comunidades

Mi sexto día de la madre...


7.30 am

De un salto el piojo se cuela en la cama, como siempre y para no perder la costumbre, su compañero de aventuras desde hace cinco años, la otra mitad de mi comando piojo, lo acompaña y me lame la cara como señal que también está ahí. El piojo me dice algo pero, para ser sinceros, no sería capaz de decir si me ha revelado la solución para los problemas del mundo o, solo me ha dicho: hazme un hueco. Con un ojo cerrado y otro abierto le doy un beso y estiro la mano, palpo sobre la mesita de noche en busca del móvil y ver la hora.

¡7.30! ¡Ganas de gritarle! De lunes a viernes hay que arrancarlo de la cama pero, hoy está más fresco que una lechuga y contándome algo que soy incapaz de repetir porque mis neuronas seguían durmiendo.

Y así, con un hazme cosquillas, dame un abrazo, apretujada entre padre e hijo y con el colega canino poniendo ojitos de pena comienza mi sexto día de la madre. Sexto día como madre, como hija llevo unas decenas más... Y entonces escucho: me voy a ver dibujos... Yo intento mantener los ojos abiertos pero se cierran y vuelven a abrirse porque escucho al piojo hablando solo en el salón.

9.00 am

Despierta, me levanto y tras visitar el cuarto de baño voy al salón. Un despliegue de playmobils me reciben con los brazos estirados al son de: Mamá, quiero desayunar... Y ahí voy yo a preparar el desayuno acompañada del fiel canino, al que a veces confundo con mi propia sombra mientras pienso en todas esas imágenes de madres e hijos impolutos, perfectos para las fotos, rodeados de desayunos maravillosos, posando para la cámara y contando maravillas de la maternidad...

Y entonces me paro a ver mis fotos, quiero decir nuestras fotos, porque desde hace seis años fotos sola las justitas, ja ja ja...Y qué veo: risas, cosquillas, locuras, pañuelos piratas y, como no, nuestra seña de identidad: la lengua fuera. Y me quedo con eso, aunque a veces reniegue porque me haga enfadar, tal vez porque a veces olvide que es un niño; y con su eterna conversación, con sus preguntas, sus explicaciones filosóficas y sus chupetines en la nariz esperando mi reniego.

Besitos avainillados

Fuente: este post proviene de Cuando Olía a Vainilla, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

general cuando olía a vainilla cuento ...

Los Martes y Yo : El Comando Piojo y Caracol, la Princesa de las Hadas.

Con todo mi cariño para Caracol, El Rey Akela, mi Piojo guerrero, El Rey de Piojolandia y mis Gabos... Erase una vez en un no muy lejano reino habitaba un Púper Piojo ávido de aventuras y de enlazar amistad con los habitantes de los reinos colindantes. Aquella mañana el Piojo estaba contento, pues, iba a recibir la visita de Caracol, la princesa de las hadas del bosque de Liria. C ...

anécdotas de niños caca cuando olía a vainilla ...

¡Caca, pedo, culo, pis!

¿Por qué? ¿Por qué hemos de pasar por esta tortuosa etapa infantil? ¿Por qué he de escuchar cada dos por tres el "eres una caca", "pareces un culo", "tienes cara de caca"...? ¿Por qué? Imagino que todos los que tengan hijos de edad similar a la del piojo estarán pasando por ella pero, no me sirve de consuelo. Juro que es una tortura cada vez que escucho un caca, un cu ...

conversaciones con el piojo cuando olía a vainilla elva marmed ...

Cuando Peter Pan es la mejor de las opciones...

La semana pasada en una de las múltiples charlas mantenidas con el piojo me dijo:Mamá, quiero ser Peter Pan, cuando cumpla 8 años siempre cumpliré la misma edad y volaré a Nunca Jamás. yo me reí y le pregunté si ya no quería ser pirata o científico, que era lo último que nos había dicho, he de decir que ya me lo imaginaba a lo The Big Bang Theory, ja ja ja ja. El piojo me dijo que no, que había ...

general anécdotas de niños conversaciones con el piojo ...

Conversaciones con el Piojo : Mi mamá lo sabe todo...

Ésta es una conversación robada. El piojo no hablaba conmigo sino con su queridísima amiga la Princesa Caaracol. Domingo pasado. El piojo y la Princesa Caracol andan jugando en el salón del reino piojeril mientras ésta que les escribe terminaba la comida. Entro un momento en el salón para controlar que todo va bien y veo un manchurrón de plastilina en el mueble. Me quedo mirando el ...

general anécdotas ayudante ...

El colega canino: mi nuevo ayudante...

Gabo Ursus, Eric (en mi barriga a una semana de salir) y yo. Nunca tuve perro. El más cercano era Epi, el perro de mis abuelorros pero en casa de mis padres nunca tuvimos. Ya había suficiente con cuatro fieras en casa, ja ja ja. Siempre pensé que cuando tuviera mi propia casa tendría uno. Sí, ese era mi pensamiento, eso sí, nunca me imaginé con un pastor alemán. Ejem, menos aún con un perro ...

general

Conversaciones con el Piojo : El Cansancio de Mamá.

Martes cuatro de la tarde estoy terminando de fregar el suelo de la cocina. Los goterones de sudor me corren por la cara, estaremos en septiembre pero yo sigo teniendo calor por mucho que los escaparates nos muestren la ropa de otoño. Desde el salón me llega el sonido de la tele, los Animales Mecánicos resuenan por la casa mientras el Piojo va saltando por el salón. ¿No debería estar cansado por e ...

cansacio de mamá cosas de niños cuando olía a vainilla ...

¡Mami!

¿Cuántas veces al día podemos escuchar el grito de: ¡Mamiiiiiiiiiiii! ? Yo me atrevería decir, como diría mi piojo, cuatrocientas mil veces o ¡más! A veces creo que si me hubiesen dado un céntimo por cada ¡mamiii¡, por cada ¡mamá! Tendría más pasta que cualquiera de los paraísos fiscales, je je je...Cualquier madre me entenderá, y sabe que no ando desencaminada en lo que digo, sobre todo si su peq ...

anécdotas de niños cuando olía a vainilla cuentos infantiles ...

Mis colaboraciones: Jacobo en busca del diente perdido.

¿Casualidad o causalidad? Cuando escribí este cuento para mi colaboración con PHB y El Rincón de las Pequeñas Sonrisas al piojo no se le había caído ningún diente, ni siquiera comenzaba a movérsele ninguno. Bien, pues, mi piojo no lo perdió pero sí se lo tragó, ja ja ja ja...ya contaré la historia en otro post. Pincha en el enlace y podrás leer el cuento: Jacobo en busca del diente perdido Besito ...

anécdotas de niños ateismo ateo ...

Conversaciones con el Piojo: No creo en dioses.

A estas alturas creo que, todos o casi todos mis lectores, conocen mi ateísmo, en más de una ocasión ha salido el tema en alguno de mis posts. A pesar de mi falta de creencia en Dios respeto a aquellos que sí creen, aunque no comparta sus ideas me parece totalmente respetable su creencia. Una de las consecuencias de mi ateísmo y el agnosticismo de papá piojo, el piojo no ha sido bautizado y, obvia ...

general aniversario anécdotas ...

De aniversario, celebraciones y Kamasutra...

Imaginen la situación. Diez años. Diez años desde que esa romántica locura ocurrió. ¿Qué podría ocurrir si esa situación la estuviéramos viendo en una peli o serie? Veamos: El marido, siempre es él el desmemoriado, se olvida de la fecha. Ella anda pensando en la maravillosa velada romántica que van a pasar en un restaurante de esos que pagas mucho y comes poco. Él planea ver el partido de fútbol c ...