comunidades

Maramoto alias “La Descalza”

descalza01


La semana pasada leía un post de Criar Sentir Vivir que me hizo mucha gracia porque justo abordaba un tema que tenía pendiente desde hacía algunas semanas: El afán de sus peques por ir descalzos. Yo a Maramoto, entre muchas otras cosas que ya conté en un post reciente, la llamo "La Descalza". Maramoto alias "La Descalza". Os podéis imaginar el porqué.

A veces pienso que para homenajear y contentar a su papá en prácticas, la niña ha salido garrapatera, así que le canto a voz en grito y desafinando a cada nota la letra (modificada para la ocasión) de una de las canciones más emblemáticas de Los Delinqüentes, uno de esos grupos que marcaron mi juventud (y la de muchos amigos míos), de la misma forma que la marcó el mítico coche de mi padre, donde sonaba sin parar en las noches de fiesta, locura y borrachera de la primera década del siglo XXI: "A ella le llaman la descalza porque en invierno usa chanclas, y ella lo hace pa notarse en el fresquito de la mañana?". Y paro que se me van los pies.

Maramoto disfruta yendo descalza. Sus papás apenas le pusimos zapatillas (para salir a la calle) hasta que empezó a andar. Una vez que dominó este arte, en la calle no nos quedó más remedio que calzarla (aunque muchas veces ponerle una zapatilla nos hiciese sudar tanto o más que correr una maratón en pleno verano madrileño), pero para estar en casa abogamos por comprarle unas zapatillas antideslizantes que encontramos en Decathlon y que, yendo calzados, dan la sensación de ir sin nada en los pies.

Con éstas no hemos tenido mucho problema para ponérselas, pero de vez en cuando decide que no. Es más, de vez en cuando decide que se quiere quitar hasta los calcetines e ir completamente descalza. Al principio entrábamos en modo pánico porque en casa no tenemos tarima y el suelo es frío, así que enseguida nos preocupábamos porque se iba a resfriar y todas esas cosas que nos quitan el sueño a los padres. Luego caímos en la cuenta de que teníamos que aprender a vivir con ello y dejar de ser tan dramapapás. El motivo es muy sencillo: Si intentábamos volverle a poner los calcetines, Maramoto montaba en cólera y se ponía a gritar y a llorar porque ella quería ir descalza. ¿Valía la pena enfurruñarla por eso? ¿No es mejor respetar su decisión y dejarnos de miedos? Llegamos a la conclusión de que la respuesta a la primera pregunta era un “No” y la de la segunda era un “Sí”.

Así que de vez en cuando, tampoco es algo que pase todos los días, nuestra pequeña saltamontes decide que no quiere saber nada de zapatillas y calcetines y anda por casa con sus pies en total libertad, feliz por sentir el fresquito del suelo y por experimentar esa sensación del pie al pegarse contra las plaquetas. Y yo la miro y me siento más garrapatero que nunca. Tan garrapatero que pienso que “la quiero, la quiero, como las peras a los peros”.



Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

general andanzas lenguaje de signos ...

Los primeros signos: Un sorprendente inicio

Como os comenté hace un tiempo, a finales de junio asistimos a un taller de lenguaje de signos impartido por Ruth Cañadas, de la web Otanana, que, además de suponernos el primer resfriado de Maramoto, nos resultó muy interesante. Lo cierto, sin embargo y si somos sinceros, es que empezamos muy fuerte pero pronto fuimos perdiendo constancia. El agotador ritmo que nos marca el día a día y el hecho d ...

general andanzas

El gen de la indecisión

Dicen, porque a mí estos temas me quedan algo lejanos (qué le voy a hacer si siempre he sido de letras), que todos tenemos dos copias de cada uno de los genes, uno que heredamos de la madre y otro del padre. Quiero intuir que Maramoto también está incluida en ese "todos". Dicen también que a la combinación de genes que hemos heredado se le denomina genotipo, mientras que el fenotipo se r ...

general andanzas conciliar el sueño ...

La ley de Mara (Murphy)

Últimamente me topo mucho con situaciones propias de la Ley de Murphy, rebautizada como Ley de Mara en los confines de la tierra dominados con mano de hierro por Maramoto. Y me sucede mucho, especialmente, en lo que respecta a este blog. Tengo un tema para escribir, una pauta de comportamiento que nuestra pequeña saltamontes empieza a interiorizar y a marcar como rutina, y en cuanto pienso en escr ...

general andanzas a contr

Klippan Triofix, la nueva sillita a contramarcha de Maramoto

Con todos los datos que os comenté en el post anterior sobre los beneficios de que los bebés viajen a contramarcha sobre la mesa, hace aproximadamente tres semanas decidimos ponernos a buscar una sillita para Maramoto para jubilar la maxi-cosi. Y lo primero que percibimos cuando nos pusimos manos a la obra es que no es fácil encontrarlas. Verlas por internet sí, pero si quieres tener la posibilida ...

general andanzas conciliar el sueño ...

La ley de Mara (Murphy)

Últimamente me topo mucho con situaciones propias de la Ley de Murphy, rebautizada como Ley de Mara en los confines de la tierra dominados con mano de hierro por Maramoto. Y me sucede mucho, especialmente, en lo que respecta a este blog. Tengo un tema para escribir, una pauta de comportamiento que nuestra pequeña saltamontes empieza a interiorizar y a marcar como rutina, y en cuanto pienso en escr ...

Andanzas porteo

De cómo portear nos sigue ayudando día a día

En casa somos unos locos del porteo. Nos encanta portear. Disfrutamos con ello. Y a Mara, ya con dos años y medio a sus espaldas, le sigue chiflando ir en la mochila. Estamos tan encantados de la vida que ni siquiera tenemos carro. En parte gracias a Maramoto, que odió el carro desde su nacimiento y nos hizo vender el que habíamos comprado cuando aún éramos unos casi padres un poco pollo, presas f ...

Andanzas padres paternidad

Derechos que perdemos al convertirnos en padres

Llevo una semana malo y pasando muy malas noches. Fruto del costipado y del último virus que Maramoto ha importado a casa desde la escuela infantil, ese entrañable mercado de abastos de costipados, gripes, microbios y gérmenes que luego maduran y se hacen fuertes en nuestras casas y en nuestros organismos y nos tienen durante un mes (o más) maldiciéndolos. El virus ‘boca, mano, pie’, c ...

Andanzas sueño bebés

El tren del sueño

El sueño de Maramoto debería ser analizado por Iker Jiménez en Cuarto Milenio por su carácter claramente paranormal. Es, al sueño, el equivalente a la niña de la curva de los pueblos de la España profunda. Nadie cree en su existencia hasta que se topan con ella con el coche y mueren del susto. Del sueño en este caso. No me cabe en la cabeza que una niña, todavía bebé en muchas cosas, duerma tan po ...

general andanzas bebés doble personalidad ...

De papá a mamá: Bebés con doble personalidad

Hoy os vengo a hablar de una faceta que Maramoto está desarrollando mucho en las últimas semanas: La doble personalidad. Sí, como escucháis. La pequeña saltamontes no se aclara. Y si al comenzar el día dice que blanco, al cabo de unas horas está con que es mejor negro. Y después otra vez blanco. Y luego volvemos al negro. Y así hasta el infinito. O hasta que logramos, a eso de las once de la noche ...

Andanzas

Paternidad y vínculo: Una cuestión de tiempo

En estos últimos meses en los que he tenido menos tiempo del deseado para actualizar el blog han cambiado algunas cosas. La más importante de ellas es mi vínculo con Maramoto. No es que antes no existiese. Diría que ahora, tras un largo proceso, se ha fortalecido y consolidado. Puede que algunos padres y madres, especialmente los primeros, con bebés de características similares a Mara se sientan i ...