De mi casa al mundo Idea guardada 1 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Reto: un mes aprendiendo a vivir cada instante



Después del resacón de enero, llega febrero, con sus días extremadamente fríos y sus almendros en flor. Todavía queda invierno, pero el cambio de estación ya perfila en el horizonte, así que febrero me parece un buen momento para prepararse interiormente y poder así florecer en primavera.

Te propongo un reto, una manera de autoconocerte, de ponerte a prueba, y de ir dando pasos hacia una vida más consciente y conectada.

Desde hoy, y durante todo el mes de febrero, realizaremos juntos una tarea cada día, será como un ejercicio, una propuesta que va a tener una profunda misión: la de conectarte contigo mismo, cuidarte, y conocerte.

He organizado 28 propuestas para cada uno de los días del mes. El objetivo es realizar una actividad cada día, aunque no importa el orden, puede ser el que tú mismo/a decidas.

¿Estás preparado/a? ¿Te atreves?  Yo tengo muchas ganas, esto me está haciendo falta en muchos sentidos.

Pues vamos allá?

Éstas son tus misiones para el mes de febrero (al final del post encontrarás un calendario imprimible e iré compartiendo cada día en Facebook la tarea diaria):


(Día 1) Mírate y mira a los demás

Tenemos tendencia a la autocrítica, a veces de forma automática. Casi nunca nos vemos tal cual somos.Hoy vas a adoptar un enfoque radicalmente diferente de tus relaciones contigo mismo/a. Mira profundamente en tu interior y concéntrate en ti mismo, con amistad, sin juicios y con gratitud.

¿Cómo lo puedes hacer?

Frente al espejo, realiza algunas respiraciones profundas. Mírate, sin emitir juicio alguno, sin hablarte.
Toma conciencia de tu imagen física, del templo que es tu cuerpo, y de cómo te permite vivir.
Ahora presta atención a tu vida emocional: tus esperanzas, tus sueños, tus miedos, sin emitir juicios.
Identifica una fuente de inspiración, de asombro, belleza, misterio o sorpresa en ti. Todos la tenemos. Agradece eso.Acaba con algunas respiraciones profundas.

Después de hacer este ejercicio, mira a los demás de la misma manera, sin emitir juicios, sin críticas. Una buena forma de conseguir esto, es mirándoles a los ojos. ¿Has experimentado alguna vez el placer de mirar a los ojos a los demás? ¿Sabes la belleza que hay en eso? No todo el mundo es capaz de hacerlo, te pido que lo intentes, y luego me cuentas.

(Día 2) Celebra el Imbolc:

El  2 de febrero, además de ser el día de la Marmota en EEUU, se celebra el Imbolc, que se originó como un festival celta del fuego que celebra la aparición de la primavera.

Imbolc significa "en el vientre", y se refiere a la vida que comienza a brotar debajo de la tierra. Es una fiesta mágica y muy buen momento para los nuevos comienzos y para establecer metas para el año.

Además, también es una época de limpieza y purificación, por lo que te propongo un ritual sencillo que combine los dos aspectos de la fiesta:

Comienza con un baño o ducha a modo de ritual. Hoy utiliza algún exfoliante para eliminar suavemente la piel muerta y los viejos patrones. Después del baño, ponte aceite o crema por todo el cuerpo.
Durante el día busca un momento para estar solo/a y en silencio, puedes encender una vela incluso, busca lápiz y papel y anota tus metas para este año. Sé concreto y razonable, pero no tengas miedo de establecer objetivos por los que tendrás que trabajar duro. Es un buen momento también para hacer algún árbol mental, como te expliqué aquí.

(Día 3) Medita durante 15 minutos

La meditación reduce el estrés y la ansiedad y te proporciona un montón de energía extra y claridad mental.

Hay muchas maneras de meditar, todas parten de una relajación profunda, y  hoy en día puedes encontrar incluso aplicaciones para el móvil que son muy interesantes y te puedan ayudar. Prueba ésta: Headspace (¡aunque es en inglés!).

(Día 4) Día sin quejas

Las quejas nunca, nunca son productivas. No sirven para nada. Es más, son un catalizador para automatizar patrones negativos de pensamiento.

Ponte a prueba, no te quejes durante un día, ni siquiera de las pequeñas cosas. Acepta la situación que se presente y sigue adelante, o busca una solución.

(Día 5) Toma conciencia de las pequeñas cosas
Dedica hoy 5 minutos por la mañana a observar plenamente las cosas más imperceptibles:

El sonido de los pájaros gorjeando a través de la ventana
El viento susurrando entre los árboles
Las formas de las nubes en el cielo
La sonrisa en el rostro de tu hijo

Encuentra fascinación en las cosas sencillas, pon tu atención en ello y toma conciencia de las pequeñas cosas.

La vida te ofrece maravillas y sucesos espectaculares al alcance de la mano todos los días. Simplemente necesitas abrirte a los momentos preciosos que pueden proporcionarte reflexión y perspectiva durante el resto del día.

(Día 6) 24 horas sin compras
Rompe con ese ciclo no saludable de gasto emocional que suponen las compras y no compres nada durante un día, ni siquiera comida o cosas básicas. Asegúrate de que no lo vayas a necesitar con anticipación. Luego evalúa cómo te sientes.

(Día 7) El paseo y la práctica de la atención
Pasamos la mayor parte del tiempo en casa, en el trabajo, en el coche y en el supermercado. Hoy dedica un tiempo a pasear. Los paseos son una gran oportunidad para practicar la atención.

Sal de casa y camina por el vecindario, aunque sólo sean 5 minutos y:

Fíjate en cómo se siente tu cuerpo: ¿está cansado? ¿Te duele algo? ¿Tienes hambre? Presta atención a las sensaciones de tu cuerpo.
Observa el entorno, fíjate en los detalles, en aquellas cosas que antes no habías visto. Sonríe amablemente a quien te encuentres.

Presta una atención completa a lo que ves y oyes y a la armonía fuera de casa. Te vas a sorprender de la cantidad de cosas nuevas que vas a percibir y de lo fresco/a que te vas a sentir después.

(Día 8) Limpia el cajón de los trastos
Deshacerse del desorden puede tener un efecto casi terapéutico, ya que ayuda a lidiar con todas las emociones ambivalentes que se proyectan en tus cosas.

Haz tu propia sesión de terapia hoy y limpia  el cajón / armario / rincón más desordenado de tu casa.
(Día 9) Tus hábitos diarios a examen

Es el momento de echar un vistazo más de cerca a tus hábitos cotidianos, desde tu rutina de la mañana, a la forma de trabajar, o tus rutinas nocturnas.

Cuestiónate, ¿qué hábitos puedes mejorar? En caso de querer cambiar alguno, ¿qué hábitos nuevos quieres cultivar?

Cuestionarse a uno mismo, con sinceridad y valor, es el primer paso para iniciar un cambio positivo.

(Día 10) Una tarea después de otra
Las mujeres somos expertas en hacer varias cosas a la vez, pero nada drena la energía más rápido que cambiar constantemente entre múltiples tareas.

Hoy vas a procurar centrarte en una sola tarea cada vez, incluso puedes utilizar un contador de tiempo si lo prefieres. De lo que se trata, es que disfrutes el aquí y el ahora, conectando al cien por cien con la actividad que estés haciendo. Esto tan sencillo aumenta la vitalidad y la energía, ¡pruébalo!

(Día 11) Aprender una nueva habilidad
De hoy no pasa. Es el momento de empezar con esa actividad que siempre has tenido ganas o curiosidad por aprender.

El aprendizaje amplia tu horizonte y puede ser muy divertido. Yo voy a empezar a aprender a hacer punto, no lo he hecho nunca antes, pero tengo ganas desde hace mucho tiempo.

(Día 12) Escribe en tu diario
Escribir ayuda a organizar los pensamientos y desestresa. Siéntate durante veinte minutos hoy para escribir sobre cualquier cosa que se te ocurra. 

Si te gusta, considera la opción de incorporar una sesión de escritura diaria rápida en tu rutina habitual.

(Día 13) Disfruta de la soledad

Pasa por lo menos 3 horas (incluso más) solo/a, sin medios de comunicación o el ruido de la televisión de fondo.

Presta atención a lo que sientes al estar en completa soledad y, si lo deseas, anota tus pensamientos.

(Día 14) Un día sin planes

En nuestra cultura, estamos tan acostumbrados a sacar el máximo provecho de cada minuto libre del día, que a veces puede incluso dar vértigo no tener planificado el día (si no que se lo pregunten a Chicosolitario que es un auténtico obseso del control y del plan). 

Sé valiente hoy, no planifiques nada, y a ver a dónde te lleva el día.

(Día 15) Un día OFF
Desconecta del todo durante un día. Fuera móvil, internet, televisión,?

Los medios sociales, las noticias,? drenan nuestra energía y nos mantienen en un estado de distracción constante. Así que hoy: Cierra todas las sesiones y disfruta de la tranquilidad de permanecer desconectado/a.

¿Podrás hacerlo? A mí me va a costar, pero lo haré. Lo interesante es evaluar después, cómo te has sentido durante todo el día y cuestionarse.

(Día 16) Practica la gratitud

Tener una vida más consciente tiene mucho que ver con apreciar las pequeñas (y grandes) cosas que forman parte de nuestra vida.

Misión para hoy: Escribe una larga lista de todo (y todos) por lo que estás agradecido/a en la vida.

(Día 17) Revisa tu rutina de belleza

Es hora de revisar tu colección de productos de belleza. ¿Utilizas todo lo que tienes en el armario del baño?  

Escribe una lista de todo lo que utilizas de forma regular o de verdad quieres utilizar para el cabello, cara, cuerpo. Tira a la basura o regala todo lo demás que no utilizas.

Este análisis y limpieza de armario, te va a dar mucho más impulso para que cumplas con tus rituales de belleza y empieces a cuidarte más y mejor.

(Día 18) Rutina relajante antes de acostarte
Mejora la calidad de tu descanso y aumenta por tanto la energía que tendrás mañana, tomándote un tiempo para terminar correctamente el día. 

Son muchas las opciones: escribe un poco en tu diario, lee un buen libro, toma una taza de té, prepara todo para mañana como si fuera un ritual, ? Se trata de conseguir un ritual nocturno que te relaje y te despida con tranquilidad del día que finaliza.

¡Pruébalo hoy mismo!

(Día 19) Interludio musical

Dedica cinco minutos por la mañana a escuchar un concierto de violín o una pieza de piano de Chopin. Si prefieres el jazz, una composición de Kind of Blue, de Miles Davies o My Favourite Things, de John Coltrane, pueden ser una excelente alternativa. Evita el rock; no propicia la meditación. En cualquier caso, si deseas algo más enérgico, considera la Sinfonía del Nuevo Mundo nº 9, de Dvorak.

Una vez hayas seleccionado la música, deja que transporte tu mente a otro lugar y otro tiempo. Deslízate hacia un recuerdo positivo, en vacaciones, o aquella vez que viviste por primera vez la experiencia de una orquesta en directo.

La música relaja, tiene el poder de reavivar los recuerdos cálidos, evocar una sonrisa interior y serenar el espíritu.

(Día 20) Evalúa tus últimas 5 compras

Desarrollar hábitos de consumo más éticos y menos consumistas es clave para vivir una vida más sencilla y conectada. Aquí ya te hablé sobre la importancia de esto en tu armario.

Hoy dedica un tiempo a evaluar tus últimas cinco compras no esenciales (que no sean de comida o cosas de consumo básico). ¿Realmente han sido útiles?  ¿Cómo podrías mejorar tus decisiones de compra en el futuro?

(Día 21) Crea tu acrónimo-mantra

Este ejercicio se basa en la premisa de que las afirmaciones, mantras o incluso acrónimos positivos alimentan tu alma.

Una forma de hacerlo consiste en confeccionar una pequeña lista de algunas cosas que deseas hacer o en las que te gustaría convertirte.

Ahora toma esa lista de 4 o 5 afirmaciones y crea un acrónimo positivo que te ayude a recordar los elementos que lo componen. Por ejemplo, si el acrónimo es VIDA, podría incluir las siguientes palabras clave:

V ivencia

I  lusión

D ádiva

A mistad

Crea tu acrónimo personal, y así, recordándolo cada día, alimentará tu alma, te alegrará y ensanchará tu consciencia.

(Día 22) Sumérgete en la naturaleza

Presta atención a los dones de la naturaleza. Dedica cinco minutos hoy a visualizar o buscar un entorno en el que puedas hacer lo siguiente:

Detenerte a disfrutar de la fragancia de las flores
Fijarte en el vuelo de un ave
Escuchar el murmullo del viento en los árboles
Admirar la majestuosa belleza de una espléndida montaña
Oler el aroma salado del aire marino

Mantén una consciencia concentrada y aprecia toda la hermosura que rodea cada momento. Así, abrirás la mente y el cuerpo al poder sanador y reparador de la naturaleza, que te curará y te sosegará.

(Día 23) Practica el silencio

El silencio, como práctica de autoconocimiento,  ofrece la posibilidad de observarnos y tiene muchos otros beneficios; nuestra mente se aclara, se armoniza y se ahonda. 

En el silencio, por el hecho de profundizar el punto de la consciencia, aumenta la potencia de nuestra mente y de toda nuestra personalidad de un modo extraordinario. Además, trae la auténtica paz a nuestro ser.

Sé que es muy difícil que puedas permanecer en absoluto silencio durante todo el día, pero la premisa para hoy sería: Si lo que tienes que decir no es más bello que el silencio, no digas nada.

¡Inténtalo y verás los beneficios!

(Día 24) ¿Qué te estresa?

El primer paso hacia la reducción de la tensión diaria es identificar los factores desencadenantes personales del estrés.

Prueba esto: Toma notas de tus niveles de estrés según tus actividades a intervalos regulares durante todo el día. Puedes graduar el nivel de estrés de 0 a 10 según su intensidad.

Una vez que haya identificado los factores desencadenantes de estrés, averigua cómo puedes evitarlos o contrarrestarlos en el futuro.

(Día 25) Exprime tu creatividad

Tal vez creas que dedicar un tiempo a una actividad artística es innecesario o que quizá te aburra, pues ten en cuenta que los escapes creativos son una forma sana e importante de alimentar el alma.

Dedica hoy cinco minutos a un proyecto creativo para enriquecer tu día, algunos ejemplos:

Pintar un mandala (yo lo hago en piedras, mira aquí)
Escribir una estrofa de un poema
Cantar una canción a tus plantas
Pintar un sentimiento o un estado de ánimo con un par de brochazos
Prepara el desayuno, o la comida de una forma estética

Lo que importa es el esfuerzo que hagas para abrir tu núcleo creativo oculto. El arte eleva el espíritu y da color a la vida con belleza y creatividad. ¿A qué estás esperando?

(Día 26) Crea un ritual relajante para empezar el día

Comienza el día con un ritual relajante y energizante. En lugar de revisar de inmediato tu correo electrónico o tus redes sociales (como suelo hacer yo), busca otra manera relajante de empezar la mañana: medita, escribe, haz yoga, lee un libro, prepara un desayuno sano,?

(Día 27) Tus cualidades positivas

Tú vales mucho. Sin embargo, tiendes a olvidarlo. Muchas veces nuestra voz crítica interior ensombrece nuestras múltiples cualidades.

Dedica hoy un tiempo a hacer un listado con todas tus cualidades positivas. Puedes incluso hacer una consulta a tu familia, a tu pareja, a tus hijos, a tus amigos, pregúntales, ¿qué es lo que te gusta de mí?

Disfruta redescubriendo el gran potencial que hay en ti.

(Día 28) Las prioridades de tu vida

Por encima de todo, la vida consciente y conectada trata de averiguar y dirigir todas tus energías hacia lo que es más importante en tu vida y cómo añadir más de eso en tu rutina diaria.

Así que hoy, profundiza y haz un alista de tus 3-6 prioridades principales en la vida y a partir de ahora céntrate en ellas, es lo verdaderamente importante.
Aquí tienes una versión para imprimir por si quieres ir tachando cada tarea. A mí me gusta mucho hacerlo. Y si te animas a seguir el reto y quieres ir comentándolo conmigo día a día en Facebook, ¡allí te espero!

<<Los hubiese no existen. El camino tomado fue el único posible. No hay vuelta atrás. Aprende a poner atención en cada presente. ? Leandro Taub>>




Por cierto, participo en la 9ª edición de premios 20blogs. Tu voto es el más importante. No te olvides de pasar por aquí para votar. ¡Mil gracias!



Suscríbete para seguirnos y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu correo electrónico.

Fuente: este post proviene de De mi casa al mundo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos