Papá en Acción Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Miedos y Angustias de una Mamá Primeriza - Testimonio



Mi testimonio tiene que ver con algo que he notado que se repite en varias mamás primerizas, y que no es para nada igual cuando una tiene un segundo bebe. Esperar el primer bebe es emocionante pero también muy estresante, una no sabe si lo que está haciendo está bien o mal hasta después, cuando vemos el producto en perfecto estado y sonriendo, esa experiencia es muy valiosa a la hora de tener un segundo bebe, voy a contar un poco de la espera y el primer día que llegó mi primogénito, espero sea de ayuda para alguna mamá primeriza para que le de alguna tranquilidad, alguna tal vez haya pasado por lo mismo y se sienta identificada, o si está en duda puede animarse por el segundo(a). ;) El hermanito, en mi caso, se dio como algo muy natural, tanto así que no lo noté hasta el segundo mes de embarazo, no estaba pendiente de las fechas como con el primero que marcaba todos los meses religiosamente en el calendario, los días probables. No hubo los miedos de antes, pude disfrutar más de todo el proceso de espera, ya sabía que cosas si se usan y que cosas no y sólo ocupan espacio. Que marcas eran buenas y malas de cada cosa, biberones, pañales, ropita, zapatos, donde las vendían, y sobre todo cuando debía preocuparme y cuando no, tenía una línea de partida para saber qué era lo que estaba "bien" y si no, a preguntar. 

Quedar embarazada no fue algo rápido, no dijimos, ya, el próximo mes lo hacemos y zas. Todo lo contrario, demoró más de lo previsto. No voy a ahondar en ese tema porque me estaría yendo por las ramas, solo diré que como todo lo que tiene que pasar, felizmente pasó. 

Y este pequeñito desde antes de nacer cambió nuestras vidas para siempre, arreglamos el cuartito, compramos cuna, mueblecitos, nos regalaron de todo, aparatos grandes, medianos, pequeños, algunos los usamos, otros no tanto, había mucha ropita, juguetes, nos emocionamos con cada gesto y detalle que llegaba para nuestro pequeñito. 

Me di cuenta que en mi familia nunca había tenido un bebé cerca y no me gustaba cargar a los bebés ajenos, me parecían tan delicados, lo cierto es que me asaltaban muchas dudas y leí mucho, libros, revistas, foros, fui a las clases de psicoprofilaxis, quería estar preparada para no cometer errores o al menos para hacerlo lo mejor que se pueda.

Hasta que llegó el día esperado, estaba ahí pero sentía que flotaba, tal vez fue por la anestesia, o por las emociones, todo pasó muy rápido, la gente entraba, saludaba y salía, yo estaba feliz, pero a la vez preocupada, lo primero que tenía que hacer como mamá era darle leche al bebe. Después de toda la preparación sobre lactancia, no debía tener problemas, a menos que sea yo el problema, me empecé a preocupar.

Desde que nació, a los minutos me lo acercaron para que tome leche, era muy frustrante ofrecerle para que tome y que él quiera tomar y no pueda, creo que le ofrecí tantas veces sin obtener resultados que luego cada vez que lo acercaba a mi pecho lloraba, yo podía sentir su frustración, no tomó nada por varias horas.
Cuando pasó la hora de visita estuve por fin un tiempo a solas con mi bebe, digo a solas porque ya no teníamos más visitas que el núcleo familiar. Y ya era, se supone, hora de dormir, pero ninguno de los dos tenía sueño. 

Y fue cuando pude darme cuenta de su mirada, no sé si me miró por primera vez, o si ya lo había hecho durante el día y no lo noté porque estaba más preocupada por el ajetreo de las visitas y porque tome leche, que no había reparado en nada más, pero en ese momento me miró como alguien que te conoce desde hace tiempo, como alguien que te reconoce, fue uno de esos momentos mágicos. Cuando me miró así, me di cuenta de que al menos por ese día, el no necesitaba tomar leche de mi pecho, ni de biberón, no necesitaba nada más, sólo tenerme cerca, para que lo cargue, para que lo abrace, para que le cante las canciones que había escuchado antes y que ahora escuchaba con toda claridad y saber que todavía estaba ahí su mundito seguro y conocido y fue cuando mis dudas y temores se desvanecieron, al menos por ese día no debía preocuparme, él no estaba preocupado, ni tenía hambre, ni sed, ni sueño, no le faltaba nada, él también era feliz.

Fuente: este post proviene de Papá en Acción, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Actividades Extra Curriculares

Siempre nosotros, los padres, estamos tratando de que nuestros hijos aprovechen todo el tiempo disponible que tienen, todo el tiempo, y por esa razón desde que podemos, los metemos en tantas actividad ...

Balance de 5 Años

Hace más de 5 años que soy papá, durante mucho tiempo tuve mis dudas sobre si llegaría a serlo en algún momento, por temas de edad, salud, economía y otros tantos temas asociados a la paternidad. Tuve ...

Las Influencias

En algún momento de nuestras vidas hemos sido influenciados de diferentes formas, ya sea para bien o para mal, hemos sido manipulados, por decirlo de algún modo, que muchas veces han inclinado la bala ...

Calidad de Vida

Antes de ser papá, cuando estaba a finales de mis veinte, solo pensaba que todo mi trabajo y lo que ganaba con él, era únicamente para mí, siendo tal vez demasiado egoísta para con los demás, y esto f ...

Recomendamos

Relacionado

general embarazo variedades ...

DIARIO DE UNA PRIMERIZA: Nueve meses y un poquito más

Cindy Luque Juárez Hace más de dos meses que no escribo nada y han pasado muchas cosas, ahora si que puedo decir que soy una mami primeriza. Ya tengo a Andrés en mis brazos. Con mes y medio este chiquitín ha llenado de alegría nuestras vidas, pero para llegar hasta aquí les tengo que contar cómo fue el final del camino del embarazo. Les resumiré cómo fue el parto. Historia de un parto prolongado ...

aborto miedos psicólogo

Miedos

Esta última experiencia creo que me ha hecho madurar como pocas cosas lo han hecho. Suena muy bien decirlo, pero hasta ahora todo me iba genial, y puedo decir que era una persona que conseguía lo que quería. He tenido una infancia feliz y mis padres, a pesar de enseñarme que hay que trabajar para ganarse las cosas, han procurado que no me faltara nada. He sentido su protección siempre detrás, y po ...

maternidad crianza familia ...

La hiperactividad, el déficit de atención y yo

Por Alexandra Grieve Hace tiempo que tenía la idea de escribir sobre mi experiencia personal con el déficit de atención y la hiperactividad pero, no fue hasta que asistí al santo de un amigo de mi hijo de 6 años – dónde las mamás presentes conversaban sobre el pésimo comportamiento de un niño - que tuve un deja vú a mi propia infancia y me animé a hacerlo. Efectivamente, el niño del santo er ...

bebés buscando embarazo

Miedos

Aunque la ilusión forma parte de este nuevo tratamiento tengo que reconocer que hay más miedos que en la primera FIV. Miedo a pasar por lo mismo, a no tener embriones de calidad, a no responder como se debe a la medicación, a volver a los pinchazos, a los cambios de humor y como no, mucho miedo al negativo. Aunque quiero ser positiva y decirme a mí misma que ésta es la buena no lo puedo evitar. Ha ...

Aciertos y Desaciertos como mamá Primeriza!!!!

Mamás Primerizas!!!!!!!!!!! OMG A cuántas no nos EMOCIONÓ y ATERRÓ tener la primera ves a nuestros bebés en nuestras manos!!! y digo emocionó porque es la emoción más maravillosa del mundo, es una sensación inexplicable que estoy segura nos cuesta poder manifestar en palabras y me atrevo a mencionar la palabra ATERRÓ porque esa emoción genera miedos, preguntas que yo me hacia a diario como ¡Y si ...

general crianza embarazo ...

No soy una mamá perfecta

Tengo que confesarlo: no soy una madre perfecta. Es más, no pretendo serlo. Soy una mamá que intenta hacerlo bien. A mi manera. Ni mejor ni peor que el resto de las madres del mundo mundial. Mi segundo hijo me ha hecho recapacitar mucho sobre este tema. Cuando tuve al primero parecía que quería demostrar que podía hacerlo todo sola, que lo hacía todo fenomenal; odiaba los consejos con los que tod ...

general embarazo miedos en el embarazo ...

Mi tercer embarazo... Como una primeriza

¿Puede haber algo más contradictorio que estar embarazada por tercera vez y sentirte como una primeriza?. Pues así me encuentro a estas alturas, aunque parezca mentira. Y es que por mucho que ya sepa lo que es ser madre, no hay dos bebés ni dos experiencias iguales. El tercer embarazo debería ser coser y cantar en cuanto a experiencia se refiere. Para algo debería contar haber pasado ya dos ve ...

general acogimiento crianza ...

Confesiones de una mamá canguro

Hace veinte días que Ojazos llegó a nuestras vidas, haciéndose rápidamente un hueco en el corazón de nuestra familia. Lo llamo así porque tiene unos ojos grises tan profundos que te atraviesan el alma. Como suele pasar con las madres primerizas, que tendemos a fantasear mucho con nuestra futura maternidad, ahora sé que tenía idealizada la figura de la familia canguro. No estaba tan preparada com ...

general conciliación conciliacion vida laboral y familiar ...

Mi testimonio en mamiconcilia

Hace ya unos días que es posible descargarse la segunda edición de mamiconcilia en la que participo con mi testimonio pero no he tenido tiempo de contarlo hasta hoy. Fue algo impulsivo, como casi todo lo que hago, pero que lo hice porque necesitaba sacar la espinita que tengo dentro. Fue un testimonio que no me costó nada escribir. Es lo que siento. Lo que siento yo y muchas madres y padres cuando ...

Vida amor felicidad ...

Mi testimonio

Hoy amanecí con ganas de contarles un poco más de mí, quiero contarles un poquito más de mi historia. Esa historia que a veces quisiera dejar por allá metidita bien en el fondo de mí, para que no dañe. Para que no duela. Pero desde hace un tiempo para acá, aprendí que exteriorizar todos esos malos momentos me ayuda a sanar, así que aquí voy. Quiero presentarles mi testimonio. Mi pasado Resulta qu ...