comunidades

Hay Momentos

Hace unos meses escribí este artículo, porque era así como me sentía, no es algo común en mi, lo cierto es que no lo publiqué en su momento y hoy quiero compartir esta parte de mi que aflora muy poco y que cuando quiere salir, le doy toda la libertad, porque de alguna formas las mujeres debemos drenar toda nuestra carga, carga que llevamos con amor, pero que algunas veces pesa mas de lo normal...

Hay momentos en los que ni yo misma se cómo me siento, este sentimiento de vacío que está dentro como si no hubiese nada más, y lo único con lo que lo logro comparar es con los días de soledad de cuando tuve a mi hijo y que luego pude entender que era una depresión post parto. ¿Entonces cómo puedo llamar a este sentimiento, tal vez una depresión post migratoria?

Un dia como tantos, pero algo diferente, tomamos nuestras maletas y partimos, sin mirar atras, y sin poder arrepentirnos, simplemente partimos con paso firme y con la conviccion de que era lo correcto.

Pensé que estaba bien y que nada de esto me afectaría, porque me sentía muy feliz los primeros días que llegue a este país, dispuesta a adaptarme, a salir adelante y pensé que sería más fuerte que mi familia, pero tome atajos para sobre llevar mi vida y esos atajos no fueron la solución. Parecía que sí, porque me sentía mejor, como cuando tomamos un analgésico para el dolor de cabeza, te alivia el malestar, sin embargo, si los síntomas vienen de algo más serio o una enfermedad más fuerte, el dolor de cabeza volverá, una y otra vez y deberás tomar el analgésico una y otra vez, porque es la forma en la que te sientes mejor, hasta que atacas la raíz del problema y tomas la medicación adecuada, el dolor no volverá y tampoco necesitaras el analgésico.

Siempre he sido muy conversadora, las personas que me conocen podrían describirme como una persona comunicativa, que interactúa bastante con las personas, pero lo cierto es que, aunque hablo bastante y escucho más, no soy una persona comunicativa desde mi punto de vista, ¿Por qué? Porque para mí, hablar no significa comunicarse, se puede hablar de mil tópicos, pero lo cierto es que cuando se trata de mí, de mis sentimientos, normalmente quedan atrapados en mi sin poder salir fuera. Hay muchas situaciones en mi vida que me molestan y no logro hablar de ellas, hay miedos internos que me atacan, pero siento que no puedo darme el lujo de flaquear, siento que esperan mucho de mí y yo quiero darlo todo, no todo lo que me rodea me agrada y no siempre mi día a día es reconfortante, pero siento que tengo la obligación de ser fuerte, porque es lo que todos esperan de mí. Siempre he solucionado problemas, ha sido mi misión en la vida, pero no siento que alguien pueda solucionar los míos.

Tal vez y solo tal vez, un día ya no haya nada que solucionar y poder darme de alta, y tal vez ese día descubra que no era realmente lo que quería. Porque hay momentos en los que ni yo misma sé que es lo que quiero.

Fuente: este post proviene de Blog de windyyelena, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Soy la mama de un adolescente, está muy próximo a cumplir 16, y es difícil no preocuparse porque está creciendo muy rápido y llegando a una etapa difícil en la vida, una etapa de muchos cambios y hast ...

Hoy quiero escribir un poco sobre mi proyecto de vida y mi decisión firme de emprender, este ha sido mi sueño desde hace mucho tiempo, he acariciado esa idea por años, hasta que la vida me trajo a est ...

Recomendamos

Relacionado

coaching estilo de vida fe ...

Aún recuerdo como si fuera ayer el día que tuve a mi primer bebé. A los 8 meses de embarazo sentía que ya era demasiado para mí, quería que terminara… estaba cansada, pesada, ya no dormía, pero sobre todo ya quería ver a mi bebé, me comía las ansias como dicen por ahí. En ese momento, como toda mamá primeriza pensé que nada más era ver a mi hijo y ya me iba a sentir aliviada, realizada, feliz… mad ...

inteligencia emocional crianza con apego disciplina positiva ...

"Había una vez una niña que no se sentía querida. Su razón le decía que todos los padres del mundo querían a sus hijos, era lo normal, pero su corazón no tenía suficiente con el cariño que recibía. Quería más, y especialmente de su mamá. Era una niña sensible, dulce, y siempre se portaba bien. ¡Por nada del mundo quería defraudar a sus padres, y sobretodo, a su madre! ¿Cómo sino iba a lograr ...

Les cuento..Fue un dia lunes normal cuando recibo la llamada del colegio informándome que mi hijo se había desmayado, mi esposo lo fue a recoger mi hijo me contó que sentía ganas de ir al baño pero como estaba en plena formación con la directora dando su discurso, sentía que no debía interrumpir de pronto se le puso todo oscuro... sentía nauseas me dijo le di agua, vomito bastante unas 3 veces, lo ...

Nuestras Vivencias Parto

Alrededor de las 3 de la madrugada me despierto super asustada porque mi esposo estaba vomitando y cual fue mi sorpresa cuando sentí algo calientito por allí abajo y pensé oooh ohhh me hice pipí o rompí fuente. Como mi esposo se sentía mal decidí calmarme y llamamos al hospital para salir de dudas, nos dijeron que si no era mucha cantidad y no tenia dolor esperaramos…desde ese momento comencé a ...

maternidad Reflexiones Para no olvidar ...

Hija: no hay palabras para expresarte el inmenso orgullo que siento por ti y la dicha que me das todos los días. Eres una niña enorme, eres una campeona de la vida. Me da tanta felicidad verte cumplir tus metas, siéntete grande y capaz porque lo eres. Deseo que siempre sigas poniéndote metas en tu vida y tengas claro que todo lo puedes lograr, deseo que esa chispa que te caracteriza y esa persever ...

General amistad baño ...

Santo Tomás de Aquino sugería 5 remedios contra la tristeza. La semana pasada me encontraba, no triste, pero sí muy cansada. Así que decidí aplicar los consejos de santo Tomás, porque pensé que también me servían. Estos consejos son: Concederse algún placer. Como tenía que ir a San Sebastián por un asunto personal, me concedí el placer de comer de pintxos Llorar. Este no lo apliqué porque no sentí ...

Crianza Maternidad

Si retumba en tu cabeza la frase: es que no llego a todo, bienvenida al club porque pueda ser tengas el síndrome de querer ser superwoman y por lo tanto podrías acabar siendo una madre estresada. Antes, meses atrás me sentía fatal, sí, porque no podía con todo, el cúmulo de tareas que tenía en casa y fuera, atender a mis hijos, ocuparme de la casa, me tenía negra es decir estresada. Y es que quere ...

embarazos y partos parto

El parto de mi niña fue el más largo de los 4. Nació con 3 días de retraso. Días antes, bueno para qué os voy a mentir, semanas antes tenía a todo el mundo en alerta jajaja. Al ser la primera con cada cosa que sentía y que no estaba segura ya pensaba que me iba a poner de parto jajaja, ains...ahora me río pero a mi marido (por entonces novio) lo tenía en vilo. "Cari, ay cari, que tengo contra ...

Sin categoría

¿Has sentido alguna vez que todo lo que estás haciendo no tiene sentido para ti? Todos llegamos a ese punto de la vida donde ya hiciste todo lo que te propusiste pero aún continúas sintiendo que todavía “falta algo” y no sabes lo que es. Una frase que circula constantemente por la web dice: “Si el plan no funciona, cambia el plan, pero no cambies la meta”. ¿Y qué pasa si qu ...

No me considero realmente una supermamá. En realidad soy una mujer común y corriente, más corriente que común. Pero al nacer mi hija, cuando, sentía que ya no podía más con tanto estrés y responsabilidad por tanto corre y corre, me salían Dios sabe de dónde, unas fuerzas increíbles (increíble para mí que en otras circunstancias habría azotado la toalla) para terminar con lo cometido. Así, que pien ...