Terror en la Peluquería.



            Ayer por un momento pensé nos retiraban la custodia del piojo. Sí, sí, han leído bien, les aseguro que por un rato pensé como alguien de asuntos sociales pase por aquí nos quitan al piojo. ¿Por qué? Tras unos cuantos meses sin visitar la peluquería ayer tocó ir a ponerse guapo y me imaginaba lo peor pero no lo que pasó....


       Hubo un tiempo en el que Piojo no ponía pegas para ir a la pelu. Se sentaba muy tranquilo y se dejaba pasar máquina, tijeras, peine y lo que fuera necesario. Siempre íbamos a la misma pelu, peluquería únicamente para niños, que es una maravilla. Pero como la crisis ha pasado por casa, como por la de la mayoría de los españoles, es uno de los lujos que hemos suprimidos. Las últimas veces una de sus tías le había metido tijera pero él no se dejaba y esta vez decidimos llevarlo a la pelu pero no a la de siempre sino a una cerca de casa.

      Ufff.... antes de entrar le fuimos hablando de las maravillas de la peluquería y de lo guapo y fresquito que iba a estar tras el corte de pelos. Además, pese a no estar de acuerdo con los chantajes hicimos un trato tú te cortas el pelo y nosotros te compramos la espada del valor, una que venía con una revista infantil y que aún no sé porqué la llama espada del valor.

    Nada más entrar advertimos a la peluquera y ella nos dijo que estaba acostumbrada a niños que no querían cortarse el pelo, incluso había tenido a unos trillizos que se negaron en banda desde que uno de ellos dijo NO.  El piojo comenzó bien. Se sentó tranquilo en su silla coche y empezó a jugar con el volante pero no hizo más que ver las tijeras para empezar con el NO, no me vas a cortar mi pelito.

     La chica, encantadora y con más paciencia que el santo Job, le puso la capa y le enseñó la máquina mientras le decía que en un pis pas habría terminado, que la máquina hacía cosquillas y se la puso en marcha en la mano para que comprobara. El piojo dijo no no no . Se negaba y negaba. No paraba de moverse y renegar. No había forma de convencerlo ni de comenzar con las tijeras. 

    Tras media hora de lucha me puse una capa, sentándome en una silla frente al espejo y me lo senté encima. La chica comenzó y él volvió con el Noooooooooooooooooooo mientras sufría de contorsiones cual niña del exorcista. Entonces la chica le dice anda que vas a estar muy guapo y él responde ¡YA SOY BASTANTE GUAPO! Obviamente, la peluquera, papá piojo y yo comenzamos a reirnos con su salida y sí, mi niño tiene la autoestima muy alta, ja ja ja ja.

    No había forma así que para que la chica pudiera trabajar lo sujeté los brazos mientras papá piojo mantenía recta la cabeza y él gritaba y gritaba como si lo estuvieran matando. Por el espejo veía pasar a la gente y mirar asombrados sin saber qué pasaba. Y ahí fue cuando pensé ¡¡¡NOS QUITAN AL NIÑO!!!

     La chica terminó con el corte. La verdad que muy bien teniendo en cuenta la manera de hacerlo y antes de terminar papá piojo fue al kiosco a por la espada del valor para que con ella en mano se dejara arreglar las patillas. El muy bicho cuando le pasaban la máquina por la primera se rió porque sintió el cosquilleo pues así y todo puso pegas en la segunda. Ahora sólo espero que la próxima vez no monte este lío. Yo creo que mejor no voy a cortarme el pelo a esa peluquería por si acaso la chica quiera vengarse¡¡¡ tras el mal rato pasado!!!

Besitos Avainillados

  

Fuente: este post proviene de Cuando Olía a Vainilla, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: general

Recomendamos

Relacionado

general anécdota comando piojo ...

La noche de la cremà

Pensaba comenzar la semana haciendo una crónica de las 132 horas intensivas pasadas con el piojo, es decir, los 5 días y medio de vacaciones fallariles. Sin embargo, voy a comenzar por el final de la historia. Final apoteósico, conocido por muchos de ustedes, y merecedor de este post. Al fin y al cabo, afortunadamente, se ha quedado en eso en una anécdota a contar, como me dijo un amigo el otro dí ...

general anécdotas de niños cuando olía a vainilla ...

La Varicela nos ha atacado.

Hace unos días buscaba qué hacer en estos días de vacaciones. Ja ja ja, ¿quién me iba a decir que llegaría un invitado sorpresa? Un invitado de esos que se te plantan en casa sin avisar y con intención de acampar en ella. Así, así ha llegado la Señora Varicela. Y así, de esa manera, se acabaron los planes vacacionales. Nada de parques, excursiones, picnics, búsqueda de dinosaurios, tesoros enterra ...

educación boda cabello ...

La peluquería y su historia

Ya sea un peinado simple o muy complicado, la peluquería ha sido empleada por casi todas las sociedades desde tiempos antiguos hasta hoy. En el año 400 antes de Cristo, algunas mujeres griegas se teñían el pelo; en el período romano, el teñido y aclarado eran comunes. Las mujeres japonesas utilizan laca (que es un precursor del spray para el cabello que se usa hoy en día) para asegurar sus peinado ...

anécdotas de niños cuando olía a vainilla cuentos infantiles ...

Mis colaboraciones: Jacobo en busca del diente perdido.

¿Casualidad o causalidad? Cuando escribí este cuento para mi colaboración con PHB y El Rincón de las Pequeñas Sonrisas al piojo no se le había caído ningún diente, ni siquiera comenzaba a movérsele ninguno. Bien, pues, mi piojo no lo perdió pero sí se lo tragó, ja ja ja ja...ya contaré la historia en otro post. Pincha en el enlace y podrás leer el cuento: Jacobo en busca del diente perdido Besito ...

general anécdotas de niños cantautor ...

Lloraré mis lloros a la lluvia...

Cuando ayer de vuelta a casa mi Piojo me soltó esa frase, Lloraré mis lloros a la lluvia, pensé "Uhm, ¿me ha salido un cantautor?". Lo primero me dio un ataque de risa porque no podía ser más peliculero y lo segundo me sentí orgullosa de mi pequeño poeta, ja ja ja. ¿Y a cuenta de qué venía la poética frase? Como cada día subíamos por la avenida hacia casa y venía bla bla bla bla, contán ...

general aniversario anécdotas ...

De aniversario, celebraciones y Kamasutra...

Imaginen la situación. Diez años. Diez años desde que esa romántica locura ocurrió. ¿Qué podría ocurrir si esa situación la estuviéramos viendo en una peli o serie? Veamos: El marido, siempre es él el desmemoriado, se olvida de la fecha. Ella anda pensando en la maravillosa velada romántica que van a pasar en un restaurante de esos que pagas mucho y comes poco. Él planea ver el partido de fútbol c ...

general anécdotas cuando olía a vainilla ...

¿Vaca...qué?

Jueves 8.30 am suena el despertador. Sí, estamos supuestamente de vacaciones pero nos traen la compra entre las 9.00 y las 11.00 am. Papá Piojo y la que les escribe aprovechamos para desayunar tranquilamente. El Piojo se despierta pasadas las 9.00 am. Jueves 13.00 horas casa limpia, compra colocada, comida... Papá Piojo está cocinando, ropa tendida, Piojo saltando en el salón. Nada de tecleo. ¿Mús ...

general actividades con niños cuando olía a vainilla ...

Crónica Navideña.

¡Estoy viva! "¡He sobrevivido! ¡He superado la prueba! Juro con la mano derecha sobre "los juguetes desperdigados por el salón" que estaba completamente segura de encontrarme con un NO APTO al finalizar las vacaciones. Un NECESITA MEJORAR como madre. Un NECESITA MEJORAR en paciencia (uhmmm, he descubierto que sólo mi madre tiene más que yo, ¡¡¡el Santo Job ni de broma nos gana!!!). ...

general colecho cuando olía a vainilla ...

¡Reivindico mi cama!

No, no, no y mil veces no. Lo siento pero no puedo. Reivindico el derecho a tener mi cama propia. Sé que muchas familias están a favor del colecho y lo respeto, aunque no lo comparto. Además admiro a esos padres que comparten cama con sus hijos. ¿De verdad todos duermen plácidamente en paz y armonía? ¿Tienen una cama o un campo de fútbol? Mi cama es de dos metros de largo por uno cincuenta de ...

general

Los Lunes: Mis Consejos de Mamá a Mamá.

La Aventura del Embarazo... Como ya hemos dicho en artículos anteriores muchas son las compras a realizar ante la llegada de un bebé. Sobre todo cuando es el primero que nos pilla de novatillos y , sin contar, la ilusión que nos hace comprar de todo para ese pequeñajo, ¿o no? Una de las compras más importantes, al menos, desde mi opinión, es la cuna. ...