comunidades

La leyenda de la maceta que daba Chupa Chups

lamacetadechupachups
Como esta noche llegan sus majestades los Reyes Magos de Oriente, en silencio como hacen ellos siempre para no despertar a los niños de sueño ligero (ya veréis como Mara los pilla con las manos en la masa), y mañana es un día de ilusiones e inocencia a partes iguales, he decidido que os voy a contar una leyenda para niños crédulos e inocentes que tuvo lugar hace ahora un poco menos de tres décadas y de la que tuve suerte de ser uno de los tres renacuajos protagonistas. Se trata ni más ni menos que de la fabulosa e increíble leyenda de la maceta que, en vez de plantas, daba Chupa Chups. Todo esto es verídico, ¿eh?

Debía correr el año 1987. O quizás era el 1988. Durante los primeros cinco años de mi vida, tuve la suerte de disfrutar de mis abuelos (sólo he tenido la fortuna de conocer a dos de ellos) muy cerquita de casa. Hasta esa tierna edad mía, en la que ellos se volvieron a Sevilla, el trabajo de mis padres provocó que pasase mucho tiempo junto a ellos. Yo no tenía nada que ver con Maramoto. Era un renacuajo tranquilo y pachón. Así que podía pasarme largas horas viendo Barrio Sésamo sentado en el sofá cogido del dedo de mi abuelo. O salir a dar largos paseos por los alrededores del piso de mis abuelos (Antes, todo esto era campo) sin necesidad de tenerlos en un sinvivir, correteando detrás mía sin cesar. Para completar el reparto, os tengo que presentar a mis dos primos: Uno se llama Fernan, y es tres años mayor que yo. La otra se llama Miriam, y tiene apenas dos meses menos que yo. Los tres compartíamos juegos y entretenimientos. Los dos más peques compartíamos  hasta guardería.

Así que érase una vez tres inocentes niños (unos más que otros, ya lo veréis), que un día, al volver del colegio y de la guardería cogidos de las manos de sus abuelos, se encontraron en casa de éstos tres misteriosas macetas llenas de tierra y en cuyo centro sobresalía un palo blanco que les resultaba familiar. “¡Ohhhhh!”, exclamaron los tres al unísono admirados por el descubrimiento, “¡Es un palo de Chupa Chups!”. Los tres pequeños protagonistas de la historia estaban acostumbrados a ver muchas y coloridas plantas en el piso de sus abuelos, pero jamás habían visto ninguna que tuviese en su interior un palo de Chupa Chups. ¿Qué significaría eso? ¿Qué pasaría en esa planta? Para acelerar los acontecimientos, su abuelo les dijo que tenían que regarlas. Cada uno la suya. Al día siguiente, ya alimentada, la planta igual les daba una sorpresa. Eso sí, no era nada seguro. Ya se sabe que con éstas cosas uno nunca puede dar nada por hecho.

Al día siguiente, cuando volvieron con toda la ilusión del mundo a casa tras otra larga jornada de cole y guarde (A los niños también se les hace larga la espera cuando desean que algo pase rápido), se encontraron en casa de sus abuelos con una increíble sorpresa. ¡Los palos que había plantados en la maceta y que ellos regaron habían dado sus frutos y en su lugar había tres dulces y apetecibles Chupa Chups! Todavía no se los habían metido en la boca cuando los tres empezaron a pedir a su abuelo que plantase tres palos más. ¿Puede haber algo más maravilloso para un niño que tener la inmensa suerte de haber conseguido en casa una maceta que diese como fruto estos caramelos con palo que les volvían locos? Yo creo que no.

Así que durante un tiempo indeterminado, los tres pequeños plantaron y regaron cada día su maceta de Chupa Chups para a la jornada siguiente recibir como premio el preciado fruto. Estaban tan emocionados con su descubrimiento que hasta uno de ellos, el mayor de los tres, no dudó en contar la historia a sus compañeros de clase. Algunos, ya entonces, le dijeron que eso era imposible. Qué pena esos niños que a los seis años ya no creen en nada, ¿verdad? Pero él defendió a las macetas de su abuelo con uñas y dientes. ¿Cómo no iba a hacerlo, si era evidente que todo era tan real como la vida misma?

Mientras, las historias difieren en este punto, ya que es una leyenda que para nosotros, los protagonistas, no deja de ser el recuerdo de un recuerdo, los dos más pequeños de la casa empezaron a plantearse cosas. Hay quien dice que la más pilla fue Miriam, que luego arrastró con ella a la perdición a su primo Adrián. Hay quien cuenta que fueron los dos. Para el caso, eso es lo de menos. Lo cierto es que ambos, perspicaces como ellos solos, empezaron a sospechar de su abuelo y a vigilar sus movimientos. Y de esa forma, en uno de los cajones de su mesita de noche, dieron con el lugar del que salían los Chupa Chups. No dijeron nada, por supuesto. Así podrían conseguir siempre el de la maceta y luego, si se quedaban con ganas de más, rebuscar en el cajón de su abuelo. Entre ellos dos se creó un vínculo especial. Ese que une a las personas que conocen un secreto. Y ese vínculo se extendió también al tercer protagonista de la historia, que durante un tiempo siguió creyendo en la maceta que daba Chupa Chups.

Y colorín, colorado, esta leyenda se ha acabado.

PD: Esa unión entre nosotros tres sigue tan viva como siempre. A pesar de la distancia. Y del tiempo que ahora pasa entre cada vez que nos vemos. Es más, estas Navidades, mis primos vinieron a ver a Maramoto y a pasar un rato con nosotros. Y le hicieron a la peque uno de los regalos más especiales que ha recibido hasta la fecha. Es el cuadro de la imagen que da inicio a este post. La ilustración es de mi primo Fernan, que es un artista, y representa nuestra historia con la maceta que daba Chupa Chups. Para mí es un canto a la imaginación y a la inocencia. Un recuerdo precioso de unos años maravillosos. Una leyenda que desde ya es un legado para nuestra pequeña saltamontes. Gracias por el regalo, primos.

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Blog Halloween Secciones ...

Hoy quiero enseñarte un tutorial muy sencillo para hacer en Halloween: chupa chups fantasmas. ¿Cómo hacer Chupa chups Fantasmas? Materiales que se necesitan: Servilletas blancas Un rotulador negro Lazos Chupachups Elaboración: 1.  Lo primero que haremos es poner sobre la servilleta el chupa chups. 2. Envolvemos el chupa chups con la servilleta. 3. Le ponemos un lacito para sujetar la servilleta al ...

Pequeños lectores

Me niego a creer que no haya un hilo conductor en nuestras vidas que vaya marcándonos discretamente y desde el más absoluto anonimato el camino. Me niego a pensar que la vida no es un cúmulo de casualidades. Me niego rotundamente. Cada vez más. El pasado 5 de enero os contaba en este blog la leyenda de la maceta que daba Chupa Chups, una historia personal con mi abuelo como protagonista que, tanto ...

My Style chupa chus detalles gominolas ...

Buenas tardes INperfect@s! ¡Llevo una semana de locos! El domingo fue el cumpleaños de Eric, ya son dos años ¡Qué mayor! Cuando se despertó le entregué su corona de Rey, y un collar de chupa chuses ¡Qué ilusión! Aún es tan pequeño que no sabía porque a las  8 de la mañana su madre le cantaba, “acompañada” de Parchis, el Cumpleaños Feliz. Pero antes de llegar a ese mágico instante, hubo ...

My Style chupa chus detalles gominolas ...

Buenas tardes INperfect@s! ¡Llevo una semana de locos! El domingo fue el cumpleaños de Eric, ya son dos años ¡Qué mayor! Cuando se despertó le entregué su corona de Rey, y un collar de chupa chuses ¡Qué ilusión! Aún es tan pequeño que no sabía porque a las  8 de la mañana su madre le cantaba, “acompañada” de Parchis, el Cumpleaños Feliz. Pero antes de llegar a ese mágico instante, hubo ...

Miércoles Mudo #MiercolesMudo Autos Locos ...

Nueva temporada, vuelta al blog y queremos seguir participando en esta iniciativa de #MiercolesMudo, porque nos encanta. Carrera de Autos Locos…. “mamá el año que viene quiero también participar con papá”. El padre se lo pasó bomba y el peque flipando con los derrapes y los autos tan locos que participaron (quesos, abejas, chupa chups…). Seguro que repite (o repiten…. ...

Ansiedad Psicología Infantil

Mi hijo chupa su ropa sin cesar trata de dar respuesta a una consulta que recientemente he recibido sobre esos niños que chupan su ropa constantemente, niños que han adquirido un mal hábito como puede ser el de morderse las uñas, chuparse el dedo o mordisquearse el pelo. Comportamientos que corresponden a un modo de calmar la ansiedad que sienten ante algún tipo de situación concreta que puede lle ...

Lectura cuento cuentos infantiles ...

Hoy es 23 de abril, día del libro y quería aprovechar la ocasión para hablaros de la maceta encantada, un libro escrito por Gemma Camblor e ilustrado por Esther Gili que es maravilloso y estoy segura de que os va a gustar y a vuestros peques aún más. Portada del libro la maceta encantada escrito por Gemma Camblor e ilustrado por Esther Gili Ya sabéis que yo soy bastante fan de Esther y que incluso ...

Andanzas

Querida Maramoto: Esta carta tenía que haber llegado para el Día del Padre, pero en casa últimamente siempre llegamos tarde. Cuando leas esto ya no te acordarás, pero fueron días de locos. Que tampoco es excusa vaya, porque papá quería aprovechar el Día del Padre para hablarte sobre el abuelo Rafa. El abuelo “Pata”, que dices tú. El “abuelo molón”, que también repites por i ...

alimentación niños post colaborativos ...

Si hay alguien realmente exigente con la comida esos son los niños. Por eso a veces se hace muy difícil cocinar para ellos. Vamos a dar un paseo por la Red Facilísimo para encontrar algunas recetas con la que los peques de la casa seguro que van a disfrutar. Empezamos con una misión muchas veces imposible con los niños: que coman verdura!!!! Habrá que ponerle un poquillo de imaginación y presentá ...

general libros infantiles

En esta ocasión he querido destacar tres libros infantiles sobre abuelos y sus nietos, sobre la relación tan extraordinaria y singular que se establece entre ellos. Tres propuestas con tres historias diferentes que tienen como protagonistas a los niños y sus abuelos. Mi abuelo y yo. Mi abuelo y yo es un cuento infantil sobre la pérdida del abuelo y sobre el proceso final de despedida con la niña p ...