Un Papá en Prácticas Idea guardada 2 veces
La valoración media de 2 personas es: Muy buena

Pequeños lectores: ‘¿De qué color es un beso?’, de Rocío Bonilla

Hay editoriales que inevitablemente te traen buenos recuerdos. Es el caso de Bromera, que a mí sabe y me huele a infancia, a primeras lecturas en la lengua de ‘la terreta’, a aquellos libros que leíamos en la asignatura de valenciano y que siempre, o casi siempre, eran de Bromera. Aún debo tener unos cuantos en casa de mis padres, clásicos de Poe traducidos y volúmenes de los grandes autores locales, los que siempre han escrito influenciados por el ‘caloret faller’. O no, vete tú a saber, lo que sería una decepción para Rita Barberà, que ha pasado de hacer temblar el balcón del ayuntamiento en las fallas a desaparecer del mapa. No se sabe si a través de ese pasadizo que siempre se ha rumoreado que unía su despacho con la discoteca Mogambo. Cotilleos de provincias. Vete tú a saber. En fin, antes de irrumpir Rita os hablaba de Bromera, que tiene poco (por no decir nada) que ver con ella. Casualidades de la vida allí trabaja ahora una compañera de Universidad mía. Y ella me hizo llegar la pequeña joya de la que os voy a hablar hoy, un álbum ilustrado publicado por Algar Editorial, la rama de literatura infantil y juvenil de Bromera.

‘De qué color es un beso’, de la ilustradora barcelonesa Rocío Bonilla, es ahora por ahora uno de los libros favoritos de Maramoto. Y no me extraña, porque diría que su personaje principal, Minimoni, es uno de los más divertidos con los que me he topado en los cuentos que pueblan la estantería que tenemos reservada en el salón para la pequeña saltamontes. Una niña inquieta, divertida, a la que le encanta ir en bici, los pastelitos de crema de fresa y escuchar los cuentos que le cuenta su mamá. Pero por encima de todo, lo que más le gusta a Minimoni es pintar, actividad que le suscita una duda de difícil respuesta: ¿De qué color son los besos?

de que color es un beso 01


A raíz de esa incógnita Rocío Bonilla nos lleva de la mano de Minimoni y su increíble capacidad para transmitir sensaciones y sentimientos por una viaje por los principales colores. Tonos que la protagonista asocia a objetos y sentimientos que le gustan y le disgustan, de forma que le cuesta encontrar un color que aúne la calidez, la dulzura y la perfección que para ella representan los besos. Al final, cuando con un beso de su mamá descubrimos que los besos son como los arcoiris, un compendio indisoluble de colores, Minimoni invita a los pequeños lectores a poner colores a sus besos. ¿Cómo serán para nuestros niños?  ¿Amarillos como los girasoles y las buenas ideas? ¿Marrones como el chocolate? ¿Blancos y fríos como la nieve?…

‘De qué color es un beso’ es una auténtica delicia. Una pequeña joya colorida y con unas ilustraciones que llaman inmediatamente la atención por lo divertidas que resultan. Para mí, sin lugar a dudas, uno de los más bonitos y apetecibles de los que tenemos en casa. El libro que siempre cojo las contadas veces que Mara me deja elegir. El cuento que ahora mismo recomendaría si alguien me pidiese opinión. Será que en el fondo sigo siendo un poco Minimoni…

 

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos