¿Cómo conseguir que mi hijo no llore?

 Ser madre o padre conlleva grandes responsabilidades, no es para menos ya que el bienestar de un primogénito es la prioridad dentro de cualquier núcleo familiar. Los padres siempre velan por sus hijos sin importar las condiciones en las que se encuentren, por tal motivo es difícil para ellos ver como los niños lloran sin razón aparente, confundiendo a las parejas quienes suelen pensar lo peor cuando notan a sus hijos lamentándose constantemente.



Teniendo en cuenta eso, es importante que los padres sepan identificar qué es lo que agobian a sus pequeños, de esta manera evitan preocupaciones innecesarias por parte de niños llorones. Dependiendo de la edad del hijo, el llanto puede presentarse por varios motivos. Por ejemplo, cuando están muy pequeños suelen llorar cuando tienen hambre, siendo esta una de las razones más comunes, sin embargo esto no lo es todo.


 

Motivos que provocan el llanto en niños

 
A parte del hambre que pueda tener el niño, a veces los niños llorones manifiestan su malestar debido alguna dolencia o molestia física. Es importante que los padres revisen bien a sus hijos, registren su temperatura y corran al médico si la situación así lo amerita.
 
En otras ocasiones, lo niños simplemente tienen pesadillas o están asustados por algún motivo, por eso es importante que los padres los calmen y les demuestren que están allí para cuidarlos, de esta forma el infante podrá tranquilizarse, incluso con la sola voz de la madre.
 
En cuanto a los bebés, simplemente están inquietos o no saben cómo pedir las cosas a parte de llorar. Los padres deben enseñar a sus hijos desde pequeños a no ser caprichosos, por lo cual no siempre es adecuado que corran por una simple pataleta.
 
En este aspecto, las recomendaciones es atender y escuchar a los niños llorones siempre y cuando no se estén quejando por motivos injustificados, por otro lado lo llantos y el habla no son buena combinación, ya que a veces ni se les entiende lo que dicen, siendo este un factor importante a señalarles.
 
A esto se le suma otra cosa, a veces es bueno dejarlos llorar un poco, así no sea la mejor manera, también es un tipo de comunicación. Dejar que los hijos  se desahogue, siempre será una buena forma de quitar presión acumulada.


 

Formas para evitar que los niños lloren

 
Los padres, sobre todo los primerizos, pueden seguir esta serie de consejos para evitar que sus hijos sean unos niños llorones sin causa aparente. Si se están lamentando mucho y las lágrimas parecen cascadas, pueden acurrucarlos y envolverlos con algo tibio, muchas veces puede ser el frío lo que los molesta.
 
En otras ocasiones, la falta de entretenimiento los aburre, por ello es conveniente que tengan juguetes a su lado y si estos están acompañados con sonidos rítmicos (canciones, melodías, etc.), mucho mejor.
 
Otros métodos para calmarlos son las caricias, los masajes suaves y los besos, así el niño entenderá que su madre y/o padre están junto a él, por lo cual no habrá nada que temer. Las palmaditas para ayudarlos a eructar también funcionan en los niños. 
 
Ahora tienes todo lo necesario para evitar que tus hijos se hagan en un mar de lágrimas, aplícalo y veras los éxitos por si solos.


 
 
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado: