comunidades

Robert, uno de esos pequeños cariños

¡Qué difícil es poder describir lo que estas fotos significan para mí! Me llenan de esa alegría que le da a uno ganas de llorar. Y me hacen ver que a veces uno cree que para hacer la diferencia tendría que hacer grandes cosas, pero hay pequeños cariños que uno puede irle dando a este planeta para hacerlo un lugar mejor.



Robert, este hermoso perrito, es uno de esos pequeños cariños.

Hace más o menos dos años, vi una foto de un pitbul demasiado flaco circulando por las redes sociales. Me conmovió mucho por tener yo también un pitbul y por saber lo que esta raza sufre en las calles.

A pesar de que la gente me decía que era un barrio que podía ser peligroso, me fui para allá sin dudarlo y preguntando llegué a la zona donde lo habían visto. La carretera se acababa y comenzaban unas casas construidas en un terreno bastante escarpado e inestable. La mayoría de las casas estaban construidas de latas y bareque, obviamente adornadas con la ropa que las personas habían sacado por ventanas, balcones y hasta en los techos para que se secaran asoleándose. Alrededor de las casas se veía mucha basura, cartones, partes de carros.

Se veían varios perros circulando por las calles, niños corriendo y jugando. En la parte donde se terminaba la calle se veía un CAI de policía. Paré el carro en este lugar sin saber qué hacer y detrás de mí venía un bus que comenzó a pitarme y el conductor a gritarme por la ventana que me moviera. Ante mi desconcierto y al darse cuenta que no sabía ni qué hacer, un policía se me acercó y me dijo que tenía que meter el carro por el césped hasta el fondo, hasta donde me diera, para que el bus pudiera reversar.

El policía me siguió y me preguntó que estaba haciendo por allí. Le enseñé la foto del perro. Me señaló una casa y me dijo que si iba allá no fuera a entrar, que sólo hablara desde la puerta. Me puse un poco nerviosa, pero ya metida la mano, metido el codo...



Entendí por qué me había dicho eso el policía cuando me abrieron. Se asomó un muchacho de alrededor 17 años y junto a él salió una bocanada de humo. Tenía los ojos rojos y se sostenía del marco de la puerta para no caerse. Era difícil para mí entenderle cuando me hablaba pues tenía la lengua algo trabada. Por la puerta alcancé a ver que la casa estaba completamente vacía y en el piso solo había unos colchones pelados en el que estaban aproximadamente 10 personas. En el centro se alcanzaba a ver una especie de fogata y la mayoría de los muchachos que estaban allí fumaban algo.

Le pregunté por el perro. Me dijo que era de él. Y que ya no estaba mal. Que a él le había tocado irse por un tiempo y por eso el perro se había puesto así de mal, pero que él ya estaba ahí y el perro estaba bien. Le pedí que me lo mostrara. Lo sacó de la parte de atrás de la casa y el perro se veía muy bien, estaba trozo, tenía todo el pelaje completo, no se veía con ninguna herida. De todas maneras le pedí que me lo entregara. Le argumenté que él en cualquier otro momento tendría que volverse a ir y entonces otra vez quedaría el perro en la calle pasando hambre hasta que el volviera.

Para todo lo que le decía él tenía una razón o explicación y no pude convencerlo de que me lo entregara. Otro de los muchachos se levantó de uno de los colchones y le dijo que me diera "el otro".

"El otro" resultó ser un perrito criollo. Robert. El que pueden ver en las fotos. Con algo de pastor alemán. El perrito estaba en la calle y se veía flaco. El muchacho me dijo y nunca se me van a olvidar esas palabras: "Llévese a ese, que a ese yo ya no lo quiero, ya prefiero quedarme con el pitbul."

Resulta que desde que tenía el pitbul, ya no quería tener nada que ver con Robert. El pobre perrito ahora se mantenía en la calle, sin comida, sin techo, sin nadie que velara por él. El policía que seguía por ahí cerca me dijo que me lo llevara, que el perrito estaba sufriendo mucho y que el muchacho inclusive le pegaba para que ya no se metiera a la casa.

No tenía ni idea de que hacer con él pues es un perro grande y yo en ese entonces vivía en un apartaestudio con mi esposo, mis dos gatos y mi perro. Pero no era capaz de dejarlo ahí. Así que sin más, le dije al muchacho que me lo ayudara a montar al carro y me fui con él. Mientras iba de camino sin saber qué hacer, empecé a llamar a diferentes fundaciones para ver si alguien me lo podía recibir. Como siempre todas las fundaciones y los rescastitas estaban repletos. Aclaro que no hago este comentario como queja, pues entiendo el trabajo que hacen y que realmente no dan abasto.

De la Fundación ORCA me dijeron que en unos días me lo podrían recibir. Así que me fui con él para una veterinaria y allí lo tuve en guardería. Finalmente fue en esta fundación en la que encontró un hogar.

Hace unos días me puse en contacto con la familia que lo adoptó. Me contaron que Robert tiene unos problemas en la espalda ya que las vertebras más cercanas al cuello están pegadas las unas a las otras. Por esto perdió fortaleza muscular, y está teniendo unos problemas en la boca y en uno de los ojos. Las razones del veterinario fue que probablemente cuando era pequeño pasó hambre o tuvo moquillo o fue golpeado. Sin embargo, Robert no siente dolor. Sus dueños le están haciendo diferentes terapias y se la ha visto mucha mejoría.

Al ver las fotos y escuchar todo lo que el dueño me contaba de cómo ahora ya está más gordo, de cómo se ha ido recuperando con sus terapias, sentí una inmensa alegría. ¡Qué habría sido de este perrito si hubiera seguido en la calle!

Alguien alguna vez dijo que no al rescatar a un animal de la calle no estamos cambiando el mundo entero, pero estamos cambiando el mundo de ese animal. Para mi hermoso Robert fue así.



Fuente: este post proviene de reflexionesdeunaeducadora.blogspot.com, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

general actividades

Uno de esos días…

Uno de esos días… Hay días en los que pienso que la paciencia no es infinita, cuando quiero esconderme debajo de la almohada y que nadie venga a saltarme encima o pedirme que juguemos a las 5.30am, las ganas que me dan de quedarme 2 horas en la tina sin que alguien venga a lanzarme patos de hule y meterse con ropa en mi spa improvisado, las ganas de comerme el último chocolate sin que vengan ...

General bebés juguetes ...

NIKIDOM SKYDREAM, EL MOVIL PARA LOS MÁS PEQUEÑOS DE LA CASA

Nikidom presenta su móvil tranquilizador de cuna Skydream, de desarrollo y fabricación propia. Skydream es el único móvil del mercado sin piezas giratorias, así que no hay ruidos mecánicos que interfieran en el espectáculo que el bebé está mirando. Skydream está dentro de su campo de visión, pues los más pequeños no pueden ver más allá de un metro.  Los personajes de la oveja, el cerdito, la marip ...

bebés perro Tania Llasera ...

Tania Llasera, perritos y bebés

Ayer la conocida periodista Tania Llasera explotaba en las redes sociales ante las criticas de sus seguidores porque ha llevado a su perrita a una residencia mientras se recupera de la cesárea. Hoy como madre de dos bebes y dueña de un perrito de 65 kilos, daré mi opinión. Hace 5 años, mi esposo y yo adoptamos a un montaña de los pirineos de un año, Aslan, el eterno cachorro de 65 kilos, que de t ...

libros para niños

Ni guau ni miau, diversidad explicada para niños

Esta es la historia de Fabio, un perrito que no ladra, no va a buscar el palo, ni mueve la colita. En realidad Fabio no hace nada de lo que se supone que tienen que hacer los perros. La familia de Fabio intenta que sea un “perro normal” y le animan a ladrar y a correr tras la pelota, pero no hay manera. Una noche Max (el niño de la familia) se levanta a por un vaso de agua y no encuent ...

ocio y actividades crafts & inspiraciones i like & me inspira ...

Pequeños lectores

Desde que Anna era muy pequeña demostró mucho interés por la lectura, empezó escrutando  los bricks de leche y las cajas de papilla, no sé si es que empezó a leer muy pronto o tomo papilla hasta muy tarde , menudos enfados se pillaba si te despistabas y guardabas la caja antes de que hubiera terminado. No es nadie cuando se enfada, uff. Como siempre  le han gustado los libros siempre he tenido u ...

bebés maternidad alejandro busto castelli ...

“En busca del perro verde” – Yo tengo uno en casa!!!

Hola amigos!!! Ayer por la noche una de las mamás del grupo que sigo en Facebook Crianza con apego: respetuosa y consciente colgó un texto que me llamo muchísimo la atención. La verdad es que me ha encantado, porque es muy difícil encontrar textos que hablen de la paternidad consciente. Sí, es como buscar a un perro verde! Cuando hablamos de apego, crianza natural o respetuosa, etc… la mayor ...

general

Pequeños grandes escritores

Cuando eres madre y el día a día te absorbe de tal manera que no crees que nunca vayas a salir de la montaña de pañales, ropa sucia, papillas, y demás, a menudo cuesta ver el paisaje y ver la vida con cierta perspectiva. En momentos de agotamiento y extenuación, nunca te imaginas que tu esfuerzo pueda llegar a tener resultados tan maravillosos. Porque si tener un hijo es un auténtico milagro de n ...

Sus miradas de amor

Hace unos años una persona me dijo que me acercara a los perros, porque de ellos iba a sacar una gran enseñanza para mi vida. En ese entonces yo había comenzado a colaborar en una Fundación de animales y me tocaba trabajar exclusivamente con perros, lo cuál no era que me gustara mucho. En mi casa teníamos cuatro gatos y desde ese entonces, los amaba con todo mi corazón. Todo el tiempo le pedía a l ...

Aprender a decir NO

Hace algunos años, en el 2012, llegó el primer gato a mi familia. Era un Ruso Azul de cinco mes que me regaló la mamá de uno de mis alumnos. De pequeña siempre había tenido perros en mi casa y en la finca, así que estaba muy interesada en conocer este nuevo animal y tantas cosas que decían de él. Definitivamente sí representó un gran cambio en mi vida. En muchas cosas. Una de ellas fue que desde q ...

general libroteca infantil cuentos ...

Mi gato se cree un perro, a Luis le pasa lo mismo

Luis es un gato diferente, el no quiere ser gato, al menos por un rato él quiere ser un perro. El hace todo lo que los gatos no hacen. Se siente parte de un grupo que se supone es distinto a él. Le gustan muchas cosas que a los gatos “normalmente” (?) no. El gato Luis aclara clarito “No soy un gato, soy un perro” ¿Y vos como te sentís? ¿Qué te gusta hacer? ¿Qué no? ¿Con qui ...