Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Robert, uno de esos pequeños cariños

¡Qué difícil es poder describir lo que estas fotos significan para mí! Me llenan de esa alegría que le da a uno ganas de llorar. Y me hacen ver que a veces uno cree que para hacer la diferencia tendría que hacer grandes cosas, pero hay pequeños cariños que uno puede irle dando a este planeta para hacerlo un lugar mejor.



Robert, este hermoso perrito, es uno de esos pequeños cariños.

Hace más o menos dos años, vi una foto de un pitbul demasiado flaco circulando por las redes sociales. Me conmovió mucho por tener yo también un pitbul y por saber lo que esta raza sufre en las calles.

A pesar de que la gente me decía que era un barrio que podía ser peligroso, me fui para allá sin dudarlo y preguntando llegué a la zona donde lo habían visto. La carretera se acababa y comenzaban unas casas construidas en un terreno bastante escarpado e inestable. La mayoría de las casas estaban construidas de latas y bareque, obviamente adornadas con la ropa que las personas habían sacado por ventanas, balcones y hasta en los techos para que se secaran asoleándose. Alrededor de las casas se veía mucha basura, cartones, partes de carros.

Se veían varios perros circulando por las calles, niños corriendo y jugando. En la parte donde se terminaba la calle se veía un CAI de policía. Paré el carro en este lugar sin saber qué hacer y detrás de mí venía un bus que comenzó a pitarme y el conductor a gritarme por la ventana que me moviera. Ante mi desconcierto y al darse cuenta que no sabía ni qué hacer, un policía se me acercó y me dijo que tenía que meter el carro por el césped hasta el fondo, hasta donde me diera, para que el bus pudiera reversar.

El policía me siguió y me preguntó que estaba haciendo por allí. Le enseñé la foto del perro. Me señaló una casa y me dijo que si iba allá no fuera a entrar, que sólo hablara desde la puerta. Me puse un poco nerviosa, pero ya metida la mano, metido el codo...



Entendí por qué me había dicho eso el policía cuando me abrieron. Se asomó un muchacho de alrededor 17 años y junto a él salió una bocanada de humo. Tenía los ojos rojos y se sostenía del marco de la puerta para no caerse. Era difícil para mí entenderle cuando me hablaba pues tenía la lengua algo trabada. Por la puerta alcancé a ver que la casa estaba completamente vacía y en el piso solo había unos colchones pelados en el que estaban aproximadamente 10 personas. En el centro se alcanzaba a ver una especie de fogata y la mayoría de los muchachos que estaban allí fumaban algo.

Le pregunté por el perro. Me dijo que era de él. Y que ya no estaba mal. Que a él le había tocado irse por un tiempo y por eso el perro se había puesto así de mal, pero que él ya estaba ahí y el perro estaba bien. Le pedí que me lo mostrara. Lo sacó de la parte de atrás de la casa y el perro se veía muy bien, estaba trozo, tenía todo el pelaje completo, no se veía con ninguna herida. De todas maneras le pedí que me lo entregara. Le argumenté que él en cualquier otro momento tendría que volverse a ir y entonces otra vez quedaría el perro en la calle pasando hambre hasta que el volviera.

Para todo lo que le decía él tenía una razón o explicación y no pude convencerlo de que me lo entregara. Otro de los muchachos se levantó de uno de los colchones y le dijo que me diera "el otro".

"El otro" resultó ser un perrito criollo. Robert. El que pueden ver en las fotos. Con algo de pastor alemán. El perrito estaba en la calle y se veía flaco. El muchacho me dijo y nunca se me van a olvidar esas palabras: "Llévese a ese, que a ese yo ya no lo quiero, ya prefiero quedarme con el pitbul."

Resulta que desde que tenía el pitbul, ya no quería tener nada que ver con Robert. El pobre perrito ahora se mantenía en la calle, sin comida, sin techo, sin nadie que velara por él. El policía que seguía por ahí cerca me dijo que me lo llevara, que el perrito estaba sufriendo mucho y que el muchacho inclusive le pegaba para que ya no se metiera a la casa.

No tenía ni idea de que hacer con él pues es un perro grande y yo en ese entonces vivía en un apartaestudio con mi esposo, mis dos gatos y mi perro. Pero no era capaz de dejarlo ahí. Así que sin más, le dije al muchacho que me lo ayudara a montar al carro y me fui con él. Mientras iba de camino sin saber qué hacer, empecé a llamar a diferentes fundaciones para ver si alguien me lo podía recibir. Como siempre todas las fundaciones y los rescastitas estaban repletos. Aclaro que no hago este comentario como queja, pues entiendo el trabajo que hacen y que realmente no dan abasto.

De la Fundación ORCA me dijeron que en unos días me lo podrían recibir. Así que me fui con él para una veterinaria y allí lo tuve en guardería. Finalmente fue en esta fundación en la que encontró un hogar.

Hace unos días me puse en contacto con la familia que lo adoptó. Me contaron que Robert tiene unos problemas en la espalda ya que las vertebras más cercanas al cuello están pegadas las unas a las otras. Por esto perdió fortaleza muscular, y está teniendo unos problemas en la boca y en uno de los ojos. Las razones del veterinario fue que probablemente cuando era pequeño pasó hambre o tuvo moquillo o fue golpeado. Sin embargo, Robert no siente dolor. Sus dueños le están haciendo diferentes terapias y se la ha visto mucha mejoría.

Al ver las fotos y escuchar todo lo que el dueño me contaba de cómo ahora ya está más gordo, de cómo se ha ido recuperando con sus terapias, sentí una inmensa alegría. ¡Qué habría sido de este perrito si hubiera seguido en la calle!

Alguien alguna vez dijo que no al rescatar a un animal de la calle no estamos cambiando el mundo entero, pero estamos cambiando el mundo de ese animal. Para mi hermoso Robert fue así.



Fuente: este post proviene de reflexionesdeunaeducadora.blogspot.com, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

general actividades

Uno de esos días…

Uno de esos días… Hay días en los que pienso que la paciencia no es infinita, cuando quiero esconderme debajo de la almohada y que nadie venga a saltarme encima o pedirme que juguemos a las 5.30am, las ganas que me dan de quedarme 2 horas en la tina sin que alguien venga a lanzarme patos de hule y meterse con ropa en mi spa improvisado, las ganas de comerme el último chocolate sin que vengan ...

Maternidad culpabilidad experiencia ...

Esos días…

Esos días en que todo sale mal. El niño no come, no duerme, tu tienes fiebre y un catarrazo que no puedes con tu cuerpo. Levantas la voz, te arrepientes. Dices cosas feas, te arrepientes aún más. Pones esa voz que sabes que al peque no le gusta y en un momento de lucidez te dices a ti misma ¡para! Luego llega la noche, el peque durmiendo, tu acurrucada en el sofá, con una pena y una culpabilidad e ...

general a tu habitación

Pequeños Cambios

Lo normal cuando llega el buen tiempo es abrir la casa e incluso hacer algún que otro cambio. Es la época de las pequeñas reformas en casa, de pintar, de remodelar, de hacer algún que otro cambio.. ¿no os pasa a vosotras? Por si andáis dándole vueltas a la habitación de los peques, vengo cargada de ideas y propuestas que a mí me han encantado. Ya sabéis que la habitación de los peques da mucho

general actividades al aire libre manualidades (diy) ...

Pequeños exploradores

Con la llegada de la primavera los bichitos también salen a tomar el sol. C está últimamente como loca en la calle buscando hormigas, mariquitas, caracoles... y todo bichito que se precie. Ayer sin ir más lejos se quería traer una hormiguita a casa "No podemos, C" - le dije - "se tiene que ir a cenar con su familia a casa" Muy convencida no se quedó, pero al menos soltó la h ...

general

Pequeños grandes escritores

Cuando eres madre y el día a día te absorbe de tal manera que no crees que nunca vayas a salir de la montaña de pañales, ropa sucia, papillas, y demás, a menudo cuesta ver el paisaje y ver la vida con cierta perspectiva. En momentos de agotamiento y extenuación, nunca te imaginas que tu esfuerzo pueda llegar a tener resultados tan maravillosos. Porque si tener un hijo es un auténtico milagro de n ...

general abuelas cuidados ...

Las Abuelas ¡son cosa seria!

Las Abuelas, ¡son cosa seria! Las Abues, Bobes o Yayas, te llenan la tina de burbujas y le ponen todos los juguetes divertidos que puede haber. A la hora de la comida algún día te sorprenden y el postre ¡va primero! Son las mejore personas del mundo para ayudarte a cuidar a tus hijos. Son fuente infalible de confianza y consejos certeros. Tienen la voz mas dulce cuando te cantan las mañanitas o t ...

Andanzas

Kamikazes enamorados

Aunque ahora estemos agotados, estresados y superados, muchas veces con pocas o ningunas ganas de hablar, nunca se me olvida el cúmulo de coincidencias y cruces de caminos que es mi relación con la mamá jefa, algo de lo que ya hablé en un post titulado Maktub. Con el tiempo, y aunque parecía imposible, esas coincidencias se han ido incrementando para nuestra sorpresa. Así, hace apenas unas semanas ...

Libros infantiles Libros y manuales Anaya ...

Pequeños grandes momentos de felicidad

“Pequeños grandes momentos de felicidad” es uno de esos libros para niños que me gusta recomendar no solo por la calidad de sus ilustraciones si no por el gran valor educativo que tiene en todas y cada una de sus páginas. En una sociedad tan abocada al consumismo donde los niños aprenden erróneamente a valorar más lo material que lo esencial, “Pequeños grandes momentos de felicid ...

Maternidad y Crianza cuidado de la vista gafas ...

Cuidado de la vista en niños pequeños

La salud de nuestros pequeños nos preocupa siempre. Queremos verlos sanos, nos preocupamos de llevarlos a sus controles médicos, de vacunarlos y de que su alimentación sea sana. Pero hay ciertos controles que a veces uno no sabe cuando empezar. Me pasó con las revisiones del dentista. No llevé a las niñas al dentista hasta que les vi un poco negro un diente. Porque siempre pensé que si no le dolía ...

Consejos

Cómo elegir el cochecito de bebé

A la hora de comprar el cochecito te encontrarás con tantos modelos y variantes que pueden hacerte dudar. Existen modelos de tres piezas y de dos, con ruedas grandes o pequeñas, con el manillar abierto o cerrado, hechos de distintos materiales o con diferentes sistemas de frenos. De manera que solo teniendo en cuenta una serie de criterios podremos dar con el modelo que se adapte mejor a nuestras ...