La Aventura de mi Embarazo Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

No le diga a mi hijo "ven conmigo que te voy a dar caramelos"

No le diga a mi hijo “ven conmigo que te voy a dar caramelos”. Por mucho que crea que es un comentario inofensivo. Por favor, no se lo diga. Estas mismas palabras he pronunciado hace unos minutos, no muchos, inmediatamente antes de llegar a casa. Aunque estoy segura de que no se pronuncian a menudo. No tantas veces como realmente quisiéramos, por prudencia, por educación, por respeto. Porque las palabras que desencadenan este tipo de respuestas suelen ser pronunciarlas adultos, personas mayores a quienes creemos que no debemos dejar en evidencia por su edad. Pero llega un momento en la que una decide plantar cara a esas cosas aceptadas socialmente que les dicen a los niños por la calle, inocentemente. Decirle a un niño “ven conmigo que te voy a dar caramelos” es una costumbre más vieja que el hilo negro. Pero esas palabras puede guardar consecuencias negativas que los adultos que las pronuncian no tienen en cuenta. Venía yo caminando con mi bebé de camino a casa cuando una mujer mayor le ha dicho “anda, ven conmigo que te voy a dar caramelos”. Mi bebé es un bebé, valga la redundancia, y como tal un ser inocente que no conoce la maldad humana. Ni se la imagina. Así que, si alguien le habla dulcemente, con buenas palabras, ¿por qué va a desconfiar?. La miró e hizo el gesto de darle la mano. Y la mujer me dijo, orgullosa, “mira, si se va con cualquiera”. Con cualquiera no se va. Se va con usted, que se está dirigiendo a él. “Ah, pues claro, se va con cualquiera, míralo”. Se siente orgullosa de llevar la razón. “Anda, vente conmigo que te voy a dar unos caramelitos”, y hace como que se lo lleva, sin querer llevárselo, claro, pero como enseñándome que se lo lleva. Juro que hasta el momento siempre he sido paciente y prudente en este tipo de situaciones, que si bien he intentado cortar rápidamente, nunca he querido llegar a la impertinencia. Pero ya no. Ya no estoy dispuesta a seguir permitiendo que se acostumbre a los niños a engaños peligrosos, como si éstos no tuvieran consecuencia, como si solo fueran bromas inocentes. “Por favor, no le diga a mi hijo que le va a dar caramelos para irse con usted”. La señora ya se quedó cortada, porque no se esperaba. ” Pero mujer, si es de broma, no pasa nada, no me lo voy a llevar”. “Usted puede que no, pero quizás otra persona sí. Hay que educar a los niños, y diciéndole usted que le va a dar caramelos hace que el niño se confíe, y se vaya con cualquiera que le ofrezca caramelos. Así se llevan a los niños, señora, y luego nos lamentamos. Y hay que educar a los adultos y que aprendan a tratar a los niños, que no se les puede ir engañando como si no pasara nada, porque sí pasa. Así que no le diga a mi hijo que se vaya con usted ofreciéndole caramelos, por favor”. La mujer se ofendió muchísimo, cómo osaba decirle yo semejante cosa. Y fui correcta y educada, aunque cortante, pero claro, no entendía mi reacción. Es la realidad. Hemos permitido durante demasiado tiempo que los adultos tomen el pelo a los críos con supuestas bromas inocentes. Les hemos otorgado tácitamente el derecho a tomarles el pelo como si no pasara nada. Nos hemos negado el derecho como madres y padres a replicar dichas acciones, por respeto porque no hay maldad real detrás de ellas. Incluso más de una vez habremos hecho la misma broma a otros niños. Pero hay bromas que pueden acabar muy mal. Porque el día que una o un degenerado que quiera llevarse a mi bebé le hable con palabras amables, si mi bebé está acostumbrado a que desconocidos hagan eso, se irán tranquilo. Porque una vez le dijeron algo similar delante de su madre, y su madre lo permitió. Y no quiero que mis hijos engrosen la negra lista de niños desaparecidos , no si puedo evitarlo. Y porque, qué narices. Es una falta de respeto a los críos. Una falta de respeto monumental. Es más fácil si en vez de tener que ir educando yo a mi hijo, que ya lo hago y  no es excluyente, y previniéndole, los adultos nos dejamos de decir estas gilipolleces. ¿Qué ganas, qué? ¿Reírte del crío? ¿Reírte de la madre? ¿Aportas algo bueno y/o positivo con tu puñetera broma? Pues entonces, cállate y déjate de engañar a los críos con chantajes. Porque si hay consecuencias lamentables, te echarás las manos a la cabeza, pero el daño ya estará hecho, cuando se podría haber prevenido. Hay que educar, tanto a niños como adultos, educar para prevenir. Lo de los caramelos en el fondo es simbólico. Quien dice caramelos, dice cualquier cosa que llame la atención a las criaturas. Mis hijos mayores les ofreces caramelos y es como si les ofrecieras un ladrillo, vamos, que no les tientas. Te van a decir que no. Quizás ni te contesten, a riesgo de ser maleducados. Por pura precaución, prudencia y desconfianza. En ellos confío más porque cada día de nuestra vida les digo y les repito que nunca jamás deben confiar en un adulto extraño, hombre o mujer. El bebé no sabe ni lo que es son los caramelos. Pero es un bebé inocente, bueno, simpático, cariñoso, que hace con todo el mundo. Si le haces el amago de cogerle en brazos o darle la mano, se va contigo. No tiene motivos para desconfiar. Pero no son los caramelos, es el ofrecer algo para que se vaya contigo. No, nunca, jamás, Es una broma que no tiene sentido, que se basa en el abuso de confianza del adulto sobre el niño, que hace a los niños confiados y vulnerables ante situaciones similares con peligro real detrás. Que yo se que esa señora no se lo iba a llevar. Pero si mi bebé ve que la señora le regala el oído y yo le sigo la […]

La entrada se publicó primero en La aventura de mi embarazo.

Fuente: este post proviene de La Aventura de mi Embarazo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Truco o Trato Culturas Fiestas ...

¿Por qué se celebra Halloween en España?

Ya es Halloween, una festividad que desde hace unos años celebramos en España como si fuera tradicional.  Los escaparates del comercio en general se suman a celebrar Halloween en España, niños y adultos disfrazados hacen recogida de caramelos por las casas, en las que muchos vecinos ya reciben a estos con su respectivo disfraz y caramelos. Pero, ¿Qué se celebra realmente? ¿Por qué lo celebramos en ...

Escuela de padres Ser padres

Le pego mucho a mi hijo de 5 años.

“Le pego mucho a mi hijo de 5 años”, es un título llamativo, no he podido evitar que sea así. Es un titular duro, y parecerá a quienes no entren a leerlo una apología del maltrato cuando intenta ser todo lo contrario, la denuncia de una realidad de muchos niños. Una realidad que muchos padres y madres intentan mantener entre las 4 paredes de sus casas y una situación que muchos queremo ...

Comunicacion respetuosa Frases para practicar

Iniciar y mantener conversaciones para comunicarte con adolescentes

Yo no le hubiese hablado a mi padre de esta manera… Esta generación no respeta nada… Es como hablarle a una pared… ¿Cuántas veces has pronunciado una de estas frases? ¿Las tres? ¿Por qué no pueden ser como nosotros? solemos insistir los adultos ante actitudes que no comprendemos (o no queremos comprender). La comunicación entre padres e hijos es un camino lleno de obstáculos. Lo ...

crianza criticas de mi forma de criar dejar llorar ...

Dejenme a mi la crianza.

Nuevo post, sobre lo que muchas quisiéramos decir: Dejenme a mi la crianza! Yo soy la mamá, deja de criticar! Creo que muchas, la mayoría, queremos responder de esta manera, lo hemos pensado en algún momento, pues la crianza tampoco es algo fácil, hablemos del tema. Es que es tan común, o sea, vas por ahí y ya sale un opinologo diciéndote, no esta bien esto y lo otro, por que no haces esto, aquell ...

Dejenme a mi la crianza.

Hola chicas! Como están? Hoy tenemos un nuevo post, sobre lo que muchas quisiéramos decir: Dejenme a mi la crianza! Yo soy la mamá, deja de criticar! Creo que muchas, si no es que la mayoría, queremos responder de esta manera, lo hemos pensado, admitamoslo, checate mi opinión sobre este tema. Es que es tan común, o sea, vas por ahí y ya sale un opinologo diciéndote, no esta bien esto y lo otro, po ...

Lechonadas caramelos cumplir promesas ...

Save the Children

 Ayer pasé junto a este cartel, corriendo, con mi  hija, y la niña me frenó en seco al verlo:  -“¿Qué le pasa a esta niña, papi…? ¿Por qué  está triste…?”-  No quise mentir a mi hija; al explicarle que  muchos niños no tienen la suerte que tiene ella,  que sí tiene unos padres que pueden darle  de comer todos los días, la reacción de  mi hija fue querer darle un juguete, y ...

Crianza Informativo Pre-Escolar ...

¿Se acaban alguna vez los "terribles dos"?

Spoiler: la respuesta es no, nunca, ni hasta de adultos. Me imagino que pensarán que este post va a tratar sobre el Sebas, que cumple dos en septiembre y los temidos “terribles dos”. Pero en realidad no, les voy a hablar de Isabela, que tiene 5. Mi Isa en verdad nos trae muy pocas preocupaciones, es una niña dulce, educada y de buen corazón. Pero resulta también que es una niña, y pasa ...

Inicio de la lactancia materna amamantar aprender ...

13 razones para dar el pecho en público

Hace unos días vi en las redes sociales un artículo que trataba sobre dar el pecho en público. Quería compartirlo entre mis lectores pero no lo he encontrado, así que me he decidido a escribir sobre ello. ¿Por qué no debemos escondernos para amamantar? 13 razones para dar el pecho en público Para que los niños aprendan que dar el pecho es lo natural. Son como esponjas e imitan todo lo que ven y to ...

Crianza con apego Cursos curso ...

"Autoridad y límites" por Carlos González

¡Buenos días! Hoy os escribo especialmente contenta porque he tenido la oportunidad de acceder a uno de los últimos cursos de la Escuela Bitácoras y no podía pasar por alto el recomendarlo.  Hoy os  hablo del curso “AUTORIDAD Y LÍMITES” de Carlos González. Hace mucho tiempo ya, desde mi primer embarazo, que conocí las lecturas de Carlos González y me apasiona su manera de entender la c ...

Educación respetuosa educación respetuosa empoderamiento ...

Cómo empoderar a tu hija o a tu hijo

La primera vez que escuche (bueno, leí), la palabra empoderar fue en un libro de coaching. ¡Me fascinó! Mi propia definición de empoderar es ayudar a una persona a descubrir y a sentir su poder interior. No sé si es la definición más correcta o la menos correcta pero es la que más me gusta porque es lo que a mí me pasó cuando después de algunas sesiones de coaching descubrí mi poder personal. Pude ...