Somoslaleche Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

“En busca del perro verde” – Yo tengo uno en casa!!!

Hola amigos!!!

Ayer por la noche una de las mamás del grupo que sigo en Facebook Crianza con apego: respetuosa y consciente colgó un texto que me llamo muchísimo la atención. La verdad es que me ha encantado, porque es muy difícil encontrar textos que hablen de la paternidad consciente. Sí, es como buscar a un perro verde!

Cuando hablamos de apego, crianza natural o respetuosa, etc… la mayoría de los textos resaltan la labor de la mamá, muy pocos hablan del papel de la pareja y casi ninguno o muy pocos destaca la importancia del papel del papá en todo eso. No es una critica a esos textos, ni mucho menos, entiendo que muchas de las personas que siguen esa filosofía son las mamás ya que son ellas, en su gran mayoría, las que estamos con nuestros hijxs la mayor parte del día, la que parimos, la que amamantamos…

Sin embargo, la figura de papá es también muy importante y que ese siga la misma filosofía, es algo que se agradece y mucho. Porqué digo eso, pues para animar a los papás que están dentro del “armario” a que salgan y que griten a los cuatro vientos lo orgullosos que están de ser un papá “pero verde”.

“Gritar” que colechar, portear, apoyar la lactancia materna prolongada y otras de las miles de cosas que defendemos sea tomado como algo natural nuevamente, y que se fue perdiendo con el pasar de los años, pero que necesitamos recuperarlo ya!

Bueno, pues el texto de abajo de Alejandro Busto Castelli habla de esos “papás perros verdes” como el proprio autor les describe, de un papá como el que tiene mi “princeso” y mi futura princesa.

YO TENGO UN PERRO VERDE EN MI CASA y lo digo gritando para que me escuchen!! ;-D

Espero sinceramente que os guste y que compartais con vuestro entorno, amigxs y conocidxs.

Un beso a todxs!

Giuli

El perro verde: El rol de los padres en la crianza

Texto original (click aquí)

Este artículo es parte del libro “Una nueva Paternidad” de la Ed. Pedagogía Blanca ISBN 9788494174100

En cierta ocasión le ofrecí a una mamá que acababa de montar una ludoteca, la posibilidad de dar unas charlas o talleres a parejas, con el fin de ir promoviendo una cultura de crianza positiva, con apego, empezar a hablar de como construir autoestima sana en los niños.

El proyecto de esta ludoteca era y es hermoso, una Mamá que había esperado tres años largos para montar su sueño, un proyecto educativo distinto, alejado del concepto parking de niños, "usted vaya de compras, que nosotros se lo miramos". Lo había hecho así, para ofrecer a su pequeña una lactancia prolongada, una presencia permanente, una madre comprometida con una manera diferente de hacer las cosas.

Habíamos llegado hasta allí buscando un lugar para compartir con nuestros peques sin tener que dejarlos solos, o mirarlos a través de un cristal como en la mayoría de los parques de bolas de Madrid.

Ella me agradeció el ofrecimiento, me miró y con mucho respeto me dijo que no le parecía muy procedente que un hombre diera estas charlas.



Pregunté algo tímido cual era la razón por la que ella opinaba así. Ella me explicó que sus clientas eran Mamás que en general no contaban mucho con sus parejas para la crianza. Ellas habían dejado sus trabajos, ellas buscaban lugares como esos, ellas llevaban y traían, ellas siempre ellas.

Me confesó con la boca pequeña que "el hombre" muchas veces era el enemigo. A mí me sonó fuerte, y siendo honestos diré hoy aquí, que me dolió.

Intente replicar, ofrecí el contundente argumento por lo menos para mí, que si precisamente un hombre hablaba a otros hombres de maneras diferentes de vivir la paternidad?me interrumpió.  -_Alejandro! Chico?es que tú eres un ¡perro verde! Acorralado mencioné a Carlos González… _ "pues ya sois dos" dijo ella con una amable sonrisa.

Recordé mi masculina soledad entre mujeres embarazadas, en cada ecografía que hicimos. Mi solitaria presencia entre mamás en las clases de estimulación temprana a las que llevamos a Nico y Candela, la cara de mis compañeros cuando les dije que dejaba el trabajo y me iba de excendencia con Olga y los niños? de pronto aquella Mamá tenía razón.

Estoy absolutamente convencido que sólo es una percepción, que hay muchísimos hombres que están viviendo la paternidad desde un lugar contracultural. Papás que lamentablemente viven proscritos por sus iguales, que a veces no encuentran los canales o se sienten raros, diferentes, fuera del sistema.

En mis cursos y talleres, cuando por mis comentarios y ejemplos, los participantes perciben que este psicólogo no les va a recomendar a Estivill ni a Supernanny, se acercan tímidamente a compartir su experiencia. "Creo que a ti, te lo puedo contar?". "Tu si me vas a entender?" y comparten que duermen con sus hijos, que han sido parte activa de lactancias prolongadas, que les cogen y abrazan cada vez que lo sienten, que su vida gira en torno a sus hijos.

Me invade un profundo sentimiento de tristeza y rabia cuando compruebo que esta sociedad machista, resultadista y enferma arrincona a hombres y mujeres, a los que confunde con recetas mágicas de crianza, buscando perpetuarse una y otra vez, al servicio de multinacionales de leche en polvo y oscuras maniobras farmacéuticas.

Ese gusto por ser parte de lo que hace todo el mundo, ese gusto por no ser señalado, lleva a Mamás que lactan con hijos "mayores" a esconderse o taparse, a parejas que practican el colecho a ocultarlo y vivirlo con culpa, la misma estúpida inmovilidad que nos lleva a callarnos en ciertos hospitales, cuando nos roban el parto de nuestros hijos.

Así hemos permitido que resulte normal ir a dar a luz y que nos maltraten, nos cesaréen porque sí, rajen a nuestras mujeres y nos roben a nuestros hijos horas y horas, con supuestos criterios médicos, que incluyen darles biberón, calor de lámpara halógena y roce de cuna plástica, mientras su Mamá desespera en una innecesaria sala de reanimación (la mayoría de las veces) y su Padre deambula ridículo consumiendo café por las plantas del hospital.

Madres y padres tenemos una gran responsabilidad en provocar un cambio social, un giro radical. Ellas lo están haciendo, inundan foros y blogs, están presentes en libros y conferencias. Difunden, protestan y con o sin sus parejas han emprendido ese cambio.

Sin embargo nosotros los hombres tenemos tarea. En nuestra mano está la posibilidad de ofrecer un referente modificador a otros hombres. Escribimos poco, asistimos poco a conferencias y talleres, trabajamos demasiado en otras cosas y seguimos siendo parte de la cultura que nos ha traído hasta aquí. Seamos honestos. Hemos sido los enemigos, los ausentes, los que pasábamos por ahí. Digamos basta. No llega con ser un Papá moderno que cambia pañales y da el bibi cuando se lo piden. Hace falta algo más.

Estos perros verdes que aparecen entres mujeres dedicadas en cuerpo y alma a nuestros hijos, muchas veces cansadas y superadas por la maternidad exclusiva, deben ser el apoyo y contención emocional necesario para Mamás en postparto, proactivos en la crianza y en la educación, defensores rabiosos de la lactancia a demanda y prolongada en el tiempo y activistas del colecho como una de la más maravillosas experiencias que la paternidad nos ha ofrecido. Dormir y acunar el sueño de nuestros hijos.

Rompamos las puertas de ese armario social y cultural, para recordar y recordarnos que en crianza y educación, el amor es la única estrategia. Sin recetas, sin métodos, con el corazón. La única y definitiva estrategia.

Archivado en: Maternidad Tagged: Alejandro Busto Castelli, Apego, Carlos González, Colecho, Crianza Natural, crianza respetuosa, Lactancia, mama, mamás, paternidad, perro verde, responsabilidad, rol del padre
Fuente: este post proviene de Somoslaleche, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Vida cotidiana Princesa Recetas ...

En busca del tesoro

Los que tenemos la suerte de pasar las vacaciones en el paraíso (léase Galicia) sabemos que con el tiempo nos la jugamos. Tan pronto puedes tener un día de playa de morirse, Como al día siguiente amanecer lloviendo como si no hubiera un mañana. Así que es bueno siempre tener planes alternativos a la playa. Y este año hemos descubierto el Geocaching para esos días en los que hacer excursiones ...

Crianza Variedades niño de tres años ...

"Mami yo tengo pene y tú tienes vagina"

  Así clarito lo dice mi hijo. De un tiempo a esta parte lo repite y repite cual disco rayado. Se acuerda de toda su parentela: “mamá yo tengo pene, papá tiene pene, el  abuelo tiene pene, el hermano tiene pene, pero tu mami…..tú tienes vagiiiiiiinaaaaaa”. Así, como todos los niños, sin tapujos, sin vergüenzas, a voz en cuello, en la casa, en la calle, en el parque, para que todo ...

familias numerosas hijos la mama opina ...

SI, YO TAMBIÉN TENGO TRES HIJOS

SI YO TAMBIÉN TENGO TRES El otro día estuve escribiendo esta entrada y no se como la borre entera sustituyéndola por la que ahora mismo tengo a medio.Pido disculpas porque dije que la colgaría el lunes y no ha sido posible. Así que voy a intentar volver a escribirla. Allá voy. Buceando por el mundo blogger descubrí un blog que se llama http://ydeverdadtengotres.blogspot.com.es/, me divertí basta ...

Yo tengo la magia , yo tengo el poder

Yo tengo la magia yo tengo el poder, dentro de mi corazón ..(nubeluz) Siempre he sido participe de dar leche y que amamantar es lo mejor, entiendo a muchas madres que aun a toda una campaña de lactancia materna siguen dando biberones y leches artificiales, con muchas excusas una de ellas "no tengo leche" una vez mas seguiré diciendo que eso es mentira ya lo van divulgando con mas frecuen ...

general buggypod carro gemelar ...

En busca del tandem perfecto con un tercer hijo

Muchas sois conocedoras de mis intenciones de en este 2014, al que no le queda nada por entrar, buscar una tercera hermanita para mis monsters (sí, hermanita, quiero nena). Es por ello que hoy me he dedicado la mañana no a ordenar la casa como debía y tenía que hacer, no; la he dedicado a buscar el tandem perfecto con un tercer hijo. ¿Y a qué me refiero? Pues que si mis cálculos no me fallan, cuan ...

general

En busca del tandem perfecto con un tercer hijo

Muchas sois conocedoras de mis intenciones de en este 2014, al que no le queda nada por entrar, buscar una tercera hermanita para mis monsters (sí, hermanita, quiero nena). Es por ello que hoy me he dedicado la mañana no a ordenar la casa como debía y tenía que hacer, no; la he dedicado a buscar el tandem perfecto con un tercer hijo. ¿Y a qué me refiero? Pues que si mis cálculos no me fallan, cuan ...

Belleza Cabello Experiencia personal ...

En busca del champú perfecto

Os pongo en antecedentes, yo tengo el pelo fino y graso, y para colmo se me reseca mucho el cuero cabelludo. Con lo cual, necesito un champú o una combinación de champú-mascarilla que me fortalezca el pelo y a la vez no me lo apelmace y me lo deje fresco, limpio e hidratado (por pedir...). A pesar de que hay muchísimas marcas que tienen lineas para pelo fino y/o graso, hasta la fecha no ha habido ...

general

qué busca la gente en mi blog...

Hace tiempo que empecé a curiosear cómo llega la gente a mi blog (como ya también habían hecho Mangiare a Mesa puesta, Dias de 48 horas y otras ). La mayoría de veces son madres de este mundo 2.0 que me conocen y me sigue de forma continua, otras veces es gente de mi entorno que simplemente quiere curiosear y en otras ocasiones hay personas que llegan aquí por una búsqueda de google. Pues bien, v ...

Cosas de mamá Reflexiones el mundo ...

Yo también tengo mi verdad

Visto que crear verdades es tan barato, me vais a permitir que hoy traiga yo mi propia verdad. Nos encanta hablar de IGUALDAD y UNIDAD, pero nos pegamos para separarnos. Cuando proclamamos que el mundo debe evolucionar hacia la eliminación de barreras, nos empeñamos en reafirmar nuestras diferencias. Lo sé, la igualdad completa es una utopía, al igual que un único gestor, independiente, capaz de t ...

Andanzas paternidad

Yo no renuncio, yo elijo

Hace un par de semanas, en la pieza de Informativos Telecinco para la que me entrevistaron, la majísima periodista que vino a nuestra casa me preguntó si ser un padre comprometido y presente en la crianza de mi hija me había supuesto renunciar a determinadas cosas. Mi respuesta en aquel momento, totalmente espontánea, fue que “sí”, que había renunciado a cosas de la misma forma en que ...