comunidades

Ansiedad a edades tempranas – mi experiencia

Hoy quiero compartir nuestra experiencia personal con la ansiedad, a edades tempranas. Es decir, la ansiedad que ha mostrado una de las terremoto en ciertos momentos de su desarrollo, hasta ahora. Aun no tiene ni 10 años, yo no imaginé nunca que un niño menor de esa edad pudiese sentir ansiedad, y no una ansiedad que fuera angustia o miedo en una situación concreta, sino una ansiedad que crea un pánico que es limitante, que bloquea, y que hace que actividades que antes realizaban normalmente, no puedan llevarse acabo. Y que permanece en el tiempo. Sobre qué es la ansiedad te hablaba unos días atras con la entrevista a Mª Paz.

El primer encuentro con la ansiedad fue hace un tiempo ya, cuando la pequeña terremoto dejó de comer por miedo a ahogarse. Superado ese episodio, trabajamos mucho en hablar e identificar las distintas emociones, porque uno de los temas que tuvimos en ese episodio fue que no sabía entender qué le pasaba, sentía miedo, rabia, frustración, y no sabía explicarlo.

En nuestro rincón lector contamos con varios libros sobre emociones, que nos ayudan a hablar sobre ellas, comprenderlas, identificarlas, y aprender cómo manejarlas. Pero a veces, para los más pequeños hay situaciones en que es difícil entender sus reacciones y emociones.

Con ella, más introvertida con el mundo en general, pero bien parlanchina en casa, he recordado que no es lo mismo hablar por hablar, que contar lo que uno siente o con lo que no puede lidiar. A mi me ha pasado lo mismo toda la vida. En su caso siempre en las noches, cuando su actividad baja y tiene que relajarse para conciliar el sueño, es cuando salen esas conversaciones, cuando revela sus preocupaciones y te cuenta los miedos que la persiguen.

Y una podría pensar que, con poder hablar de lo que la preocupa todas las noches, sentirse segura en ese momento, leer libros que la ayuden a identificar sus emociones, podría ser suficiente para que una niña esté tranquila y sin ansiedad. Pero la ansiedad a veces la gatilla un suceso, a veces hay niños más propensos, a veces genéticamente los hacemos más propensos. En el caso de ella, parece ser más propensa. Y todo esto no es suficiente.

Mirando hacia atrás nos hemos dado cuenta que ella siempre ha tenido esos momentos o épocas de miedos que parecían exagerados (aunque a ella no se lo manifestáramos así), esas reacciones de llanto desesperado o gritos que podían parecer desmedidas y nos hacía creer que con la edad aprendería a manejarlas, sus sueños agitados, … todo eso era un camino que nos definía su tendencia a la ansiedad, a que su cuerpo sienta muchas situaciones como peligrosas, a que ella imagine peligros y desgracias aun cuando no tenga motivo para ello. Y lo más difícil de manejar, que esa angustia sea superior a ella cuando la invade.

Durante una época incluso hicimos yoga madre/hija, algo que creo que la ayudó mucho en el manejo de sus emociones más extremas, pero después la profesora no pudo seguir con las clases. He intentado hacerlo yo sola con ella en casa, pero es mucho más difícil. A veces no le apetece, a veces se nos pasa el tiempo y no nos acordamos, a veces se me terminan las ideas, que aun no sé tanto del tema, pero por ello estoy aprendiendo. Pero el yoga, el mindfulness y la meditación la han ayudado mucho. Aprender a respirar, a controlar nuestra respiración nos ayuda a calmarnos.  Ella a veces no se acuerda como hacerlo cuando entra en crisis pero si le dices respira, empieza a realizar respiraciones y termina calmándose. Solo con esa palabra, respira. El mindfulness también es una gran herramienta, pero en su caso el cuerpo le pide movimiento y calmarla para realizar estas actividades no es sencillo.

nina-triste-miedo


¿Cómo apareció la ansiedad?

Como te contaba, ahora nos damos cuenta que la tendencia a la ansiedad ha estado en ella desde pequeña, quizá incluso tiene que ver como nació. Pero después de los 6 años apareció con más fuerza, y de forma más repetida. Nos hemos ido dando cuenta que cuando un tema la preocupa, por ejemplo un cambio de curso que fue la preocupación que rondaba antes de la fagofobia, ella queda sensible antes cualquier otro estímulo que la asuste. En esa época los perros la aterrorizaban, cualquier bicho que viera volando cerca la dejaba en shock, no se atrevía a escalar ningún juego en el parque cuando normalmente es la que
. la oscuridad y los ruidos la sobresaltaban…todo parecía verse mucho peor que antes.

Después de ese episodio quedamos alerta e intentamos anticiparle sucesos. A veces resulta, porque le permite aclarar algunas dudas y relajarse. Lo desconocido la inquieta, pero a veces el miedo logra superar hasta el hecho de conocer lo que va a pasar. Un ejemplo es el dentista. Sabe a lo que va, su odontóloga es maravillosa y con una paciencia infinita, yo siempre estoy con ella tomándola de la mano. Y nunca le han hecho daño. Pero el terror aparece en cada visita, da igual que la anticipes al detalle o no le digas nada. Siempre entra en pánico.

Con el tiempo y su desarrollo cognitivo los miedos se han vuelto además más profundos. Hay días que se pone a llorar desconsoladamente y no sabe porqué, y no es hasta el día siguiente que logra explicar lo que cree que le pasaba. Ahora la hemos visto en situaciones en que imagina que algo terrorifico le va a pasar: desde que está caminando descalza por el césped y cree que las hormigas le van a comer el pie, hasta subirse a un caballo y pensar que terminará aplastada debajo, bañarse en el mar pensando que se ahogará, o salir a una excursión y tener claro que se va a perder para siempre. Y esos miedos la invaden de forma que la bloquean, y además del miedo ella se frustra, porque son en situaciones que en realidad le encantan.

Y ¿qué puedo hacer yo? Porque por más que puedes explicarle que eso no le va a pasar, en su cabeza y en su cuerpo ella siente que si, y no ve más allá. Recuerdo haberlo vivido de pequeña. Acompañarla en estos momentos, relajarla con las respiraciones, nos ayuda pero ¿cómo ayudarla que pueda manejarlo sola?

No hay una solución única. Cada caso es diferente, cada niño es diferente, y las experiencias que vive cada uno lo hace más diferente. Es un camino largo, ahora ya lo tengo claro. Hemos avanzado mucho, pero queda trabajo por hacer. Tengo claro que la comprensión, la empatía, la paciencia, son ingredientes a encontrar una solución a largo plazo, a empoderarla a ella para que venza sus propios miedos. Y tener claro, que no se puede forzar el camino, ella debe lograrlo sola, con su familia apoyándola y estando ahí cuando lo necesite, pero debe a su propio ritmo encontrar su fuerza.

Si algún día contamos con nuestra solución, y encontramos la respuesta, no dudes que te contaré por aquí. Y si tu conoces algún caso similar, estaré encantada de conocer tu experiencia. Todo ayuda, de eso estoy segura.



Fuente: este post proviene de Asi piensa una mamá, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Muchas veces me he parado a pensar cómo las pantallas, esos dispositivos que venían a ayudarnos en nuestro día a día, en la comunicación, en el aprendizaje, han ido ganando tanto terreno, que muchas v ...

Las Navidades me dejaron una nueva lectura sobre emociones, que estoy ahora terminando. En este caso, hay algunas frases del libro que invitan a la reflexión, y me gustaría compartirlas para reflexion ...

Hace unos años vivimos una experiencia relacionada con la ansiedad en niños pequeños, que os contaba en este post. De un día para otro, sin que sepamos claramente porqué, Terremoto mayor le tenía ter ...

Etiquetas:

Recomendamos

Relacionado

Crianza Embarazo

Hoy voy a mostrarte varias formas que pueden ayudarte a quitar un ataque de ansiedad rápidamente. Ayer mismo padecí un ataque de ansiedad, es muy característico en el embarazo y la crianza, y es que, la base de ellos es la inseguridad y el miedo, y ambos, están muy presentes durante los cambios y el estrés a los que estamos expuestas durante el embarazo y los conflictos internos que se producen en ...

ansiedad estrés académico

Bajo la presión de los padres y maestros los niños muestran ansiedad. Se manifiesta de muchas formas y los representantes deben estar atentos a los síntomas y así prestar atención a cómo poder ayudarles a manejar el «estrés». ¿Qué hace que mi hijo sufra de ansiedad? Papá o mamá acompañan a sus niños a hacer las tareas, eso incluye preparar maquetas, trabajos de manualidades, ...

ansiedad depresión depresión post parto ...

El embarazo es uno de los momentos más felices en la vida de una mujer. Sin embargo, en ocasiones, las náuseas, el cansancio, la fatiga, mantener el trabajo, llevar la casa, dejar de fumar.. provocan ciertos estados de estrés que, si se prolongan, pueden llegar a convertirse en episodios de ansiedad, que se caracterizan por la acusación de un sentimiento de miedo. ...

embarazo mujer psicología ...

Las mujeres somos más tendentes a tener fobias que los hombres, y éstas se ven incrementadas notablemente durante el embarazo, a causa, eminentemente del desarreglo hormonal que padecemos. Al menos eso dice un estudio realizado por la Sociedad Española para la Ansiedad y el Estrés. Aunque etimológicamente fobia significa 'miedo o asco hacia un estímulo exterior que no es potencialmente peligroso', ...

Hola amig@s, quiero contarles mi experiencia como mamá de dos varones hermosos, de cómo transformé mi ansiedad sobreprotectora a madre formadora, educadora y modeladora, principalmente con mi ejemplo. En mis inicios de mi experiencia maternal actuaba con mucha ansiedad y miedos, propios de una madre primeriza. Mi madre me ayudó los primeros días, hasta cumplir los 40 días, y luego se regresó a su ...

Cajón desastre ansiedad ansiedad por la comida ...

Ansiedad , según la RAE , estado de agitación, inquietud o zozobra del ánimo. ¿ Quien de nosotros no ha pasado algún momento por este estado?  Yo reconozco que soy un ansia viva, me ansio mucho, y cuando más la sufrí fue al dejar de fumar, hace 6 años. Aunque he de reconocer que cuando me siento así, siempre hago lo  mismo, en aquella ocasión fue más seriamente. ¿ Y qué fue aquello que hice? pues ...

maternidad

Pues si, no nos hemos librado de los dichosos cólicos, el famoso cólico del lactante. Es curioso como a muchas personas que le contaba que Lucía tenía cólicos sólo sabían decirme que paciencia, que no se van hasta que no pasen x meses. Pues bien, quiero contar mi experiencia por si a alguien le sirve. Lucía empezó a tener cólicos a los 20 días de nacida, sus síntomas eran unos lloros desconsolados ...

Cuidado del bebé General Salud infantil ...

Parecía una enfermedad extinguida (yo solamente había oido hablar de ella en las películas o series de TV) que ha vuelto con fuerza en los últimos años para instalarse entre nosotros. Mi hija de 3 años empezó a tener una tos sospechosa (es la típica “Tos de Perro“) que duró más o menos 48 horas. El lunes cuando la fuí a recoger al colegio tenía unas manchas y granitos alrededor de la n ...

España Viajar con niños

Esto de llevar una vida paralela en el blog crea necesidades. De verdad. ¿No te lo crees? Mira, hace un año, ni idea de que en el mundo existía el “Glamping”. Sí, has leído bien. El glamping es como el camping de toda la vida pero con glamour. Vamos a ver. Se trata de domir en una cama en vez de un saco. Se trata de poder ponerse de pie en la tienda de campaña y no tener que salir fue ...

Para Mamás desde el Embarazo

Entre estos diferentes estilos, uno que está tomando cierto auge es el de la maternidad o paternidad consciente, elaborado por la psicóloga Shefali Tsabary. Es interesante el planteamiento en el que propone la necesidad de que los padres sean conscientes de sus propias sensaciones y emociones, la idea de cambiar antes como padres para lograr que los hijos hagan cambios. En especial, cuando tenemos ...