comunidades

El parto que no fue


Cuando recuerdo el nacimiento de Isabel a menudo lo pienso cómo el parto que no pudo ser... ¿quién diría que puede haber partos tan no planeados, partos que se salen de control?Cuando me embaracé de Isabel, mi segundo embarazo, estaba dispuesta a disfrutar todo lo que no disfrute 10 años atrás, a olvidar los miedos que me apabullaron como primeriza, a gozar a plenitud de un momento tan único y tan efímero a la vez. Ahora tenía la madurez que no se puede tener a los 17 años, estaba acompañada de mi pareja y quería que él al igual que yo disfrutara cada cambio de mi cuerpo, de ver crecer al bebé y disfrutar sus movimientos.

Todo era una aventura, todo queríamos planearlo perfectamente. Ya habíamos decidido el hospital donde iba a nacer, el mismo donde nació Constanza pues el trato me había parecido muy cálido y no tenía queja del ginecólogo ni los pediatras. Contaban con el personal al adecuado para llevar un parto y para atender a un bebé. Comenzábamos a pensar en el baby shower, mi mamá y yo deseábamos alquilar algún lugar y Edgar proponía que fuera en casa. Ya habíamos empezado a preparar el ahorro para pagar el parto, estábamos en tandas por aquí y tandas por allá para tener todo el dinero listo al arribo de Isabel y cuando parecía que todo iba viento en popa, empezaron a detectarme la presión arterial alta. No dimensionaba la gravedad de las cosas y no creí que pudiera desembocar en un parto muy muy prematuro.

Cuando el director general de la clínica donde me atendía me advirtió que de no normalizarse mi presión todo podría acabar en una interrupción del embarazo, me pareció algo exagerado y fatalista. Después de todo yo me sentía de maravilla ¿por qué tendría que llegarse a tan graves consecuencias? Y muy honesto me dijo que me recomendaba arreglar mis papeles de seguridad social pues de continuar con el mismo estado, mi bebé sería de alto riesgo y ellos no contaban con el equipo suficiente para atender una emergencia de esa talla. Y aunque me parecía que estaba exagerando las cosas, no lo dudamos y fuimos a darme de alta a la clínica más cercana del seguro social. Catalogaron mi embarazo de alto riesgo e inmediatamente me mandaron a realizar estudios diversos y una clínica de gineco obstetricia. ¡Ya no llegue! a ninguna de las citas... ni a la más cercana que era una semana después. Tan sólo dos días después de haberme dado de alta, me puse muy mal y me tuvieron que llevar a urgencias.

Seis meses y medio... 29 semanas... no había crecido mi barriga lo suficiente, no supe lo que era ya no poder cortarme las uñas o agacharme por el tamaño de mi barriga, ni sentir con intensidad los movimientos de Isabel, apenas sí eran perceptibles sus pataditas, no supe de la fatiga de ya no aguantar la barriga, de los pies cansados, y una vez más no supe de contracciones.

Qué caprichoso es el destino. Y que amargas me parecen las horas previas al nacimiento de mi bebé. Y cada que visitamos al pediatra en aquella clínica dónde me pensaba aliviar, siempre recuerdo como todos mis planes cambiaron. Y aunque al final todo valió la pena, y tengo un enorme agradecimiento con la vida, con Dios y con el personal que atendió a Isabel, siempre recuerdo todo como el parto que no pudo ser.

La imagen puede contener: una o varias personas e interior


Fuente: este post proviene de El mundo de Constanza, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Quizá ni lo han notado pues ya es costumbre mía dejar el blog empolvarse por algún tiempo, después vino la pérdida de mi papi y no tenía ganas de nada así que mi blog pasó a último lugar y ahora que r ...

Quién diría que cuando decidí llamarle al 2019 el año de la ruleta rusa, estaba algo equivocada y que 2020 venía con más estrepitosas curvas y sorpresas, ahí sí tuvimos que aventarnos con todo, con la ...

Etiquetas:

Recomendamos

Relacionado

Embarazo y parto amamantar asesora barcelona ...

El momento del parto nos preocupa a todas las mujeres, un conjunto de sentimientos, dudas, nervios, miedos… Sin lugar a dudas lo peor es el miedo, enfrentarse a algo tan desconocido… Como mucho nos habrán contado alguna historia que parece sacada de una película de terror! Una de las grandes incógnitas es: ¿Dónde nacerá el bebé? Esto supone un dolor de cabeza para más de una, porque no ...

parto salud en casa alimentacion ...

Inducción al Parto, Dra. Isabel Quirós Inducción al Parto, Dra. Isabel Quirós De la mano de la joven pero experimentada ginecóloga Dra. Isabel Quirós, hoy trataremos un tema de sumo interés, la inducción al parto. Con ella iremos desgranando todas las circunstancias que pueden aconsejar esta forma de preparar el parto, muchas veces para una mayor seguridad y tranquilidad tanto de la madre como del ...

bebés maternidad comadronas ...

Buenas tardes! Se esta acercando la fecha de mi parto y quisiera presentarles una de las comadronas que me ayudará a recibir a mi Paula. Inma Marcos. La conocí en el curso de Asesora que hice y donde ella era una de mis profis, y desde ese momento tenia claro que si tuviera un próximo hijo, seria ella quien me ayudaría a parir (ya estaba embarazada y no sabia) En mis “surfeadas” por in ...

embarazo parto

Que dar a luz es una experiencia tan maravillosa como dolorosa es una de esas expresiones que no por muchas veces que se digan pierden sentido. Y si no, preguntémosle a esas madres que tuvieron partos difíciles, aunque terminaran en un final feliz que borrara esos duros momentos. Pues bien, hoy se ha comprobado que para las mujeres neandertales, dar a luz no sólo era doloroso, sino que su forma ...

general embarazo miedos en el embarazo ...

¿Puede haber algo más contradictorio que estar embarazada por tercera vez y sentirte como una primeriza?. Pues así me encuentro a estas alturas, aunque parezca mentira. Y es que por mucho que ya sepa lo que es ser madre, no hay dos bebés ni dos experiencias iguales. El tercer embarazo debería ser coser y cantar en cuanto a experiencia se refiere. Para algo debería contar haber pasado ya dos ve ...

general castigo cesárea ...

Ahora que ya ha pasado un año desde la llegada de nuestra hermosa bubu, puedo comentar que no pude ser partícipe de su nacimiento al 100%, es decir, no pude entrar a la sala de parto en el momento indicado para verla nacer, para escucharla llorar por primera vez, ver como la limpian, la pesan y registran todos sus datos y obtener la foto de rigor al lado de su madre envuelta en mantas verdes de cl ...

frases graciosas de partos frases en el parto cosas graciosas que se dicen en los partos ...

Hola a todos, hace poco vi un graciosísimo artículo de comentarios divertidos que se suelen decir en una sala de parto y la verdad es que me ha impresionado tanto que lo tenia que compartir con ustedes. ¿Alguna vez habéis estado en una sala de parto? Me refiero como acompañantes, no como protagonistas. Y es que, cuando sois vosotras las que vais a dar a luz, imagino que no estáis demasiado recepti ...

maternidad

Hola chicas! Por más que me preguntaron durante el embarazo por el parto de Alessandro no quise hablar de eso hasta no hubiera pasado, porque definitivamente nunca se sabe. Así que ahora con toda la felicidad y con mi gordito en brazos les cuento la historia. Mi plan? mi prioridad era un parto súper seguro y una pronta recuperación pensando en Lorenzo en casa. Tenía la fé de tener un parto vaginal ...

Embarazo y Parto Maternidad y Crianza birth ...

Un tiempo atrás, participé en una formación de doulas de parto. Una formación que cambió muchas cosas en mi y de la que alguna vez os contaré en más detalle. Una de las docentes era Guadalupe Trueba, educadora perinatal certificada por Lamaze desde hace más de 20 años, ha atendido más de 200 partos en el agua, es Doula pero además ha formado a más de 1.000 doulas y más de 400 educadoras perinatale ...