comunidades

La cara B del colecho

Si me sigues en las redes, probablemente ya sabes que hacemos colecho y que suelo defender la práctica por los beneficios indiscutibles que tiene tanto para la madre como el bebé. Hace no mucho era algo que estaba mal visto (¿no aplastarás al bebé?, ¿no se asfixiará?), y mucha gente evitaba admitir que a mitad de la noche pasaban al bebé a la cama de los padres para tener la fiesta en paz.

Por suerte, la crianza con apego se está extendiendo y cada vez es más común hablar del colecho abiertamente, así como encontrar información en Internt al respecto. Sin embargo, hoy os quiero hablar de la cara oculta del colecho, de eso que muchos padres no solemos admitir pero a la mayoría nos pasa si compartimos cama con nuestros hijxs. Porque no es oro todo lo que reluce.

1. Los bebés se mueven (mucho)

Los primeros meses de colecho facilitan mucho la vida de las madres cansadas y con falta de sueño. En cuanto el bebé necesita mamar y antes de que necesite llorar para dejarlo claro, se agarra al pecho y seguís durmiendo tranquilamente. Aunque ahora parezca que todavía queda mucho tiempo, ese bebé indefenso (y prácticamente inmóvil) acaba por convertirse en un ser humano más grande, con más fuerza y con necesidades de movimiento especiales.

Patadas, cabezazos, golpes. Están todos asegurados. Habrá días que te despiertes y encuentres a tu bebé durmiendo sobre tu almohada detrás de tu cabeza. Otros abrirás el ojo y estará a los pies de tu cama (cuidado con las caídas, siguiente punto). Así que la tranquilidad de no tener que levantarte para atenderle es real, pero el miedo a no llevarte un coscorrón a media noche también. Tú decides qué te compensa más

2. Algún día se caerá

Esta frase es una de las que más me repitió mi madre: »Ya lo verás, algún día se caerá de la cama. Hagas lo que hagas, antes o después, ¡zas!, al suelo». Y tuvo razón. Cuando empezó a moverse más y estaba solo en la cama le rodeábamos de cojines. Un día reptó por encima y se cayó al suelo. El susto que nos llevamos fue el más grande de mi vida, y ya os podéis imaginar la culpabilidad que nos inundó.

Decidimos poner barras protectoras a los laterales para estar más tranquilos. Unas semanas más tarde nos volvió a pasar. Se consiguió poner de pie y se venció por encima de la cama. De nuevo golpe desde más altura y lágrimas de ambas partes. Así que acabamos poniendo la cama al suelo, y así estamos todos más agusto. Eso sí, las barras a los laterales siguen para evitar caídas a media noche (incluídas las tuyas, si tienes una cama como la nuestra).

3. El espacio es muy limitado

¿De verdad crees que una cama de 1,35 es suficiente para dos personas y media? Prueba a colechar. Llega un momento en el que duermes en vilo, sobre el mismo costado toda la noche y en una superficie de 50 cm de ancho. En cuanto tengamos la oportunidad (vivimos de alquiler en un piso amueblado), nos vamos a hacer con una cama de 3×3 para poder estirar una pierna de vez en cuando.



4. Levantarse al baño o moverse: misión imposible

Supongo que este punto dependerá de cómo de ligero sea el sueño de nuestro de bebé. El mío oye hasta mis parpadeos, así que levantarme o cambiar de postura se ha vuelto una verdadera pesadilla. Muchas noches lo hago tan sigilosamente que no se da cuenta (aunque tarde unos 20 minutos en hacer toda la parafernalia). Sin embargo, otras muevo una mano algo más rápido o respiro un poco más hondo y voilà: tengo al bebé despierto y la vejiga llena. Y me toca esperar a que se duerma profundamente para poder ir al baño. (Aclaro que esto depende mucho del carácter de tu bebé)

5. Beber agua

Relacionado con el punto anterior, otra necesidad básica que se verá amenazada será la de beber agua. Aquí vuelve a depender de si tú lo necesitas (yo soy un poco adicta al gua) y de la ligereza de tu sueño y el de tu bebé. Yo tengo una botella de aluminio al lado de la cama y últimamente duermo deshidratada porque el tapón suena mucho al quitarlo y ponerlo. Y sí, Ollie lo escucha y se despierta y otra hora de volver a dormirle. Así que si quieres beber agua mientras tienes a tu bebé cerca, mejor en vaso o en botellas insonoras.

6. Intimidad. ¿Qué es eso?

Vale, que hay otros lugares en la casa donde es posible hacer el amor. Yo no digo que no. Pero a día de hoy el dueño de la cama es mi hijo. No hay duda alguna. Y encima duerme entre los dos, así que ya no os hablo de relaciones sexuales, sino de un abrazo, una caricia, un poco de contacto físico con alguien adulto. ¿Que podría dormir en un lateral? Totalmente cierto, pero ahí volvemos al punto de las caídas y de que solo uno de los dos adultos nos llevemos las patadas nocturnas. Así que creo que de momento nos hemos resignado a aceptar que nuestro cuarto de dos ahora es cuarto de tres.



7. La odisea de la temperatura ideal

Si compartir edredón con una persona más ya da quebraderos de cabeza y ha supuesto más de un divorcio, con tres no os quiero ni contar. Cuando hace mucho frío, ya no podemos taparnos hasta el cuello porque nuestro pobre bebé queda totalmente enterrado debajo. Además, como se mueve mucho, me paso media noche asegurándome de que sigue tapado. ¿Y las noches de verano? Pues el calor humano sumado a los 40 grados madrileños hacen que las noches sean muy, muy, muy largas y sudorosas.

8. Adiós a leer en la cama

Adoro leer antes de ir a dormir. Me encanta el ritual de ir pasando hojas a la vez que te vas relajando, y saber que cuando no puedas más cierras los ojos, apagas la luz y listo. Pero desde que llegó Ollie no es posible hacerlo, sobre todo porque la luz le desvelaría. Ahora solemos leer en el salón, que es parecido, pero si tienes ese mismo hobbie sabrás que no es igual



Después de leer esto puede que creas que colechar no merece la pena. A pesar de todos estos inconvenientes, a nosotros nos merece mucho la pena. A parte de los beneficios obvios que he mencionado más arriba, está el despertarte junto a tu bebé todos los días, olerle, escucharle respirar, atenderle sin (grandes) desvelos, jugar en la cama recién despiertos, mirarle cuando te vas a dormir…

Y después de las noches que son más largas, siempre me digo lo mismo: esto también pasará. Llegará un día en que no quiera dormir con nosotros, que pida tener su camita, que prefiera despertar solo. Así que hasta ese día, quiero aprovechar de su compañía al máximo.

Fuente: este post proviene de kualabiru, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

La cara B del porteo

Si me conocéis en persona o me seguís por las redes, ya lo sabéis: he ido con mi hijo colgado día y noche desde el momento en que nació. Según me levantaba por la mañana, me le colocaba en el fular o ...

8 verdades sobre los pañales de tela

Hasta que me convertí en madre, no comprobé en primera persona la verdad de lo que te suelen decir: vas a poner lavadoras todos los días. Qué exagerados, piensas. No será para tanto, intentas convence ...

Recomendamos

Relacionado

COMPARATIVAS colecho comparativa ...

COMPARATIVA: MEJORES CUNAS DE COLECHO

COMPARATIVA: MEJORES CUNAS DE COLECHO En esta guía encontrarás todo lo que necesitas saber para elegir la mejor cuna de colecho para tu bebé. Te explicamos todos los factores que debes tener en cuenta a la hora de comprar la cuna de colecho que mejor se adapte a tus necesidades. Además, te contamos con detalle cuáles son las cunas de colecho más vendidas, sus pros y contras, y donde la puedes enc ...

Maternidad

¿Qué cuna colecho comprar?

¿Es bueno dormir con los bebés? ¿Qué beneficios existen? ¿Supone algún riesgo? Todas estas eran preguntas que me hacía con la llegado de mi bebé. Por lo general, los pediatras no coinciden en sus ideas sobre las cunas más ideales para usar, pero si deseas estar más cerca de tu bebé, continúa leyendo este artículo pues te ayudaré a saber qué cuna colecho comprar. ¿Qué es una cuna colecho? El térmi ...

Sin categoría

Colecho en la filosofía montessori

Maria Montessori no habló directamente de colecho, y seguramente en su época no existía esa palabra, pero en sus libros podemos intuir que dentro de la filosofía montessori el colecho tiene cabida. Ella cuenta que cuando un bebé nace, debe permanecer con su mamá todo el tiempo posible, y no debe haber nada que sea un obstáculo para su adaptación. También cuenta que durante los primeros meses, bebé ...

general amantar colecho ...

¿Qué es el colecho?

Muchas mamis habrán leído en varios blog,paginas de facebook de otras mamás hablar del colecho, y se habrán preguntado que es el colecho?,he leído varios artículos en Internet y rescate lo mas importante ,pues bueno aquí explicaremos un poco sobre lo que es sus beneficios,desventajas y recomendaciones. El colecho o cama familiar es una práctica en la que los bebés o niños pequeños duermen con uno ...

Puericultura bebé cuna ...

Cuna colecho: ¿cuáles son sus ventajas?

Hoy me gustaría hablarte de lo que son las camas colecho y las ventajas que aportan al bebé. ¿Qué es el colecho? Pero antes de comenzar explicándote las características de dichas cunas, quería ponerte en antecedentes sobre lo que es el colecho. El colecho es una práctica donde el bebé duerme con los padre/s. Puede hacerse en la misma cama de los padres, o bien con una cuna unida a la cama de ello ...

niños pareja

Colecho

Son muchos los padres que se han lanzado a practicar el colecho y otros tantos que se llevan las manos a la cabeza por escuchar lo que hacen algunos padres. Antes que nada, vamos a comenzar hablando de este tema desde el respeto y no desde los prejuicios ni preconcepciones. Hay que tener claro que cada pareja es libre de educar a su hij@ como crea que es más conveniente y no en perjuicio de sus h ...

maternidad bebe colecho ...

¿Qué es una cuna colecho y cómo se utiliza?

Antes de que T naciera no sabía muy bien qué era eso del colecho, de hecho, creo, que ni había escuchado el término nunca. Pero cuando empecé a buscar información para preparar su llegada y me topé con las listas de “imprescindibles para un bebé”, las cunas colecho (o minicunas) aparecían por todos lados ¿Cunas qué? ¿Cole… qué? Pues sí, os podéis imaginar mi cara. !!!Las cosas de ...

cunas mobiliario infantil bebés ...

Cuna colecho convertible, ¿la mejor opción para hacer colecho?

¿Has oído hablar de las cunas colecho, pero no estás cien por cien segura de que sea una buena compra?, ¿crees que una cuna colecho convertible se rentabiliza más que una estándar, pero quieres leer opiniones de madres que la hayan comprado antes que tú? Ya nos pasó cuando hablábamos de las tronas evolutivas. Y es que, al final, ya que se realiza la compra, conviene alargar la vida útil de los pro ...

general dormir y colecho maternidad y crianza ...

Contras del colecho: las caídas

Muchas veces he defendido, desde mi punto de vista y comodidad, el colecho, declarando por ejemplo que en mi cama somos 4. Me encanta que las niñas duerman con nosotros, y que se duerman abrazadas a mi (aunque a la mayor la pasamos después a su cama que está junto a la nuestra) Me encanta no tener que ir hasta otra habitación las 20 veces que la mayor sueña, se revuelve, se queja. Ahora la oigo de ...

Isabel familia colecho

Colecho en casa y la cunita ideal para ello.

Desde que nació mi primer hija, fui fan del colecho, pues me sentía más segura de tener a mi bebé en brazos junto a mi, que teniéndola en la cuna, aunque esta estuviera a un costado de mi cama. Recuerdo que me daba una especie de paranoya, que cuando la ponía en su cuna e intentaba dormir en mi cama, a los cinco minutos despertaba sobresaltada y me asomaba para corroborar que la bebé respiraba. A ...