Cuando Olía a Vainilla Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

La noche de la cremà



Pensaba comenzar la semana haciendo una crónica de las 132 horas intensivas pasadas con el piojo, es decir, los 5 días y medio de vacaciones fallariles. Sin embargo, voy a comenzar por el final de la historia. Final apoteósico, conocido por muchos de ustedes, y merecedor de este post. Al fin y al cabo, afortunadamente, se ha quedado en eso en una anécdota a contar, como me dijo un amigo el otro día "para contarle a tus nietos", je je je, eso espero que sea dentro de mucho, ja ja ja ja...Contemos:


Miércoles, casi  nueve y media de la noche, sentada en el sillón, papá piojo a mi izquierda, piojo recostado sobre mis piernas y el colega canino a los pies. Luz apagada, las noticias en la tele y sonido de petardos de fondo era la gran noche valenciana: la noche de la cremà, tocaba prenderle fuego a los monumentos falleros. Decirle adiós a las Fallas de este año alrededor del fuego mientras las falleras mayores, infantiles y adultas,  sueltan sus lagrimitas. De pronto el colega canino se levanta con prisas, corre rumbo a la puerta y comienza a ladrar. Lo llamamos. No viene. Lo llamamos. No viene. De pronto se oye un fuerte golpe en la puerta. Alguien llama con golpes exagerados. Gabo sigue ladrando. Todos nos sobresaltamos en el sofá. Papá Piojo corre a la puerta a ver qué pasa. Abre:

Desalojo. Todo el mundo fuera de casa con lo imprescindible. Un incendio.




Los gritos del policía llegan hasta el salón. Cojo al piojo corriendo. No pienso en nada más que en ponerle el abrigo y los zapatos mientras papá piojo se ocupa de Gabo. El corazón me va a cien por hora. Al salir veo mi bolso en la entrada pero no lo cojo. Todas las luces encendidas, las noticias en el salón. Cierro la puerta de mi casa sin saber dónde demonios era el incendio y si volvería a ver mi casa.

Papá Piojo arrastra a Gabo por las escaleras. No sabemos el motivo pero no le gustan, le asustan hasta el punto que prefiere estar 24 horas sin bajar a la calle aguantándose la meada antes que bajar por ellas. Sin embargo, baja y sube como un loco las escaleras en el parque. Es un misterio por resolver. Llevábamos 2 años diciendo que el día que fuera necesario no le quedaría otra que bajar por ellas. Nunca pensamos que un incendio sería el motivo.

Las escaleras están en la semioscuridad. La única iluminación es la luz de emergencia. Hay policías en cada tramo de las escaleras. Vivimos en el último piso, afortunadamente, sólo son 4. Yo en pijama, abrigo y zapatillas, ja ja ja, ahora me río al recordar que hace unas semanas bajaba así a mi perro, bueno, esa vez iba con zapatillas de deporte y la plaza estaba desierta por la lluvia. Ja, no me había parado ni a ponerme zapatos sólo pensaba en sacar de allí a mi piojo. Mi piojo baja a su ritmo. Lo cojo en brazos y corro por las escaleras con él. No me parto la crisma de milagro. No sé cómo pude correr con las zapatillas de andar por casa.

Llegamos a la plaza. Hay humo negro por todas partes. Los vecinos de los 4 portales en la calle. Muchos en pijama, no soy la única que va en traje de noche, je je je. Niños adormilados en bata, perros, gatos, cobayas, loros, pájaros... un nutrido número de animales se juntan en la plaza. 

La plaza se mezcla de falleros celebrando el fin de fiesta con los vecinos, que vivimos un fin de fiesta diferente. La policía acordona la zona. Gabo desesperado. Salimos de la zona, digamos de la zona cero. El parking acordonado y lleno de policía y bomberos. Las luces de las sirenas se juntan al espectáculo de luz y color de los castillos de fuegos artificiales.

Humo, humo y más humo. Un coche había explotado en el garaje, dos coches más por simpatía con el primero lo acompañan en su fiesta particular, varias motos, que no querían ser menos se unen a ellos. El garaje arde bajo las mangueras de los bomberos, quienes lo tienen complicado para llegar. 

Papá piojo y yo no comentamos nada de nada. No terminamos de creernos lo que está pasando. El piojo contento viendo tanto bombero y policía. El colega canino nervioso, desesperado...

Una hora y pico más tarde podemos subir a nuestra casa. Nuestro portal, el más lejano al incendio, no se ha visto afectado por el incendio. Sólo el olor a humo nos hace recordar el momento vivido. Bueno, eso y que seguimos con la luz de emergencia. 

De vuelta a casa. El piojo se duerme enseguida. Para él todo ha sido una aventura divertida. El colega canino sigue nervioso, asustado. Llora a su modo. No se separa de nosotros. Papá piojo y yo comenzamos a ser conscientes de lo que pudo haber pasado. De no haber sido esa hora, ese día... pero no, no vale la pena pensar en lo que pudo haber pasado sino en lo que no pasó.

Así que ya ven. Yo la que pasa de las Fallas. Cuando las celebro lo hago por todo lo grande. ¡Con una cremà por todo lo alto!

Besitos avainillados, que no chamuscados...




Fuente: este post proviene de Cuando Olía a Vainilla, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

general anécdotas ayudante ...

El colega canino: mi nuevo ayudante...

Gabo Ursus, Eric (en mi barriga a una semana de salir) y yo. Nunca tuve perro. El más cercano era Epi, el perro de mis abuelorros pero en casa de mis padres nunca tuvimos. Ya había suficiente con cuatro fieras en casa, ja ja ja. Siempre pensé que cuando tuviera mi propia casa tendría uno. Sí, ese era mi pensamiento, eso sí, nunca me imaginé con un pastor alemán. Ejem, menos aún con un perro ...

general aniversario anécdotas ...

De aniversario, celebraciones y Kamasutra...

Imaginen la situación. Diez años. Diez años desde que esa romántica locura ocurrió. ¿Qué podría ocurrir si esa situación la estuviéramos viendo en una peli o serie? Veamos: El marido, siempre es él el desmemoriado, se olvida de la fecha. Ella anda pensando en la maravillosa velada romántica que van a pasar en un restaurante de esos que pagas mucho y comes poco. Él planea ver el partido de fútbol c ...

general colecho cuando olía a vainilla ...

¡Reivindico mi cama!

No, no, no y mil veces no. Lo siento pero no puedo. Reivindico el derecho a tener mi cama propia. Sé que muchas familias están a favor del colecho y lo respeto, aunque no lo comparto. Además admiro a esos padres que comparten cama con sus hijos. ¿De verdad todos duermen plácidamente en paz y armonía? ¿Tienen una cama o un campo de fútbol? Mi cama es de dos metros de largo por uno cincuenta de ...

general anécdotas cuando olía a vainilla ...

¿Vaca...qué?

Jueves 8.30 am suena el despertador. Sí, estamos supuestamente de vacaciones pero nos traen la compra entre las 9.00 y las 11.00 am. Papá Piojo y la que les escribe aprovechamos para desayunar tranquilamente. El Piojo se despierta pasadas las 9.00 am. Jueves 13.00 horas casa limpia, compra colocada, comida... Papá Piojo está cocinando, ropa tendida, Piojo saltando en el salón. Nada de tecleo. ¿Mús ...

general cuando olía a vainilla elva marmed ...

¡Nos vamos al cole!: Piojos, Piojos, Piojos...

Puedo jurar, que nada más empezar a buscar en internet imágenes de piojos para el post, las tripas se me revolvieron y la cabeza comenzó a picarme. ¡Puaaaaaaffff! ¡Solo de pensar la posibilidad de que los piojos puedan llegar a casa me da algo! Yo ya estoy servida con mi comando piojo particular así que espero sea verdad lo que una amiga me dijo: los piojos respetan a sus congeneres, ja ja ja ja. ...

general actividades con niños cuando olía a vainilla ...

Crónica Navideña.

¡Estoy viva! "¡He sobrevivido! ¡He superado la prueba! Juro con la mano derecha sobre "los juguetes desperdigados por el salón" que estaba completamente segura de encontrarme con un NO APTO al finalizar las vacaciones. Un NECESITA MEJORAR como madre. Un NECESITA MEJORAR en paciencia (uhmmm, he descubierto que sólo mi madre tiene más que yo, ¡¡¡el Santo Job ni de broma nos gana!!!). ...

general #29muniversoblogger cuando olía a vainilla ...

Crónica de un encuentro: #29MUniversoBlogger

Sábado 8.00 am, la casa en silencio. Sólo se escucha el borboteo de la cafetera y a la locutora del telediario contar las noticias muy bajito, como si tuviera miedo de despertar a alguien. Subo un poco el volumen y me siento con mi café con leche. Un pensamiento me viene a la cabeza "¿cuánto tiempo hacía que no desayunabas con este silencio?" . El bando masculino de la casa duerme a pier ...

general animales anécdotas ...

Conversaciones con El Piojo: ¡Mi Gabo nunca...!

Si yo le digo a alguien que me conozco, que me conozca de verdad, que la noche del 24 de diciembre mi piojo me hizo llorar, dirá ¡No es extraño, eres una llorona! . Cierto, como bien diría Buzz Light Year, ¿por qué me vendrá este muñeco como ejemplo? Je je je, no sé, no sé, he visto Memorias de África ¡hasta el infinito y más allá!y he llorado cada una de las veces. No, no he soltado lagrimitas, ...

general bebés cachorros ...

Conversaciones con el Piojo : ¡Salvada por las 'cuerditas'!

Sábado. Nueve y media de la noche. Duchados y cenados. Tumbados en el sofá viendo una película de perritos. Derrotados por el agotador día en el Monte de los Dinosaurios. El piojo, aún despierto, le presta una atención increíble a la película. Todo porque hay un perro en la película, y él los adora.Bueno, a los perros y a todo bicho viviente. _Mamá, ¿por qué no tenemos perritos?_Va y me pregunta c ...

general bebés consejos ...

Los Lunes: Mis Consejos de Mamá a Mamá.

¿Estás preparada para ser mamá? Estos días estaba yo pensando que en esta sección me había saltado un capítulo primordial. ¿Cuál? Muy fácil, ¿cómo sabemos si estamos preparados para ser padres? ¿Cómo sabemos si somos de esos seres que podemos "aguantar" estar guerreando las 24 horas del día con un "ser de otra galaxia"?, sí, sí, porque son de otra galaxia, sus p ...