Las vacaciones escolares pueden conmigo

Cuando iba al colegio, junio, julio y agosto eran lo más parecido a un paraíso para mi. Junio contaba poco en el colegio, el día 15 ya estabas con la fiesta de fin de curso, y las notas y…VERANO! Calor, piscinas, días muy largos, nada de madrugones, devorar libros, escuchar música…RELAX! la mejor época del año! Y esa es la sensación que se me grabó de pequeña, con la que crecí. Y aunque trabajara en verano, o tuviera que estudiar para Septiembre en la época universitaria, el verano SIEMPRE era la mejor época del año.

9 años llevo ya intentando acostumbrarme que Julio y Agosto no significan verano; pero como siempre intentamos visitar Barcelona en esas fechas, han seguido marcando la mejor época del año. El verano ahora ha pasado a mezclarse con las navidades, con Enero y Febrero que en mi mente son meses grises y de mucho abrigo.

Más allá de tecnicismos en el nombre de los meses, el verano sigue siendo verano ¿o no?; el verano es época de relax ¿verdad?;

Otro tema, muy relevante para mi diserción de hoy: en Chile tienes 15 días de vacaciones, que me gasto cada vez que viajamos a Barcelona. No estoy yo para cruzar el Atlántico, jet lag y dos terremotos incluidos, como para ir menos de tres semanas! Así que en verano, cuando las terremoto tienen vacaciones escolares, la menda no tiene vacaciones. Y la verdad no las he apuntado a ningun campamento de verano. La una es muy pequeña, la otra no quería ir, y la verdad es que no son nada baratos. Así que la abuela de las criaturas hace malabarismos con sus nietas por las mañanas (lleva un mes y solo habla de irse a vivir al caribe) y yo estoy con ellas por las tardes.

Debería ser lo mismo que todo el año ¿o no? Pues no. Repasemos el concepto de verano que describía arriba: piscina (sí, descontando estas lluvias y días otoñales y que el agua es lo más parecido a bañarse en un glaciar), calor (5 días sí, 2 no…está siendo un poco descafeinado el verano); días muy muy muy muuuuy largos (pero que muy largos, y tan largos…este par ni en la oscuridad se duermen si no se ha puesto el sol), nada de madrugones (sí, sí, madrugones igual que todo el año, de lunes a domingo); devorar libros (libros? que es eso? suerte de la app de kindle en el teléfono sino no habría leído ni dos párrafos); escuchar música (¿en el trabajo cuenta?) y RELAX (de relax NADA de NADA)

A diferencia del resto del año, cuando llego de trabajar las niñas están relajadas, no cansadas. Se han despertado más tarde (cosa que hacen solamente de lunes a viernes), han desayunado sin prisas, han visto la tele, han pintado, etc… ¿qué pasa en cuánto llego yo? Después del primer minuto de alegría desbocada, llegan las preguntas “¿qué hacemos hoy? ¡donde vamos? ¿a quien vamos a invitar? ¿A quien vamos a visitar? ¿podemos ir a la piscina ahora?”

El tiempo que tardo en comer se les hace eterno, no dejan de venir a pedirme cualquier cosa que durante la mañana han hecho solas y ahora NECESITAN hacer conmigo. Y, por supuesto, a preguntarme la hora para ir a casa de quien sea, al tobogán, o a la piscina o donde sea. Llevamos así un mes, yo pensaba que mi agotamiento extremo sería cosa de las fechas navideñas. Pero va a ser que no. Mi inventiva se agota. Puedo decir que no tengo ni tiempo para pensar en actividades para hacer por las tardes. Menos escribir en el blog, que debería estar “cerrado por NO vacaciones”. Por no hablar de la cantidad de posts pendientes por leer que tengo guardados…

Por cierto, son las 23 de la noche, y este post lo escribo mientras terremoto mayor se acomoda conmigo en el sofá para que le lea los cuentos. Tengo una torre de 11 libros esperando en mis rodillas….. Por suerte hoy los leemos en el sofá y podré terminar el post, si los leemos en la cama seguro que me quedó dormida hasta mañana. Había olvidado esa sensación de que vives en un continuo de tiempo donde no diferencias qué día es, como cuando tienes un bebé recién nacido y apenas duermes. Me siento igual. Aunque duermo, pero siento que apenas me siento en el sofá, solo gracias a mi agenda sé que día es (la semana pasada era viernes y yo pensando que era miércoles…), tengo el tiempo justo de hacer listas de pendientes que solo se agrandan, y en cuanto demos la bienvenida a febrero ya empieza la cuenta atrás para los cumpleaños de las terremoto, y las compras previas para la vuelta al colegio.

Estoy poniendo a prueba la elasticidad de mi paciencia, recordando todo truco posible para no sucumbir después de una tarde de 8 horas sin sentir el silencio, sin siquiera tiempo para pensar. Quizá por eso aprendí un poco de Mindfulness en primavera, para poder vencer las vacaciones escolares! Ya hemos hecho de todo. Hemos ido infinitas veces a la piscina (por o decir todo los días que había almenos un rayo de sol), hemos desgastado el tobogán y columpio; hemos rodado por el césped; pintado con manos y dedos y pinceles y esponjas;  nos hemos disfrazado no se cuántos días; también hemos pintado mandalas; hemos hecho abanicos y otras manualidades; hemos cocinado brownies con formas y magdalenas de colores; hemos construido torres; clases de piscina y además, hemos visitado varias amigas de las terremoto. He repasado todas las ideas de actividades que hemos hecho anteriormente, ya me da igual que fueran de invierno, de verano, o de las dos. Y, por lo menos un día a la semana, me hago la tonta y dejo que sean ellas las que inventen a qué jugar. Porque hace un tiempo aprendí que también deben aburrirse. Es cuando digo “hoy el plan es no hacer nada” que salen con los juegos menos pensados: gracias a eso hemos jugado a todos los juegos de mesa que tenemos.

¡Pero queda un mes! 

Queda un mes de no parar, de trabajar 5 horas y jugar 8, de tener a las terremotos jugando y bailando hasta pasadas las 23 de la noche, y de intentar mantener los ojos abiertos para arrastrarme hasta el sofá a escribir un par de lineas antes de quedarme dormida viendo la tele. Ya tenía claro que con niños las vacaciones no son vacaciones, pero esto supera mis expectativas! Si no me he vuelto loca antes de que vuelvan al colegio, prometo contar cómo lo he conseguido! Lo mejor de todo, es que quizá después mire para atrás y piense que no era para tanto, o que sé que echaré de menos las vacaciones después…incoherencias de madre…pero ahora mismo siento que mi mente es incapaz de pensar (fuera del trabajo) y que, estos días, a eso de las 21 la cabeza deja de funcionarme…



Archivado en: Maternidad y Crianza, Pequeñas terremoto
Fuente: este post proviene de Asi piensa una mamá, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Te falta una animal de compañía

¿Tienes un perro o un gato en casa? ¿Otro animal de compañía o mascota? Si tu respuesta es no, te cuento que te hace falta uno! Yo crecí con una mascota, Rocky, un perro que creció conmigo. Cuando nos ...

Intenciones para este nuevo año

Feliz año a todos!!! Llegó el 2020, un número de bonita escritura ¿no te parece? Un número que siento y espero llegue lleno de cosas buenas, de muchas alegrías, muchas risas, de las lágrimas justas (y ...

Recomendamos

Relacionado

Salidas con niños Viajes imprevistos ...

Caos cotidiano en vacaciones – urgencias y deportes

El lunes os contaba como nuestro viaje de ida en las vacaciones no salió tan cronometrado como nos gustaría ahora que viajamos con las pequeñas terremoto. Bueno, pues siguiendo con el tema del caos cotidiano en vacaciones: ¿qué tal una visita a urgencias en vacaciones? No me puedo imaginar como debe ser irse a un destino algo más exótico con niños y tener que visitar un hospital. En estos momentos ...

Blog avarcas menorca ...

¿Qué te Evoca el Verano?

Ya hemos entrado en el mes de Junio, y el mes de Junio para mi, quiere decir verano. Sí, sigo viviendo en el hemisferio sur y no estoy de vacaciones, pero Junio es el mes que terminan los colegios, empiezas a planificar tus vacaciones. A mi eso no me lo cambia nadie en mi mente. Aunque este año estoy por poner de vacaciones mis RRSS, porque cada foto que veo de playa me da una morriña (sobretodo s ...

general familia pequeñas terremoto ...

Cuando las vacaciones no son vacaciones

Me está costando mucho la vuelta de vacaciones….qué difícil volver al invierno y pillar el ritmo otra vez. Me noto leeeenta, pero poco a poco vamos retomando. Y cada vez que vuelvo de vacaciones, y paso agotada varios días, pienso que mis vacaciones no son vacaciones. Hace unos años, si me mencionaban la palabra vacaciones, todo lo que me venía a la cabeza era una tumbona, arena y mar. Pero ...

general maternidad y crianza pequeñas terremoto ...

Vacaciones con la iaia

¿Qué son las vacaciones de los niños si no pasan parte de ellas con los abuelos? Yo recuerdo con muchísimo cariño los veranos en la playa con mis abuelos. Seguramente eran días mucho más tranquilos que los que podía pasar en cualquier otra parte, pero me encantaban. Nos levantábamos escuchando el tren pasar, tomábamos un buen desayuno en la terraza, oliendo el mar, y después de comprar o hacer los ...

Ocio Hotel Hotel Playa Cartaya ...

Un hotel ideal para vacaciones en familia

¿En pleno verano y aún sin destino para las vacaciones? En alguna ocasión os hemos recomendado algunos destinos e incluso hoteles especiales para niños. Nosotros hoy os vamos a hablar de una cadena de hoteles que piensa en la familia. Sobre todo en los más pequeños. Se trata de la cadena Playa Senator. Si aún no sabes donde ir en tus vacaciones…pueden ser un buen plan. Hoteles Playa Senator ...

Chile con niños actividades actividades con niños ...

¿Sabes qué hacer en las vacaciones de invierno?

Se acercan las vacaciones de invierno en Santiago, algunos colegios ya esta semana inician su pausa invernal, y los padres nos preguntamos qué podemos hacer para que no pasen todos los días en casa frente al televisor. Hace un año te compartía éstas ideas para jugar en casa. Pero aunque sea invierno, también podemos salir en busca de las actividades que se preparan en estas fechas.  Si te quedas e ...

Viajes Pequeñas terremoto Viviendo leeeeejos ...

Redescubriendo Barcelona con las terremoto

Creo que cuando uno es padre y enseña a sus hijos rincones de su propia ciudad, es como redescubrirla un poquito. Pero si además vives fuera…es una mezcla entre sentirse turista en tu propia casa y descubrir rincones que tenías olvidados. Eso nos pasa un poco cuando vamos con las Terremoto en verano. Así que hoy haré un resumen de los lugares que visitamos este año y que encontramos muy buen ...

general adolescencia familia

Vacaciones Escolares

Hoy cumple diecinueve añazos LaMediana, ni más ni menos ya son diecinueve años y como anoche decía afligida "me estoy haciendo mayor el próximo año ya hago veinte y esos son muchos" y aquí yo como buena madre metiendo el dedo en la llaga "uff no veas el próximo año veinte y en cuanto te des cuenta tienes cuarenta y .... y estás como tu madre" "ayyy no me deprimas" re ...

Pequeñas terremoto Salidas con niños Viajes ...

Caos cotidiano en vacaciones – la ida

Que moverse con niños no es tan fácil como hacerlo solo, está claro. Que viajar con bebés o con niños pequeños a veces implica llevarse cosas de más en las maletas, ir mucho más cargado e intentar planificar las cosas con antelación, también. ¿Pero y lo bonito del caos cotidiano de viajar con niños? Porque yo he aprendido que teniendo niños puedes pasar de una tarde tranquila en el parque a estar ...

Guarderia Colegio Educación ...

Vuelta a clase…en retrospectiva

Estos días he leído varios posts sobre la vuela al cole, los procesos de adaptación, las rutinas. Eso me ha hecho recordar nuestro inicio de clases…el pasado Marzo. Porque Septiembre es por excelencia el mes de vuelta al cole, pero aquí el curso empieza poco después que el año….y yo soy la primera que aun no se acostumbra. Pero me he puesto a recordar…y me han dado ganas de conta ...