La Aventura de mi Embarazo Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Retraso simple del lenguaje y pequeños avances en el habla.

Hace seis meses decidimos poner remedio al retraso simple del lenguaje que presentaba mi hijo pequeño. Como ya he contado en otras ocasiones, mi bebé con dos años no hablaba y, como tenemos la experiencia previa de su hermana, que también tuvo este problema, y el tratamiento con logopedia le fue tan bien, no dudamos en hacer lo mismo con él. En esta ocasión mi bebé era más pequeño que su hermana cuando comenzó a trabajar con la logopeda. Esto ha sido un hándicap importante, puesto que ha significado que los avances hayan sido más lentos. Si bien su hermana obtuvo resultados increíbles con pocas sesiones, a él le ha costado más. Yo lo he atribuído a dos circunstancias principalmente: ⇒ El mero de ser más pequeño en edad que cuando su hermana comenzó el mismo tratamiento ⇒ Las pocas sesiones de tratamiento al mes que nos pautaron en un principio Cuando mi hija fue derivada a atención temprana tenía ya 28 meses. Entre entrevistas, pruebas y diagnósticos, nos dieron los 29 meses cuando comenzó las sesiones con la logopedia. Las primera se sucedieron en el mes de diciembre, y dado que las vacaciones de navidad interrumpieron el tratamiento, hasta enero no comenzó a acudir con regularidad. Así que nos plantamos en los 30 meses cuando, por fin, empezó a trabajar. Los resultados vinieron enseguida, al cabo del mes pasamos de una total no comunicación verbal a que la niña se expresara oralmente clara e inteligiblemente. Un milagro, al menos así lo fue para mi. Pese a que no le dieron el alta definitiva hasta casi los 6 años, superó su retraso del lenguaje a los pocos meses de comenzar el tratamiento. De ahí en adelante la logopedia le sirvió para ajustar y asegurar temas de vocabulario y pronunciación. Mi bebé tenía 2 años exactos cuando comenzamos tratamiento con la logopedia después de seguir los mismos pasos y evolución de su hermana. Sin embargo no se produjo progreso alguno, cosa que a mi me desconcertaba y desalentaba a partes iguales. De hecho, hubo un retroceso considerable. A pesar de que mi bebé no hablaba, cuando comenzó  las sesiones con la logopeda su actitud en general era la normal de un bebé. Jugaba, interactuaba y expresaba en la medida en la que podía. Sin embargo, de repente se fue cerrando y en poco tiempo pasó a ser un niño irritable, siempre enfadado, con cada vez menos interés en relacionarse. Y comenzó a hacer lo mismo que su hermana en el momento más difícil de su no hablar. Frustrarse. Golpearse, tirarse al suelo, apartar la mirada, rechazar el contacto físico. No solo veía que su actitud era signo evidente de que sufría por no poder comunicarse. Estaba repitiendo un patrón que ya me era conocido y que me indicaba claramente que el tratamiento no estaba funcionando. Yo daba por hecho que no sería “coser y cantar” como su hermana porque era más pequeño, y me temía que eso le influiría de alguna manera. Pero sabía que no era el único motivo. Y es que, como por suerte solo presentaba un retraso simple del lenguaje, por su edad temprana le asignaron un número de sesiones al mes que me parecieron insuficientes de primeras. Pasados 3 meses, a la vista estaba que lo eran. Por si no tienes claro qué es un retraso simple del lenguaje, te resumo sus principales carácterísticas:   El inicio del lenguaje oral como forma de comunicación aparece más tarde de lo normal.   Las características del retraso simple del lenguaje suelen ser muy similares en los niños que lo presentan.   Los niños demuestran una gran compresión, siendo su punto débil la expresión oral.   Presenta mayor dificultad a la hora de emitir sonidos reconocibles y reproducir vocabulario.   Pueden compensar las carencias del lenguaje de otras  formas, pudiendo comunicarse perfectamente sin hablar o emitir sonidos.   El retraso en desarrollo del lenguaje se produce a todos los niveles y la expresión oral, bien en la emisión y pronunciación de sonidos, bien en la adquisición y uso del vocabulario, bien en la conversación en interacción con otras personas.   La respuesta a la atención temprana es muy satisfactoria y alcanzan hitos en poco tiempo. Así que, visto que no avanzábamos, decidí hablar con la logopeda y plantearle la necesidad de ampliar las sesiones. Le dije exactamente todo lo que me preocupaba, los antecedentes que vivimos con mi hija mayor y la impotencia de que, lejos de haber algún avance, por pequeño que fuera, yo percibía retroceso. Al principio se mostró un poco contraria a ello, alegando que se le habían asignado las sesiones correspondientes a su edad y diagnóstico, y que no se podía hacer más. Que quizás lo que necesitaba era más estimulación por nuestra (mi) parte en casa. Pero no sería por falta de estimulación. Mi principal impotencia es que nada de lo que intentaba con él funcionaba. Normalmente ni siquiera lograba que me sostuviera la mirada al decirle algo, ni mucho menos que articulara algún sonido en repetición de lo que yo decía. Tenemos libros, juguetes interactivos, fichas, y dos hermanxs mayores que son el mejor modelo a imitar. Pero no, ese no era el problema. El problema fue que solo nos asignaron dos sesiones mensuales, que de por si eran insuficientes. Si además se daba el hecho de que una de ellas coincidiera con festivos, puentes, vacaciones o el niño enfermo podía, como de hecho sucedió, pasar un mes entre una sesión a otra. Así que era imposible que hubiera avances con esa pauta. El principal impedimento para aumentar las sesiones era el propio diagnóstico. Así que por mi parte planteé la posibilidad de que éste hubiera variado, es decir, que en el momento de ser evaluado, por ser más pequeño, no se detectara algún problema, teniendo en cuenta que, para un bebé de 2 años, un período de 3 a 6 meses es un tiempo considerable en el que se pueden producir muchos […]

Fuente: este post proviene de La Aventura de mi Embarazo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Desarrollo del bebé Primera Infancia logopedia ...

Retraso simple del lenguaje, ¡progresamos adecuadamente!

Cuando mi pequeño cumplió dos años le diagnosticaron retraso simple del lenguaje y comenzamos a ir a logopedia. Quizás podía parecer un poco precipitado hacer una valoración tan pronto, pero dado que ya teníamos los antecedentes de su hermana con el mismo problema, la experiencia con el éxito del tratamiento de logopedia, y viendo que se repetía en él el mismo patrón de su hermana, no quisimos pos ...

general logopedia mi hijo no habla ...

Cómo superamos el retraso en el lenguaje gracias a la logopedia

Hace poco más de un año mi pequeña empezaba tratamiento con la logopeda. Hace poco más de un año mi niña era una niña tímida e introvertida, cabizbaja y miedosa. Le costaba relacionarse con los demás, adultos y niños, y se escondía tras su padre o tras de mi. Hace poco más de un año tuve que escuchar eso de que ya hablará y de que me estaba precipitando en llevarla a la logopeda porque tarde o tem ...

Bebés Desarrollo del bebé Maternidad ...

Mi bebé no habla, ¿debo preocuparme?

Mi bebé no habla. Y estoy segura de que no soy la única madre que madura en su cabeza la idea de si debe preocuparse o no por que su bebé no habla. Evidentemente, una no se preocupa por que su bebé no hable a los 6, 9 o 12 meses. Incluso a los 15, tampoco quieres darle mayor importancia. Pero llegados los 18 meses y ver que no pronuncia una sola palabra, no es que me preocupe, pero me inquieta. Mi ...

general atención temprana logopedia ...

Retraso del habla y atención temprana. Empezando el camino.

En más de una ocasión he contado como anécdota que Antía no habla. Si bien en este aspecto no estaba preocupada tampoco estaba tranquila, tenía mis sospechas y por eso han sido varias las ocasiones en las que le he comentado el tema a la pediatra. Finalmente ha decidido derivarla a atención temprana. Cuando digo que no habla no me refiero a que esté muda. Mi niña se comunica y emite sonidos, es ...

Problemas en el Desarrollo de los niños

La terapia del lenguaje y su importancia

Terapia del Lenguaje El lenguaje es una característica única que poseen las personas, que surgió en la humanización a raíz de la necesidad de comunicar necesidades y sentimientos y que además, le permitió formar una integración social con otras personas que poseían su mismo código de comunicación. Con este pequeño fragmento de antecedentes, se hace notar la importancia de poder poseer un medio de ...

¿Cómo estimular el lenguaje? Desde el afecto y el juego teniendo en cuenta la edad del niño

¡¡Hola!! Los niños utilizan el lenguaje para comunicarse, de igual manera que hacemos los más grandesitos. Desde la edad más temprana, el niño aprende a identificar los sonidos y su significado, e incluso a distinguir el tono con el que se le habla. Los padres son los principales y mejores estimuladores de su lenguaje, y también grandes responsables del aprendizaje del bebé por su equilibrio afect ...

general educación infantil guardería ...

La evolución en el habla, la logopedia y el adiós a la guardería

Estamos en tiempo de fin de curso, y para nosotros, además de un fin de etapa para Iván como os contaba en esta entrada, también lo ha sido para Antía. Ha acabado su ciclo en la escuela infantil, aunque solo ha ido este último año, pero lo ha aprovechado a tope y, sobre todo, disfrutado. Ha sido un año especial porque además en octubre la pediatra nos derivaba a atención temprana para valorar un p ...

Lucha CK creatina quinasa ...

Palabras Duchenne. La K y la L.

Llegamos a la K y a la L, y con ellas a hablar de la CK, creatina kinasa o quinasa; de la afectación linguística en los niños con Duchenne, de la lordosis y demás problemas de espalda y, para acabar, explicaremos un poco los problemas que tienen los niños con Duchenne para levantarse del suelo y como lo consiguen. Comenzamos hablando de la CK, creatina kinasa o quinasa, CPK o creatina fosfoquinasa ...

Mis Anécdotas

Rumbo a convertirme en Mami

Todo comenzó a las 2 de la mañana, con 39 semanas de embarazo un 7 de Junio, con la primera contracción. Ese día me había quedado donde mi mamá porque #ElPapiAprendiz debía madrugar para realizar unas compras (Esas compras que se ven en las redes sociales en donde las personas deben hacer colas larguísimas para obtener artículos de primera necesidad), y como estaba en mis ultimas semanas de embara ...

0-12 Meses Edades Maternidad ...

El libro de evolución y crecimiento de mi bebé de Busquets

Hace unos días compartía con todos mis lectores ¡que voy a ser tía! Y, por fin, he convencido a mi hermana para que escriba sobre su embarazo y los preparativos para recibir al bebé. Todos los post que vayan apareciendo ahora sobre el embarazo, probablemente los escriba ella. ¡De momento yo sigo con mis dos pollitos! Todavía recuerdo cuando, de pequeña, mi madre me enseñaba mi álbum del bebé. Me e ...