, seguro, higiénico. Si se producen inseguridades con respecto a lo que el bebé pueda aumentar, se pueden hacer consultas regulares al médico pediatra para un control de los avances.
  

  

Beneficios de la leche materna

 
El bebé que se amamanta difícilmente tenga gases, vómitos o molestias gástricas. Además no se enferman tan frecuentemente ya que mediante el calostro y la leche adquieren cierta inmunidad que no es comparable a otro tipo de leche. Además tampoco son propensos a tener diarreas ya que es más difícil que tengan riesgos de contraer gérmenes como sucede con el uso de las mamaderas.
 
También está comprobado que los bebés que son alimentados con leche materna además de tener menos problemas del tracto digestivo tienen menos tendencia a sufrir otitis, neumonías o meningitis. 
 

 

Beneficios para las madres que amamantan

 
Las madres que amamantan también tienen sus beneficios al hacerlo. Ante todo podemos decir que se incrementa la autoestima al hacerlo porque tiene la seguridad de que su bebé se alimenta correctamente gracias a la leche que produce ella.
 
Otro de los beneficios para la madre es que las hormonas que se producen durante la lactancia hacen que el útero vuelva a la normalidad en menor tiempo y disminuyen las posibilidades de tener hemorragias.
 
Las madres que amamantan pierden más fácilmente los kilos de más que le pueden haber quedado durante el embarazo. Se reducen además las posibilidades de tener cáncer de mama luego de haber dado pecho.
 

 

Consejos para las madres que amamantan

 
Una de las cosas que se deben tener en cuenta es que la madre que amamanta se alimente bien. No quiere decir alimentarse bien comer por dos sino que es necesario consumir alimentos que aporten las vitaminas y nutrientes necesarios, beber mucho líquido ya sea en forma de agua, leche, jugos, etc. Y lógicamente que lo ideal es que una madre no tome alcohol ni fume.
 
Recordemos que un bebé que se amamanta de leche materna no necesita beber agua en sus primeros meses de vida, aunque sean días de mucho calor. Y tener siempre presente que cuanto más succiona el bebé más producción de leche habrá.
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado: