La Aventura de mi Embarazo Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Crónica de un pre-parto

Por alguna razón mis embarazos no llegan a las 40 semanas. Pensaba que esta vez, en contra de los anteriores, mi pequeñín se haría esperar un poco más, confieso que hasta me hacía ilusión "cumplir", pero de nuevo mi bebé decidió conocerme antes de ello.
En el fondo sabría que sería así, llevaba ya varios días en los que mi cuerpo acusaba demasiado el embarazo, mi movilidad era muy limitada, me notaba cansada y dolorida, así que sabía que el momento no se alargaría mucho. Y no me equivocaba.
Pase todo el día del sábado limpiando y recogiendo mi casa con un síndrome del nido horroroso. Más que síndrome del nido en sí era la angustia de saber que podía dar a luz en cualquier momento y estando mi marido fuera iba a ser muy difícil que alguien se hiciera cargo de mi casa mientras yo estaba en el hospital. No quería ni imaginarme llegar a casa con mi bebé y encontrarme todo manga por hombro, así que quise dejarla lo mejor posible por si llegaba el momento.
Como llevaba varias semanas sola con mis niños, el mismo viernes mis padres decidieron quedarse a dormir en mi casa, por si acaso, no fuera que me pusiera de parto en plena noche y me pillara sola con los peques, y el sábado por la mañana se llevaron al mayor, yo me quedé con la peque que en solitario es más tranquila, y así fui adelantando cosillas. Un no parar en todo el día, creo que perdí la cuenta de lavadoras que puse.
Al menos pude dejar todo lo del peque preparado, ya que no tenía ni un solo cajón destinado para él. A las 8 de la tarde por fin sentí que ya podía llegar cuando quisiera porque al menos tenía todo recogido y lo imprescindible preparado. Eso sí, a falta de montar el cochecito, la minicuna, la cuna... Pero me daba igual, tenía mis brazos y mi cama, no le iba a faltar de nada.
Papá llegaba esa tarde de su último viaje pero apenas contaba con dos horas para vernos, pues tenía que irse directamente a otro. Y lo que iba a ser una cena en familia tras recoger a los niños al final acabó en casa, empecé a encontrarme mal en el coche y llegando a donde íbamos a cenar le pedí que nos fuéramos porque no iba a aguantar sentada en una silla.
Se marchó a las 10 de la noche sabiendo que probablemente su hijo nacería en unas horas. Yo me quedé en casa acostada en el sofá, con mis niños cuidándome mientras llegaban mis padres, sabiendo que probablemente mi bebé nacería en unas horas.
Como una ya tiene experiencia en estas lides sabía qué tenía que hacer. Me dolía mucho la parte baja de la espalda, toda la zona lumbar, y la pelvis, con unos calambres que por momentos se irradiaban a los muslos y en casi ninguna postura estaba cómoda. Decidí tomarme un paracetamol para aliviar el dolor y como prueba de parto-no parto. Yo funciono así, si con el paracetamol remite el dolor es que aún no ha llegado el momento, si no remite... Mejor ir pensando en irme al hospital.
Llegaron mis padres, los niños se durmieron pronto y yo me fui a la cama a eso de las 12 de la noche. El dolor se había atenuado, me acosté y conseguí dormir un poco, aunque no estaba nada cómoda, ni siquiera de lado con el cojín de lactancia mi lumbago, mis riñones y mi pelvis conseguían encontrar un poco de relax, pero al menos me dormí rápido.
A las 3 de la madrugada me desperté. Habían vuelto los dolores y ya no podía estar acostada de ninguna manera, así que me senté en el borde de la cama con el cojín de lactancia hecho un ovillo sobre mis piernas para poder apoyar los brazos sobre él y descansar un poco la postura. Me había tomado el último paracetamol a las 10 de la noche y esperé a que fueran cerca de las 4 de la madrugada para tomar el siguiente, mientras balanceaba la cadera de un lado a otro porque sentía que ese movimiento me aliviaba.
No sabía si tenía contracciones. Es difícil cuando llevas semanas con dolor en la zona de los riñones y cuando estos no desaparecen. Sí, había momentos de dolor más intenso pero no podía contar duración y frecuencia ya que el dolor nunca desaparecía, así que lo de contar las contracciones de nuevo fue misión imposible.
Mi mayor se despertó, se vino a mi cama y al verme sentada se puso a mi lado, dándome la mano. Él también sabía que aquello era signo de que su hermano vendría pronto, estaba algo nervioso y se sintió muy responsable del momenot. Me daba ánimos, me decía que no me preocupara, que él estaba allí para cuidarme y que estaría vigilante para avisar a los abuelos y llamar al 112 si me ponía de parto. Mi niño, estaba viviendo un momento inolvidable.
Cada vez el dolor era más intenso y yo le decíaa mi hijo que se durmiera, que era muy temprano y debía descansar pero él no quería, temía que me fuera al hospital sin avisarlo. Consiguió dormirse a eso de las 5 de la mañana, yo iba notando que tenía picos de dolor muy muy fuertes y que bascular la cadera ya no me ayudaba tanto como antes, y viendo que el dolor iba a más a las 6 de la madrugada desperté a mi madre para decirle que nos íbamos al hospital.
Pero no me fui corriendo. Primero me duché, una ducha tranquila, relajada, dejando caer el agua caliente sobre la zona lumbar, aquello me relajaba y atenuaba el dolor, así que no miré la hora y me dejé llevar debajo del agua. No tenía prisa, así que al salir de la ducha me sequé, me eché mi crema corporal, me vestí eligiendo bien la ropa -cómoda y práctica-, hasta me sequé el pelo. Acabé de meter las cuatro cosas que faltaban en mi maleta del hospital, hasta cogí una botella de agua grande de la nevera y un paquete de galletas por si acaso, llamé a un taxi, di un beso a mis niños durmiendo y a las 7 de la mañana salimos mi madre y yo de casa, sabiendo que probablemente la próxima vez que entrara allí lo haría con mi bebé en brazos.
Fuente: este post proviene de La Aventura de mi Embarazo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

dos partos muy distintos

Cada parto un mundo

Hola chicas!!!! Os quería contar mis experiencias en los dos partos q he tenido cada uno muy distinto Mi hijo mayor Salvador, su nombre lo elegimos de una forma peculiar decidimos q si era una niña lo decidiría yo y si era un niño mi marido, claro q esta apuesta la hice estando convencida de q seria una niña. Empezare la historia desde el principio, en el 2006 empezamos a buscar el embarazo pero ...

embarazo parto epidural ...

Un parto precioso

Hola, me animo a estrenar mi blog con algo que creo que merece la pena que sea lo primero que escriba. Es el nacimiento de mi segundo hijo, Alberto. Un resumen de mi primer parto es que acabó en inducción a la 41 semanas, con oxitocina, rotura de bolsa, epidural, maniobra de Kristeller, episiotomía, y que la inducción fue todo un "éxito" pues a las 6 horas tenía a mi hijo. Después llegó ...

embarazo

MI PARTO (semana 39+2)

Di a luz el 22 de octubre (2018) a las 13:53 a un pequeñín que pesó 2,850 kg y midió 50 cm. ¿Cómo sucedió todo? Aquí lo cuento. Todo empezó el lunes de madrugada a eso de la 1 am. Empecé con dolores de regla fuertecillos que iban y venían de forma intermitente. Así pasé la noche hasta que dieron las 5am. Escuché como si se hubiera roto un globo dentro de mi barriga pero me levanté y me salía como ...

parto respetado síntomas de embarazo Embarazo ...

Dos embarazos, dos partos, dos bebés (parte II): El Parto

Amanda Gravette PARTOS... Y como no podía ser de otra manera o quizá si dos embarazos distintos acabaron en dos partos muy diferentes. El parto de Amanda empezó la madrugada de un viernes; sobre las 4 de la madrugada empecé a expulsar el tapón y como tenía dudas de que fuera eso me fui a urgencias, si bien estaba sin contracciones ya que echar el tapón mucoso no implica estar de parto. Allí emp ...

general parto

Estoy de pre-parto

Si, cinco años después, en estas fechas siempre me encuentro de "pre-parto". Hace cinco años a estas horas llevaba unas cuantas ya ingresada en expectantes. Pase la noche en una habitación yo sola con mi hija y mis dolores, intentando inútilmente leer "Ángeles y Demonios", pero sin lograr pasar de los tres primeros renglones. A estas horas, el miedo ya se había apoderado de mi ...

embarazos y partos parto

Mi primer parto: Indira

El parto de mi niña fue el más largo de los 4. Nació con 3 días de retraso. Días antes, bueno para qué os voy a mentir, semanas antes tenía a todo el mundo en alerta jajaja. Al ser la primera con cada cosa que sentía y que no estaba segura ya pensaba que me iba a poner de parto jajaja, ains...ahora me río pero a mi marido (por entonces novio) lo tenía en vilo. "Cari, ay cari, que tengo contra ...

Maternidad bebé embarazo ...

Mi parto – Segunda parte

Como te explicaba la semana pasada en la primera parte de mi parto, este fue totalmente por sorpresa. Me quedé en el momento en el que Manu decidió irse a dormir ya que yo no hacía caso y así no se me iba a pasar el dolor. ¿Qué no hacía caso? ¡Si estaba de parto!  A todo esto, serían ya las ocho de la mañana. Aguanté un par de horas más y a las diez le dije a Manu que no aguantaba más. Que no sé s ...

embarazos y partos parto

Mi segundo parto: Noah

Yo lo llamo el parto exprés. Rompí aguas y a la hora y 40 minutos ya tenía a mi hijo en brazos. Una maravilla. Así que muy largo no será el relato jeje. Cumplía el 10 de diciembre. Esa misma noche, la madrugada del 10 de diciembre estaba mi marido estudiando para un examen de la Universidad y yo me puse a limpiar como una loca hasta las 03:00 a.m. . Mi marido bromeaba diciendo que me veía muy act ...

maternidad maternidad parto

La historia de mi parto

Llegó un momento durante mi embarazo en el que empecé a visualizar cómo sería el día que diese a luz. Y fue entonces cuando me formulé las clásicas preguntas: ¿cuando empezaré a notar las contracciones? ¿serán muy dolorosas? ¿podré soportar parir sin epidural? ¿anestesia sí, anestesia no? ¿y si rompo aguas en casa? ¿llegaré a tiempo al hospital? Un detalle que para mí fue importante para tomar con ...

Maternidad bebé embarazo ...

Mi parto – Primera parte

Tenía pendiente publicar esta entrada hace ya días, pero la verdad es que entre que me cuesta ponerme delante del ordenador y que no me quiero dejar nada… ¡pues aquí estoy! Casi tres semanas después… En fin, nunca es tarde si la dicha es buena. Voy a copiar a algunas compañeras blogueras y voy a explicar mi parto en dos partes, para no hacerme pesada (y para no dejarme detalle). Allá v ...