Vínculos y Relaciones Idea guardada 5 veces
La valoración media de 3 personas es: Muy buena

¿Cómo le digo que no a algo que me pide sin enfadarme?

He estado leyendo sobre inteligencia emocional y disciplina positiva de la que habláis y entiendo que no es bueno enfadarse con los niños cuando nos piden algo. Mi hijo es muy insistente y cuando quiere algo, lo repite tanto que acabo enfadándome con él. Me gustaría saber qué recomendáis cuando empiezan con la pataleta. Suele hacerlo sobretodo cuando estamos en lugares públicos y eso complica las cosas… Espero vuestra respuesta, gracias.

Los niños, a menudo, aprovechan situaciones en las que el adulto puede quedar en evidencia para lograr algo. Por ejemplo, en el supermercado, en medio de la calle, en el autobús… Si lo hace a menudo quiere decir que en esos contextos tiende a lograr aquello que se propone y que, probablemente, capte tu incomodidad y se agarre a ello para que sea más fácil que cedas. Por lo tanto, lo más importante no es lo que hace él en lugares públicos sino qué te pasa a ti como padre cuando tu hijo monta un número delante de la multitud.

No te convierte en mal padre no responder ante sus exigencias, dejándole patalear hasta que se canse. De hecho, lo más aconsejable es que se extinga ese comportamiento y la única manera de lograrlo es dejando de prestarle atención cuando se comporta de esta manera. Puedes decirle “Entiendo que te enfades, cuando te calmes hablamos”. ¡Importante! Es efectivo decirle esto UNA SOLA VEZ. Si en esos momentos dialogas con él y le prestas atención, estás autorizándole a que se comunique contigo de esa manera irrespetuosa y entenderá que su pataleta sí funciona a pesar de que te mantengas en tu lugar sin concederle lo que te pide.

Muchas veces, los padres nos enfadamos cuando nuestros hijos se enfadan. Lo más importante aquí es que diferencies tu enfado del del niño. Esta excesiva porosidad emocional no es buena. El padre debe poder contener las emociones del niño sin contagiarse de ellas.

Lo ideal es que te muestres empático. ¿Qué es la empatía? La capacidad de ponerte en la piel del otro. Muchas veces tememos ser empáticos porqué se confunde con permisividad y laxitud, pero no tienen absolutamente nada que ver. Que tú entiendas lo que tú hijo está sintiendo no implica que debas concederle aquello que te pide para que desaparezca la emoción que le paraliza. Por ejemplo, puede que se enfade cuando le dices que vaya a ducharse cuando está viendo los dibujos que más le gustan. Para él es injusto tener que priorizar esa obligación antes que quedarse viendo el final de ese capítulo tan interesante. Es normal que se moleste. Cuando vemos que se enfada, nos sentimos amenazados y puede que le digamos: “¡Como te enfades, mañana no vamos al parque!”, “¡Deja ya de hacer el niño pequeño!” o “¿Te enfadas? Pues mañana no hay dibujos”. ¿Te suenan?

En todos estos comentarios el padre desaprueba el enfado del niño, le amenaza y le ridiculiza por ello, lo que va a hacer que todavía se complique más la situación.

No es malo que el niño se enfade, la rabia es una emoción básica que aparece en situaciones que se perciben como injustas. Que se enfade en ese contexto implica que es un niño sano.

En esta misma situación, ser empático implicaría autorizarle a que se sienta como se siente: “Entiendo que te enfades, sé que te gustan mucho esos dibujos. Cuando acabes la ducha podrás seguir viéndolos”. No hace falta decir nada más, ni alargarnos en explicaciones para sacar al niño de su enfado, ni debatir con él, ni alzar la voz. El enfado requiere de tiempo para que se aplaque. No pretendas que con una sola frase tranquilizadora tu hijo se convierta en una balsa de aceite. No es que lo hagas mal, es que nuestras emociones no funcionan así.

Ser antipático implicaría agredirle por sentirse como se siente. De esta manera, el niño percibe que lo que siente no está bien e incrementará su enfado al ver que no se le entiende. A menudo, la antipatía de los padres nace de la falta de herramientas para hacer frente al enfado del niño. Como no sabemos qué hacer, nos enfadamos cuando él se enfada, poniendo en evidencia nuestra falta de contención emocional.

Tampoco hace falta que seas simpático, lo que implicaría ponerte en su piel y además concederle sus deseos: “Vale, cuando acaben los dibujos vas a la ducha, ¿De acuerdo?”. Para que el niño crezca sano debe ser frustrado. La vida es un sinfín de frustraciones y protegerle de ellas es desprotegerle e impedir un desarrollo emocional sano.

Te dejo un vídeo sobre la rabia si quieres profundizar sobre el tema. ¡Espero haberte ayudado!



Fuente: este post proviene de Vínculos y Relaciones, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Cómo le digo a mi novio que estoy embarazada de otro

Saber que te convertirás en madre o padre es un momento emocionante, increíble y sí, aterrador.    Esta última parte es más que cierta para quienes se embarazan y no saben cómo decirle a su pareja actual que él no es el padre del bebé.   A continuación te daremos algunos tips para decirle a tu pareja que él no es el padre del niño.   No esperes mucho tiempo para decirlo   Es importante que te aseg ...

niños app lectura

App de realidad aumentada para los libros infantiles

Hoy te quiero hablar de un recurso altamente interesante y curioso... se trata de una app, orientada a niños de 3 a 5 años, que usa la realidad aumentada para llevar libros de papel a la vida real, haciendo uso para ello de la misma tecnología que la industria del cine y precisando únicamente de un teléfono móvil inteligente o de una tableta. La app en cuestión se llama MagicBook, te muestro un v ...

Diferencias y semejanzas

Soy de las que opina que no hay una verdad absoluta, y que en el tema de la maternidad hay tantas formas de criar y educar como madres e hijos hay. Yo me he leído varios libros con formas de ver la crianza de los hijos muy diferentes, de Carlos González me he leído: Bésame mucho Un regalo para toda la vida Mi niño no me comeReconozco que los tres libros los he leído en distintos momentos en los q ...

Educación respetuosa bienestar emocional en los niños

¿Qué es la contención emocional?

La contención emocional es la limitación de la expresión de los sentimientos ofreciendo al niño una vía para gestionar su emoción. Por ejemplo, una abrazo puede ser una buena forma de contener a un niño que está sintiendo una fuerte emoción. Contención emocional no permitir que el niño exprese sus emociones o negarlas, significa ayudar al niño a liberar su emoción de una manera canalizada, a travé ...

Escuela de padres Ser padres Educar

¡Qué difícil es educar!

¡Qué difícil es educar! ¿Verdad? Sí ¡Qué difícil es educar si lo queremos hacer bien! y, sí, ¡Qué fácil seria si …! Sí, qué fácil seria si no no nos dejáramos arrastrar por las emociones negativas, o por las expectativas frustradas. Si estuviéramos menos cansados o cansadas. Si entendiéramos mejor a nuestros hijos e hijas, o lo que es más importante, si nos entendiéramos mejor a nosotros mis ...

Educación Educación Emocional para niños autoestima ...

No podemos dar autoestima a los niños

Sé que es duro leerlo, pero no, no podemos dar autoestima a los niños. Al contrario de lo que pueda parecer, la autoestima no se da, ni se recibe. La autoestima es un concepto interno que se forma, se desarrolla. Recientemente ha habido un movimiento que ha pretendido hacernos creer que halagando a los niños podríamos darles una buena autoestima. Que a través de pegatinas con caritas sonrientes, c ...

general cuentos para niños pérdidas gestacionales ...

Tu hermanito ha muerto

Imagina por un momento que eres de nuevo un niño/a. Tus padres te acaban de explicar con una carta preciosa que estáis esperando un hermanito o hermanita, e incluso has visto como tu papá acaricia a menudo la barriguita de tu mamá, que es más abultada de lo normal. Un buen día cuando regresas a casa después la escuela, la barriguita ha desaparecido, tus papás hablan muy bajito, y tu mamá llora a ...

Educación Entrevistas Arianna Acosta ...

Arianna Acosta: se educa a los niños para competir y no para cooperar

¡Muy buenas, lectores! Otra semana os traigo una entrevista la mar de interesante. Esta vez he hablado con una profesional de los pies a la cabeza y una persona encantadora a más no poder: Arianna Acosta. Ella es pedagoga experta en mediación e intervención escolar, emocional y familiar y fundadora de Isla de Emociones.  Como no podía ser de otra manera, hemos hablado sobre educación. ¿Queréis sab ...

Hijos Maternidad Reflexiones Personales ...

No le diga a mi hijo "ven conmigo que te voy a dar caramelos"

No le diga a mi hijo “ven conmigo que te voy a dar caramelos”. Por mucho que crea que es un comentario inofensivo. Por favor, no se lo diga. Estas mismas palabras he pronunciado hace unos minutos, no muchos, inmediatamente antes de llegar a casa. Aunque estoy segura de que no se pronuncian a menudo. No tantas veces como realmente quisiéramos, por prudencia, por educación, por respeto. ...

Mi hijo no me cuenta nada

Mi hijo mayor, que hoy por hoy ya tiene 8 años, es un gran conversador. Es un loro. Habla y habla sin parar de sus cosas, sus juegos, videojuegos y planes. Sin embargo, cuando se trata de compartir su día en el colegio no me cuenta nada, me responde con el clásico: “bien”, algunas veces simplemente levanta su dedo pulgar y cuando se siente conversador responde: “Como siempre”. Por otro lado, sus h ...