comunidades

Jugar no siempre significa estar con una consola en las manos

Cada día que pasa me encuentro más asustada. Las imágenes que veo en las redes sociales de niños y niñas con cuatro años con tabletas y móviles en las manos son muchísimas. Y eso me aterra. Me horroriza la idea de pensar que los niños están pasando la infancia entre consolas, ordenadores y móviles. Y me asusta que crean que jugar significa pasarse un nivel más en el videojuego de turno.

¿No echáis de menos ver a más niños en el parque?

Ya no veo tantos niños en la calle jugando a la pelota o saltando a la cuerda. Algunos de ellos ya solo se divierten si ven vídeos de youtube o cuando están jugando a consola. Incluso he visto a niños de dos años esperando en el médico con el móvil de sus padres en las manos viendo los dibujos.

En mi infancia, jugar era mucho más que consolas, móviles y ordenadores. Me acuerdo cuando mis padres me compraron unas marionetas de dedo para uno de mis cumpleaños. ¿Sabéis todo lo que disfruté con ellas? Hasta las llevaba al colegio para hacer historias en clase con los compañeros. ¿Sabéis lo que me ayudó eso para desarrollar mi creatividad e imaginación?

¿Los juguetes tienen que marcar tendencia?

Parece que en la actualidad jugar está relacionado con las grandes marcas de juguetes. Parece que todos los niños tienen que tener lo último del mercado para pasárselo bien. El simple hecho de jugar ha pasado a ser una moda que cambia cada año según las tendencias. Ahora casi todos los niños tienen una consola en casa. Antes, jugábamos en la calle y en el parque. Incluso nuestros padres nos obligaban a veces a volver a casa. Ahora son algunos niños los que no quieren salir.

Jugar. Una acción que debería favorecer la creatividad y la imaginación. ¿Dónde quedaron los juguetes de madera que utilizaban nuestros abuelos, padres e incluso nosotros mismos? ¿Dónde quedaron esos juguetes que nos hacían quedarnos pegados al suelo todas las tardes después de venir del colegio? Desgraciadamente, creo que se ha perdido lo que en esencia conlleva el concepto de jugar. Los juguetes deberían ser libertad, deberían fomentar habilidades y deberían llenar de recuerdos inolvidables la vida de los niños.



¿Cuál es la intención de que los niños jueguen?

Hay padres que se olvidan de que la verdadera intención de un juguete es la de estimular la creatividad y la imaginación de sus hijos y no la de estar a la moda con el objeto en cuestión. La intención de los juguetes no debería fomentar el consumismo excesivo (con eso de que se pasan de moda en menos de seis meses). Yo echo de menos cada juguete que tuve en la infancia. De hecho, todavía tengo tangram y puzzles de madera con los que me pasaba las horas muertas maravillada.

Jugar es mucho más que una moda y una tendencia. Los juguetes que tienen los niños deberían ser a largo plazo. Juguetes auténticos que llamen su atención y que no estén guardados en un baúl porque ya no se llevan. Os soy sincera cuando os digo que echo de menos ver a niños por la calle. Echo de menos aquellos juguetes que nos robaban el corazón al instante. Echo de menos esos muñecos de trapo con los que íbamos a todas partes.

Más juego libre y menos tecnología en la infancia

No dejo de preguntarme qué pasaría si ayudásemos a los niños a recuperar la verdadera intención de jugar. Si volviéramos a dar importancia a jugar en la calle. ¿Qué pasaría si cambiásemos las tabletas y móviles por cubos y palas y fuésemos con ellos a coger arena? Ellos vivirían nuevas emociones, nuevas experiencias y nuevos descubrimientos.

Volveríamos a recuperar con ellos el verdadero concepto de jugar. Recuperaríamos con ellos esos juguetes auténticos que podrían acompañarles durante muchos años de su vida. Y eso ¿es lo que realmente vale la pena, no?

Porque me considero una fiel defensora del juego libre y respetuoso con el medio ambiente, os recomiendo que echéis un vistazo a la maravillosa tienda online de jugos de madera Baby Caprichos que me ha servido de total inspiración para escribir el post. ¡Estoy convencida de que os va a encantar!

.

Fuente: este post proviene de Nunca jamás y yo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

general diferencias elecciones ...

Y se acabó el mes de Abril, otro mes que se nos va, los colegios ya empezaron, las vacaciones ya fueron y la navidad ya paso hace buen tiempo y con ella la entrega de regalos a todos los hijos, ahijados y sobrinos, se acabaron las compras de emergencia y las carreras para llegar a las tiendas a tiempo para poder comprar el juguete soñado o de repente el no tan esperado, todo eso está en el recuerd ...

General

Hoy escribo este post porque me siento mal. Me siento defraudada con una sociedad que todavía sigue siendo sexista aunque no lo parezca, en la que siguen primando los juguetes “para niños”, los coches, camiones y muñecos de acción y los juguetes para niñas como muñecas, carritos y accesorios. Es verdad que en muchos aspectos la igualdad entre hombres y mujeres se acerca cada vez a una ...

Aprender Entretenimiento Familia ...

Por: Jorge Alberto Flórez Culman (Sociólogo e investigador, Gerente Técnico de la Corporación Juego y Niñez) Jugar con los niños y niñas, quitarse las etiquetas de la seriedad y de formalidad para ponernos al nivel de ellos; encontrarnos en el juego, permite que entendamos de una vez por todas que ellos son sujetos de sus derechos, que piensan, que sienten, que sueñan y que también pueden enseñar ...

General

Después de Reyes los padres debemos hacer un gran desembolso en pilas para que consigan funcionar todos los juguetes que han traido sus majestades a nuestros hijos. Parece una tontería pero a la larga un juguete puede salir muy muy caro porque tenemos que renovar continuamente las pilas del mismo. Estas Navidades me han salido por un ojo de la cara. Los Reyes Magos han venido cargado de juguetes y ...

tareas

El día de ayer el Ministerio de Educación lanzó esta pregunta en Facebook con base en un artículo publicado por el país cuyo link anexo al final del artículo. El tema de las tareas ha sido parte de las reflexiones que me han acompañado en estos últimos meses, pues veo que es un tema álgido tanto para los profesores, como para los niños y los padres de familia. Me alegra mucho que el ministerio se ...

General

En los últimos años las nuevas tecnologías han cambiado radicalmente nuestras vidas y la de nuestros hijos. Las consolas han dejado paso a las tablet y redes sociales que se han convertido en reyes indiscutibles de nuestros hogares. Esto ha dado lugar a un nuevo típo de ídolo infantil: la figura del  youtuber. Este cambio en los hábitos de ocio de los más pequeños ha dado lugar a que se hayan R ...

3-6 años 6-9 años 9-12 años ...

Jugar en la calle, fuera de casa, al aire libre, correr, saltar, reír, gritar. Esto es lo que los niños y niñas necesitan como el aire que respiran. Y esto tan necesario para un sano desarrollo físico, mental, emocional y social de nuestros hijos e hijas es algo que les privamos día a día. Y día a día, el juego en las calles y en los parques, sobre todo en las grandes ciudades, se va perdiendo y o ...

Escuela de familia desarrollo cerebral juguetes electrónicos ...

Sus Majestades Melchor, Gaspar y Baltasar ya descansan en sus palacios. En nuestras casas dejaron ya los regalos y juguetes y hoy, en TUMINIYO, nos fijamos en los llamados juguetes electrónicos para niños. Bueno no lo hacemos nosotros, lo hace la Fundación Oír Es Clave. Han sido sin duda, el regalo estrella, miles de ‘cacharritos’ que se han convertido en los protagonistas del Día de R ...

Entretenimiento (Deporte y Juego) Familia Viajes ...

Me doy cuenta que conforme las niñas van creciendo, la dinámica de los juegos va cambiando. Jugamos más en familia, hay muchos más juegos de mesa, de cartas. Interaccionamos de manera diferente. Crecen, aprenden a leer y a escribir, y se abre otro mundo de juegos nuevos. Pero además, también me he dado cuenta que cada vez cuando salimos a pasar el día fuera, se llevan menos juguetes. Y a veces, el ...

Siempre que tengo que hablar de discapacidad me vienen a la cabeza dos cosas. La primera es una historia que escuchaba a mi madre cuando yo era pequeña. Mi madre, una mujer con pocas barreras mentales, para la que todos los seres humanos eran iguales y no veia más alla de la persona sin más, contaba horrorizada como las vecinas criticaban a una mujer porque había decidido, allá por los ’70, ...