Idea guardada 24 veces
La valoración media de 5 personas es: Muy buena

Carta a mi hija Irene

Querida hija:  

El día que mamá supo que vendrías a su vida, sintió que era la mujer más feliz del mundo, y desde ese día todo empezó a girar en torno a tí. Aún no sabíamos si serías una niña, ni podíamos imaginar lo buena y lo guapa que serías, pero ya desde ese momento te queríamos con todo el corazón y soñabamos con el día en que te besaríamos por primera vez!  

 

Los meses que pasaste dentro de la tripita de mamá no diste guerra ninguna, salvo un sustillo que se llevó mami a las 8 semanas, todo han sido alegrías, pasamos los meses ansiosos esperando las citas para las ecografías! En la primera pudimos ver que tu corazón latía con mucha fuerza y eso que sólo hacía 6 semanitas que papá y mamá se habían unido para darte vida! En la siguiente ya de 12 semanas el doctor pudo confirmar que todo tu cuerpecito empezaba a formarse correctamente, tus riñoncitos, los pulmones, el corazón, la espaldita todo se veía perfectamente, a mamá le encantó ver como movías las piernecillas y los bracitos! que cosita tan pequeña! Ojalá hubieras visto la cara de felicidad que tenía papá! yo no pude contener la emoción, no sabía porque era más feliz si por tí o por papá porque la verdad deseaba mucho darle un hijo... En fin... en la siguiente ecografía, la de las 20 semanas ya supimos que eras una niña! Que contenta me puse! Papá la verdad que un poco menos porque al principio el quiso que fueras un niño, pero una vez que te vió! bueno seguro que no te cambiaba por el mejor niño del mundo!!! En la ultima ecografía pudimos verte la carita y ya desde ese día no me quedó duda de lo preciosa que serías! Que bien se te veía la boquita! En todos estos meses mamá se encontraba tan bien que no dejó de trabajar ni un solo día, todos bromeaban con que me pondría de parto en el restaurante de los abuelos! Bueno y a todo esto ni que decir tiene que los abuelos te esperaban ansiosos! y tu tía Sofía con una ilusión tremenda no dejaba de darme besitos en la tripa y ya desde entonces te cantaba cancioncillas!  

 

La primera vez que sentí como te movías casi me da un vuelco el corazón! Que milagro más grande el de la naturaleza! Hasta entonces y a pesar de haberte visto en las ecografías me parecía increible que estuviera embarazada, pero desde ese día (semana18) ahí estaban tus movimientos para recordarme lo feliz que sería al abrazarte! Jamás olvidaré la sensación de tenerte dentro mía, es algo muy grande que no se puede explicar con palabras! Me encataba acariciarme la barriga y ver como respondías a mis caricias! y papá! papá jamás olvidará las patadas que le dabas cada noche en la espalda! a veces le dabas tan fuerte que no le dejabas dormir!  

 

Poco a poco fuimos preparandonos para tu llegada, todo ha sido muy emocionante, desde el día que vimos tu habitación montada y soñamos con el día en que dormirías allí por primera vez, hasta el día que tendí toda tu ropita por primera vez en el tenderete! que graciosos estaban todos tus vestiditos ahí colgados! Bueno y el día que recibimos tu cochecito! jeje hasta nos dieron ganas de salir a pasearlo por el barrio! jajaja. Por cierto que no te he dicho que tu papá quiso que te llamaras Africa, aunque también le gustaba Candela, pero al final entre los dos decimos que Irene sería tu nombre. Ya sabes que la abuela se llama así, y algún día te explicaré porque yo sentía la necesidad de hacerle ese "regalo", pero el que sobre todo se puso más contento con esta decisión fue el abuelo Rafa, ya que el siempre quiso que una de sus hijas se llamara así. Espero que cuando crezcas estes contenta con tu nombre, yo creo que mejor no te podría pegar, desde el día que te ví, dije esta niña tiene carita de Irene! Sabes? irene significa paz, y desde luego que desde el día que te tenemos con nosotros eso es lo que sentimos, paz y amor, un amor muy grande. Cuando seas más mayor ya te explicaré también porque ahora te voy a escribir que trajiste la paz a nuestra familia, porque hasta ese día no habíamos estado muy unidos que digamos. Se puede decir que tú fuiste el final de la guerra, una guerra de cabezonería más que de otra cosa, pero bueno esa es una historia muy larga y que por fortuna ya ha pasado...  

 

Bueno, pues ya quedaba poco para abrazarte, mamá y papá salían a dar largos paseos y ya empezaban a impacientarse, miraban el calendario y miraban la luna, pero nada hacía presagiar tu llegada....  

 

El lunes día 17, mamá se levantó con una energía increible! hacía semanas que no me encontraba tan ágil y con tantas ganas de hacer cosas!, el sindrome del nido creo que le llaman! Me levanté bien tempranito y limpié casi toda la casa, luego fuimos a comer fuera, papá, abuela Irene y tita Sofía, y luego hicimos la compra. Ya de noche estuve hablando de neuvo con abuela y le preguntaba como sería el día que me pusiera de parto, si notaría las contracciones y las sabría distinguir... A eso de las 12, me dió un ataque de tos y decidí prepararme una infusión. Puse el agua a calentar y mientras fui al baño. Papi estaba al telefono con tito miki... en el baño me dí cuenta que tenía las braguitas mojadas y pensé que en el esfuerzo de toser me había orinado. Si hija no te rías, es que esas son las cosas del embarazo que no se cuentan, pero al final ya es un poco complicado toser, reirse o estornudar sin que se te escape algo! jeje En esas estaba cuando al limpiarme ví que sangraba un poquito... PAPÍ ESTAMOS DE PARTO!!! si hubieses visto la cara de papá! el que no se iba a poner nervioso _ me visto o no me visto?, menos mal que estoy afeitado! nos vamos ya?_ Tito miki y tita Conchi querían que saliesemos corriendo hacia el hospital, pero no podía ser!!! No había terminado de limpiar la casa, estaba sin depilar! que no que no!!!! Llamé a abuela para ver que decía ella y fué peor aún jajaja eso sí te aviso que si llega a ser de día mamá no se va para el hospital sin dejarse los azulejos del baño relucientes! jajajaja Después de hablar con abuela, decidimos que lo mejor sería ir a ver que siginificaba esa poquita de sangre, pero antes de eso y con mucha tranquilidad, me bañé, me depilé, repasé el baño y ya con papá esperando en la puerta con el coche arrancado, fregué el suelo del recibidor y de la cocina!  

 

Recogimos a abuela y para el hospital que nos ibamos... pero como en toda buena peli, no podían faltar el momentazo! No te lo creerás pero nos paró la guardia civil:  

-buenas noches, la documentación...-dijo el guardia  

-si, si, pero rapidito que vamos de parto- espetó papá  

el guardia iluminó el asiento de atrás y al verme el tripón dijo- ah! sí sí, bueno continúen continúen!  

Si vieras la risa que nos dió, abuela no se lo podía creer! y papá se quedó con ganas de que nos escoltaran!!!!  

 

A todo esto llegamos al hospital, yo por supuesto no quería que me sentaran en la silla de ruedas! pero si yo estaba como una rosa! Pero bueno los procedimientos son los procedimientos.... El celador por casualidad fué el mismo que nos llevó a partos el día que fuí de urgencias por el sustillo que te contaba al principio, y fijate que se acordaba! Por supuesto que se alegró mucho de verme lo feliz que iba! Ya en partos nos atendió una matrona muy atenta que tras hacerme un tacto, comprobó que estaba de parto, tenía el cuello borrado al 50 por cierto y llevaba dos centimetros. La sangre no era más que un capilar que se había roto por el peso que ejercías y el agua parecía ser una pequeña fisura, aunque luego supimos que tampoco porque la bolsa estaba intacta. Así que con ese panorama me subieron a la habitación. Abuela se quedó toda la noche, y papá también pero él se dedicó a dar viajes por todo el hospital, ya sabes lo inquieto que es, y encima estaba super nervioso porque iba a ser papá! La noche pasó estupendamente, yo no notaba las contracciones, bueno algo sí, pero no dolían nada! Incluso bromeabamos y en alguna ocasión a abuela casi le da un ataque de risa nerviosa de esos que le dan a ella y que luego no puede parar!  

 

A la mañana siguiente, a eso de las 10 subieron a por mí, y ya en partos Marina la matrona, me hizo un tacto con el que ví las estrellas! que dolor!!! estaba de 3 y ya las contracciones empezaban a ser regulares, pero yo seguía sin enterarme. Total que Marina quiso que me pusiera ya la epidural y que me quedara allí, pero yo valiente como pocas le dije que quería un parto natural y que de epidural nada de nada. Así que me subieron de nuevo a la habitación. A las 1 almorcé, que menuda hambre tenía! Comí lentejas, y arroz blanco y un plátano de postre, no se me olvidará nunca porque ha sido la única vez que vomité en el embarazo! Se vé que el cuerpo es sabio, ya me quedaba poco para verme en el paritorio y allí no hubiera estado bonito que me pusiera a vomitar verdad? jeje  

Después de comer me dí una ducha bien calentita y luego me acosté. El matrón en las clases de prepación al parto me había explicado que caminar venía muy bien para pasar el peridodo de dilatación, pero yo no estaba cómoda de pie, y eso que había soñado con parirte en esa postura... A todo esto tita Cristina ya había llegado al hospital y entre contracción y contracción entre ella y abuela me estuvieron abanicando, porque cuando venía una menudo bochorno me entraba! luego enseguida se me pasaba y me daba frío! A eso de las 4 abuela llamó para que subieran a por mí, las contracciones eran ya muy muy seguidas, y aunque el dolor era perfectamente soportable, ya no me daba tiempo a recuperarme de una cuando la otra venía detrás achuchando! Cuando me bajaron estaban de 4-5 cm. otra de las matronas estuvo hablando conmigo y a pesar de que yo iba super convencida de no ponerme anestesia, cedí porque entre unos y otros me convencieron de que no tenía sentido sufrir, y creo que más que nada lo hice por papá, se le veía en la cara que lo estaba pasando mal. Una vez pasado todo, me arrepentí, porque fué todo tan rápido, pero bueno las decisiones se toman una vez y esa fué la mía... El anestesista tardó 10 min en llegar, en eso la matrona me rompió la fuente y justo antes de ponerme la epi, me hizo otro tacto, estaba de 8 cm!!! De verdad que no duele tanto! Quizás era que iba muy mentalizada, no lo sé, pero el caso es que dilaté 8 cm sin apenas sufrir más que un dolor intenso de regla. Aún con esas el anestesista me puso una pequeña dosis, que me dejaba sentir perfectamente las contracciones, sin dolor pero las sentía. En el box la matrona me iba explicando como y cuando empujar y cuando ya me vió de 10, me quitó el monitor y me llevó al paritorio. Allí estaba el temido potro... y tu madre que quería parir de pié, se vió allí subida, y hoy por hoy aún no sabe si sería porque ya estaba tan ansiosa de abrazarte o porque en verdad no es para temerle, pero el potro le pareció la camilla más cómoda del mundo! El primer empujón.... y papá ya te veía los pelitos! de que color son le pregunte? jeej en el siguiente ya tenía tu cabeza fuera! No te puedo explicar lo que sentí al verte por primera vez, me parecía increible que te estuviera trayendo al mundo, que estuvieras saliendo de mí! En el siguiente empujón Marina me pidió que cogiera tu cuerpecito y tirará de él, y así lo hice, te resbalaste como un pez y te puse encima mío! Era increible, estaban tan calentita, sentí tu cuerpo salir del mío, y ya ahí ví lo larguita que eras! Y bueno en este momento fué cuando toda la ilusión se desvaneció dando lugar al miedo más atroz que jamás creí poder llegar a sentir! Papá ya vió que tu color no era normal, hija mía naciste moradita moradita! pero mamá que seguía en esa nube, pensó que el color sería normal, yo no me dí cuenta de lo que pasaba hasta que comencé a hablarte, había soñado tanto con darte la bienvenida que no recuerdo ni las palabras que te dije, solo se que te nombré y te dije lo preciosa que eras, pero pronto me dí cuenta que no te movías y ahí ya... bueno es algo qu eno se puede explicar! una sueña tanto con ese instante que no se prepara para que la cosa no salga bien... Corriendo la matrona cortó el hilo que te unía a mí, y aún me sentí más triste... Trató de reanimarte, corriendo vinieron los pediatras, enseguida te llevaron a una habitación al lado donde te intentaron intubar... tu apgar fue de 4, no te movías, no respirabas, ellos dijeron que estabas hipotonica, yo sólo sé que no te oía llorar! Y que me sentí morir por dentro! Me entró un tembleque tremendo y sin decir nada solo miraba a tu padre que también enmudeció, y por mi mente pasó todo el embarazo, todo el rato que llevaba en el hospital, todas las conversaciones con las matronas, todo, tratando de buscar que es lo que había hecho mal, porque no había sabido traerte al mundo sana! y nada tenía explicación! Te llevaron corriendo a neonatos, allí después supe que te habían puesto una campana de oxigeno, que te habían tratado de coger una vía umbilical para lo que te habían cortado tu tripita, que al final la vía te la habían puesto en el bracito, y que te tenían monitorizada y con antibiotico. Y entretanto yo en una nube! no podía creermelo! esto no me estaba pasando a mí! Cuando ví a tu abuela me derrumbé! No sabes lo preocupados que se quedaron todos! Abuelo Rafa... buf yo había soñado tanto con el momento en que el te viera por primera vez y con la cara que pondría que no estaba preparada para ver la cara que puso cuando le dije que te había parido muerta! Por suerte papá trabaja en el mismo hospital en el que naciste, y se pudo informar de todo y estar contigo todo el rato, así que pronto vino a decirnos que todo iba bien, y que aunque por unos momentos estuvieron tentados de llevarte en una uvi movil para el materno, ya no haría falta porque te estabas recuperando muy rápido. Hija mía eres una leona, te aferraste a la vida y jamás podré agradecertelo, no estaba preparada para perderte, no creo que ninguna madre lo esté!  

Naciste a las 6:30 de la tarde y no fue hasta las 11 de la noche que no pude abrazarte y besarte, la espera fue larga, pero mereció la pena! Que bonita eras! y que bien olías! Yo te veía tan sanita que no me podía explicar nada! Estabas tan viva! Quise sacarte de aquella habitación y llevarte conmigo, pero no pude, y aunque los días que pasé en el hospital sin tenerte a mi lado fueron duros, estaba tranquila de ver lo bien atendida que estabas y sobre todo tranquila de saber que te estaban mirando bien y que no me iría a casa contigo sin saber con plena certeza que estabas tan sana como te soñé!  

En esos días te hicieron plaquitas en el pecho, porque parece ser que la causa de todo fué que aspiraste líquido y se te encharcaron los pulmocitos, te pusieron antibiotico y hasta tomaste rayos uva! si hija sí, también te dio ictericia, pero eso era lo de menos!  

Tu primera noche no quiesieron alimentarte, y yo desde mi habitación lloraba porqque había soñado tanto con darte el pecho... pero al día siguiente ya pude hacerlo y que increible fué sentir como te alimentabas através de mí! Aún no había leche, pero sabía que mi calostro era lo mejor que podía ofrecerte y que te ayudaría a coger fuerzas para salir de allí prontito. Al segundo día de estar dandote el pecho, tuvimos una crisis, supongo que debido a las hormonas, el caso es que te cogìa y te dormías, a mi juicio no tenías hambre, pero era soltarte y empezabas a llorar desesperada, así que la enfermera me trajo un biberón para que te lo diera, tampoco lo quisiste, sólo querías dormir, y en esas te dejé cuando a los cinco minutos llega tu padre diciendo que te acababas de tomar 60 de bibe!!! como lloré! pensé que no era capaz ni de darte un biberón! así que no sabes lo que lloré cuando esa misma noche me dió la subida de leche!! Y hasta el día de hoy ya sólo me has necesitado a mí para alimentarte, y no sabes lo feliz que eso me hace sentir. Creiamos que pasaríamos más días en el hospital así que cuando a la semana vino la enfermera a pedirme tu ropita para vestirte de calle no me lo podía creer! nos ibamos a casa!!!  

 

Escribo estas letras al mes de tu nacimiento, hoy por hoy, la casa está hecha una leonera, y yo que siempre he sido doña perfecta y doña fregona, nisiquiera estoy agobiada, tú eres lo primero, pensé que me agobiarían las visitas, y al contrario estoy deseando que vengan a conocerte para poder presumir de hija! y no ha sido poca la gente que ha venido a darte la bienvenida! todo el mundo te esperaba con mucha ilusión! te han hecho muchos regalos, pero sin duda el mejor regalo que todos te hacen es el amor, que ese hija mía no te va a faltar nunca!  

 

No creo que más felicidad quepa en un corazón! Son tantas las cosas que te diría que no se ni por donde empezar! El día a día contigo es maravilloso! Me encanta alimentarte! disfruto el momento del baño aunque protestes y no te guste! Me paso el día cambiadote pañales, porque eres muy cagonceta! y lavando bodies que no doy a basto porque raro es el día que no se te escape algo de caquilla, pero no me importa, no me pesa, no me pesa nada, ni siquiera el no dormir con lo que yo he sido para eso! Por la noche te acuesto conmigo en la cama y tu sola te enganchas a mi cuerpo cuando necesitas alimento. Te encanta que te tenga en brazos, y ultimamente te pasas el día mamando, es dejarte en tu cunita y comienzas a protestar! pero no me pesa, no me duele la espalda ni me duelen los brazos ni me importa malacostumbrate a mis brazos! adoro tenerte encima mía y sentir tu calor!  

 

Después de todo creo que sólo me queda darte las gracias, por todo lo que nos haces sentir, por aferrarte a la vida y por ser como eres. Sé que será duro, que criarte no será fácil pero también se que soy madre y que no hay nada mejor que eso, que tenerte todo lo compensa y que no puedo vivir sin tí!  

 

Tu madre que te quiere.  

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

Relacionado

Carta a mi hija

Hermosa hija: Puedo empezar diciéndote que seas feliz. Es casi un cliché de los deseos de los padres hacia los hijos. Pero yo te voy a pedir que vivas plenamente. Sí, eso nada mas. Te saco la responsabilidad de ser feliz y el peso que esto trae Viví, hija mía, viví bien. Hacer lo que te gusta es hermoso Pero hacer lo que amas es mágico Rodete de personas que valgan la pena Pero tenes que saber que ...

Reflexiones carta a mi hija feminismo ...

Carta a mi hija en este mundo de hoy

Cuando me enteré de ti, sabía que eras mujer y anhelaba tanto tener una hija. Cuando lo confirmamos con ese eco era la mujer más feliz. Yo tuve suerte creciendo en este mundo de hoy como mujer. Tuve suerte por que mi mamá me enseñó que yo puedo hacer todo y así aprendí a usar el taladro para colgar mis propios cuadros. Tuve suerte porque crecí siempre rodeada de amigos que nunca me hicieron sentir ...

EMBARAZO MATERNIDAD VIDA ...

Carta a mi hija Olivia

Olivia, las cosas van a cambiar mucho. Te hablo de tu hermana todos los días, sobre todo cuando nos damos nuestro bañito diario y juegas a enjabonarme y mojarme la tripa. Sabes que el bebé está ahí dentro y sabes cómo se llama, “Pema” o “Pelma”, depende del esfuerzo que haga tu lengua de trapo. Hace unos días viste como la tripa se movía y te quedaste con cara de ¿qué ha sido eso?. Yo te expliqué ...

Colaboraciones Alimentación Diabetes ...

Mi hija tiene diabetes – Carta de una Madre

Mi hija tiene diabetes, debutó el 16 de noviembre de 2011 con sólo 4 años de edad, ahora tiene 11 años lo que significa que llevamos 7 años conviviendo con la diabetes, mi hija ya no recuerda su vida sin ella.  Si, mi hija tiene diabetes, todo empezó después del verano de 2011 y más en concreto cuando comenzamos el cole en septiembre. La cambiamos de colegio a uno nuevo que nos pillaba muy cerquit ...

#familia #decisiones #amor #hijos #hija #regazo #madre #amorincondicional #hijos #hijas #sobrinos #tias #abuelas #seguridad

MI HIJA

Mi hija tiene 15 años y es la niña más alegre que he conocido, de verdad siempre se está riendo. ¿Qué podría escribir de ella?...bueno tal vez uno, dos o tres libros, todas las madres podríamos hablar de nuestros hijos por horas y días completos, no se asusten, solo es un blog pero en los últimos días me ha dado mucho en que pensar. Me encanta su punto de vista en cuanto a la vida en general, muy ...

amor carta precioso

Primera Carta a mi Precioso

Mi precioso Espero que algun dia puedas leer esto y tengas presente que siempre estuve ahi para ti. Desde que nacistes tu papa y yo estuvimos presente en todo,yo estuve cuando nacistes obvio porque de mi salistes,yo fui la primera persona que mirastes aparte de los doctores y las enfermeras,yo fui quien te dio de comer el primer instante y me pase de madrugada alimentandote,tu papa estuvo siempre ...

niños mmh

cosas de mi hija

Como tengo insomnio devido a que me pase estos dias de fiesta descansando demas...jejejeje escribire las ocurrencias y las cosas que me ha hecho gracia de mi gorda estos dias.Mi hija nacio en casa de mi madre y se crio alli(debido a que me separe embarazada),total que alli tiene su habitacion con sus cosas,y aunque ahora vivo en otra ciudad con mi actual pareja los findes me voy a casa de mi madre ...

Maternidad Reflexiones Personales carta a mi bebé ...

Carta a mi bebé de tres años

Mi bebé, ya has cumplido tres años y se que suena ridículo que te siga llamando bebé. Hace tiempo que dejaste de serlo y te convertiste en un niño, un niño pequeño. Pero debes saber que para mi serás siempre mi bebé, aunque los años sigan pasando por ti, porque no puedo mirarte ni entenderte de otra manera. Llegaste en un momento tan difícil, que solo podías traer luz a mi vida, a nuestra vida. Nu ...

niños pensamientos una mama en el mundo ...

CARTA PARA MI ABUELO.

Hoy hace 9 años que te fuiste de mi lado. Aunque cada día te recuerdo, tu presencia me falta y eso duele mucho. Me criaste como una hija e incluso me trataste igual o mejor que a uno de tus hijos. Sé que criar a un hijo no es igual que a un nieto, pero aun así te siento como mi padre, un segundo padre. Tú me enseñaste muchas cosas, contigo pase ratos inolvidables y días especiales. Aún recuerdo cu ...

Andanzas

Tres años de viaje: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Hace poco leía a Sacheri, que últimamente me está dando mucho juego (por algo es un genio, ya lo verás), y me topé con un fragmento suyo que decía lo siguiente: Uno olvida la mayor parte de los días. Qué hizo, dónde estuvo, con quién. Tal vez de otro modo no se puede seguir viviendo. Las imágenes serían demasiadas. Pero eso no sucede siempre. Al contrario, hay momentos que no se ...