La Vera Donna Idea guardada 1 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

La hija repipi

Una vez cuando era niña mi madre me dijo que yo le caía mal, y hasta que no he sido madre y estoy duramente convencida de que solo cuando sea madre por segunda vez, no lo sanaré por completo.  Siempre tuve la sensación de que mi madre me rechazaba.   Hace poco durante un reunión familiar (aún no estaba embarazada por segunda vez) dije que no estaba segura de que a todos los hijos se les quisiera por igual, mi madre inmediatamente dijo que por supuestísimo que sí, pero su pronta respuesta y pobre alegato, solo contribuyó a despertar los fantasmas de mi precoz adolescencia.  Lo admito, soy la hija repipi de mis padres.  De niña no tuve una crianza diferenciada de la de mis hermanos, pero algo en muy dentro de mi me hacia diferente al resto de mi familia, hacia que muchas veces me sintiera como la hija adoptada.


© stillkost - Fotolia.com
Adoptada estoy mas que segura que no lo soy, soy como una copia mejorada en femenino de mi padre, y mi hijo, Dios mio, la primera impresión que tuve al conocernos es que era exacto a mi papá. Tal vez haya sido esto, tal vez esa sea mi culpa, físicamente le recuerdo a mi padre.

Debo admitir que soy una rara mezcla de Sheldon Cooper,  Leonard, Peggy y Amelie (Si soy medio friki, me gusta big bang theory, pero también el cine de autor), puedo ser tímida, encantadora, sabionda y no entender el sarcasmo. No soy la que no se ríe porque no entendió el chiste, sino porque no le ve la gracia por ningún lado.  Peco de seria, demasiado reflexiva, me tomo la vida y al mundo demasiado en serio, y eso a mucha gente no le gusta, solía ser el reclamo mas continuo por parte de las maestras cuando iba al colegio.

Mi madre en contraparte, es de las que se ríe de todo, le gusta el ruido, el desorden y la gente que ella considera divertida.  Aunque ahora que lo pienso, mi padre que fue bastante capullo con ella, a veces no le gustaba que riese mucho en público, tal vez de allí el exceso de etiqueta y protocolo en nuestra crianza, que siempre seguí al pie de la letra y hoy en día a veces me gustaría no ser tan formal y tan correcta,  tal vez por eso mi madre me considera aburrida. O tal vez sería por culpa de aquella tía que en mi décimo cumpleaños no tuvo mejor idea que atacar a mi hermana para molestar a mi mamá, gratuitamente, valga decir, diciéndole "fea", eso marcó un antes y un después, porque a partir de allí nunca nadie mas excepto esa tía volvió a decirme en mi casa si era guapa, mona, linda. "Mis defectos" afloraron de repente, y está tan arraigado en mi madre que no hay conversación que no incluya un "ella es gorda como tú", "tiene el culo así como el tuyo", "es una niñita asi gordita como eras tu", "la mujer de fulano es antipática, es que cumple años el mismo día que tu", y otras lindezas.

Cumpliendo odiosos pronósticos familiares yo me casé primero, pero solo con un mes de diferencia, pronósticos  y cábalas que entre otras cosas hicieron de mi vida un martirio y que contribuía a que mi madre nunca jamas resaltara mis virtudes, ni me dijera lo guapa que era, según ella para que no me enamorara pronto, no me lo creyera o no creciese siendo engreída, aunque la verdad creo que mí madre nunca me consideró realmente guapa, para ella la mas guapa siempre ha sido su hija mayor, entre otras cosas porque se parece mucho a ella, y mi padre que siempre fue retardatario, aprovechaba la situación porque no quería lidiar con novios y amigos en casa. Tampoco me apoyó en las decisiones menos trascendentales de mi vida, como querer estudiar ballet, tocar el piano, ser artista o simplemente bailar en una fiesta, su respuesta siempre era la misma, "eres muy gorda", " eso es para tu hermana que es delgada ", "eso no es para ti, para tu hermana si porque tiene los dedos largos", " ¿artista? Pero si eres aburrida, tu hermana si tiene don de gentes",  "tu eres tiesa, tu hermana si sabe, le gusta, disfruta bailar", "a las gordas como nosotras eso no nos queda bien".  Estoy segura que ese feo ataque a mi hermana de once años también marcó su vida, pero algo es cierto, nuestra madre siempre estuvo con ella para ayudarla a superarlo y creo que mi hermana es una de las mujeres con mejor autoestima que conozco.

Cuando mi madre se refiere a nuestras bodas, su opinión es que la de mi hermana fue "divertidísima", "que recuerdos, ya sabes como es ella". Lo admito, mi hermana siempre ha sido el alma de la fiesta, y su boda fue espectacular, pero cuando le pregunté que tal le había parecido la mía, me dijo con mohin incluído, "bueno, fue una boda clásica" y no hubo mas.

¡¡¡Clásica!!! Eso es como cuando tienes un hijo y la gente te dice ¡ah mira que simpático! porque no quieren decirte que no es nada mono. A veces las mentiras piadosas son buenas, o a veces una hija solo quiere escuchar un bonito halago de su mamá, sobre todo si se trata de su boda, también hubiese ayudado que no me dijera que mi vestido era "sencillito", creo que aquí hubiese sabido encajar mejor su concepto de clásico, pero creo que en realidad quería decir que era aburrido.

Supongo que como hija también he dejado mucho que desear, he tratado de entender y justificar a mi madre, pero me cuesta comportarme como ella quiere, fui una adolescente muy dificil, no rebelde, pero si demasiado reflexiva, y de soltar verdades a mi manera, así que mi madre siempre se sintió juzgada o atacada.  Con el tiempo aprendí que no podría complacer nunca a mi madre, porque yo soy así, "clásica", me gustan las cosas lindas, ordenadas, leer mucho, el buen cine, no hablo muy alto, no me río de forma estruendosa, soy extremadamente cuidadosa con no herir a nadie soltando lo primero que pienso, aunque me haya pasado mas de una vez, soy humana. Pienso en grande, me gusta expresarme bien, hablar correctamente, y puedo socializar con gente de cualquier estrato social, formación académica, etnia o religión pero que sea educada no me hará dejar de pensar que todos podemos auto superarnos y ser cada día mejor. No me conformo, no quiero hacerlo, me niego a cumplir 50 años y etiquetarme con un "ya estoy vieja", me gusta discrepar, no conformarme, me encanta pensar diferente y la gente que piensa diferente a mi, pero no la que quiere que actúe y piense como ellos para lograr sentido de pertenencia, creo que cada uno es valioso por si mismo como individuo, somos bellos siendo diferentes, y no aceptar a otro por pensar diferente es lo que ha llevado al mundo a esta catástrofe social que vivimos.  

Me gusta la complicidad que tengo con mi esposo, me gusta el modelo de crianza que hemos adoptado para nuestros hijos, tengo muchos conocidos, muchas amistades, pero soy selectiva con mis amigos. A mis amigas las cuido como oro en paño, a las de siempre y las de ahora, soy leal y sincera y si eso es ser clásica, pues lo soy. A mis amigos los aprecio con el alma, pero si tienen esposas, me hago mas amiga de ellas y menos de ellos, por simple empatía, e incluso respeto a algún ataque de celos manifiesto.

No tengo quejas de ella como madre, en lo absoluto, se que ha sido la mejor madre que se puede tener, aunque la madre con menos tacto y mano izquierda. Se que siempre ha dicho que a todos los hijos se les ama por igual, y ahora que espero a mi segundo bebé entiendo que es cierto, puedo sentir un amor inmenso por mis dos bebés, y creo que si no fuese así, ella no hubiese sido capaz de prácticamente morir en un parto complicado para que yo pudiese nacer. Sin embargo estoy segura de que con unos hijos se empatiza mas que con otros, somos humanos, me parece normal. Aunque si a mi me llega a pasar, trataré de no demostrar esa especial empatía, trataré de ser igualitaria en derroche de amor y cariño. Espero lograrlo y que mis fantasmas no me jueguen una mala pasada en este asunto tan delicado.

Amo inmensamente a mi mamá, aunque a veces creo que ella no piensa lo mismo, y me esfuerzo en decírselo, con palabras, con besos y abrazos, pero hay tantas dudas, resentimientos y malos recuerdos que para ella debe ser muy dificil aceptarlo, aunque cada vez trata mas de demostrarlo, y yo se lo agradezco infinitamente.  

Todas nuestras vivencias son en balance positivas, tengo la imagen de una madre luchadora que daría todo y mas por sus hijos y estos complejos de desamor y falta de apego, me están sirviendo para escuchar a mis hijos, por ahora #MiniMoi ya presenta una personalidad fuerte, es distinto a mi, se parece mucho a su padre, y eso hace que lo ame mas, porque algún día escogí a su papa para ser mi compañero de vida, porque me parece alguien genial. Se que haré lo mejor para él, como ella lo hizo con nosotros, pero estaré mas dispuesta a escuchar, observaré siempre y estaré pendiente de lo que realmente es importante y me da totalmente igual lo que opinen los demás.  Prometo no minar la autoestima de un hijo para proteger la del otro, les daré las herramientas a ambos para que sepan salir adelante, al fin y al cabo mi madre me dió muchas, y soy quien soy gracias a su esfuerzo y su tesón.  Aunque mi madre no tuviera filtro y me soltara sus perlas cada vez que se enfadaba o se ponía reflexiva y "sermonera", puedo decir que fue ella quien formó mi carácter, aunque también me regalo un cúmulo de inseguridades.

Que difícil es ser madre y tener un hijo en contracorriente, pero el amor lo puede todo, es cuestión de sentarse respirar, de interiorizar que no todos somos iguales y que nuestros hijos no son extensiones de nosotros, espero tener la cordura y la paciencia de cuando entre en conflicto de parar y preguntar : ¿a ver hij@ qué es lo que te pasa?

Fuente: este post proviene de La Vera Donna, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Vuelta al cole, vuelta al blog

@laveradonna Después de un año tratando de reorganizar mi vida, he decidido volver a escribir en el blog, entre varias razones, como que comienzo a tener un poco mas de tiempo, me encanta plasmar aq ...

Etiquetas: embarazorepipi

Recomendamos

Relacionado

#familia #decisiones #amor #hijos #hija #regazo #madre #amorincondicional #hijos #hijas #sobrinos #tias #abuelas #seguridad

MI HIJA

Mi hija tiene 15 años y es la niña más alegre que he conocido, de verdad siempre se está riendo. ¿Qué podría escribir de ella?...bueno tal vez uno, dos o tres libros, todas las madres podríamos hablar de nuestros hijos por horas y días completos, no se asusten, solo es un blog pero en los últimos días me ha dado mucho en que pensar. Me encanta su punto de vista en cuanto a la vida en general, muy ...

bebés experiencias

Hija ¿única?

Me encuentro en estos momentos en uno de esos dilemas de la vida que son complicados de resolver. Yo nunca tuve un instinto maternal muy acentuado, nunca fui de esa gente que tiene claro desde los quince que quiere ser madre. Pero cuando el reloj biológico se puso en marcha, ya no hubo quien lo parara. Sufrí el agobio de ver durante unos meses como mi búsqueda no daba frutos tan rápido como yo esp ...

general el rincón de pensar

LA AMIGA DE MI HIJA SE LLAMA... IMAGINARIA

Si, como leéis. Mi hija pequeña hace un tiempo que tiene una amiga imaginaria. La mayoría de los niños entre los 2 y los 5 años suelen pasar por la etapa del amigo imaginario. Es algo de lo más normal y, aunque nos puede resultar extraño, nos puede servir de mucha ayuda. Los amigos imaginarios les sirven en muchas ocasiones para expresar sentimientos que no tienen muy claros, o para contarnos cos ...

niños articulos ser madre ...

MI HIJA NO ES IMBECIL, ES UNA NIÑA.

Ayer una amiga me mando una noticia que, bajo mi punto de vista, me parece totalmente errónea. Últimamente no hago nada más que ver noticias horribles, y en ellas están metidos los niños, pero que esta ?mama? diga que los niños de tres años son unos imbéciles, ya me parece de traca. Ante todo quiero dejar claro ?que yo respeto la opinión de cada uno?, pero esta opinión no la comparto para nada. Yo ...

con clase creativo guap@s ...

Adolescencia

Adolescencia, ¿Estas ahí?. Pues claro, siempre llega. De forma diferente, a una edad que no es fija, pero termina apareciendo y en ocasiones, casi por arte de magia, de un día para otro y sin llamar a la puerta. La Adolescencia irrumpe en nuestras vidas y nos descoloca un poco el cuerpo y la razón. ¿Qué hacemos? Todos sabemos de qué hablamos, “Adolescencia”, lo hemos vivido. Nosotros c ...

libros y curiosidades

Carta de una hija a su madre muerta

Hola a todos. Aquí os dejo mi nueva historia. La pena de una hija por la que considera la mayor de las ausencias, la de una madre. No permitamos que los monstruos formen parte de nuestras vidas. Un fuerte abrazo. El bibliotecario. Carta de una hija a su madre muerta Hola, mamá: Hoy he vuelto a casa del trabajo y no estás, sigues sin estar, igual que ayer y que antes de ayer, igual que la semana p ...

general moda

Marcas para vestir madre e hija iguales

La idea de ser madre de una niña siempre me ha gustado, primero porque me encanta poder compartir nuestros secretos y crear esa misma complicidad que yo tuve con mi madre, también por poder vestirla o peinarla como una muñequita, pero sobretodo, me encanta la idea de podernos vestir iguales. No me preguntes porque, pero […] La entrada Marcas para vestir madre e hija iguales aparece primero e ...

bebés experiencias

Por mi hija MA-TO

Esto es lo único en lo que coincidimos la Princess of the Village y yo. Bueno, en esto y en la capacidad de engordar y adelgazar como si nos estuviesen metiendo un inflador por el culo. Pero, infladores aparte, digamos que siempre me he reído mucho con esta expresión, "yo por mi hija mato". No soporto la figura de la madre coraje, porque considero que todas las madres lo son, quitando la ...

Carta a mi hija

Hermosa hija: Puedo empezar diciéndote que seas feliz. Es casi un cliché de los deseos de los padres hacia los hijos. Pero yo te voy a pedir que vivas plenamente. Sí, eso nada mas. Te saco la responsabilidad de ser feliz y el peso que esto trae Viví, hija mía, viví bien. Hacer lo que te gusta es hermoso Pero hacer lo que amas es mágico Rodete de personas que valgan la pena Pero tenes que saber que ...

educación Navidad regalos

No quiero muchos regalos para mi hija

Este año no quiero muchos regalos para mi hija... Si, tal cual. No es que haya sido mala, al contrario, ha sido buenísima y ha sacado unas notas inmejorables. Por eso, como premio, no quiero muchos regalos. Hace algunos años, después de un día de Reyes, le preguntaron a unos padres qué le habían regalado a sus hijos. Lo que habían dejado en su casa lo tenían medianamente claro (y no era poco) pero ...