Una mamá del montón Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Destete nocturno, ¿cómo lo hemos hecho?



Los bebés nos sorprenden, nos sorprenden muchísimo día a día. En ocasiones nos enseñan más de lo que nosotros podemos enseñarles y aprenden a un ritmo imposible para un adulto. Con el destete nocturno, mi hija me ha enseñado a confiar y he descubierto una capacidad de adaptación al cambio que supera cualquier frontera que yo pudiese imaginar.

Hace unas semanas os hablaba de nuestra experiencia con el destete diurno  y os transmitía mis miedos e inquietudes sobre la innegable catástrofe que se nos avecinaba.

Había leído mucho sobre el destete y en especial el destete nocturno que era el que más me preocupaba. Experiencias de mujeres que se habían dado por vencidas ante las noches infinitas de lágrimas de sus hijos y que habían pospuesto ese momento durante meses o años de manera involuntaria.

Había leído que mi hija iba a sufrir, que le iba a negar algo que ella necesitaba, su fuente de tranquilidad, y que iba a romper nuestro vínculo. Yo no quería nada de eso, el destete era algo que tenía en mente desde hacía tiempo y que quería llevar a cabo, pero no terminaba de concienciarme que ese sufrimiento formase parte del proceso si o si.

Como con el resto de temas relacionados con la maternidad me guié por mi instinto y no me puse fechas, simplemente surgió. No le expliqué que “la teta tenía que descansar”, ni aplique el famosos no ofrecer, no rechazar. No sé si fui muy radical o muy cautelosa, pero tengo claro que mi hija no sufrió, no hubo lágrimas, ni gritos, ni rabietas. Todo lo que había leído no me sirvió de nada. Miento. Leí que ofrecer líquidos facilitaba las cosas, y esa fue la base de nuestro destete nocturno: agua y mucho amor.

Una de tantas noches en las que Olivia se despertaba dos horas después de haberse dormido mientras “padre” y yo todavía veíamos un rato la tele, acudí a calmarla y volver a dormirla como de costumbre. En un micro segundo la cabeza me hizo click y probé. En lugar de tumbarme con ella y darle pecho como hacía habitualmente, la cogí en brazos y le puse el chupete. Se quedo dormida al instante. Era algo que hacía a veces cuando se despertaba en mitad de la noche pero no siempre funcionaba.

En esta ocasión si lo hizo y decidí que esa misma noche probaría a sustituir la teta por el agua. Se despertó 3 o 4 veces, más o menos lo que venía siendo habitual y cada una de las veces le ofrecí agua, bebió, le puse el chupete, la abracé y se quedó dormida. Hicimos lo mismo durante las siguientes tres noches, y nos funcionó genial. Como os decía antes, ni una sola lágrima.

La cuarta noche en cambio, fue diferente. Lloró un poco y aunque yo me resistía a darle la teta porque me daba la sensación de “estar retrocediendo”, tarde 0,2 en ofrecérsela. Ella la rechazó, no quería teta, ni chupete,  ni agua, no quería nada. Lloró un rato y al final se quedó dormida. Yo pensé que era frustración y rabia por “lo que le estaba haciendo”, sin embargo, al día siguiente apareció la fiebre y a los pocos días unas marchitas rojas por toda su piel. Un virus se había cruzado en nuestro camino hacia el destete nocturno y nos estaba fastidiando un poco ese proceso que tan fácil nos estaba resultando. Afortunadamente solo lloró aquella noche (y no fue por el destete sino porque seguramente no se encontraba bien). Continuamos unos cuantos días de esa manera, ofreciendo agua y durmiendo abrazadas. Todo un éxito.

Fue fácil, muy, muy fácil. Desconozco el motivo, quizá simplemente fuese “el momento”. Seguramente habrá quién hable o piense que estoy disfrazando el proceso, que no estoy siendo realista, que estoy idealizando la maternidad. Habrá quien quiera escuchar que  ha sido horrible y que casi me vuelvo loca. Ahora que lo de la “maternidad real” está de moda parece que todo tiene que ser horrible y estar envuelto en sufrimiento. Y si, a veces es así, a veces la maternidad es muy dura, pero este no ha sido el caso.

Una vez eliminadas todas las tomas de la noche de manera infinitamente más fácil de lo que jamás hubiese imaginado, ya solo nos quedaba hacer desaparecer la única toma que seguíamos realizando. Mantuvimos esa toma, la de antes de irse a dormir por hacer el cambio un poco menos radical, tanto para ella como para mi (no quería pasar por mastitis u obstrucciones otra vez).

Esa última toma que todavía sobrevivía, hacía que Olivia se tranquilizase mucho antes de quedarse dormida y no tenía ni idea de cómo iba a conseguir que eso pasase sin el “factor teta”. Todos los días la rutina de sueño era la misma, baño, cena y a dormir. En cuanto pasábamos la puerta de la habitación para meternos en la cama, Olivia lanzaba el chupete y hacía ruidos ansiosos de “¡quiero teta ya!”. ¿Cómo iba a luchar contra eso? ¿Cómo iba a conseguir desviar su atención en una habitación a oscuras sin ninguna distracción?.

Tuve que apostar por una opción muy en contra de mis principios, pero que como método de transición no me pareció del todo mal: dibujos animados cantarines. De esta manera, me tumbaba en la cama con ella, muy abrazaditas y veíamos un par de canciones hasta que yo sentía que se había relajado un poquito. En el momento en el que quitaba los dibujos, ella lanzaba el chupete y pedía teta. Yo le ofrecía agua, ella se bebía prácticamente todo el vaso y a continuación yo le ponía el chupete y la abrazaba. Funcionó. Con el paso de los días cada vez mejor.  Fin de nuestra lactancia.

Disfrutamos de algo más de 13 meses de lactancia y de un destete maravillosamente sencillo. Seguimos con nuestras canciones en forma de dibujos animados cada noche, y aunque es algo que me hace sentir un poco #malamadre, funciona y de momento me vale. El siguiente paso será sustituirlos por cuentos, pero paso a paso, poco a poco todo rueda mejor.

Sé que con el tiempo echaré de menos esos momentos de lactancia, pero a día de hoy no lo echo en falta, me siento mejor, más “libre” y nuestro vínculo no solo no se ha roto, sino que se ha fortalecido. Ha dejado de buscar teta para buscar abrazos y mimos, y eso ¡me encanta!.

¿Cómo fue vuestro destete nocturno? ¿Fue vuestro destete nocturno mejor de lo que habíais pensado o peor de lo que habíais imaginado?

Fuente: este post proviene de Una mamá del montón, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Sesión New Born de Telma

Hoy quiero enseñaros la sesión completa New Born de Telma que nos hizo Verónica Gallego, podéis ver más sobre su trabajo en este link. En Instagram enseñé en su momento alguna de estas fotos por stori ...

Telma cumple 6 meses

Telma acaba de cumplir medio año de vida y es increíble lo rápido que ha pasado. Cierto que es una afirmación constante entre las mamás, pero si cuando tienes tu primer hijo el tiempo vuela, con el se ...

Recomendamos

Relacionado

general destete nocturno destete parcial ...

Nuestra lactancia materna, feliz y duradera: Cómo logramos el destete nocturno

En el camino de la lactancia materna, sobre todo para las mamás que nos planteamos una lactancia duradera, el destete nocturno es uno de los puntos de inflexión. Puede marcar el comienzo de una nueva etapa de cambio de rutinas, menos demanda por parte del peque o incluso el inicio del destete definitivo. Llevo, iba a decir a mis espaldas, pero mejor digo en mis pechos, más de 50 meses de lactanc ...

niños familia la experiencia de mami ...

Y el destete llegó!

Cuando pensaba en escribir un post sobre el destete, lo veía algo difícil de lograr, porque si muchas no saben mi hijo tenía 2 años 4 meses y seguía dándole de lactar. Cuando mencionaban el destete, algo que quería hacer desde que cumplió 2 años, pensaba en algo muy complicado de hacer. No quería que mi nene sufra, no sabía la manera de quitarle. Muchas personas se asombraban al ver a mi Sebas que ...

maternidad vida blog ...

DESTETE DIURNO, NUESTRA EXPERIENCIA

Hace ya tiempo que comenzamos nuestro destete diurno, y desde hace unos dos meses es algo más que oficial. Aunque fue algo totalmente intencionado se produjo de una manera muy natural. Me hubiese encantado que fuese ella quien decidiese dejarlo, pero no, fui yo. Desde mi punto de vista y mi experiencia, el destete diurno puede llevarse a cabo de una manera bastante sencilla en bebés a partir de lo ...

general lactancia y alimentación maternidad y crianza ...

El destete del tete

Toooodo el mundo habla del destete de la teta, hay mucha información que leer sobre el tema. ¿Pero qué pasa con el destete del tete?!!! En casa, a la mayor la desteté (de la teta) y la peque se destetó sola. Cero dramas (yo sé que esto es un lujazo que en muchas casas el destete de la lactancia materna es un tema y puede ser bien difícil), todo salió bien y no sufrió nadie. En la nuestra, lo difíc ...

Lactancia Las Aventuras de Mamá Ventura

Destete respetuoso

Un destete respetuoso debe ser “respetuoso” para todas las partes implicadas, es decir, para la madre y para el hijo. Destete Respetuoso: Mi Experiencia Si damos la teta, inevitablemente llegará el momento del destete. Hoy quiero hablaros del destete basado en el respeto y el amor. Porque no todos los destetes son traumáticos y frustrantes, de hecho, ninguno debería serlo. Mis Antecede ...

lactancia prolongada lactancia materna

Destete. La lactancia se acabó... por ahora

Ha llegado el momento de escribir esta entrada. Hace un mes que Coquito no me pide teta y tengo muchísimos sentimientos mezclados. Todo empezó planteando el destete nocturno en julio y la noticia de mi nuevo embarazo. Aunque sí me planteaba la posibilidad de la lactancia en tandem (amamantando a ambos), al final no se dará. Tras lo primeros meses se hizo presente la agitación por amamantamiento ...

con Papá destete nocturno dormir ...

Método padre: nuestro destete nocturno: Parte I

Método padre: nuestra experiencia con el destete nocturno. Parte I Cuando te quedas embarazada, eres consciente de que llegará un punto en que tu sueño se verá afectado y estarás cansada. No sé al resto, pero a mí se encargaron de recordármelo cada momento y advertirme que durmiese antes. Como si eso fuese a ayudar algo después. Desde hace ya casi 17 meses que nació mi pulguita, hemos practicado l ...

Blog Sin categoría destete ...

Operación destete nocturno | Parte 1 | Motivos e intentos fallidos

22 meses de feliz lactancia. Todavía no veo el fin de esta etapa. El principio no fue fácil, dos mastitis, obstrucciones a porrillo, horas seguidas sin parar, lágrimas y mucha mucha satisfacción por hacer lo que yo creía (y creo) que era lo mejor para mi hija. El síndrome de la gata salvaje me duró […] La entrada Operación destete nocturno | Parte 1 | Motivos e intentos fallidos aparece prim ...

con Papá destete nocturno dormir ...

Método padre: nuestra experiencia con el destete nocturno. Parte II

Método padre: nuestra experiencia con el destete nocturno. Parte II Hace unas semanas os contaba cómo comenzamos a poner en práctica el método padre para ver si así conseguíamos dormir por la noche. El cansancio producido por no dormir más de tres horas seguidas durante un año y medio estaba empezando a pasar factura ya de manera un poco seria y decidimos probar a ver qué tal nos iba. Pues bueno, ...

mamá lactante problemas al amamantar afecto ...

Destete: Cómo, Cuándo, Por Qué...

A continuación veremos todo lo que hay que saber sobre el destete: Cómo, Cuándo, Por Qué ¿Qué es el destete? El destete es un proceso que comienza en el momento que iniciamos la alimentación complementaria y que finaliza cuando se abandona definitivamente la lactancia materna. El destete es una decisión de cada binomio mamá-bebé, no debe ser juzgado nunca por terceras personas y esta decisión debe ...