Un Papá en Prácticas Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

El Primer Resfriado: Instrucciones de uso para drama papás

nasaklin-original-aspirador-nasal-infantil-13152-MLC20072074671_032014-F
Aviso para padres: Os puedo asegurar que con Maramoto la imagen no es tan bucólica…

Ocho meses cumple Mara el próximo domingo (¡Dos terceras partes de un año ya!) y hasta la fecha no se había resfriado. Nunca. Algún moquito por aquí, estornudos por allá, unas décimillas de fiebre con las últimas vacunas… Pero nada más. Hasta que la semana pasada se lío parda y nuestra pequeña saltamontes se nos puso pochita con 38 largos de fiebre y más mucosidad que la que se esconde bajo el caparazón de un caracol (La mucosidad sigue todavía su curso). El resultado fue que Maramoto siguió tan activa como siempre, solo que quejándose más. Y que se pasaba las noches despertándose. Pero aparentemente ella estaba bien. Otra cosa eran sus padres en prácticas, que tras dos noches sin apenas dormir tenían los ojos fagocitados por las ojeras y una pinta de zombies que ya quisieran para sí los maquilladores de The Walking Dead.

El foco de la infección lo encontramos en el curso de lengua de signos para bebés del que os hablé el otro día. Había un peque con muchísimos mocos al lado de Mara. Y claro, fue imposible evitar que compartieran juguetes y que les diese por chupar en los mismos sitios. Cosas de niños, vamos. Así que dos días después teníamos todos los mocos en casa, mucho runrún de cabeza por que era algo evitable y muchas dudas y miedos. Así que tras esta primera experiencia me ha dado por escribir unas cuantas instrucciones de uso para padres en prácticas para afrontar el pequeño problema sin montar un drama familiar. Vamos al lío:

1. Tarde o temprano tenía que pasar: Los niños se ponen malos. Por hache o por be acaba pasando. Así que no sirve de nada lamentarse con aquello de “lo podíamos haber evitado”. Cuando más tarden en resfriarse mejor, por supuesto, pero una vez cogido el catarro no queda más que afrontarlo y coger fuerzas para pasar unas cuantas noches sin pegar ojo.

2. Sólo es un constipado: Hay de todo, oye. Pero por regla general un constipado no suele pasar de eso. El bebé estará un par de días pochito y luego volverá a la normalidad. Como nos pasa a los adultos. Está claro que da más pena cuando le pasa a un niño, y más si es tu hijo, pero tranquilo que saldrá de ésta. En estos casos Rajoy diría algo del estilo: “Luis, sé fuerte”. Pues eso.

3. Material de primeros auxilios para constipados: Véase Apiretal para bajar la fiebre y reducir el dolor, termómetro y aspirador nasal (en el caso de existir mucosidad). Puede que el Apiretal acabe espurreado en su ropa y en las sábanas (algo, aunque sólo sea por equivocación, tragará) y que utilizar el aspirador nasal se convierta en una pequeña odisea (tampoco es bueno abusar de él). Pero oye, hay que hacerlo. El termómetro no es necesario usarlo cada 15 minutos. Los efectos tardan algo más en verse. Así que tampoco es necesario hacer un estudio exhaustivo de la temperatura durante las 24 horas del día. Lo digo por experiencia. Y no quiero mirar a nadie.

4. Pide cita con el pediatra: Si es un constipado común, seguramente te dirá que sigas tal y como lo estabas haciendo hasta ahora. Pero siempre es mejor quedarse tranquilo y descartar posibles complicaciones.

5. Por una enfermera en tu vida: Nosotros hemos tenido la suerte de conocer y desvirtualizar recientemente a una enfermera, genial madre y tía molona donde las haya (algún día os hablaré de ella y de sus chicos). Y la verdad es que en estos días que andábamos más perdidos que un gótico en una fiesta ibicenca, tenerla a ella al otro lado del whatsapp ha sido una suerte, porque nos ha recomendado qué comprar y cómo usarlo. Así que si no conoces a ninguna enfermera, ponte manos a la obra. Aunque sólo sea por interés. Es lo que hemos hecho nosotros (guiño, guiño).

6. Todo llega y todo pasa: Morirás de pena por ver a tu bebé malito y morirás en vida por agotamiento y falta de horas de sueño (porque tú no duermes, pero la vida sigue y no te puedes bajar de ella). Pero todo pasa y unos días después tu bebé ya estará de nuevo en plena forma. Tú nunca recuperarás esas horas de sueño, pero llegados a este punto eso ya es lo de menos. Cuando uno es padre se acostumbra al modo zombie. Y las ojeras siempre dan credibilidad. Nadie en su sano juicio creerá que eres padre si no las tienes bien marcadas. Es muy trendy.

¿Cómo fue el primer resfriado de vuestros hijos? ¿Escapasteis del modo drama papás?

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Crianza salud y seguridad infantil trucos y consejos

Cómo curar el resfriado en niños de dos años rebeldes?

Cómo curar el resfriado en niños de dos años rebeldes? Hablo de esos niños que no quieren jarabes, no se suenan la nariz, que te repiten 1000 veces no no y no. Pero una infección puede agravarse si no se cura como es debido. Soy una gran partidaria del uso de los remedios caseros y naturales para curar el resfriado en niños. De hecho hemos resistido 2 años y medio antes de proponer el primer jarab ...

0 - 3 meses Bebé Madre ...

Cómo cuidar, dormir, bañar y amamantar a un bebé recién nacido y lo que necesita

Después de un largo embarazo, finalmente tienes a tu bebé en tus brazos. Este es un momento especial y emocionante. La primera semana de tu bebé fuera del útero consiste en conocerse mutuamente, en la recuperación del parto y en disfrutar al máximo tanto como sea posible. Después de 9 meses seguro y cálido, de repente, en un mundo exterior desconocido, sobreexpuesto y frío, es normal que a veces t ...